Skip to content

Campeones desaparecidos del BSN: conoce la historia de los Cardenales de Río Piedras, una franquicia ganadora que levantó pasiones en la capital

Spread the love

El equipo riopedrense ganó seis campeonatos en el Baloncesto Superior Nacional, el último de ellos en 1976

Alfred «Butch» Lee (con el balón), de los Cardenales de Río Piedras, ante la defensa de Raymond Dalmau. (Ramón Korff)

Por Jarniel Canales Conde / Especial para El Nuevo Día

NOTA DEL EDITOR

Cuarta y última historia de una serie sobre las últimas franquicias del BSN que ganaron campeonatos y luego desaparecieron.

Antes que los Cangrejeros de Santurcese establecieran como una dinastía,ganando cuatro cetros consecutivos del 1998 al 2001 en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), el último campeonato de la capital en la liga había llegado en 1976, cortesía de unos Cardenales de Río Piedras que se habían consolidado entre la elite del básquet boricua.

RELACIONADAS

DEPORTES

Campeones desaparecidos del BSN: exintegrantes de los Polluelos recuerdan el título de 1986 con emoción y nostalgia

Por Jorge Figueroa Loza

DEPORTES

Campeones desaparecidos del BSN: la gesta titánica de Morovis con Wes Correa, Mario Butler y compañía en 1987

Por Antolín Maldonado Ríos

DEPORTES

Campeones desaparecidos del BSN: a 40 años de su “back to back”, exjugadores de los Indios de Canóvanas recuerdan al “equipo de leyendas”

Por Jarniel Canales Conde / Especial para El Nuevo Día

Nueve años después de alzar su último trofeo – el sexto de la franquicia riopedrense-, el equipo se mudó a Coamo en 1985 y se convirtió en los Maratonistas. Los Cardenales se habían fundado en 1940.

El periodista riopedrense Rubén Rodríguez, quien cubrió esa mudanza, recordó los problemas que resultaron en ese traslado.

“Ya Río Piedras tenía serios problemas económicos. Entonces, surgió un grupo en Coamo -comandado por el doctor Eric Frontera- y se lo llevaron”, dijo Rodríguez, quien fue exaltado al Salón de la Fama del Deporte Riopedrense en el 2018 por su labor como periodista en El Nuevo Día.

Previo a su traslado, los Cardenales eran uno de tres equipos en la capital, junto a los Cangrejeros y los Santos de San Juan. No obstante, el quinteto riopedrense “se quedó con el Coliseo Roberto Clemente en aquellos años”, según contó Rodríguez, quien también fue fanático de los Cardenales en su juventud.

“Río Piedras metía el doble en fanáticos de lo que metían los otros dos equipos. En Río Piedras se vivía esa pasión del baloncesto; Río Piedras era el baluarte del pueblo”, expresó Rodríguez sobre los Cardenales, que también ganaron cetros en 1946, tres seguidos del 1955 al 1957, y otro en 1963.

1 / 7 | Las grandes figuras de los Cardenales de Río Piedras, una franquicia histórica del BSN que vive en el recuerdo de los aficionados. Freddie Lugo (derecha), de Río Piedras, se eleva ante la defensa de Rubén Montañez, de Bayamón, en un partido de 1978. – luis ramos

En su último campeonato en la temporada de 1976, los Cardenales -bajo la dirección de Bernie Bickerstaff- contaron con un “trabuco” de canasteros como Héctor “El Mago” Blondet, Freddie Lugo, Earl Brown, Roberto Virgil, Marcos “Pipo” Rivera y un joven Alfred “Butch” Lee.

“Yo recuerdo que nosotros teníamos un buen equipo y con el gigante Brown en el medio, (teníamos) un buen chance para ganar”, dijo Lee sobre la mentalidad del equipo ese año, mientras resaltaba al pívot Brown, de 6′10″ de estatura.

Según Rodríguez, los Cardenales en 1976 “confeccionaron al equipo para ganar el campeonato”.

“(René) Aponte Caratini, quien era el apoderado (de los Cardenales) , cambió a medio mundo en el equipo y se quedó con Freddie (Lugo), Butch (Lee), Earl Brown y Virgil; todo lo demás que trajo fue nuevo, (incluyendo) a Blondet”, puntualizó Rodríguez.

Los cambios rindieron frutos, pues Río Piedras barrió en la semifinal a losVaqueros de Bayamón -quienes venían de ganar cinco cetros consecutivos de 1971 a 1975- y derrotaron en la final a los Piratas de Quebradillas deRaymond Dalmauen siete juegos.

En ese séptimo y decisivo partido ante los Piratas en la final de 1976, Lee -quien participó en los primeros seis partidos de la serie- no jugó porque tenía que reportarse a la Universidad de Marquette, institución en la que estuvo del 1974 al 1978. La posición de Lee en el partido decisivo se la dieron al riopedrense Virgil, quien tenía 19 años para ese entonces. En el séptimo juego, Virgil lideró a su equipo con 25 puntos, seguido de Blondet con 23 tantos.

Blondet, por su parte, sufrió una parálisis facial antes del juego final. No obstante, “El Mago” se vistió de héroe al encestar el canasto del gane que le dio el campeonato a los Cardenales por 76-74 en el Coliseo Juan ‘Pachín” Vicéns, cuando se jugaba el séptimo partido en cancha neutral.

“La última jugada fue con Blondet, (que) para ese juego le dio una parálisis facial. Él tenía la boca completamente virada, él no podía casi ni hablar”, rememoró Rodríguez acerca del fallecido excanastero.

“Entonces, Bickerstaff llama al último tiempo para ver qué jugada iban a hacer. Blondet le dijo a Bickerstaff ‘olvídate de la jugada, dame la bola a mí que yo voy a acabar este juego’“, recordó Rodríguez, quien dijo que esa anécdota se la contó el mismo Blondet muchos años después.

“Blondet cogió la bola, se fue por el lado izquierdo y en un ángulo entre la esquina y el tiro libre, metió el canasto para ganar el juego. Quebradillas tuvo la última posesión y Dalmau falló”, detalló.PUBLICIDAD

Lee, por su lado, destacó que Blondet “era bien bueno. Un ‘guard’ bien alto que metía y pasaba la bola”.

“Quebradillas tenía un buen equipo con Dalmau y Neftalí (Rivera); fue una buena serie”, agregó Lee, quien fue elegido por un panel de expertos consultados por El Nuevo Día como el jugador número 12 entre los mejores en la historia de Puerto Rico.

Con ese triunfo sobre los Piratas, Río Piedras ganó su primer campeonato desde 1963.

“Río Piedras dominó la temporada y fue una de las mejores temporadas que tuvo la franquicia en su historia”, resaltó Rodríguez.

Una franquicia ganadora

Además de ser seis veces monarcas de la liga, los Cardenales lograron ocho subcampeonatos, el último llegando en 1977, según la página oficial del BSNIncluso, aunque la franquicia dejó de existir en 1985, los Cardenales aún guardan la sexta posición (empatados con los Piratas) en la lista de franquicias con más cetros en el BSN.

Rodríguez también aseguró que durante la serie final de 1976 entre los Piratas y los Cardenales se registró, hasta aquel momento, la mejor asistencia para un partido de baloncesto en el Coliseo Roberto Clemente. “Se metieron casi 10,000 personas. Yo recuerdo que fui al juego y mi cabeza chocaba con el aire acondicionado del techo del Coliseo”.

“Fue una celebración brutal”, dijo Rodríguez sobre el festejo de los Cardenales y sus aficionados tras lograr el campeonato de 1976. “Yo vivía en Hato Rey y casi todos los fanáticos de Hato Rey (seguían) a Río Piedras y el otro por ciento era de Quebradillas, irónicamente”, añadió.PUBLICIDAD

Por su parte, Lee recordó que la fanaticada “era bien especial” con la franquicia.

Los Cardenales regresaron el próximo año a la final del BSN, pero cayeron en siete juegos contra los mismos Piratas. Esa serie de campeonato resultó ser la última final que Río Piedras disputó antes de su traspaso a Coamo.

Sentido de comunidad

Rodríguez también comentó que había un lazo especial entre la comunidad riopedrense y los exjugadores de los Cardenales durante la década de 1970.

“Recuerdo que los jugadores iban y compartían con la gente en un restaurante que había en Río Piedras. Ellos se integraban mucho al pueblo, incluso Earl Brown vivía en Río Piedras… y los jugadores caminaban por el pueblo. Río Piedras se vivía a los Cardenales”, rememoró Rodríguez.

“Ya después la cosa fue cambiando. La gente ya no estaba yendo a la cancha, hubo problemas económicos… después, Río Piedras fue un equipo medio vagabundo. Tuvo que jugar en Trujillo Alto y en el Pedrín Zorrilla, donde jugaron su última temporada”, agregó el periodista.

Asimismo, Rodríguez señaló que el deterioro del comercio en Río Piedras afectó a la franquicia de los Cardenales, pues muchos de los fanáticos que vivían en el pueblo se habían ido.

“En Río Piedras ya no había interés para mantener el equipo”, subrayó.

Rodríguez no ve factible un retorno de los Cardenales en Río Piedras.

“No hay fanáticos, no hay auspiciadores. Los centros comerciales grandes dañaron a Río Piedras, que tenía de los mejores comercios en Puerto Rico. Yo no veo a nadie que tenga el poder adquisitivo que se atreva a arriesgarse en un proyecto como ese”, comentó.

Cronología de la franquicia

  • 1940: Fundan a los Cardenales de Río Piedras.
  • 1941: Los Cardenales logran su primer subcampeonato en el BSN.
  • 1946: Río Piedras gana su primer cetro en la liga tras vencer a los Capitanes de Arecibo.
  • 1947: Los Cardenales regresan a la final, pero caen ante los Atléticos de San Germán.
  • 1955-57: Los Cardenales logra tres campeonatos consecutivos bajo la dirección de Víctor Pérez.
  • 1959-62: Río Piedras llega a tres finales en cuatro años, pero pierden en las tres ocasiones.
  • 1963: Los Cardenales vuelven a la cima bajo el liderato de Lou Rossini y ganan su quinto cetro tras vencer a los Leones de Ponce.
  • 1969-71: Río Piedras cae en las finales de 1969 y 1971 ante los Vaqueros de Bayamón.
  • 1976-77: Los Cardenales alzan su sexto y último trofeo en 1976 contra los Piratas de Quebradillas, quienes luego vengaron su derrota ante Río Piedras en las final de 1977.
  • 1984: Los Cardenales juegan su última campaña en Río Piedras.
  • 1985-1995: Los Cardenales pasan a ser los Maratonistas de Coamo en 1985 tras ser vendidos; juegan en Coamo hasta el 1995.
  • 1996-98: La franquicia es reubicada en Villalba en 1996 y se convierten en los Avancinos.
  • 1999-presente: Los Avancinos pasan a ser los Indios Mayagüez en 1999, franquicia que aún sigue vigente.

Fuente: Francisco “Paquito” Rodríguez

TAGS

BSNBALONCESTORÍO PIEDRASCANGREJEROS DE SANTURCE

ACERCA DEL AUTOR

JARNIEL CANALES CONDE / ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *