Skip to content

Atilio Borón: Día del Periodista

Spread the love

Hoy se celebra el día del periodista en la Argentina. Por eso me permito compartir este brillante escrito de Jorge Elbaum que expresa todo lo que yo hubiera querido decir en mi nota alusiva al tema.

Hoy se celebra el día del periodista en la Argentina. Por eso me permito compartir este brillante escrito de Jorge Elbaum que expresa todo lo que yo hubiera querido decir en mi nota alusiva al tema. La pertinencia y el valor de las palabras de Elbaum son indiscutibles, sobre todo después de las reiteradas declaraciones del “Jefe de Estado” de la Argentina en las cuales ha confesado que su misión excluyente es la de … ¡destruir al Estado desde adentro! Y para esta poco honorable tarea cuenta con la complicidad de un enjambre de pseudoperiodistas -en realidad, “perioperadores”- que disparan sus mentiras y maquinaciones desde enormes conglomerados multimedia que envenenan hora tras hora los corazones y las mentes de la población. Por eso hoy, en su día, necesitamos de periodistas más que nunca.

______________________________________________

En un día como hoy, en el que miles de periodistas vuelven a ser despedidos, echados, maltratados y perseguidos por el poder –imputándoseles delitos penales– debemos recordar el énfasis valorativo de Mariano Moreno: se escribe a favor de alguien y en contra, también, de alguien, porque no se puede ser neutral ante el sojuzgamiento, la mezquindad, la crueldad, la impunidad o la injusticia. Se redacta contra el colonialismo mental y a favor de la verdadera libertad. La de todos. Se habla y escribe para acercarse de forma sistemática a las orillas de la emancipación.

En este día que recuerda al periodismo militante de mariano Moreno, abrazo a los comunicadores que se resisten a ser poleas de transmisión de los privilegiados. A los que desafían a las corporaciones. A los que no abandonan los sueños de construir una Patria para Todos, una Latinoamérica unida y un mundo más justo, pacífico y bello.

Pero sólo abrazo a los que renuncian a ser intelectuales orgánicos de las oligarquías y se asumen como trabajadores junto al pueblo. Sin grandilocuencia ni narcisismo. Celebro junto a quienes no se sienten partícipes de la inoculación de versiones y discursos lobotomizadores. Brindo con quienes desenmascaran al neoliberalismo, enfrentan a la perversión reaccionaria y se paran orgullosos junto a los desposeídos.

Me abrazo con quienes saben que la verdad se milita. Y que saben la causa real por la que asesinaron a Rodolfo Walsh, otro periodista parado en las antípodas de la hipocresía y la neutralidad funcional a los poderosos. Me abrazo a quienes hoy recuerdan a las y los periodistas desaparecidos y se niegan a ser parte de las operaciones de prensa revestidas de show mediático berreta.

Saludo únicamente a quienes asumen las convicciones de una palabra o una imagen que no puede ponerse en venta. Que se niega a mercantilizarse porque se rechaza el trencito del poder. Porque exige rotular a sus titulares, sus cómplices, sus testaferros y sus monigotes televisivos. Porque reclama saber cuáles son sus máscaras. En donde residen los distribuidores de los sobres y la comercialización y la manipulación de las conciencias.

Sólo me abrazo a los que son la expresión del coraje necesario para señalarlos. Incluso a expensas del riesgo que supone desnudar sus vísceras oscuras de perversión y crueldad. El resto que festejen, embelesados, con sus patrones, en las poltronas acomodaticias de la mezquindad y los premios otorgados en los salones del exhibicionismo.

No tenemos nada en común con ellos. Mariano Moreno la tenía clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *