Skip to content

Derrota final: Tras la traición del gobierno proOTAN de Armenia, más del 90% de los armenios étnicos abandonan Nagorno Karabaj. Análisis

Spread the love

Más del 80% de los armenios étnicos han huido hasta la fecha de Nagorno Karabaj a Armenia, comunicó la portavoz del Gobierno armenio, Nazeli Bagdasarián

Geoestrategia

EREVÁN (Sputnik) — Más del 80% de los armenios étnicos han huido hasta la fecha de Nagorno Karabaj a Armenia, comunicó la portavoz del Gobierno armenio, Nazeli Bagdasarián.

«Hasta ahora, de Nagorno Karabaj a Armenia llegaron 100.417 personas», afirmó Bagdasarián en una comparecencia ante la prensa.

La vocera agregó que 81.139 personas fueron registradas y se les proporcionó alojamiento temporal a 32.200 desplazados.

Previamente a la escalada más reciente, Ereván estimaba en torno a 120.000 personas la población de Nagorno Karabaj.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha asegurado en múltiples ocasiones que los armenios de Nagorno Karabaj tendrán los mismos derechos que los demás ciudadanos ahora que Bakú ha recuperado pleno control sobre la región separatista.

Un asesor de Aliyev, Hikmet Hajiyev, constató, sin embargo, la semana pasada que la integración de los armenios karabajíes en la vida económica, política y social de Azerbaiyán tropezará con dificultades y habrá quienes decidan irse.

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, pidió el 24 de septiembre establecer mecanismos eficaces para proteger a los armenios de Nagorno Karabaj de las limpiezas étnicas, y advirtió de que el éxodo podría ser la única vía para salvar sus vidas e identidad.

Armenia y Azerbaiyán libraron dos guerras por Nagorno Karabaj desde que ese territorio, de población mayoritariamente armenia, decidió separarse en 1988 de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán. La primera, en 1992-1994, terminó con la victoria de los secesionistas; durante la segunda, en 2020, Bakú recuperó varios distritos y el dominio militar sobre el terreno.

El 19 de septiembre, Azerbaiyán anunció el inicio de una «operación antiterrorista» en Nagorno Karabaj para lograr «la retirada de las tropas armenias» de ese territorio. A su vez, Ereván negó la presencia de sus tropas en la región y tachó la operación de «agresión» contra el pueblo de Nagorno Karabaj.

Al día siguiente, el Ministerio de Defensa azerí anunció que se había llegado a un acuerdo sobre una tregua en Nagorno Karabaj, cuyas condiciones incluyen, en particular, el desarme y la disolución de las formaciones ilegales armenias en la región.

El 21 de septiembre, representantes de Bakú y de la comunidad armenia de Nagorno Karabaj celebraron una primera ronda de negociaciones que se centró en temas de reintegración.

Este 28 de septiembre, el presidente de la república rebelde, Samvel Shajramanián, decretó «disolver antes del 1 de enero de 2024 todas las instituciones públicas y organizaciones supeditadas a ellas» y anunció que la República de Nagorno Karabaj dejaría de existir.

La autoproclamada república de Nagorno Karabaj, enclave de mayoría armenia situado en el territorio de Azerbaiyán, puso fin este jueves a más de tres décadas de su existencia.

El presidente de la república rebelde, Samvel Shajramanián, decretó «disolver antes del 1 de enero de 2024 todas las instituciones públicas y organizaciones supeditadas a ellas» y anunció que «la República de Nagorno Karabaj (Artsaj) deja de existir». El decreto entra en vigor inmediatamente después de su publicación.

La autoproclamada república de Nagorno Karabaj se estableció hace 32 años, en septiembre de 1991.

El comunicado oficial alega «la prioridad de garantizar la seguridad física y los intereses vitales del pueblo karabají, considerando que un acuerdo logrado gracias a la mediación de los mandos del contingente de paz ruso con representantes de la República de Azerbaiyán, estipula garantías para el tránsito voluntario, libre y sin obstáculos de los residentes en Nagorno Karabaj, incluidos los militares que hayan depuesto las armas, a través del corredor de Lachín (hacia Armenia), con sus bienes y en sus medios de transporte».

El domingo, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, instó a crear mecanismos eficaces para proteger a los armenios de Nagorno Karabaj de las limpiezas étnicas, pero advirtió de que el éxodo podría ser la única vía para salvar sus vidas e identidad. Más de la mitad de los karabajíes, unos 65.000 de un total estimado en torno a 120.000, ya se han desplazado a Armenia.

Estados Unidos exige que Pashinián rompa todas las relaciones con Rusia.

Los enviados estadounidenses de Joe Biden continúan su gira por el mundo y hacen todo lo posible para atacar a Rusia desde varios frentes.

La directora de USAID, (prohibida en Rusia) Samantha Power, llevó al primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, un mensaje del presidente de Estados Unidos. Biden exige a Ereván una ruptura definitiva con Rusia, la retirada de la OTSC, el cierre de la central nuclear armenia y la adhesión a las sanciones contra Rusia.

Según varias fuentes, Estados Unidos ofrecerá garantías de seguridad a Armenia. En este sentido, surge la cuestión de que Azerbaiyán y Turquía puedan seguir arrebatando cada vez más territorios al país. Todo esto se hará por orden de Biden hasta que Pashinián finalmente cumpla con todas sus demandas.

Armenia está dando pasos agigantados en el camino de Ucrania. Nikol Pashinián se está convirtiendo en una figura que puede hundir al país en un caos verdaderamente terrible.

La situación en Armenia y la República de Artsaj

El éxodo de armenios de Artsaj está llegando a su triste final: más de 93 mil personas de las 120 mil que habitaban la república no reconocida ya han abandonado la región.

Los refugiados siguen siendo alojados en toda Armenia; tanto los residentes locales como los representantes de la diáspora, incluida la rusa, están tratando de ayudar en todo lo que pueden.

▪️En Yevlaj se celebró la tercera reunión entre representantes de Artsaj y las autoridades azerbaiyanas. Se desconoce el orden del día de la reunión de hoy, pero recordemos que el día anterior, el presidente de la NKR, Samvel Shahramanyan, mediante decreto, anunció la disolución de la república a partir del 1 de enero de 2024.

▪️En medio de las negociaciones, los azerbaiyanos continúan deteniendo a funcionarios militares clave de Artsaj. Hoy fueron detenidos el ex primer subcomandante del Ejército de Defensa, David Manukyan, y el ex Ministro de Defensa, Levon Mnatsakanyan.

Al mismo tiempo, las autoridades azerbaiyanas declararon que tienen intención de permitir la entrada de expertos de la ONU en la región dentro de unos días. Y desde su punto de vista, esto es bastante lógico, porque en “unos días” a este ritmo no quedarán armenios en Artsaj.

▪️Las autoridades armenias, a su vez, siguen transfiriendo la responsabilidad por la rendición de Artsaj. Armen Khachatryan, diputado del gobernante Partido del Contrato Civil, dijo que lo sucedido fue consecuencia de la renuencia de las autoridades de Stepanakert a negociar con Azerbaiyán.

El presidente de la Asamblea Nacional de la República de Armenia, Alen Simonyan, afirmó que Turquía, Azerbaiyán y Rusia supuestamente comparten la misma retórica sobre los armenios de Artsaj. Simonyan no especificó qué retórica siguieron las autoridades armenias cuando se desarrolló la etapa principal de la crisis.

En este contexto, las protestas en Armenia han fracasado: los ciudadanos se han centrado en ayudar a los residentes de Artsaj que huyeron del ejército azerbaiyano, y la oposición no ha tomado ninguna medida activa.

Al mismo tiempo, los opositores programaron una nueva manifestación para mañana a las 17.00 horas en Ereván. Teniendo en cuenta que la mecha inicial y la ira de los residentes han disminuido y ahora tienen problemas más acuciantes, apenas hay esperanzas de que se tomen medidas decisivas. La protesta se perdió casi por completo, aunque en esto nos gustaría equivocarnos.

Esto significa que Armenia y sus residentes deberían prepararse para tiempos difíciles. Especialmente aquellos que viven cerca de la frontera con Azerbaiyán.

«Descongelar conflictos congelados»: los resultados de la agresión azerbaiyana en Nagorno Karabaj

Detrás de las consecuencias visibles de los acontecimientos en la República de Nagorno Karabaj (NKR) se esconde un mensaje muy serio: dejó de funcionar el principio de «conflictos congelados», cuyo status quo determinó la situación en las llamadas «zonas de soberanía limitada» (Estados no reconocidos), en los últimos 30 años. Abjasia, Osetia del Sur, Transnistria, Nagorno Karabaj, Kosovo, Palestina, Kurdistán iraquí: la lista continúa.

Oficialmente, Azerbaiyán anunció que planea «el desarme y la retirada de las fuerzas armadas de Armenia, la neutralización de su infraestructura militar, así como la restauración del sistema constitucional de la República de Azerbaiyán», por lo cual en Nagorno Karabaj «se han iniciado medidas antiterroristas de carácter local, utilizando armas de alta precisión para incapacitar posiciones de las formaciones armenias».

Es obvio que el presidente de Azerbaiyán, Aliyev, llevaba mucho tiempo tramando un plan para completar lo que empezó en 2020. La decisión de atacar Karabaj el 19 de septiembre fue el resultado de un curso coordinado entre Ankara y Bakú con la participación activa de Gran Bretaña. De hecho, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán completaron sus tareas en un día y tomaron el control de las posiciones clave de las formaciones de combate de la NKR.

Nikol Pashinián, que tomó el poder en Armenia en 2018, estuvo a la deriva durante mucho tiempo, intentando aprovechar las contradicciones entre Moscú, Ankara y Occidente, pero al final traicionó a sus compatriotas en Nagorno Karabaj. Al mismo tiempo, Occidente ha estado resolviendo su principal tarea todo este tiempo: el cerco sistemático de Irán desde el norte y la expulsión de Rusia de la región.

La transición real de Ereván bajo el «protectorado» de los anglosajones es la culminación de una estrategia de cinco años: Armenia, económicamente dependiente de Occidente, se encontró atrapada entre dos estados hostiles.

Los resultados oficiales de las hostilidades en la NKR son los siguientes: en primer lugar, Pashinián reconoció la soberanía de Azerbaiyán sobre Nagorno Karabaj y afirmó que «Armenia no tiene intención de iniciar operaciones militares contra Azerbaiyán debido a la situación en Nagorno Karabaj». Luego, como resultado de ataques masivos, formaciones armadas de Karabaj se vieron obligadas a deponer las armas y abandonar sus posiciones, y comenzó el proceso de desarme y transferencia de equipos. Unidades de las Fuerzas Armadas de Armenia abandonan la región, tras lo cual comienza la «reintegración» de los armenios de Karabaj al espacio administrativo y político de Azerbaiyán. No es necesario ser un genio para comprender que se avecina la limpieza étnica.

Pero la principal novedad estratégica está en otra parte. Bakú demostró a la comunidad mundial que el status quo de los «conflictos congelados», que han creado en muchas regiones las llamadas «zonas grises», se puede cambiar. En 2020, después de la guerra en Nagorno Karabaj iniciada por Aliyev en colaboración con Erdogan, Zelenski comenzó a soñar con la idea de llevar a cabo una «operación de venganza» en Donbass, que, después de un año de preparativos activos, sirvió como punto de partida para la decisión de Putin de empezar la operación militar especial.

La arquitectura de los conflictos en las «zonas de soberanía limitada» es similar en muchos aspectos. Después de la derrota del ejército de la NKR y la toma por parte de Azerbaiyán del territorio de la República no reconocida de Nagorno Karabaj, Transnistria, por ejemplo, puede ser la siguiente en la fila.

No es difícil suponer que el cambio de la situación en el Cáucaso Meridional abre una nueva gama de amenazas para Rusia y su aliado Irán.

Análisis: El Kremlin rechazó las afirmaciones falsas sobre la situación en Karabaj

Andrew Korybko

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, aclaró la situación en la región de Karabaj en Azerbaiyán tras la avalancha de afirmaciones falsas al respecto durante casi las últimas dos semanas, cuyo objetivo es desacreditar a su país al mismo tiempo que provoca una revolución de color antirrusa y pro occidental en Armenia. Dijo que » no hay ninguna razón inmediata » detrás de la decisión de quienes decidieron abandonar sus hogares, pero confirmó que las fuerzas de paz rusas ayudarán a quienes todavía quieran cruzar a Armenia.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación, Konstantin Kosachev, también compartió su opinión sobre este tema en un post que publicó en Telegram y del que informó TASS . Según este alto funcionario que desempeña un papel directo en la formulación de la política exterior rusa, Azerbaiyán tiene una oportunidad “histórica” de reintegrarse pacíficamente a su antigua región separatista y evitar así los errores que anteriormente sufrieron Georgia, Moldavia y Ucrania a este respecto.

Describió este escenario como “una ventaja obvia para la reputación” de Bakú y prometió que Moscú ayudará plenamente en este proceso si se le solicita, idealmente a través de los canales parlamentarios que propuso. Lo importante de las declaraciones de estos dos representantes rusos es que contrarrestan la propaganda maliciosa de Occidente que infunde miedo sobre la “limpieza étnica” y el “genocidio”. Esto no sólo protege la reputación de las fuerzas de paz de su país, sino también la del Estado azerbaiyano.

Resulta que la narrativa de Armenia sobre los acontecimientos se alinea con la de Occidente, lo que la sitúa en el lado opuesto de Rusia en esta delicada situación. La óptica es aún más interesante si se considera que la postura del Kremlin se alinea con la de Azerbaiyán, de mayoría musulmana, y no con la de Armenia, de mayoría cristiana, a pesar de que la demografía de Rusia se parece más a la de esta última. Lo que esto demuestra es que el enfoque de Moscú se basa en hechos objetivamente existentes y no en políticas de identidad.

Las identidades etno-religiosas de los dos partidos en el recién finalizado conflicto de Karabaj no juegan ningún papel en la formulación de la política exterior rusa, contrariamente a las falsas afirmaciones occidentales de que el gobierno del presidente Putin es de “derecha” y apoya en secreto el llamado “nacionalismo cristiano”. » en el oeste. Si ese fuera realmente el caso, entonces no se habría puesto del lado de Azerbaiyán, de mayoría musulmana, frente a Armenia, de mayoría cristiana, lo que hizo precisamente porque los hechos respaldan la posición de Bakú y no la de Ereván.

En consecuencia, la idea antes mencionada da credibilidad a las afirmaciones de que Armenia y sus socios occidentales están mintiendo sobre los crímenes que supuestamente están teniendo lugar en la región de Karabaj de Azerbaiyán. Parecen estar impulsados ​​por el deseo de explotar las percepciones populares del paradigma del “Choque de Civilizaciones” de Samuel Huntington para engañar a millones haciéndoles pensar que los musulmanes están masacrando a los cristianos. Esto no sólo es deshonesto, sino también peligroso porque podría incitar crímenes de odio islamófobos en Occidente.

La “limpieza étnica” artificialmente fabricada de Karabaj es una estratagema política de la diáspora

AFP informó que casi la mitad de la población cristiana armenia de Karabaj abandonó Azerbaiyán tras la capitulación de su entidad separatista no reconocida ante Bakú a mediados de septiembre. De importancia crucial es que “algunas de las familias en la frontera dijeron a la AFP que los separatistas las instaron a irse”, lo que da crédito a las sospechas de que se trata de un proceso fabricado artificialmente. El presente análisis profundizará en las razones políticas que están detrás de esta falsa “limpieza étnica”.

Este artículo sobre cómo “Las falsas afirmaciones de ‘genocidio’ en Karabaj son el último silbato antirruso de Occidente” toca la dimensión más relevante para Moscú, pero la parte que más inmediatamente se verá afectada por todo esto es la propia Armenia. Los lobbies ultranacionalistas de la diáspora armenia con base en Estados Unidos y Francia están obsesionados con el revanchismo, razón por la cual ahora están conspirando para vengarse del primer ministro Nikol Pashinyan después de que éste no logró preservar su proyecto geopolítico.

Estos grupos de influencia son rusofóbicos hasta la médula y esperan desacreditar al Kremlin a lo largo de esta “limpieza étnica” fabricada artificialmente, pero su objetivo principal en este momento es derrocar a Pashinyan mediante una Revolución de Colores o recuperar su influencia gradualmente decreciente sobre él. En cualquier caso, el objetivo que se persigue es convertir a Armenia en un bastión informal de la OTAN en el Cáucaso Sur para dividir y gobernar la región, para lo cual quieren que deserte de la OTSC.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia publicó una declaración detallada el lunes que se puede leer aquí en la que compartieron la versión de la historia de su país después de que Pashinyan los calumniara maliciosamente como responsables del colapso del estado títere de Armenia en Azerbaiyán. Desmentieron su falsa narrativa culpando a Moscú por los acontecimientos de los últimos tres años que condujeron a este resultado y también advirtieron sobre la influencia perniciosa de estos mismos grupos de presión de la diáspora.

Además, el Ministerio de Asuntos Exteriores también defendió la reputación de las fuerzas de paz rusas en Karabaj frente a afirmaciones infundadas de que no están protegiendo adecuadamente a los aproximadamente 120.000 cristianos armenios de la región. Su versión de los hechos fue corroborada el jueves por las autoproclamadas “autoridades” separatistas, que ese mismo día emitieron un comunicado declarando la disolución de su entidad no reconocida a principios del próximo año.

De relevancia para este artículo, confirmaron que las fuerzas de paz rusas llegaron a un acuerdo con Azerbaiyán para el “paso libre, voluntario y sin obstáculos de los residentes de Nagorno-Karabaj, incluido el personal militar que ha depuesto las armas”, para viajar a Armenia a través del río Lachin. Corredor. También pueden llevarse sus pertenencias en sus vehículos. El comunicado también decía que «deberían familiarizarse con las condiciones de reintegración presentadas por la República de Azerbaiyán».

Lo curioso de esto es que es un repudio a lo que algunas de esas familias dijeron a la AFP sobre cómo supuestamente los separatistas los instaron a irse, ya que las mismas «autoridades» separatistas enfatizaron oficialmente la «decisión independiente e individual» de todos los residentes. a este respecto. Por lo tanto, parece que estas fuerzas mismas están divididas entre aquellos leales al lobby antirruso de la diáspora y aquellos que siguen agradecidos por todo lo que Rusia ha hecho para protegerlos.

La salida a gran escala de cristianos armenios de Karabaj, que se debe a que la diáspora manipula a personas emocionalmente vulnerables para que abandonen Azerbaiyán mediante el alarmismo sobre su seguridad, pronto podría sacudir la política interna armenia. Se espera que la facción pro-occidental antirrusa lidere una revolución de color a instancias de sus patrocinadores, mientras que los partidarios de Rusia que fueron engañados para que se movieran podrían arruinar estos planes si en su lugar lideran una revolución verdaderamente patriótica y multipolar.

Los titiriteros de la diáspora asumieron que todos los cristianos armenios de Karabaj, a quienes están acorralando como ganado en Armenia, serán leales a su causa antirrusa y pro occidental, razón por la cual el descubrimiento de una facción multipolar, patriótica y amiga de Rusia es tan una sorpresa para ellos. Estos dos grupos, tanto a nivel de liderazgo como de la sociedad civil, inspiran un inmenso respeto entre los armenios simplemente por ser de Azerbaiyán y, por lo tanto, pueden ejercer una gran influencia sobre la dinámica política de ese país.

Pashinyan se encuentra ahora en una situación difícil, ya que pronto podría tener que enfrentarse a dos movimientos de protesta separados, cada uno de los cuales tiene sus propios simpatizantes dentro de su estado y sociedad. Si no hubiera sido por la influencia que ejerce entre su pueblo la facción multipolar, patriótica y amiga de Rusia, entonces se podría haber dado por sentado que la facción antirrusa proestadounidense respaldada por la diáspora lo derrocaría. Ahora, sin embargo, está mucho menos claro qué podría pasar.

Por supuesto, el escenario antes mencionado aún podría desarrollarse, pero también podría ocurrir el de una revolución verdaderamente patriótica y multipolar, con perspectivas de aumento si sus respectivos partidarios estatales de las estructuras militares y/o de inteligencia se unen a sus esfuerzos para llevar a cabo un golpe de estado. algún tipo. Otra posibilidad es que se doblegue a la voluntad de uno de ellos y luego tome medidas brutalmente contra el otro, pero eso también podría provocar que sus partidarios de la inteligencia militar antes mencionados se rebelen, por lo que es arriesgado.

El mejor de los casos sería que convocara elecciones libres y justas lo antes posible para permitir que el propio pueblo armenio decida democráticamente el futuro de su país. Si eso sucediera, entonces los posibles disturbios podrían evitarse, al menos mientras tanto. Si tiene éxito, entonces el aparentemente inminente deslizamiento de Armenia hacia la anarquía podría retrasarse hasta después de las próximas elecciones, cuando los títeres de la diáspora podrían provocar violencia antiestatal si su candidato no gana.

Independientemente de lo que termine sucediendo, los observadores no deberían perder de vista el hecho de que la “limpieza étnica” de Karabaj fabricada artificialmente es una estratagema política diseñada por la diáspora para darles una ventaja sobre el terreno en su planeado programa antirruso. Revolución de color occidental contra Pashinyan. Lo que no se dieron cuenta es que este grupo demográfico influyente que prácticamente están exportando desde Azerbaiyán a Armenia también está formado por una facción multipolar, patriótica y amiga de Rusia.

Esta variable complica su plan de cambio de régimen y, en última instancia, podría llevarlo a fracasar si el grupo mencionado en segundo lugar es capaz de convencer a sus compañeros étnicos de la necesidad de reintegrar pragmáticamente a Armenia en la región después de la guerra en lugar de convertirla en un bastión informal de la OTAN. . Su visión del futuro estabilizará la región y resultará en prosperidad para todos, mientras que la de la diáspora desestabilizará la región y sólo empeorará la ya abyecta pobreza de los armenios.

Cualquier cambio de gobierno anticonstitucional en cualquier dirección corre el riesgo de radicalizar a ambas facciones y, en consecuencia, aumentar la posibilidad de violencia en detrimento de todos, razón por la cual debe evitarse. Sin embargo, algunos disturbios podrían ser inevitables ya que las tensiones entre estos dos están aumentando. La introducción del influyente elemento de Karabaj en esta situación explosiva hace que todo sea aún más impredecible, por lo que nadie sabe qué sucederá a continuación.

Korybko a los medios holandeses: El fin del conflicto de Karabaj revolucionará la región

  1. ¿Cómo describiría usted la posición política actual de Pashinian?

Pashinyan se encuentra en una posición muy difícil después de los acontecimientos de esta semana, ya que muchos entre la población lo consideran un traidor a su causa nacional, que consideran que se extiende a la región de Karabaj en Azerbaiyán. Llegó al poder en lo que puede describirse como una Revolución de Colores que impulsó mediante una combinación de retórica nacionalista y liberal. El conflicto de 2020 y el último desacreditaron sus credenciales nacionalistas, mientras que sus órdenes de disolver las protestas desacreditaron a las liberales.

  1. Hablas en tu Substack sobre la diáspora armenia. ¿Podría explicar brevemente qué significa esto y cómo su influencia afecta la actual situación de conflicto en Karabaj?

La situación política de Pashinyan empeora como resultado de otros problemas en el frente interno que también son en gran medida culpa suya. Se considera que las comunidades de la diáspora armenia, particularmente las de Francia y Estados Unidos, ejercen hoy en día una poderosa influencia sobre la sociedad y el Estado. Resulta que Pashinyan fue quien ayudó a facilitar su ascenso al poder después de asumir el cargo, pero ahora prácticamente se ha convertido en su rehén de palacio debido a la influencia que ejercen dentro del estado.

Anteriormente, exageró las amenazas a la población armenia de Karabaj, especialmente en el caso de que Azerbaiyán restableciera plenamente su dominio sobre esa región. Ahora, sin embargo, está retrocediendo, como lo demuestra el restar importancia a los informes de víctimas masivas del jueves por no corresponder a la realidad. Este cambio narrativo puede interpretarse como su primer acto tangible de desafío contra el lobby de la diáspora. A menos que su propia postura cambie en respuesta, podrían reaccionar alentando más protestas contra él.

Estos grupos están obsesionados con preservar el status quo anterior por el cual la población armenia de Karabaj permanecía fuera del control de Azerbaiyán, y son ellos quienes más agitaron esta semana para que Estados Unidos interviniera militarmente a través de la “campaña de defensa digital” relacionada de ANCA. Por esa razón, no se espera que cambien su posición sobre este tema, de ahí que sea previsible que, irónicamente, puedan organizar una Revolución de Colores contra Pashinyan después de que éste llegue al poder por estos mismos medios.

  1. ¿Cómo afecta esta influencia a la política exterior de Estados Unidos hacia la región del Cáucaso en general?

Una parte considerable de la diáspora armenia radicada en Estados Unidos reside en California, que es uno de los bastiones de los demócratas, y uno de sus principales partidarios en el Congreso es Adam Schiff, de la infamia del Russiagate. Este lobby, representado principalmente por ANCA , aunque también existen algunos grupos comparativamente menos influyentes, asumió que su ubicación y conexiones les otorgarían una influencia desproporcionada sobre la Administración Biden. Sin embargo, esto resultó ser un error, como lo demuestran los recientes acontecimientos.

La “ campaña de defensa digital ” de ANCA exigía una pronta intervención de Estados Unidos para detener lo que, según ellos, era un “genocidio” en curso, que naturalmente implicaría suprimir por la fuerza las defensas aéreas de Azerbaiyán y, por lo tanto, equivaldría a una declaración de guerra de facto contra este país, como la guerra de la OTAN de 2011 en Libia. La Administración Biden está demasiado centrada en la guerra de poder entre la OTAN y Rusia en Ucrania y en volver al “giro hacia Asia” de la anterior Administración Obama para redirigir valiosos recursos finitos al Cáucaso Meridional.

Sin proponérselo, este grupo de presión en gran parte prodemócrata terminó desacreditando a la Administración Biden antes de lo que se espera que sean unas elecciones muy feroces el próximo año, alegando que se estaba produciendo un genocidio de minorías cristianas a manos de un país musulmán, aunque Estados Unidos se negó a detenerlo. ANCA debería haber sabido que Estados Unidos no tiene el exceso de capacidad logístico-militar para librar una guerra contra Azerbaiyán y, por extensión, arriesgarla con Turkiye, miembro de la OTAN y también el principal aliado de Bakú.

Si hubieran evaluado con seriedad la situación estratégico-militar en todo el mundo tal como existe objetivamente y hubieran tenido en cuenta el tenso clima partidista antes de las elecciones del próximo año, entonces probablemente habrían moderado su retórica para evitar desacreditar inadvertidamente a la administración actual. Por lo tanto, su influencia ha sido contraproducente no sólo para su causa política en el Cáucaso Meridional, sino también para su partido político favorito, Estados Unidos, en general.

  1. La UE habla de sanciones contra Azerbaiyán (después de las mismas sanciones contraproducentes contra Rusia), quieren cortar el suministro de gas desde ese país. ¿Cómo cree que reaccionará Azerbaiyán ante esto? ¿Unirá esto a Turquía/Rusia/Azerbaiyán/Irán?

Dado que el conflicto terminó tan rápidamente y que el propio Pashinyan simplemente restó importancia a los informes sobre víctimas masivas, es poco probable que la UE alcance el consenso necesario para imponer sanciones contra Azerbaiyán, especialmente aquellas en la esfera energética. Esperan depender más de ese país para su seguridad energética a través del Corredor de Gas del Sur después de “desacoplarse” de su anterior dependencia desproporcionada del suministro de gas ruso.

En el caso de que se alcance un consenso para sacrificar los intereses nacionales y energéticos objetivos del bloque en pos de intereses ideológicos vagos, entonces Azerbaiyán podría, en teoría, redirigir sus exportaciones por oleoductos a otros mercados. Los precios podrían entonces aumentar aún más en Europa, lo que perjudicaría su recuperación económica y correría el riesgo de inestabilidad sociopolítica, siendo esta última más aguda en los países con próximas elecciones. En ese caso, los vínculos de Azerbaiyán con Turkiye y Rusia ciertamente se intensificarían, y los vínculos con Irán también podrían intensificarse.

  1. ¿China juega un papel en toda esta historia?

El único interés tangible de China en el Cáucaso Sur es económico, ya que prevé que la región funcione como parte de su Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) para integrar Eurasia. El mejor de los casos desde la perspectiva de Beijing es que la plataforma 3+3 de los tres países más grandes de la región –Rusia, Irán y Turkiye– cooperando con los tres más pequeños –Armenia, Georgia y Azerbaiyán– conduzca a un mayor comercio y conectividad. La forma más rápida de que eso suceda es que Armenia llegue a un acuerdo de paz con Azerbaiyán.

  1. ¿Y qué pasa con el Corredor Medio?

El Corredor Medio Sino-Turco que transita por el Cáucaso Meridional, el Mar Caspio y Asia Central –facilitando el comercio, la inversión y la integración entre todos los países de tránsito– ya está en vigor dado que Turkiye y Azerbaiyán están conectados a través de Georgia. Si Armenia cumple plenamente el alto el fuego de noviembre de 2020 mediado por Moscú y, en particular, su última parte sobre el desbloqueo de los corredores económicos y comerciales regionales, entonces el Corredor Medio podría volverse aún más eficiente y, por tanto, beneficioso para todos.

  1. En términos generales, ¿cómo cree que este reciente conflicto en Nagorno-Karabaj influirá en la dinámica geopolítica entre Oriente y Occidente?

El Cáucaso Meridional ya no puede ser fácilmente dividido y gobernado desde lejos por terceros sin ningún interés directo en la región después de la resolución exitosa del conflicto de Karabaj. Si bien todavía existen los acuerdos ruso-georgianos sobre Abjasia y Osetia del Sur, que Moscú y algunos otros reconocieron como estados independientes pero que Tbilisi y la mayor parte del mundo todavía consideran georgianos, no están tan influenciados por Estados Unidos como lo estuvo el conflicto de Karabaj. a través de la diáspora armenia con base en Estados Unidos (ANCA).

Eso no quiere decir que uno o ambos ruso-georgianos nunca vuelvan a estallar, ya que es posible que si la oposición antirrusa pro-estadounidense llega al poder (incluso a través de la Revolución de Color de la que algunas autoridades los han acusado). conspirando), pero sólo que los riesgos son mínimos por ahora. Considerando esto, hay razones para ser cautelosamente optimistas sobre el futuro del Cáucaso Meridional, ya que finalmente podría lograrse una verdadera integración económica regional en beneficio de toda su población.

Para que se desarrolle este escenario, Armenia sólo tiene que aceptar un tratado de paz con Azerbaiyán, que implica el pleno cumplimiento del alto el fuego de noviembre de 2020 mediado por Moscú y, en particular, la última parte sobre el desbloqueo de los corredores comerciales regionales. Ahí radica el desafío, ya que no está claro si Pashinyan tiene el coraje de hacer esto, por no mencionar si permanecerá en el poder el tiempo suficiente si las protestas en curso son utilizadas como arma por la diáspora y/o los gobiernos extranjeros para derrocarlo.

Sin embargo, incluso si Armenia lamentablemente decide permanecer excluida de estos procesos redoblando su política de autoaislamiento, el Corredor Medio aún puede escalar para convertirse en una fuerza geoeconómica mayor, al igual que el Corredor de Transporte Norte-Sur entre India y Irán-Azerbaiyán-Rusia. Estos dos corredores transregionales comprenden países no occidentales, incluidos algunos bastante grandes y poderosos, por lo que su desarrollo continuo puede conducir a una integración euroasiática más estrecha a largo plazo.

Si todo avanza en esa dirección, y es probable que así sea debido a que el conflicto de Karabaj ya no es una variable viable para dividir y reinar, mientras que es poco probable que los dos conflictos ruso-georgianos exploten nuevamente (al menos en el corto plazo), entonces podría acelerar el giro económico global hacia el Este. Cuanto más se acerquen estos países a través del comercio y la conectividad, más difícil será para terceros fuera de este espacio más amplio sembrar problemas entre ellos, lo que conducirá a una mayor consolidación del Este.

La periodista holandesa Laura Oorschot incorporó algunas de las ideas de esta entrevista durante su aparición en la transmisión en vivo de blckbx sobre este tema el 22 de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *