Skip to content

APATE en la URSS: Documento histórico

Spread the love

Ponencia de la Asociación Puertorriqueña de Artistas y Técnicos de Teatro (APATE) en el Congreso de Sindicatos de Actores celebrado en la Unión Soviética (URSS), 1972.

ACTRICES

por Anamín Santiago De la edición número 14 de septiembre de 2023 de la revista Nueva Pensamiento Crítico.

En nuestra columna Actrices iniciamos una temporada, en la cual presentaremos una serie de documentos y/o entrevistas relacionadas con el quehacer teatral de las décadas del 60 y 70 puertorriqueño. La investigación histórica la consideramos como un acto práctico de hacer historia actual, vamos al pasado para continuar esas acciones emancipatorias, redimirlo e iluminar nuestro presente, como planteó Walter Benjamin en sus Tesis sobre la Historia. No traeremos las gestas hegemónicas, no nos interesa perpetuar el progreso de la barbarie, si no cómo se manifestó la lucha de clases en las personas trabajadoras de la cultura puertorriqueña, específicamente artistas y técnicos del espectáculo, sujetos históricos casi siempre invisibilizadxs.

Es nuestro interés deslegitimizar aquellos supuestos de las relaciones de producción teatral que se han dado por absolutos y naturales. Nada más lejos de la verdad científica que el compadrazgo, el apadrinaje, la piñita o el panismo porque siempre hay explotación. A la vez, nuestra historia teatral no es el desarrollo de buenas ideas ni innovadoras estéticas traídas por personalidades geniales, no, nuestra historia teatral está constituida por el trabajo y las relaciones sociales de producción, que se han ido cristalizando en un modo de producción capitalista colonial, controlado por las subvenciones del Estado Benefactor y una vez casi agotadas estas, las subvenciones federales, que obligan a un tipo de manifestación artística sin libertad real.

Es el trabajo realizado por actores, escritores, técnicos, directores, diseñadores, el que marca el devenir de nuestras tablas histriónicas. Mediante sus acciones este colectivo “media, regula y controla el metabolismo entre estxs y la naturaleza”, al decir de Carlos Marx; es el colectivo de trabajadores de la escena quien se produce a sí mismo y produce la mercancía intangible llamada puesta escénica u obra teatral. Cabe aclarar, que, si bien este trabajo ha generado plusvalor como toda mercancía, corre de forma paralela o, mejor, entrelazada, su posición de creadores, posición que no puede colocarse en los parámetros de otros trabajadores. Esto hace más complejo el análisis de este sector laboral. Sin embargo, sí pueden cuantificarse las horas de trabajo y el dinero que se genera por la venta de boletos. No siempre esto último cuenta con un excedente en ganancias, pero sí podemos asegurar, que, con algunas excepciones, ha habido excedente (sea por boletos o subvenciones) y que este no ha sido repartido equitativamente.

Lo anterior ha llevado al gremio de artistas y técnicos a varios intentos de organizarse para amortiguar la explotación obrera y mejorar las condiciones de trabajo o, incluso, a buscar que se creen más trabajos y garantizar la seguridad laboral. Como mencionamos en columnas anteriores, el mayor de los intentos de asociación fue la fundación de la Asociación Puertorriqueña de Artistas y Técnicos del Espectáculo (APATE). Según narra José Antonio Torres Martinó, en su libro Voz de varios registros, puede apreciarse la profundidad y fuerza que tuvo esta unión de artistas:

La Asociación Puertorriqueña de Artistas y Técnicos del Espectáculo tuvo como precursor al Gremio de Prensa y Radio de Puerto Rico, fundado y dirigido por el periodista Ismael Delgado González alrededor de 1950…. A la par surgió la Asociación de Artistas que presidió Bobby Capó. En la asamblea en que Capó renunció a la presidencia, me eligieron a mí para sustituirle. Posteriormente decidimos cambiarle el nombre a la organización por el de Asociación Puertorriqueña de Artistas y Técnicos del Espectáculo, APATE, para ampliar su matrícula a fin de incluir a todos los trabajadores de la industria del espectáculo (radio, TV, cine, teatro, clubes nocturnos, circos, etc.).

Nos dedicamos de ahí en adelante a unionar los diversos talleres de trabajo poniendo en marcha un intenso programa proselitista. La meta era lograr concertar convenios colectivos de trabajo, labor nada fácil, pero absolutamente esencial. Una organización gremial debe fundamentar su razón de existir ofreciéndoles a sus miembros no solo una relativa seguridad en el empleo, sino un seguro de salud y las mejoras concebibles en sus condiciones de trabajo. Es la única forma de mantener la cohesión funcional; no se justifica el cobro de cuotas a los miembros sino se median tales beneficios. Y es el concertar convenios colectivos de trabajo la única forma de conseguir arrancarle esos beneficios al patrono. De tal contrato también depende la vida económica del sindicato; el mismo pone a funcionar el importante mecanismo del llamado check off o el descuento de nómina, que dota a la unión de fondos para afrontar sus gastos. (143)

       La seriedad y alta organización de esta etapa sindical del espectáculo puertorriqueño produjo relaciones internacionales con otros gremios del mismo tipo. El siguiente documento, provisto por el teatrista español Luis Molina López, da cuenta de ello. Sus reclamos y señalamientos iluminan el camino actual por la vigencia y urgencia de estos y destilan una visión materialista histórica sobre el trabajo del gremio teatral.

Ponencia de la Asociación Puertorriqueña de Artistas y Técnicos de Teatro (APATE) en el Congreso de Sindicatos de Actores celebrado en la Unión Soviética (URSS), en Taskent, ciudad de Uzbekistán. Año 1972.  La ponencia fue leída por el teatrista español, radicado en Puerto Rico, Luis Molina López, bajo la presidencia de William Valentín.

Texto

Descripción generada automáticamenteUn análisis de las condiciones en que se desenvuelve el trabajo de la clase artística en Puerto Rico nos conduce a las siguientes preguntas:

1.- ¿Le es garantizado al artista -actor o técnico- la posibilidad de ejercer con regularidad su profesión?

  1. – ¿Es remunerado adecuadamente por su trabajo en pro de la cultura pública?
  2. – ¿Corresponden los Servicios Sociales a sus necesidades?
  3. – ¿Existen las escuelas o Centros de Formación profesional donde poder adquirir la capacitación necesaria?
  4. – ¿Tiene la posibilidad de decidir sobre sus condiciones de trabajo, tanto artísticas como económicas?

Dichas preguntas hemos querido analizarlas en toda su complejidad para poder hacer una justa apreciación de las condiciones de trabajo existentes y extraer las conclusiones necesarias.

LA SEGURIDAD DEL PUESTO DE TRABAJO

Partiendo de la premisa de que el artista, como cualquier otro trabajador le asiste el derecho a tener el trabajo asegurado en su profesión, su situación es afectada por los siguientes factores:

  1. Falta de empleo permanente.
  2. Falta de normas y leyes que regulen y protejan al profesional.
  3. Falta de cotización por parte de los Productores al Seguro Social, lo cual repercute en las prestaciones sociales que al artista le corresponden.

SOLO UN 25% DE LA CLASE ARTISTICA DE PUERTO RICO GOZA DE TRABAJO CONTINUADO

La proporción entre los artistas que tienen trabajo permanente y lo que trabajan eventualmente o no trabajan; refleja el grado de inseguridad en que viven. Así tenemos, que de 638 artistas que APATE tiene afiliados, solo un 25% gozan de trabajo fijo;  otro 25% trabaja escasamente media docena de veces al año, y el 50% restante se encuentra en estado de desempleo permanente. Lo que ocasiona que, tanto el artista como su familia vivan en una continua inseguridad y se vean obligados a aceptar compromisos nada beneficiosos para el desarrollo pleno de su talento.

EN LA DECADA DEL 60 EXISTIAN MÁS PUESTOS DE TRABAJO Y MENOS CENTROS DE FORMACION DE ARTISTAS Y TÉCNICOS.

EN LA DÉCADA DEL 70 SON MUCHO MENOS LOS PUESTOS DE TRABAJO Y MÁS

LOS CENTROS Y ESCUELAS DE FORMACIÓN.

Mientras en la década de los años 60 el artista puertorriqueño contaba con mayores fuentes de trabajo, novelas en radio, doblaje de películas, filmación de documentales y un mayor número de comerciales de las casas productoras de cigarrillos; existiendo únicamente en su calidad de Centro 0ficial de Formación de Artistas el Departamento de Drama de la Universidad de Rio Piedras, en la actualidad, no solo han desaparecido esas fuentes de trabajo, sino que han aumentado el número de programas enlatados procedentes de países extranjeros, que son en definitiva los que condenan al desempleo a gran parte de los artistas puertorriqueños; han ingresado en el país un número considerable de artistas cubanos -amparados por las leyes federales- a quienes hemos de reconocer su derecho al trabajo, pero quienes indiscutiblemente han contribuido a agravar la situación de por sí lamentable; no se han abierto nuevas fuentes de trabajo, y sí, por el contrario, se han creado la Escuela técnica de Artes Escénicas, El Departamento de Drama de la Universidad de Mayagüez y el del Colegio Regional de Humacao, logrando con ello crear un problema de sobreoferta, de la que se aprovechan los Sres. Productores para extremar las condiciones de los contratos de trabajo.

En relación con lo anterior cabe señalar: la emigración a otros países de un considerable número de artistas puertorriqueños, y la introducción en Puerto Rico de Panamericana de T.V., empresa suplidora de gran parte de la programación del canal 11, quien, con la contratación de un solo actor puertorriqueño, ha aprovechado la situación para colocar en nuestro mercado series completas, que restan muchos puestos de trabajo a los artistas puertorriqueños.

En relación con lo anteriormente expuesto, cabe señalar, la emigración a otros países de un considerable número de artistas puertorriqueños. *-Raúl Dávila, Pablo Cabrera, Augusto Cesteros. Raúl Juliá, Iris Martínez, Ernesto Concepción, Francisco Prado, Soledad Romero, entre otros muchos, que ya demostraron su talento y capacidad en su país. ¿Le aplican los mismos salarios y beneficios sociales que el artista recibe en los Estados Unidos? No es justo continuar alegando que el mercado puertorriqueño no permite otra situación, mientras que 1os Sres. Productores se enriquecen con el trabajo de estos. Pensar que en numerosos países el artista no solo tiene el empleo asegurado y goza de infinidad de beneficios sociales, sino que reciben premios y distinciones por su aportación a la cultura del país, aquí han de mendigar de agencia en agencia un triste contrato que a su vez le exige una incondicional supeditación a la empresa contratante; y así sucede, que sin haber de por medio firmados contratos de exclusividad, los canales prohíben a sus artistas trabajar en los 1lamados de la “competencia”. Dichas injusticias son el pan de cada día del artista puertorriqueño.

En tanto existan productores que consideren el trabajo del artista solo como un negocio rentable alejado de los resultados estéticos y la repercusión social y educativa de ese trabajo, y contraten a gente que se hace pasar por artistas a bajos salarios, corresponde al Estado contrarrestar esa situación con ayudas y subvenciones cuando menos, o con leyes que puedan proteger sus intereses.

PRESTACIONES SOCIALES

Entendemos por prestaciones sociales lo siguientes:

  • Seguro de enfermedad
  • Pensión por invalidez
  • Retiro de vejez
  • Vacaciones retribuidas
  • Bonos de navidad etc.

Si triste es el panorama presentado hasta el momento, no lo es menos el que concierne a las llamadas Prestaciones Sociales. Como cabe pensar, si solo un 25% de nuestra clase artística goza de empleo f1jo, los posibles beneficios sociales recaerán sobre ese mismo grupo; eso cuando los convenios firmados entre APATE y los productores no son convertidos por estos últimos en letra muerta. (recomendamos se estudie el caso de la empresa Tommy Muñiz).

El 75% restante ni siquiera puede acogerse al Seguro por desempleo, lo cual no solo perjudica al artista, sino que deja a los familiares de éste en el más completo desamparo. Recordar las colectas que hubieron de hacerse para costear los gastos de la funeraria en los casos de los compañeros José De San Antón y Félix Antelo, tal vez no sea muy grato recordarlo, pero sí necesario como necesario también es denunciar aquellos otros casos donde nuestros compañeros, al contraer una enfermedad, se ven obligados a recurrir a la beneficencia pública.

Siendo, como así lo ha confirmado día a día, la clase artística el sector de la Sociedad puertorriqueña que más ha contribuido a las causas sociales de su pueblo – corazón, cáncer, poliomielitis, vejez, inundaciones etc., resulta paradójico que no puedan recurrir ni al Fondo del Seguro por desempleo, debido a que los Sres. productores ni siquiera cumplen con las cotizaciones que por ley deberían estar obligados.

Pensar que solo a unos cuantos cientos de millas, en el hermano país de México, otros compañeros no solo gozan de numerosas fuentes de trabajo (el Seguro Social Mexicano cuenta con 80 salas de teatro) sino que además tienen clínicas y hospitales propios y hasta un edificio con habitaciones donde a los actores jubilados se les proporcionan los servicios de comida y ropa gratis para todo el año… es para hacernos meditar profundamente.

CONSIDERACIONES

  • Considerando que el constante desarrollo de la ciencia y la técnica aplicados a la radiodifusión. la creciente utilización del disco, la cinta magnética, videotape, etc. determinan el cada vez mayor desplazamiento de los artistas del espectáculo.
  • Teniendo en cuenta que el uso de tales elementos al servicio exclusivo de los intereses económicos de los productores determina el empobrecimiento cultural y artístico de los programas y, por ende, del público que los ve, el anquilosamiento de su capacidad de apreciación y creación artística y constituye un lastre en el esfuerzo por la formación integral del hombre. -La producción artística en el país, telenovelas, películas y programas de violencia así lo demuestran-.

-Entendiendo que el carácter masivo de la radiodifusión con tales criterios y programas hace de la misma un elemento que contradice su propia esencia educativa y social, además de constituir un vehículo de la despersonalización de la nacionalidad.

-Partiendo de la premisa de que el Teatro, Cine, la Radio y la T.V. han llegado a ser un elemento esencial en la vida de la comunidad, y por tanto un medio a través del cual se puede elevar el nivel cultural de este pueblo y servir de fuente de ingreso

– Considerando que el teatro, el cine, la radio y la T.V. han llegado a ser un elemento esencial en la vida de la comunidad, y un medio a través del cual se puede elevar el nivel cultural de un país. Se hace necesario:

  1. La promulgación de una ley que proteja los intereses de la clase artística del país, donde sea restringido el uso en T.V. y Radio de material importado, para que no menos del 75% de tales transmisiones sean de origen y actuación nacional.
  2. El nombramiento de una comiei6n que se encargue de estudiar los problemas que pesan sobre dicha clase y elaborar nuevos proyectos que puedan ayudar a solucionarlos. Se hace necesario, que los miembros de dicha Comisión estudien con particular interés el    empleo de los fondos y recursos que en la actualidad el Estado designa a tales cometidos tanto a entidades públicas como a privadas.
  3. La creación del Fondo Nacional para las Artes, a través del cual, y previa reglamentación, se pueda realizar una justa distribución de los recursos, en calidad de préstamos o subvenciones, a todas aquellas empresas que se ajusten a los requisitos que por ley les sean exigidos.

CONCLUSIONES

LAS NECESIDADES ESPIRITUALES DEL HOMBRE SON TAN IMPORTANTES COMO LAS NECESIDADES MATERIALES.

LA SEGURIDAD SOCIAL Y EL TRABAJO PERMANENTE SON PREMISAS NECESARIAS PARA EL DESARROLLO DEL ARTE.

LA FORMACIÓN PROFESIONAL HA DE CONTAR CON LOS RECURSOS NECESARIOS Y ESTAR AL ALCANCE DE TODOS LOS SECTORES DE LA COMUNIDAD.

EL EQUILIBRIO ENTRE LA OFERTA DE TRABAJO Y LA DEMANDA ES NECESARIO SE MANTENGA SIEMPRE MEDIANTE LA CREACIÓN DE NUEVOS PUESTOS

DE TRABAJO.

LA ADMISIÓN EN LA PROFESIÓN DEBE ESTAR REGLAMENTADA Y GUARDAR LA DEBIDA PROPORCIÓN CON LAS POSIBILIDADES DE TRABAJO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *