Skip to content

Bajo la lupa

Spread the love

Primer gesto –aunque leve– de un presidente europeo para desmarcarse de la corriente principal del pensamiento único existente –o casi– en torno a la guerra de Ucrania. Macron, en efecto, lo ha hecho. Ya veremos si es el inicio de un cambio de tendencia.

MundoPolítica 17 abril, 2023 Alfredo Jalife-Rahme El Viejo Topo

En su retorno exitoso de China, el presidente francés, Emmanuel Macron, comentó que “el gran riesgo que enfrenta Europa es ser atrapada en crisis que no son nuestras, que le previenen construir su autonomía estratégica”. El rebelde Macron, atribulado en el frente doméstico por su polémica imposición de la ley de jubilaciones, sentencia que la “autonomía estratégica” sería amenazada si Europa “en pleno pánico (sic) cree que somos únicamente seguidores (¡megasic!) de EEUU”, por lo que “no es de nuestro interés acelerar una crisis sobre Taiwán”.

Desde hace 20 años detecté el horizonte luminoso de la “multipolaridad” y la “autonomía estratégica” de Francia, más que de Europa (http://bit.ly/3Usrb7o). En caso del rechazo de la “autonomía estratégica” ,“Europa saldría de la historia (http://bit.ly/3KShoVd)”.

La postura de Macron contrasta con la de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien acompañó al presidente galo a China y se empecinó en defender la política secesionista de Taiwán azuzada por EU. El pugnaz senador republicano Marco Rubio inquirió si la postura de Macron era de Francia o de toda Europa (https://bit.ly/404vE1g), lo cual exhibe la fractura europea que de facto significa una enorme brecha en la OTAN cuando 80 por ciento de la ciudad de Bakhmut (Ucrania) ha sido capturada por Rusia. ¿Macron sacrifica a Taiwán en Pekín para rescatar algo de Ucrania?

Llama la atención que Von der Leyen se inmiscuya temerariamente en los asuntos de China cuando no ha sabido resolver el contencioso ucranio en Europa. Pero todavía llamó más la atención que Macron, ex funcionario de la banca Rothschild –cuando los contestatarios franceses ocuparon las oficinas de Black Rock, que gana jugosos dividendos con las pensiones galas– haya exhortado a que Europa reduzca su dependencia sobre la “extraterritorialidad (sic) del dólar”. Desde la “autonomía estratégica” de Francia y/o Europa hasta la “extraterritorialidad del dólar”, Macron retoma los principios soberanistas del general Charles de Gaulle y recupera la legendaria combatividad del guerrillero galo Vercingetorix frente a las huestes del cónsul romano Julio César. Por cierto, Pierre, nieto de De Gaulle, comentó que “si Rusia pierde en Ucrania, el mundo pierde (http://bit.ly/3zRf7mU)”.

Las reacciones de los multimedia de la anglósfera han sido feroces. El consejo editorial del WSJ se lamenta de las supuestas “fallas de Macron sobre Taiwán y Ucrania”: “debilita la disuasión contra la agresión china y socava el apoyo de EU a Europa”. Lo peor, a su juicio: “Macron se considera el De Gaulle del siglo XXI”, que incluye “distanciar a Europa de EEUU (http://bit.ly/3MAdDVp)”. The Guardian, muy cercano al globalista neoliberal George Soros, atiza el fuego: “Macron enciende el enojo al decir que Europa no debe ser “vasallo” en el conflicto de EEUU y China”. El rotativo británico afirma que “existe alarma a los dos lados del Atlántico” conforme “el presidente francés advierte contra ser atraído en cualquier conflicto en Taiwán (http://bit.ly/41lJeyA)”.

Para Scott Foster, del portal Asia Times, “Macron no tiene ningún interés en desacoplarse de China” y “coloca los negocios antes que la política” al haber asegurado “nuevos grandes arreglos para Airbus y otras firmas nacionales (http://bit.ly/3GCC8xE)”.

¿No habrá sido más bien la inflación, la desdolarización, la crisis energética, la grave crisis bancaria, el declive del G7, la crisis migratoria y la ausencia de resultados militares en Ucrania lo que ha “desacoplado” a Francia, y a otros países europeos más “independientes”, de las fallidas políticas de Biden? Macron extrapoló en La Haya la “autonomía estratégica” a la “soberanía económica” en tecnología y la defensa (http://bit.ly/41jk2Zl).

Como el rey Edipo, Macron llegó a una ineludible bifurcación, donde decidirá su permanencia en el concierto universal de países o su sojuzgamiento a la anglósfera globalista. Remember el “¡fuck Europe!” de la jázara Victoria Nuland…

Fuente: La Jornada.

Libros relacionados:

Europa y capitalismo para reabrir el futuro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *