Skip to content

Desnutrición en Gaza: las secuelas irreversibles que puede dejar el hambre en los niños y niñas de la Franja

Spread the love

Lucía Martínez (UNICEF), Pepe Fernández (Médicos del Mundo) y Victòria Fumadó (Hospital Sant Joan de Déu) explican cómo la falta de alimentos por la guerra con Israel puede dejar secuelas irreversibles en los más pequeños

Palestinian woman Nozha Awad flees Al Shifa hospital following an Israeli raid with her triplet children, moving southward in the central Gaza Strip, March 21, 2024. Israeli forces raided Al Shifa hospital on Monday where Awad and her children were taking refuge. The Gazan mother, who was besieged at the hospital for three days, said she lived in famine-like conditions and her children became malnourished due to the lack of food, water and milk. She fled north Gaza on Thursday after the army ordered them to evacuate the hospital and move southward. REUTERS/Ramadan Abed TPX IMAGES OF THE DAYRAMADAN ABED (REUTERS)
Eva Baroja

EVA BAROJA

Madrid – 

2

Más de 13.000 niños han muerto en Gaza desde el inicio de los ataques israelíes, según datos del Ministerio de Sanidad de la Franja, controlado por Hamás. Allí, la situación de los supervivientes es cada vez más dura: bombardeos, desplazamientos, falta de asistencia sanitaria… y hambre. Aunque la presión internacional ha forzado a Israel a abrir dos nuevas vías de entrada de ayuda humanitaria tras el bombardeo que acabó con la vida de siete cooperantes de la ONG World Central Kitchen, del chef español José Andrés, los gazatíes han soportado durante meses un asedio en el que se ha reducido notablemente la entrada de alimentos. La desnutrición en Gaza ha aumentado del 15,6 al 31% solo en lo que llevamos de 2024. Lucía Martínez, oficial de programas de UNICEF España, Pepe Fernández, presidente de Médicos del Mundo y Victòria Fumadó, pediatra y directora de programas de cooperación del Hospital Sant Joan de Déu, explican en este vídeo cómo la desnutrición infantil que ha favorecido la guerra de Israel en Gaza puede dejar secuelas irreversibles a los niños que la sufren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *