Skip to content

Biden y Starmer pierden el voto musulmán

Spread the love

Biden y Starmer pagarán un alto precio por apoyar la guerra de Israel en Gaza. La historia va a juzgar con severidad a los dirigentes políticos que justificaron y toleraron la limpieza étnica de Israel en Gaza. Y es año electoral.

MundoPolítica 21 febrero, 2024 David Hearst El Viejo Topo

Durante los últimos cuatro meses, Occidente ha visto cómo Gaza era demolida bloque a bloque. Se han arrasado barrios residenciales, se han volado universidades, hospitales y bibliotecas. Las familias, que constituyen los pilares de la sociedad, han sido exterminadas en sus hogares, donde se reunían en grupo. Las filas de la clase media –médicos, periodistas, académicos, empresarios– diezmadas. Los convoyes de ayuda han sido bombardeados. Los hambrientos que hacían cola para conseguir comida, o los que simplemente intentaban huir a pie, ejecutados por francotiradores.

Estas escenas de devastación recuerdan a los peores crímenes de la Segunda Guerra Mundial.

Tras rechazar una oferta de Hamás para detener los combates y sacar con vida a los rehenes que le quedaban, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió una y otra vez perseguir la victoria hasta el amargo final.

Rafah, que se ha convertido en el último refugio, está a punto de convertirse en el próximo objetivo. Y, sin embargo, cuatro meses después, esta operación a escala industrial no tiene dificultades para encontrar partidarios entre quienes se identifican como liberales.

Justificar la guerra

Tras la organización de un homenaje nacional a las víctimas francesas del atentado de Hamás del 7 de octubre, se preguntó al ex presidente francés François Hollande si las víctimas francesas de Israel en Gaza no merecen lo mismo.

«No puede ser el mismo homenaje», dijo Hollande. «Una vida es una vida y una vida equivale a otra, pero hay víctimas del terrorismo y víctimas de la guerra. Ser víctima del terrorismo significa ser atacado como francés o como defensor de un modo de vida. Una víctima colateral, está en una guerra […], no es de la misma naturaleza», añadió.

El columnista Tom Friedman, tres veces ganador del Premio Pulitzer, justificó que Estados Unidos e Israel incendiaran «la jungla» con las siguientes palabras: «Irán es a la geopolítica lo que una especie de avispa parasitoide recientemente descubierta es a la naturaleza. ¿Qué hace esta avispa parasitoide? Según Science Daily, la avispa «inyecta sus huevos en orugas vivas, y las larvas bebé de avispa se comen lentamente a la oruga desde dentro hacia fuera, estallando una vez que han comido hasta saciarse».

«¿Hay alguna descripción mejor de Líbano, Yemen, Siria e Irak hoy en día? Son las orugas. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica es la avispa.Los Houzíes, Hezbolá, Hamás y Kataib Hezbolá son los huevos que eclosionan dentro del huésped –Líbano, Yemen, Siria e Irak– y se lo comen desde dentro hacia fuera. No tenemos ninguna contraestrategia que mate de forma segura y eficaz a la avispa sin incendiar toda la selva».

La idea de que los judíos son parásitos se remonta al Siglo de las Luces, pero fue retomada por los nazis en Alemania y Austria. En el Museo del Holocausto de Washington se exhibe un cartel nazi que compara a los judíos con piojos causantes del tifus. Friedman haría bien en visitarlo, al igual que el editor del New York Times que publicó su artículo.

Hollande y Friedman están al final de sus carreras. Pero el presidente estadounidense Joe Biden y el líder laborista Keir Starmer no. Ambos se enfrentan a unas elecciones este año.

Un lastre electoral

La despreocupación de Biden y Starmer por los peligros que podría acarrearles el apoyo a la campaña de Israel en Gaza es extraña porque cada uno de ellos valora el poder por encima de los principios. Son unos desvergonzados incumplidores de promesas. Cabría esperar que fueran más cautos antes de seguir a Israel por el camino de la ignominia histórica. Porque cada día que pasa en esta guerra, Netanyahu parece cada vez menos el hombre por el que apostar.

La campaña de Israel en Gaza se está convirtiendo en un lastre electoral, precisamente porque ya va por su quinto mes y no da señales de detenerse. El derrocamiento de Sadam Husein dejó de ser una fácil demostración de fuerza para el ejército estadounidense en el momento en que comenzó la resistencia iraquí. Y, sin embargo, dos décadas después de que George Bush y Tony Blair cometieran el error que definió sus carreras al invadir Irak, que proyectó una sombra de la que ninguno de los dos hombres ha podido alejarse, Biden y Starmer están escenificando una actuación similar. Si el momento en que Blair sacrificó la confianza de la nación fue el «expediente dudoso» sobre las inexistentes armas de destrucción masiva de Sadam Husein, el fin de la reputación de Starmer entre los musulmanes británicos se produjo en lo que debería haber sido una entrevista rutinaria de la LBC.

Nick Ferrari preguntó a Starmer si Israel tenía derecho a cortar la electricidad y el agua a Gaza. Starmer respondió: «Creo que Israel tiene ese derecho. Se trata de una situación en curso. Obviamente, todo debe hacerse dentro del derecho internacional, pero no quiero alejarme de los principios básicos de que Israel tiene derecho a defenderse y Hamás es responsable».

Rápidamente se retractó de ese comentario, pero ese fue el momento decisivo.

El momento decisivo de Biden llegó cuando pareció dudar de la cifra de muertos presentada por el Ministerio de Sanidad palestino. «No tengo la menor idea de que los palestinos digan la verdad sobre el número de muertos», dijo Biden, contradiciendo directamente la opinión de la ONU y de los organismos internacionales de derechos humanos de que sus cifras eran fiables. «Seguimos incluyendo sus datos en nuestros informes y están claramente fundamentados», dijo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en una declaración a Reuters.

Ambas declaraciones inclinaron la balanza de la opinión pública y tuvieron un efecto devastador en los votantes musulmanes a ambos lados del Atlántico.

Perder el voto musulmán

Un sondeo publicado hace unos días mostraba una drástica caída del apoyo de los musulmanes británicos a los laboristas.

Los datos recogidos por Survation, por encargo de la Red Musulmana Laborista (LMN), mostraron que el 60 por ciento de los musulmanes británicos que expresaron su preferencia por un partido dijeron que votarían a los laboristas. Eso representa una caída del 26 por ciento de los musulmanes encuestados anteriormente en 2019. Solo el 43 por ciento dijo que definitivamente volvería a votar a los laboristas, con un 23 por ciento de indecisos.

La identificación con los laboristas ha bajado del 72 por ciento en 2021 al 49 por ciento en 2024, con un 38 por ciento de los musulmanes británicos declarando tener una visión más desfavorable del Partido Laborista tras los últimos 12 meses. La valoración personal de Starmer es de -11 por ciento.

El apoyo a los laboristas entre los musulmanes ha ido disminuyendo constantemente desde las elecciones de 2019, pero el punto de inflexión hacia un rápido declive se produjo en noviembre, un mes después de la guerra de Gaza. En cuatro meses el apoyo al partido se ha desplomado del 70 al 40 por ciento.

El instinto de Starmer le ha llevado a redoblar la apuesta. Poco después de su debacle en la LBC, advirtió a todos los representantes electos que no asistieran a las protestas por el alto el fuego. Cuando se sometió a votación la negativa de Starmer a pedir un alto el fuego, varios miembros de su gabinete en la sombra dimitieron.

Desde entonces han dimitido más de 70 concejales laboristas en zonas como Oxford, Burnley, Hastings y Norwich. Las dimisiones y expulsiones de la izquierda antisionista del partido están produciendo ahora un retroceso.

Otros treinta y seis parlamentarios, incluida Margaret Hodge, que llamó al anterior líder laborista Jeremy Corbyn «puto antisemita y racista», podrían convertirse en marginales.

Los grupos de base están surgiendo por todas partes, con miles de voluntarios dispuestos a apoyar a los candidatos independientes.

Un grupo llamado The Muslim Vote (TMV) ha declarado que apoyará a los candidatos independientes con recursos, redes, voluntarios y financiación en las circunscripciones donde crea que tiene audiencia.

Un candidato independiente podría presentarse en la circunscripción de Starmer. Ya se ha encontrado una joven candidata británico-palestina, Leanne Mohamed, para desafiar a Streeting en Ilford North. El Grupo de Acción Comunitaria de Redbridge que la propuso se comprometió a presentar una candidata «fuerte sobre Palestina, el NHS, el racismo, la islamofobia y la crisis del coste de la vida».

Esto representa una potente fusión de Gaza y la agenda del Partido Laborista anterior a Starmer. Todo ello hace vulnerables a los ambiciosos apparatchiks como Streeting. El propio Streeting es consciente del peligro que corre y ha empezado a decir perogrulladas sobre la importancia de un Estado palestino. Streeting se negó a pedir un alto el fuego.

Nadie se hace ilusiones de que el voto musulmán pueda impedir que Starmer llegue al poder, pero podría marcar la diferencia entre una victoria aplastante al estilo de Blair y un gobierno en minoría.

Abandonar a Biden

Biden es vulnerable en Michigan. Ante el creciente enfado de una importante población árabe y musulmana, la respuesta de su equipo de campaña fue muy similar a la de Starmer: descartar a los árabes y buscar otras vías para la victoria.

Como informó Politico: «El apoyo de Biden a Israel ha perjudicado gravemente a la campaña entre la considerable población árabe-estadounidense de Michigan, y su equipo se está esforzando por encontrar otras vías para la victoria en el disputado estado, según dos asesores de campaña a los que se ha concedido el anonimato porque no están autorizados a hablar públicamente de estrategia».

Dearborn tiene la mayor concentración de estadounidenses de origen árabe. Se ha convertido en el epicentro de una campaña nacional contra la reelección de Biden. Como la noche sigue al día, un artículo de opinión del Wall Street Journal bautizó a Dearborn como «la capital de la Yihad de Estados Unidos». En consecuencia, se ha incrementado la presencia policial local.

Activistas de Michigan, Minnesota, Arizona, Wisconsin, Florida, Georgia, Nevada y Pensilvania han creado una campaña AbandonBiden, seis de ellos son estados disputados.

«Estamos buscando la manera de construir un mecanismo de coordinación entre todos los estados indecisos para que estemos constantemente trabajando juntos para asegurar que los musulmanes estadounidenses salgan en todos estos estados, y que el señor Biden pierda cada uno de ellos», dijo Hassan Abdel Salam, profesor de la Universidad de Minnesota y miembro de la Coalición Nacional #AbandonBiden. «Justo detrás de mí, lo que debería ver el señor Biden son 111 votos electorales. Y ganó la última vez con 74».

¿Abandonar a Biden aunque el vencedor de esa campaña sea Donald Trump, el némesis de los musulmanes?

Pues parece que sí. Una nueva generación está en marcha para cambiar definitivamente la cara del Partido Demócrata. «No tenemos dos opciones. Tenemos muchas opciones», dijo Jaylani Hussein, director de la sección de Minnesota del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR), en Dearborn, Michigan, cuando se le preguntó por alternativas a Biden.

Biden ganó en Michigan por 2,8 puntos porcentuales y los árabes representan el 5% de los votos. El primer alcalde árabe de Dearborn, Abdullah Hammoud, tiene muy claro lo que quiere que haga Biden.
«Nunca ha habido en la historia una guerra en la que el 80% del país esté absolutamente diezmado, en la que el 100% de la población haya sido desplazada y en la que el 50% de los muertos sean niños. Eso no ha ocurrido nunca.

»Nosotros, queremos acción, no palabras vacías. Si el presidente Biden quiere adoptar una postura firme, puede empezar por restringir la ayuda militar al Estado de Israel. Podría empezar pidiendo un alto el fuego, porque ahora mismo mueren casi 200 civiles cada día. Son pasos tangibles que se pueden dar porque lo que entendemos es que sólo los esfuerzos diplomáticos pueden conducir a una paz duradera y a la justicia».

Podemos estar seguros de una cosa. La Historia va a juzgar con mucha severidad a los dirigentes políticos que justificaron y toleraron la limpieza étnica que se está produciendo ahora en Gaza.
La negativa de Biden y Starmer a pedir un alto el fuego y su negativa a respaldar la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de que Israel debe tomar medidas para cumplir la Convención sobre el Genocidio, producirán una mancha indeleble en sus carreras. Ninguno de los dos ve el peligro que corren con Gaza. Pero tampoco lo vieron Bush o Blair cuando invadieron Irak.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/

Artículo seleccionado por Carlos Valmaseda para la página Miscelánea de Salvador López Arnal

Libros relacionados:

El libro negro
Libro recomendado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *