Skip to content

COP28: con transición o sin ella

Spread the love

No podemos permitir más demoras. Los costes serían aún mayores. Es hora de que el mundo acuerde una acción integradora antes de que sea demasiado tarde

Fuentes: El salto [Imagen: movilizaciones durante la cumbre del clima en Egipto. Foto: Sami Dellah (de TUAC/UFCW) ]

Por Hans Stegeman | 05/12/2023 | Ecología social Rebelión

La 28ª Conferencia de Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) es una reunión importante. Sobre todo, porque el mundo hará balance de sus avances en el Acuerdo de París (Global Stocktake) para acelerar la acción climática.

Según el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2023 del PNUMA, el mundo se encuentra en la senda de afrontar un calentamiento global de entre 2,5 y 2,9 °C. Está claro que no vamos por buen camino para cumplir los objetivos del acuerdo, pero la cuestión crucial de las próximas semanas será cómo acelerar la acción por el clima.

Entre los principales temas de mayor atención en las negociaciones se incluyen la transición energética, la transformación de los sistemas alimentarios y cómo financiar la transición climática

Otras tareas críticas a las que se enfrentan las personas y organismos negociadores en Dubai son conseguir que el fondo para pérdidas y daños (establecido en la COP27) ayude a los países más afectados en la reconstrucción de comunidades y en la restauración de ecosistemas y acordar un marco para el objetivo global de adaptación del Acuerdo de París. Entre los principales temas de mayor atención en las negociaciones se incluyen la transición energética, la transformación de los sistemas alimentarios y cómo financiar la transición climática.

La desigualdad está en el centro de la cuestión

En el centro de todo esto están las cuestiones de la solidaridad internacional y la eliminación progresiva de los intereses creados. El 30 % de la población mundial vive en zonas que podrían volverse inhabitables en las próximas décadas. Aunque esas son las personas que más sufren el cambio climático, son las que menos emiten, porque -en general- también son las más pobres.

Según un informe reciente de Oxfam-No

vib, la mitad de las personas más pobres del mundo es responsable de sólo el 7 % de las emisiones de carbono, mientras que el 10 % de las más ricas lo son del 50 % de esas emisiones. Por si fuera poco, las más pobres suelen vivir en las zonas más vulnerables. Desde nuestra perspectiva eso debe resolverse en la COP28 a través de la eliminación progresiva de los combustibles fósiles, de un fondo significativo para pérdidas y daños y de la financiación de la lucha contra el cambio climático.

Un tratado para eliminar progresivamente los combustibles fósiles

Los combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas- son los principales causantes de la crisis climática. Sin embargo, no se mencionan ni una sola vez en el Acuerdo de París. Poner fin a la exploración y expansión de proliferaciones nuevas, así como eliminar gradualmente su producción durante la próxima década es fundamental en línea con la advertencia del Informe sobre la Brecha de Producción 2023 del PNUMA: los planes de extracción de combustibles fósiles socavan las posibilidades mundiales de cumplir los objetivos climáticos globales. Ese aspecto es de suma importancia en la coyuntura actual.

Según el Informe Banking on Climate Chaos , los 60 mayores bancos del mundo han inyectado 5,5 billones de dólares en la industria de los combustibles fósiles desde el Acuerdo de París

En los últimos años, una parte significativa del sector privado se ha comprometido a contribuir a la mitigación del cambio climático. Sin embargo, las medidas adoptadas hasta ahora son todavía insuficientes. Según el Informe Banking on Climate Chaos , los 60 mayores bancos del mundo han inyectado 5,5 billones de dólares en la industria de los combustibles fósiles desde el Acuerdo de París. Esto contrasta enormemente con lo que necesitamos. Debemos centrarnos en la tarea imperativa de eliminar progresivamente la financiación de los combustibles fósiles y dejar de apoyar prospecciones nuevas.

Los esfuerzos de los gobiernos, el sector financiero y las empresas deben intensificarse. Una mera promesa es insuficiente. Los precios del carbono, la regulación, la eliminación progresiva de las subvenciones a los combustibles fósiles y la transparencia pueden acelerar esa transición. Por eso hacemos un llamamiento a los gobiernos para que apoyen y promuevan un Tratado Internacional de No Proliferación de Combustibles Fósiles legalmente vinculante en la COP28. Creemos que es el mecanismo legal que falta para cerrar la brecha entre las ambiciones de cero emisiones netas y su consecución real. Se crea una vía clara, los incentivos adecuados y unas condiciones equitativas para que las empresas abandonen los combustibles fósiles.

Financiación necesaria para la mitigación y la adaptación

La agenda de la COP, en mayor grado que en las anteriores, trata tanto de la mitigación del cambio climático como de la adaptación al mismo, así como de la financiación necesaria para conseguirlo. Con el aumento de los daños climáticos y de los riesgos de alcanzar puntos de inflexión en los ecosistemas, es necesario prestar más atención a la adaptación para una transición justa, sobre todo si tenemos en cuenta que esos riesgos son mayores en los países emergentes.

Para ambas cosas se necesita mucho capital, que debe proceder de fuentes públicas y privadas. A menudo los debates giran en torno a los déficits de financiación, al calcular que faltan miles de millones o incluso billones. Sin embargo, el “déficit” real, tal y como se recoge en numerosos informes, es una cifra ficticia, una combinación de capital en la dirección equivocada (financiación y subvenciones para los combustibles fósiles) y de percepciones anticuadas del riesgo y la rentabilidad. Esto puede resolverse con una regulación mejor.

Solidaridad internacional

En 2009, las naciones más ricas se comprometieron a proporcionar 100.000 millones de dólares anuales de ayuda a la financiación de la lucha contra el cambio climático a los países en desarrollo que se desembolsa a menudo en cantidades demasiado pequeñas, con lentitud y de forma injusta.

En la COP28 no sólo se pedirá a las naciones ricas que cumplan por fin con el compromiso de los 100.000 millones de dólares anuales establecido en 2009. También tendrán que iniciar negociaciones sobre un nuevo objetivo anual de financiación para el clima que sustituya (y aumente) el original, algo que se han comprometido hacer como muy tarde a finales de 2024.

Uno de los resultados más importantes de la COP27 fue el de la creación de un fondo para pérdidas y daños

Uno de los resultados más importantes de la COP27 fue el de la creación de un fondo para pérdidas y daños, complementado por un “comité de transición” para su puesta en funcionamiento. El consenso alcanzado en noviembre de 2023 allana el camino para su aprobación en la COP28, pero aún quedan retos. Persiste la ambigüedad de qué países en desarrollo entre los más afectados por el cambio climático pueden recibir ayuda financiera y el sistema de asignación de recursos propuesto carece de ejemplos concretos.

Transiciones justas a escala mundial y nacional

Lo que es importante globalmente también lo es en los países ricos. Las políticas climáticas sólo pueden tener éxito si son inclusivas y eso implica que la factura del cambio climático debe repartirse (más que) equitativamente entre la población. Quienes más contaminan tienen más riqueza y deberían pagar más.

No podemos permitir más demoras. Los costes serían aún mayores y los puntos de inflexión en la crisis climática se alcanzarían con más frecuencia. Es hora de que el mundo acuerde una acción integradora. Antes de que sea demasiado tarde.

Hans Stegeman. Economista jefe de Triodos Bank

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/tribuna/hans-stegeman-cop28-transicion-ella

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *