Skip to content

Congreso Internacional de Escritores le da un nuevo respiro a la literatura puertorriqueña

Spread the love

El evento, que finalizó ayer, sábado, promovió el intercambio de ideas y una mayor exposición de las figuras locales

El Congreso Internacional de Escritores promueve el intercambio de ideas y una mayor exposición de la literatura boricua. (Facebook)

Víctor Ramos Rosado

Por Víctor Ramos Rosado

Periodista de Entretenimientovictor.ramos@gfrmedia.com

Muchas cosas pasan detrás de las cortinas. Tras estas, por ejemplo, Mariana Enríquez conversa con Helena Sampredro, mientras Sergio Ramírez se traslada, con bastón en mano, por la pequeña sala. Huáscar RoblesCezanne Cardona y Manolo Núñez Negrón vacilan desde una esquina, y Rita Indiana se prepara desde una mesa para el conversatorio que está próximo a comenzar.

RELACIONADAS

ENTRETENIMIENTO

“La literatura no puede existir si no está buscando la verdad”: inicio magistral del Segundo Congreso Internacional de Escritores en Caguas

Por Víctor Ramos Rosado

Podría parecer la versión literaria de la famosa “Fiesta de Pilito” (y, verdaderamente, no hay cama pa’ tanta gente), pero las escenas descritas son posibles gracias al Congreso Intencional de Escritores, que cerró con gran éxito su segunda edición este sábado. Pero más allá de servir como un punto de encuentro masivo para autores locales e internacionales, este evento inyecta con un importante respiro de nueva vida al ecosistema literario puertorriqueño. No por la presencia de grandes figuras de otros países, sino, porque el encuentro sirve como un tipo de renovación de votos, que promueve el intercambio de ideas y una mayor exposición de la literatura boricua.

Según la escritora puertorriqueña Helena Sampredo, quien fue una de las organizadoras del Congreso, la relevancia de este espacio también yace en que permite a los autores conectar con editoriales y casas publicadoras a las que, de lo contrario, sería más difícil conseguir acceso.

“Creo que es un granito que cae y que se van haciendo muchos granos y que vamos a tener un gran costal y que vamos hacia adelante, esto es poco a poco, como todo. Lo importante es que la literatura puertorriqueña pueda trascender y que nosotros los puertorriqueños sepamos que se pueda lograr”, explicó Sampedro.

Casi como la parábola del grano de trigo, la escritora enfatizó que esta experiencia permite un intercambio monumental que puede lograr tener un efecto dominó en el que cada vez más escritores puertorriqueños tengan más fácil acceso a recursos que permitan la exportación de su obra.

“Es importante continuar con este tipo de congresos para que podamos dar a conocer los escritores. Tenemos tan buenos escritores y hemos estado ganando tantos premios, y nos quedamos aquí. Es importante que la diáspora nos apoye, que nos apoyen ColombiaArgentina, como nosotros apoyamos a Mariana Enríquez, como apoyamos a Laura Restrepo, que ellos empiecen a ver nuestra literatura para exportarla”, sostuvo.

Asimismo, la autora Yolanda Arroyo Pizarro, quien ofreció la tarde del viernes una conferencia titulada “Hablar de ancestras: escritura y archivo para celebrar una década de Escritura Afro”, coincidió en que espacios como el Congreso también permiten a escritores puertorriqueños darse cuenta de la humanidad detrás del acto de escribir, que sin importar el nivel de éxito o la cantidad de premios, casi todos pasan por experiencias parecidas.

“Estos eventos son necesarios, precisamente, para que esa conversación no quede como en la nada. Tú le estás poniendo piel, carne, músculos, estás trayendo al mundo de lo físico, ese mundo de lo intangible que primero era una idea que tenía un autor en un libro. Ahora lo tienes de frente, ahora lo estás viendo, está viendo sus gestos”, dijo.

“Nos damos cuenta de que no estamos tan solo o quizás que no estamos tan locos o que nos que no somos tan incomprensibles. Estamos viendo que hay otras personas que piensan como nosotros y que los pensamientos se traducen a un papel y que esas ideas, a lo mejor, pueden salvar el mundo o a lo mejor no, pero que fluyen”, continuó.

Para el escritor y periodista Huáscar Robles hay, también, un elemento inspirador, pues permite conectar a un nivel mucho más íntimo sobre un acto que es, en principio, muy solitario.

“Como un puertorriqueño, he tenido una experiencia maravillosa de conocer a todas estas personas que yo he leído, he admirado y ver que son seres humanos, ver que luchan igual que uno lucha, que no todo les ha llegado tan fácil e inspira mucho”, expresó.

Más allá de los grandes nombres asociados al Premio Nobel, el Pulitzer o el Cervantes, el Congreso permitió una reunión, como pocas, de algunas de las voces más relevantes de la literatura puertorriqueña contemporánea. La presencia de escritores como Luis López NievesMayra Santos FebresTere DávilaManolo Núñez NegrónAna Teresa Toro, Cezanne Cardona, entre muchos otros, destaca y celebra la riqueza y continúa disciplina de un sector literario local que, muchas veces, enfrenta retos monumentales para llegar a la publicación y en la distribución de su obra.

“Los autores que estamos, especialmente los jóvenes, dijimos que era como un campamento de verano del que no nos queremos ir, porque fue una experiencia tan increíble, que queremos todos salir corriendo a terminar el manuscrito para enseñárselos a las editoriales”, explicó Robles.

“Necesitamos mucho apoyo. Y yo tengo mucha fe de que este evento va a darle un giro a eso”, concluyó.

TAGS

CAGUASLITERATURA PUERTORRIQUEÑALITERATURA

ACERCA DEL AUTOR

VÍCTOR RAMOS ROSADOvictor.ramos@gfrmedia.com

Víctor Ramos Rosado es periodista de Entretenimiento y Estilos de Vida en El Nuevo Día. Cubre temas relacionados con cultura, entretenimiento, música, literatura y gastronomía. Se especializa en periodismo narrativo y…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *