Skip to content

“Caída lenta” del dominio del dólar: los BRICS debatirán la creación de una moneda común. El anticapitalismo de Putin

Spread the love

Los BRICS debatirán la viabilidad de introducir una moneda común, informó la ministra de Exteriores de Sudáfrica, Naledi Pandor. Varios expertos opinan que el sistema financiero de EEUU se encuentra en una posición más débil que antes. Muchos países se separan del dólar por varias razones, entre ellas, la agresiva guerra económica y comercial.

Geoestrategia

Los BRICS debatirán la viabilidad de introducir una moneda común, informó la ministra de Exteriores de Sudáfrica, Naledi Pandor. Varios expertos opinan que el sistema financiero de EEUU se encuentra en una posición más débil que antes. Muchos países se separan del dólar por varias razones, entre ellas, la agresiva guerra económica y comercial.

Las subidas de los tipos de interés en EEUU y los conflictos geopolíticos dispararon el valor de la divisa estadounidense y de todas las materias primas que cotizan en ella en detrimento de la mayoría de los mercados emergentes. Esto impulsó la búsqueda de alternativas al dólar como moneda de intercambio mundial.

Por esta razón, el bloque BRICS, integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, busca adoptar su propia moneda. Es probable que la cuestión figure en el orden del día de una reunión de jefes de Estado de estas naciones que se celebrará en Johannesburgo el 22 de agosto.

“Es un asunto que debemos discutir y debatir adecuadamente”, declaró la ministra sudafricana de Exteriores y Cooperación, Naledi Pandor.

Agregó que sin pretender adelantarse a las discusiones “no creo que debamos dar siempre por hecho que la idea funcionará porque la economía es muy difícil y hay que tener en cuenta a todos los países, especialmente en una situación de bajo crecimiento cuando se está saliendo de crisis”. El debate sobre una moneda común para el bloque fue generado por los BRICS y otras naciones que se preguntan por qué no pueden utilizar sus propias monedas en lugar del dólar estadounidense para comerciar, subrayó Pandor.

Debates sobre la creación de un banco central único

Cualquier avance hacia la creación de una única forma de moneda de curso legal estimularía otros debates sobre la creación de un banco central único y su ubicación, afirmó el gobernador del Banco de la Reserva de Sudáfrica, Lesetja Kganyago.

“No sé cómo podríamos hablar de una moneda emitida por un bloque de países que están en lugares geográficos diferentes porque las monedas son de naturaleza nacional”, subrayó en Johannesburgo.

“Para que la zona euro llegara a eso, tuvieron que establecer un tratado en el que todos los demás países tenían que renunciar a sus monedas”, precisó.

Según Ziad Daoud, economista jefe de mercados emergentes de Bloomberg Economics, el crecimiento de las economías en desarrollo implica una “caída lenta” del predominio del dólar.

EEUU y la UE suelen utilizar sus monedas como arma comercial para castigar a los países que no siguen el rumbo de la política que fue definida por Occidente, esto provoca el impulso a la desdolarización en las circunstancias actuales, señaló a Sputnik Chris Devonshire-Ellis, presidente de Dezan Shira&Associates.

Las economías asiáticas, así como varios países africanos dependen menos del dólar que en el pasado reciente, notó a su vez el profesor de macroeconomía y economía monetaria en la Universidad de Friburgo (Suiza), Sergio Rossi.

“Estados Unidos está perdiendo así su ‘poder blando’ en la economía global y en los mercados financieros, ya que es evidente que el mundo se está volviendo multipolar, lo que reequilibra este ‘poder blando’ con, entre otras cosas, algún tipo de régimen monetario internacional multidivisa”, prosiguió Rossi.

En ese sentido, la desdolarización se está convirtiendo en una tendencia, ya que la moneda de reserva mundial está perdiendo rápidamente su brillo. Moscú adoptó el yuan como moneda de reserva y se comprometió a utilizar los medios de pago chinos “entre Rusia y los países de Asia, África y América Latina”. Además, China y Brasil llegaron recientemente a un acuerdo para realizar transacciones comerciales y financieras en sus monedas nacionales, intercambiando yuanes por reales.

Al mismo tiempo, un número creciente de países, especialmente en el Sur Global, se está separando del dólar estadounidense por varias razones, entre ellas la agresiva guerra económica y comercial del país angloparlante.

Los BRICS representan más del 40% de la población mundial y casi un tercio de la producción económica mundial, lo que los convierte en uno de los bloques económicos más importantes del mundo. Otras naciones, entre ellas Arabia Saudita e Irán, manifestaron su interés por unirse a sus filas. Las naciones BRICS superaron a las economías del Grupo de los Siete (G7) en 2020, según la medida de paridad de poder adquisitivo, y en 2022 eran un 4% mayores. El FMI prevé que esa diferencia aumente aún más esta década, aunque el G7 mantenga su ventaja cuando se mide utilizando los tipos de cambio de mercado.

Corea del Sur e Indonesia decidieron recientemente abandonar el dólar en las relaciones bilaterales.

Una decisión extremadamente inesperada, el momento claramente no fue elegido por casualidad, antes por esto Estados Unidos habría bombardeado Corea del Sur como Libia, pero ahora no pueden hacer nada.

Gobierno de Bolivia examina uso del yuan en comercio con China

Tras Argentina y Brasil, ya Bolivia examina “no transar” en dólar estadounidense y emplear el yuan de China para llevar a cabo sus transacciones internacionales.

El presidente del país suramericano, Luis Arce, en una rueda de prensa, explicó el miércoles que Argentina y Brasil, como las dos economías más grandes de la región ya están transando en yuanes en acuerdos con China.

Al respecto, adujo que a pesar de que tradicionalmente la zona es bajo la influencia de Estados Unidos, pero en la actualidad, muchos países tienen más comercio exterior con China que con el país norteamericano.

La tendencia de la región va a ser esa”, agregó para luego declarar que Bolivia no puede “quedar al margen de lo que está ocurriendo” mientras está haciendo comercio directo con China y no es necesario transar en dólares.

Evidentemente para qué nos vamos a estar preocupándonos del dólar, si en realidad aquí el comercio mayoritario, estamos importando de la China”, precisó.

El Gobierno argentino anunció el pasado mes de abril un acuerdo con China que permitiría pagar sus importaciones desde el gigante asiático en yuanes.

En el mismo mes, en una declaración conjunta firmada durante su reunión en Pekín, capital china, los presidentes de China, Xi Jinping, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresaron su voluntad para llevar a cabo transacciones comerciales entre los dos países en yuanes, “sin necesidad de dolarización”.

China es el principal socio comercial de países como Brasil, Chile y Perú en la región de América Latina, y Estados Unidos lleva años acusando a Pekín de manipular el tipo de cambio.

Fracaso de sanciones: Irán aumenta su comercio con países de BRICS

Pese a la severa campaña de sanciones de los países occidentales, en particular Estados Unidos, aumenta el comercio de Irán con los países del BRICS.

El comercio no petrolero de Irán con el grupo de economías emergentes conocido como BRICS —compuesto por Brasil, Rusia, La India, China y Sudáfrica— durante el año fiscal 2022-2023 experimentó un aumento del 14 % en comparación con el mismo periodo de un año antes, según informó recientemente la agencia iraní de noticias Fars citando datos de la Administración de Aduanas de la República Islámica de Irán (IRICA, por sus siglas en inglés).

En efecto, el comercio con dichas naciones alcanzó un total de 38 430 millones de dólares, cifra de la que los ingresos de Teherán supusieron 17 850 millones de dólares por concepto de las exportaciones no petroleras, que llegaron a los 38,73 millones de toneladas.

Entre los Estados miembros del BRICS, el gigante asiático fue el principal socio comercial de la República Islámica, con un intercambio bilateral valorado en 30 320 millones de dólares (un aumento del 37,41 %); La India ocupa el segundo lugar con un incremento de casi un 47 %, por valor de 4990 millones de dólares; Le sigue Rusia con 2320 millones de dólares (un 3,59 % más) por concepto del comercio bilateral.

Además, Sudáfrica fue el principal socio comercial del país persa en el continente africano, con un intercambio de bienes y productos por valor de 322 millones de dólares (un aumento del 23,52 %).

En 2018, el expresidente de EE.UU., Donald Trump (2017-2021) decidió abandonar unilateralmente el acuerdo nuclear y restableció todas las sanciones contra Irán que el convenio había levantado e introdujo su política característica de “máxima presión” contra Teherán.

No obstante, a pesar del peso de las severas sanciones, la República Islámica sigue determinada a la hora de impulsar su crecimiento económico. Ante tal coyuntura, varias autoridades del país norteamericano ya han admitido que la campaña presiones contra Irán fue una gran derrota y resultó en lo contrario a lo prometido.

Análisis: El camino de Putin hacia el anticapitalismo conservador

Dr. Alexander Dugin

La crítica de Putin al capitalismo durante su discurso de Valdai, así como una serie de otras declaraciones ideológicas brillantes por parte del jefe de Estado, es un evento muy serio. Putin es pragmático y realista, y ha tratado de mantenerse lo más alejado posible de la ideología durante su mandato. Este fue su estilo característico: sin preferencias ideológicas y, por el contrario, contención de cualquier extremo ideológico. Esto se relaciona, en particular, con la total incoherencia de Rusia Unida, donde un gran agujero negro adorna el lugar de las ideas.

Hasta hace poco, Putin estaba satisfecho con esto, al menos porque funcionaba y no interfería en su gestión. Y ahora Putin hace declaraciones tan agudas e inequívocas: el capitalismo moderno es un callejón sin salida, los valores liberales destruyen la sociedad y es necesario un giro masivo hacia el conservadurismo.

Los politólogos formales se confundieron de inmediato. La crítica al capitalismo es una tesis de la izquierda. Resulta que Putin está a favor del socialismo. Pero la agenda liberal -LGBT, feminismo, democracia de las minorías en todo el mundo- es apoyada precisamente por la izquierda. Y finalmente, Putin apela directamente al conservadurismo y la filosofía política rusa.

No se trata de un conjunto de tesis aleatorias y contradictorias; es un esbozo, aunque preliminar, de una ideología totalmente original que puede denominarse en general “anticapitalismo conservador”. Esto encaja perfectamente con el monárquico Ivan Ilyin mencionado por Putin (un anticapitalista de derecha), el proyecto de Berdyaev (la Nueva Edad Media, también anticapitalismo de derecha), toda la tradición eslavófila, el eurasianismo y la filosofía religiosa rusa. Y aquí es donde comienza lo más interesante: el anticapitalismo conservador es incompatible con las tres ideologías políticas clásicas de Occidente. El capitalismo y su apología total se encuentran en el corazón del liberalismo clásico. Putin lo critica. Por lo tanto, el liberalismo, la Primera Teoría Política, es rechazado radicalmente por Putin. Anticapitalismo de izquierda, es decir, comunismo o socialismo, la Segunda Teoría Política es incompatible con el conservadurismo. Por lo tanto, Putin claramente tampoco tiene eso en mente. Y finalmente, la Tercera Teoría Política –nacionalismo o fascismo– obviamente no es considerada seriamente por Putin: es otra corriente de Occidente, incompatible con la experiencia histórica de Rusia.

Entonces, nos acercamos de cerca a la Cuarta Teoría Política. Es más consistente con el ‘anticapitalismo conservador’. Y solo decidiendo una ruptura inequívoca con las tres teorías políticas de la modernidad occidental clásica, Rusia podrá recuperar para sí misma un horizonte teórico pleno. La única pregunta que queda es cuándo Putin recurrirá directamente a la Cuarta Teoría Política.

Los países se ponen en cola para unirse a la Organización de Cooperación de Shanghái

La Organización de Cooperación de Shanghái registra una serie de países que desean adherirse a ella, tanto en rol de miembros de pleno derecho como de observadores.

Con la concesión a Emiratos Árabes Unidos del estatus de socio de diálogo en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), se ha hecho claro que el organismo internacional vive procesos de alta importancia para su fortalecimiento, destaca el periódico iraní Javan. Desde aquel momento, a EAU le quedan algunos pasos para obtener la membresía completa junto con los países fundadores, entre los que se encuentran Rusia y China, así como Irán, que ha alcanzado recientemente este estatus, indica el texto.

Lo importante es que este anuncio no fue el único en el espacio internacional. Recientemente, el Consejo de Ministros de Arabia Saudita aprobó la decisión del Gobierno de Riad de adherirse a la OCS y lanzó un memorando de entendimiento para convertirse en un socio de diálogo. La publicación hace hincapié en que esto sucedió después de que una de sus mayores compañías petroleras, Saudi Aramco, anunció un aumento de inversiones en China en varios miles de millones de dólares.

Tras más de 20 años de su existencia, la OCS sigue evolucionando hasta una verdadera integración económica, y aunque el camino para el objetivo es difícil, los últimos años han sido fructíferos en términos de su ampliación. De este modo, dos países con relaciones tensas entre sí, la India y Pakistán, pese a sus desacuerdos, se convirtieron en miembros permanentes de la OSC.

En septiembre de 2021, en la reunión de la OCS, celebrada en Dusanbé, se inició el proceso de concesión del estatuto de socio de diálogo junto con Arabia Saudita a Egipto y Catar. En 2022 fue aprobada la adhesión de pleno derecho de Irán. Además de los países del Golfo, Turquía, Sri Lanka, Armenia, Azerbaiyán, Nepal y Camboya también disfrutan del estatus de socios de diálogo.

La publicación subraya que el interés hacia este grupo integrativo procede sobre todo de la aspiración de los países del Golfo de diversificar sus propios vínculos internacionales y aumentar su prestigio internacional.

“Y ahora los países árabes de la región del Golfo han empezado a mostrar interés por la organización, literalmente uno a uno”, reza el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *