Skip to content

Alemania está perdiendo su industria

Spread the love

Hasta hace poco, a Alemania se la llamaba la locomotora de la Unión Europea, y ahora se la llama cada vez más “el hombre enfermo de Europa”, como escribe The Economist . Este fue el nombre que se le dio al Imperio Otomano, que colapsó después de la Primera Guerra Mundial

Vladimir Projvatilov Geoestrategia

Hasta hace poco, a Alemania se la llamaba la locomotora de la Unión Europea, y ahora se la llama cada vez más “el hombre enfermo de Europa”, como escribe The Economist . Este fue el nombre que se le dio al Imperio Otomano, que colapsó después de la Primera Guerra Mundial.

“La mayor economía de Europa ha pasado de ser líder en crecimiento a quedar rezagada. Entre 2006 y 2017, superó a otras economías importantes y estuvo a la par de Estados Unidos. Pero hoy está experimentando recesión o estancamiento por tercer trimestre consecutivo y, como resultado, en 2023 puede convertirse en la única economía importante cuyo PIB se está contrayendo. Y esto no es sólo un problema hoy. Según el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento en Alemania durante los próximos cinco años será más lento que en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y España.”

Lo peor es que Alemania está literalmente perdiendo su industria. Los gigantes industriales extranjeros están abandonando el país. El mayor fabricante de neumáticos, el holding francés Michelin, cierra sus fábricas y abandona la producción de neumáticos para camiones en Alemania. Las dos plantas de Karlsruhe y Trier permanecerán cerradas hasta finales de 2025 y en Homburg cesará la producción de neumáticos nuevos y productos semiacabados. Además, Michelin traslada su centro de atención al cliente de Karlsruhe a Polonia. Michelin se ha convertido en el segundo fabricante de neumáticos que abandona Alemania: más recientemente, la empresa estadounidense Goodyear anunció que dejaría de producir neumáticos en Fürstenwald y cerraría su planta en Fulda. Esto afectará a unos 1.800 puestos de trabajo.

Uno de los líderes mundiales en la producción de tubos sin costura, el consorcio francés Vallourec, ha reducido la producción en Alemania. El 21 de septiembre tuvo lugar el laminado del último tubo sin soldadura en Vallourec, Düsseldorf. También cerró la planta de Vallourec en Mülheimander Ruhr.

Como recuerda Finanzmarkt Welt , Vallourec informó el año pasado que la producción de tubos de acero sin costura en Alemania ya no era posible para la empresa por razones económicas.

Los tubos de acero de Düsseldorf alguna vez fueron una de las exportaciones más importantes de Alemania. Se utilizaron para construir oleoductos, puentes, plataformas petrolíferas y más. Estas pipas fueron producidas por el grupo industrial Mannesmann, no menos famoso que Krupp o Thyssen. Tras la quiebra del grupo Mannesmann hace 20 años, el fabricante francés de acero de alta calidad resistente a las temperaturas Vallourec adquirió plantas en Düsseldorf y Mülheim. Y así Vallourec abandona Alemania, y con él desaparece el artículo más importante de la exportación industrial alemana.

El fabricante de automóviles alemán Volkswagen AG no descarta trasladar la producción desde Alemania debido a la creciente crisis energética que vive el país, principalmente por el cese del suministro de gas ruso.

El director general de Volkswagen, Thomas Schaefer, en su discurso en la asamblea general de dirigentes sindicales en Wolfsburg, no escatimó en palabras honestas para describir la crítica situación de la empresa. “Dadas las pérdidas en muchas de nuestras estructuras y procesos anteriores y los altos costos, ya no somos competitivos como marca VW”, dijo.

La empresa ha anunciado un paquete de medidas de austeridad: despedirá a entre 4.000 y 6.000 empleados y reducirá constantemente el número de puestos de trabajo. Además, la capacidad de producción en las plantas del Grupo, formada por vehículos comerciales VW, Skoda, Seat y VW, se reducirá hasta en un 80%, incluidos los cierres de plantas.

Mercedes-Benz también está considerando trasladar la producción de automóviles de Alemania a otros países .

Alemania es conocida en todo el mundo por su industria automovilística y su prosperidad depende en gran medida de la exportación de automóviles y productos de ingeniería. A mediados de la década de 2000, gracias a las reformas de Schroeder, las exportaciones industriales aumentaron; entonces el país incluso recibió el sobrenombre de Exportweltmeister (Campeón de las Exportaciones). En los últimos meses, las exportaciones de Alemania comenzaron a disminuir, mientras que las importaciones, por el contrario, comenzaron a crecer.

Según la encuesta ifo, el indicador del clima empresarial entre los fabricantes de automóviles ha caído bruscamente hasta cero desde los 34 puntos de julio.

A finales de octubre, la empresa alemana Linde, el mayor productor mundial de gas industrial, decidió abandonar la negociación de acciones en la Bolsa de Frankfurt en favor de la Bolsa de Nueva York debido a las restricciones al crecimiento de capital en Alemania. La empresa era el componente más valioso del principal índice bursátil alemán, DAX. Dado que muchos de los accionistas de la empresa son estadounidenses y la empresa se fusionó recientemente con el productor estadounidense de gas industrial Praxair, se está avanzando en trasladar esta producción de Alemania a Estados Unidos.

El canal de televisión alemán Tagesschau califica directamente de traición las acciones de Linde.

El grupo sudafricano de celulosa y papel Sappi anunció hace dos meses la venta de su fábrica de Stockstadt, cerca de Aschaffenburg (Baviera), pero todavía no se ha encontrado ningún comprador.

La industria química de Alemania, la tercera industria más grande del país, ha sido la más afectada por el aumento de los precios de la energía. Los fabricantes de productos químicos necesitan grandes cantidades de electricidad para producir materiales utilizados en prácticamente todos los sectores de la economía. En los últimos meses, varias importantes empresas químicas alemanas, incluido el líder del mercado BASF, han advertido sobre la caída de sus ganancias y el incumplimiento de objetivos previamente fijados este año.

Al Canciller Olaf Scholz ya le han hablado directamente de los problemas de la industria química. Según Bild, durante una reunión con el político, representantes de la industria le presentaron un documento “impactante” sobre la caída de la producción y los recortes de empleo.

En 2023, el volumen de producción de la industria química disminuyó un 16,5%. En 2022, también hubo una caída del 20%. A finales de diciembre, esta triste cifra bien podría ser igual a la del año pasado.

Con una recesión así, los despidos masivos son inevitables. La industria química produce fertilizantes para la agricultura. Sin suficientes fertilizantes minerales, los agricultores alemanes obtendrán rendimientos significativamente menores.

En la industria química alemana se mantienen a flote aquellas empresas que siguen cooperando con Rusia. BASF, líder de la industria, ganó 22,67 millones de euros en 2022 gracias a la cooperación con la Federación de Rusia. Para una empresa que se encuentra en una situación tan difícil, se trata de una ayuda muy importante que no se puede rechazar.

No es sólo BASF la que sigue cooperando con Rusia. Además del gigante químico, el comercio con Rusia no se detuvo: el fabricante de automóviles BMW, que en 2022 ganó 54,78 millones de euros con esta cooperación; la cadena de pequeñas tiendas mayoristas Metro AG (34,94 millones de euros); la constructora Knauf (31,17 millones de euros); fabricante de equipos para baños y saunas EOS (20,78 millones de euros). En total, 393 empresas alemanas siguen cooperando con Rusia, que el año pasado “aportó” 379 millones de euros al presupuesto del Kremlin, escribe Bild.

Hoy en día, los precios de la electricidad en Alemania han alcanzado uno de los niveles más altos de Europa . Como resultado, el precio de la producción industrial aumentó considerablemente, lo que supuso un duro golpe para la economía de Alemania, la locomotora industrial de la Unión Europea. Esto obliga a las empresas alemanas a buscar fortuna en el extranjero, por ejemplo en China o Estados Unidos. Así, el peso pesado de la química BASF invirtió 10 mil millones de euros en una nueva planta en China y no prevé nuevas inversiones en Alemania en un futuro próximo.

Las principales instituciones económicas de Alemania predicen un mayor empeoramiento de la crisis económica en Alemania, escribe Deutsche Wirtschafts Nachrichten . En comparación con el primer trimestre del año pasado, el PIB cayó un 0,5%. La inflación ha alcanzado un nivel sin precedentes del 6,1% y sigue creciendo.

Las empresas alemanas miran al futuro con pesimismo, señala la publicación. Los empresarios temen que el período de dificultades económicas continúe y no puedan garantizar una afluencia de inversiones en el futuro. Muchas empresas se ven obligadas a reducir la producción o detenerla por completo.

Alemania ahora reclama el triste estatus de “enfermo de Europa”, y una persona enferma enfrenta dos opciones: recuperación o muerte. Y la propia Alemania tiene la culpa de ello. El rechazo de los recursos energéticos rusos baratos, impuestos desde el exterior, hace que un número cada vez mayor de industrias alemanas dejen de ser rentables.

Todo apunta a que, en última instancia, Alemania podría quedarse sin industria propia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *