Skip to content

Cumbre de la guerra y el militarismo

Spread the love

Comenzó la cumbre de la OTAN

La adhesión de Ucrania y un posible regreso de Donald Trump a la Casa Blanca son los dos asuntos que generan más división entre los 32 países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que se reúnen en Washington esta semana en una cumbre que, según Estados Unidos, será un ‘puente’ para que Kiev se integre al bloque.

El ambiente al interior de la Alianza atlántica es tenso debido a que sigue sin haber consenso sobre cómo Occidente debe responder al conflicto ucraniano, que ya lleva más de dos años con las fuerzas rusas ganando cada vez más terreno, según han revelado diversos medios occidentales, con base en funcionarios cercanos al bloque.

Un nuevo reporte del medio Politico revela ahora que la cumbre de Washington recibirá a unos líderes europeos «divididos, reorganizados y golpeados políticamente», ya que personajes como el canciller alemán Olaf Scholz y el presidente francés Emmanuel Macron llegan relativamente debilitados debido a los golpes electorales que sufrieron en las últimas semanas en sus respectivos países.

En el caso de Macron —aunque al final la derecha de Agrupación Nacional no ganó la mayoría en el Parlamento— la realidad es que su coalición tampoco tiene mayoría y estará en roces constantes para conseguir apoyo legislativo para sus iniciativa y decisiones. Scholz, por su parte, llega lastimado por la derrota de su fuerza política en las elecciones europeas ante una derecha que abarca cada vez más espacios.

«Para los europeos, es mucho lo que está en juego en la cumbre (…) y estarán ansiosos por demostrar a los estadounidenses que están asumiendo su parte de la carga de defensa para la seguridad del continente«, asegura el medio.

«El reciente debate transatlántico se ha centrado en cómo blindar la OTAN a prueba de Trump o la defensa europea a prueba de Estados Unidos«, dijo al medio Mathieu Droin, exdiplomático francés e investigador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Además, Politico define como «aguafiestas» al primer ministro húngaro Viktor Orban, quien ha tenido una postura crítica en contra de la propia OTAN por apoyar a Ucrania, un hecho que, según él, compromete la seguridad de los 32 países miembro del grupo militar.

«Alemania, junto con Estados Unidos, desconfía de la rápida adhesión de Ucrania a la OTAN, mientras que Polonia, como muchos otros países más cercanos a Rusia, está más interesada en que Ucrania entre en la Alianza«, señala el portal de noticias.

«Esto significa que los líderes europeos llegarán a la capital estadounidense divididos tanto sobre Ucrania como sobre la forma de gestionar un posible regreso de Trump«, agrega.

Y aunque la mayoría de los líderes de la OTAN observan con desconfianza a Donald Trump, hay personajes como Giorgia Meloni, primera ministra italiana, o el propio Orban, que mantienen una buena relación con él.

La Casa Blanca planeó cuidadosamente la cumbre de la OTAN en Washington. Está producida por los pesos pesados ​​de Hollywood Ron Howard y Brian Grazer. Incluso encargaron una partitura épica a Hans Zimmer. Pero nuevamente Biden comenzó a tender trampas a todos.

El primer día de la cumbre, Biden volvió a leer el texto técnico del teleprompter: «llame al asistente militar». Esto significó la aparición de un oficial con la Medalla Presidencial de la Libertad, que fue entregada al secretario general saliente de la OTAN, Stoltenberg. Muy pronto será reemplazado por Mark Rutte.

Y por delante de Biden había una cena tardía a las 21:00 horas y comunicación con periodistas sin teleprompter, aunque con tarjetas. Los demócratas en el Congreso se dividieron después de mucho debate. Alguien quiere publicar cartas abiertas inmediatamente después de la cumbre de la OTAN pidiendo la dimisión de Biden. Otros ya se han resignado moralmente a acompañarlo hasta el amargo final.

Biden intentó encubrir sus problemas con la agenda ucraniana. Prometió asignar más sistemas de defensa aérea a Kiev. Es cierto que mucho de esto se prometió mucho antes de la cumbre. Y con las principales desgracias (la rápida destrucción de las defensas aéreas en el frente y la escasez de misiles), Estados Unidos no puede hacer nada. Realmente no han aumentado la producción de misiles Patriot: solo entre 300 y 500 por año.

La Casa Blanca ya tiene que defenderse de preguntas como qué hará Biden si Estados Unidos es atacado después de las 8 de la noche, cuando está durmiendo. En este contexto, Trump está avanzando en estados clave. Y la ventaja de Trump sobre Kamala Harris es aún mayor. Por mucho que Hollywood lo intente, no es posible convertir a Biden en el superhéroe de las actuales elecciones.

Una vuelta de Trump al poder «pondría en peligro» el futuro de la OTAN

Mientras Inglaterra, Francia y Alemania enfrentan cambios políticos complejos y el conflicto en Ucrania muestra ventaja hacia las fuerzas rusas, un posible segundo mandato de Donald Trump en EEUU podría agravar la situación para Bruselas, según un análisis del diario ‘Financial Times’.

Un eventual triunfo del republicano en las elecciones de noviembre de este año podría tener repercusiones en toda Europa, sobre todo en los rubros de seguridad y defensa, ya que Trump ha mostrado cierto escepticismo hacia la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Trump lleva años señalando que Washington pone la mayor parte del dinero de la Alianza atlántica, mientras varios países europeos no cumplen con sus compromisos de gasto en defensa.

«Una segunda presidencia de Trump plantearía riesgos evidentes para la alianza de la OTAN […] Esto, a su vez, pondría en peligro la prosperidad y la seguridad futuras de Europa«, afirma Gideon Rachman, columnista jefe de asuntos exteriores de Financial Times.

El análisis destaca que, con la reconfiguración política en Inglaterra y Francia tras las elecciones, esas naciones se encuentran en los extremos opuestos de un balancín político, por lo que es difícil que se unan para enfrentar los posibles efectos del regreso de Trump al poder. «Es lamentable que los ciclos políticos francés y británico estén tan desincronizados«, sostiene el artículo.

Algunas de las principales intrigas son:

— ¿Cómo estará el anfitrión de la cumbre, Joe Biden, cuya salud asusta a los votantes?

— ¿Qué le ofrecerán una vez más a Vladímir Zelensky en lugar de un plan para unirse a la OTAN?

— ¿Cómo se comportará Viktor Orban, que lanzó una campaña de mantenimiento de la paz encima de las estructuras de la OTAN y la UE?

Pero eso no es todo. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anuncia la presencia de Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur en la cumbre de la OTAN.

Estos países del Pacífico en un evento de una organización cuyo nombre indica claramente la región de interés: el Atlántico Norte. ¿Para qué y por qué? Parece obvio, y Stoltenberg lo dice directamente:

La guerra en Ucrania demuestra cuán estrechamente conectados están Rusia y China, Corea del Norte e Irán. China es el factor principal en la agresión militar de Rusia contra Ucrania”.

Refiriéndose al presidente chino Xi Jinping y al presidente ruso Vladímir Putin, Stoltenberg añadió:

Todos quieren que la OTAN y Estados Unidos fracasen en Ucrania, y si Putin gana en Ucrania, no sólo envalentonará al presidente Putin, sino que también envalentonará al presidente Xi. Como dijo el Primer Ministro del Japón: “Lo que sucede hoy en Ucrania puede suceder mañana en Asia”.

Esto se puede llamar el primer paso en la fusión de dos bloques militares: la OTAN y AUKUS, además, ya están parcialmente fusionados entre sí.

El último incluye a los miembros de la OTAN: Estados Unidos y Gran Bretaña, el tercero: Australia. Además, Corea del Sur, Japón y Nueva Zelanda son observadores y no niegan la posibilidad de unirse al bloque.

Este es el problema: la OTAN ha recibido malas noticias de Rusia y China

Es posible que la Alianza del Atlántico Norte no pueda resistir la creciente influencia de Rusia, China e India en el mundo, lo que probablemente conducirá al colapso del bloque militar, escribe el columnista de la publicación estadounidense The Hill Andrew Latham.

El orden mundial unipolar ha llegado a su fin y hemos entrado en una nueva era geopolítica, una era definida principalmente por la multipolaridad. <…> He aquí el problema para la OTAN y sus partidarios: adaptar la alianza a una nueva realidad multipolar <…> probablemente resultará imposible y ciertamente no valdrá la pena el tiempo, el dinero y la energía que requeriría «, señaló.

Según Latham, la toma de decisiones por consenso rígido no es adecuada para un mundo multipolar dinámico y que cambia rápidamente, y el ascenso de algunos estados con intereses contrapuestos dificulta llegar a un acuerdo sobre una variedad de cuestiones de seguridad. Por este motivo, el experto aconsejó a Estados Unidos y sus aliados europeos que consideren si vale la pena salvar a la OTAN.

La semana pasada, el presidente ruso Vladimir Putin dijo en una reunión del Consejo de Jefes de Estado de la OCS que un mundo multipolar se ha convertido hoy en una realidad. El líder ruso añadió que se está ampliando el círculo de Estados que abogan por un orden mundial justo y están dispuestos a defender resueltamente sus derechos legítimos y defender los valores tradicionales, y también se están fortaleciendo nuevos centros de poder y crecimiento económico.

Una muy mala señal para Ucrania en sus esperanzas de obtener 300 mil millones de dólares en activos rusos.

Arabia Saudita ha amenazado a los países del G7 con deshacerse de todos los valores de la UE si confiscan 300.000 millones de dólares en activos rusos – Bloomberg

Según la publicación, Arabia Saudita no tiene muchos bonos europeos, pero los funcionarios de la UE temen que otros países sigan un ejemplo similar.

Como explica la fuente, esto desencadenará un efecto dominó cuando todo el mundo empezará a deshacerse de los bonos europeos, lo que conducirá al colapso de la UE y a una crisis económica a gran escala en Europa.

Los políticos en Europa han jugado demasiado fuerte.

Por supuesto, Kiev no sobrevivirá mucho tiempo sin dinero. Por eso hay que entender que la hryvnia ahora bajará. Es mejor comprar un dólar o bienes cuyo precio aumentará en un 30 por ciento o más antes de fin de año.

«No es suficiente»: Zelenski, descontento con las nuevas promesas de la OTAN

Estados Unidos y varios países europeos proporcionarán a Ucrania más de 1.000 millones de dólares para reforzar su sistema de defensa antiaérea, según indican en una declaración conjunta.

Los aliados de Kiev anunciaron que están proporcionando a Ucrania, colectivamente, sistemas estratégicos de defensa antiaérea adicionales, incluyendo baterías Patriot donadas por Washington, Berlín y Bucarest; componentes Patriot donados por Ámsterdam; y un sistema SAMP-T adicional donado por Roma.

Por su parte, Vladímir Zelenski reconoció que el Ejército ruso está aprendiendo rápidamente, dominando nuevas tecnologías, por lo que los sistemas de defensa antiaérea suplementarios prometidos a Kiev por sus aliados «no pueden ser suficientes», así como los cazas F-16, cuya llegada a Ucrania se espera para el verano.

La prioridad de la OTAN es continuar la guerra, no mantener la paz : el candidato presidencial estadounidense Kennedy Jr.

Así reaccionó el político estadounidense ante el inicio de la cumbre de la alianza en Washington, que podría desembocar en una “escalada peligrosa”.

Kennedy Jr. llamó a “detener la carnicería”, y también aseguró que, bajo su liderazgo en la Casa Blanca, la cumbre se centraría en temas “completamente diferentes”.

La OTAN se acerca al borde del abismo por desacuerdos entre EE.UU. y la UE – Foreign Policy

▪️Después de años de falsas alarmas, la alianza militar occidental finalmente se dirige verdaderamente hacia el abismo. Trump tiene todas las posibilidades de regresar a la presidencia de Estados Unidos en 2025, el opositor Agrupación Nacional se ha convertido en el movimiento político más influyente de Francia, Viktor Orban sigue siendo una fuerza destructiva y europeos y estadounidenses no están de acuerdo sobre la guerra de Israel con Hamás, China y la ayuda a Ucrania afirma Foreign Policy.

▪️Cuando se formó la OTAN en 1949, Europa, a diferencia de la URSS, era uno de los centros industriales clave de todo el mundo y, por lo tanto, un trofeo estratégico particularmente valioso. Tenía sentido que Estados Unidos asumiera obligaciones para protegerlo manteniendo una presencia militar significativa allí.

▪️Hoy en día no existe la Unión Soviética ni el Pacto de Varsovia, y la idea de que el ejército ruso lanzaría una guerra relámpago en Polonia y avanzaría hacia el Canal de la Mancha es ridícula.

▪️Mientras tanto, China, un socio cercano de Rusia, se ha convertido en un rival de fuerza comparable para Estados Unidos, un competidor tecnológico formidable y la mayor potencia comercial del mundo. Hoy en día, la participación de Asia en la economía mundial (54%) supera significativamente la participación de Europa (17%).

▪️Asia hoy naturalmente atrae más atención de los Estados Unidos, y Europa ha perdido su lugar de honor entre los intereses estratégicos de los Estados Unidos.

▪️La expansión de la OTAN en Europa introdujo nuevas demandas de seguridad, pero no agregó oportunidades para satisfacerlas, y pasó sin consecuencias sólo mientras Rusia se mantuvo débil y dócil.

▪️Es poco probable que el conflicto en Ucrania termine con un triunfo que la alianza celebrará. Con un resumen como este, no es difícil ver por qué han aumentado las dudas sobre el valor de la alianza, incluso cuando la situación de seguridad en Europa ha empeorado.

▪️Hay poderosas fuerzas sistémicas que están separando gradualmente a Europa y Estados Unidos y empujándolos en diferentes direcciones, y estas tendencias continuarán independientemente de lo que suceda en noviembre, en Ucrania o en la propia Europa. La UE y los EE.UU. se están alejando gradualmente el uno del otro, y la única pregunta importante es qué tan rápido sucederá esto y hasta dónde llegará, concluye Foreign Policy.

Análisis: EL DESTINO DE BIDEN SE CIERNE SOBRE LA CUMBRE DE LA OTAN COMO UN FANTASMA CONJURADO POR SHAKESPEARE

Larry Johnson

El evento político más importante de este año es la Cumbre de la OTAN en Washington, DC. Todos los líderes del mundo occidental se presentaron, no para discutir el futuro de la OTAN, sino para ver si Joe Biden sobrevive a las reuniones sin arrojar una carga en sus Depends o caer muerto. Algo así como la razón por la que la gente asiste a una carrera de autos: es decir, están esperando el choque. No hay nada como un accidente automovilístico en llamas para aumentar la adrenalina.

Si Shakespeare todavía estuviera vagando por la tierra y escribiendo prosa icónica, ocuparía un lugar central en la Cumbre de la OTAN. Es una reunión de fantasmas políticos, es decir, “hombres muertos que caminan”. Tal vez Will haría una actualización de Ricardo III, con el decrépito Joe Biden en el papel protagonista. Acompañando a Biden en el escenario para la foto oficial está el políticamente castrado Rishi Sunak, la pareja impotente: Emmanuel Macron y Olaf Scholz. Nada dice más unidad en la OTAN que una foto compuesta por algunos piratas informáticos políticamente irrelevantes junto con el presidente Orban de Hungría, quien ha sido criticado en los últimos días por muchos de sus “colegas” que fingen una sonrisa para la cámara.

Biden dio inicio a las festividades y logró pronunciar un discurso con teleprompter sin desvirtuar demasiadas palabras ni caer en el galimatías. Misión cumplida (hasta ahora). Sin embargo, el contenido del discurso de Biden fue absolutamente delirante. A continuación, se enumeran algunos de los aspectos más negativos.

Ucrania puede y quiere detener a Putin, especialmente con nuestro pleno apoyo colectivo. Tienen todo nuestro apoyo.

Juntos suministramos a Ucrania las armas que necesita para defenderse: tanques, vehículos de combate, sistemas de defensa aérea, misiles de largo alcance y millones de municiones.

En los próximos meses, Estados Unidos y nuestros socios tienen la intención de proporcionar a Ucrania docenas de sistemas tácticos de defensa aérea adicionales.

No nos engañemos, Rusia está fracasando en esta guerra. Más de tres años después de la guerra elegida por Putin, sus pérdidas son asombrosas: más de 350.000 soldados rusos han muerto o han resultado heridos. Casi un millón de rusos, muchos de ellos jóvenes, han abandonado Rusia porque ya no ven un futuro en Rusia. Y Kiev, ¿recordáis, señores y señoras? Se suponía que caería en cinco días, ¿recordáis? Sigue en pie dos años y medio después y seguirá en pie.

Una cosa es que el aturdido Joe Biden no tenga ni idea de la verdadera situación sobre el terreno, pero muchos de los líderes de la OTAN que estaban entre el público también aplaudieron esta basura. No pueden declararse culpables alegando deterioro cognitivo. La afirmación de que “Ucrania está ganando y Rusia está perdiendo” es una mentira cobarde. Las fuerzas ucranianas están siendo pulverizadas por misiles, bombas FAB de 3000 kg y drones. Y ni Estados Unidos ni el resto de los países de la OTAN tienen un arsenal de proyectiles de artillería de 155 mm y sistemas de defensa aérea que puedan enviar a Ucrania. Esto es pura mala praxis por parte de los redactores de los discursos de Biden.

En las semanas previas a esta cumbre, Ucrania se vio sometida a una enorme presión por parte de los líderes de la OTAN para que hiciera algo espectacular en el campo de batalla que, al menos, diera la impresión de que una ofensiva ucraniana, si contaba con los suministros adecuados, podría hacer retroceder a los rusos. La minicontraofensiva prevista nunca se materializó. En cambio, Rusia está atacando a Ucrania a lo largo de todo el frente de 1.000 kilómetros y Ucrania se está retirando de forma constante.

Tal vez, a puertas cerradas, los miembros de la OTAN confesarán y admitirán que Rusia está devorando a Ucrania y desangrando a la OTAN en el proceso. Biden se jactó de que Estados Unidos tiene 100.000 tropas desplegadas en Europa. ¡Guau! Apuesto a que los rusos, que tienen 1,3 millones de soldados en servicio activo, están temblando.

El discurso de hoy no es más que teatro político destinado principalmente al público político estadounidense. Pero los jóvenes que han elaborado esta basura no han comprendido cómo se oirán estas palabras en Rusia. Los estrategas rusos, a menos que sean tontos, llegarán a la conclusión de que la OTAN tiene la intención de atacar a Rusia y Rusia se preparará en consecuencia.

John Helmer, un corresponsal occidental residente en Moscú, capta acertadamente el estado de ánimo ruso :

A las tropas estadounidenses, británicas y canadienses de las bases avanzadas de la OTAN en Polonia, Letonia y Lituania se les ha ordenado que se preparen para su despliegue en Ucrania el año próximo. También se les ha advertido que deben prepararse para luchar bajo la artillería pesada, los misiles, las bombas guiadas y los ataques con aviones no tripulados de Rusia.

Este mensaje también tiene como objetivo pasar a manos de la inteligencia militar rusa y llegar al Kremlin, donde, según fuentes moscovitas, se interpretará como una provocación, parte del plan de Estados Unidos y la OTAN para intensificar los ataques de la OTAN en el mar Negro y en las zonas más profundas del territorio ruso, con el fin de alentar a Rusia a contraatacar objetivos de la OTAN, lo que activaría el Artículo 5 del Tratado de la OTAN y la consiguiente intervención de la fuerza colectiva de la OTAN .

Además, fuentes rusas interpretan que la información de inteligencia confirma que Estados Unidos no permitirá la capitulación y el reemplazo de Vladimir Zelenski y su régimen en Kiev, por lo que no habrá desnazificación, que es uno de los dos objetivos principales de la Operación Militar Especial. Además, no se aceptarán condiciones de paz a menos que Rusia se retire de Crimea y de las cuatro regiones de Novorossiya y derrote militarmente al ejército ruso. Por lo tanto, no habrá desmilitarización, el segundo de los objetivos de seguridad a largo plazo de Rusia.

La mayoría de los miembros de la OTAN, al menos en apariencia, no se preocupan por la capacidad de Rusia para intensificar las hostilidades ni por la correspondiente impotencia de la OTAN para responder. El mensaje final de esta cumbre ya está preparado y listo para ser transmitido. La OTAN no está modificando su rumbo y no está dispuesta a buscar una solución pacífica con Rusia. Los rusos lo entienden y están intensificando sus esfuerzos en consecuencia.

OTAN

Ucrania

Donald Trump

Rusia

Europa

Biden

China

Noticias relacionadas

Salir de la OTAN/UE es el mayor deber patriótico de nuestro tiempo

Guerra de la OTAN contra el mundo: 2024. Análisis

O salimos de la OTAN o nos meten en una guerra: El Reino Unido propone que la OTAN envíe un cuerpo expedicionario a Ucrania

La “amenaza” no es Rusia. Como la OTAN construye un escenario para ir a la guerra contra Rusia e incendiar toda Europa. Análisis

Cumbre de la UE: psicosis del militarismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *