Skip to content

Después de Nilita …

Spread the love

“Hola, rector. Te saludo con gusto aunque te cerramos la universidad”. Èl se ríe y yo me río.

Anamín Santiago

  · 

Después de Nilita …

Anoche me quedé un rato más en la librería. Presentaba el último libro de Pinchi Méndez. Me había tropezado en la entrada con el ex rector Juan R Fernández. Siempre que lo veo lo saludo y lo llamo rector. Siempre hago uno de mis performances preferidos “Hola, rector. Te saludo con gusto aunque te cerramos la universidad”. Èl se ríe y yo me río. Hay una felicidad particular en el encuentro que a través de los años se ha repetido, puesto que el profe asiste con disciplina a los encuentros y frentes contra la pobreza que genera la relación colonial. Siempre participa con sobriedad al tomar el micro. El va a nombre de la Libre Asociación (ALAS). Como conozco su perfil académico quise escucharlo. Era uno de los presentadores de la noche. La sala estaba llena de amigos de Pinchi y de populares, como reflejan las fotos. Igual me quedé, solo quería escuchar a un profesor de la buena vieja escuela. Y en efecto, Fernández hizo una presentación de primera, en la cual refutaba a su amigo a quien acompañó hasta su muerte.

Decía el ex rector, ex comisionado y profesor jubilado, que le extrañaba que Pinchi confundiera Estado Libre Asociado con Libre Asociación, uno creado por USA y otro creado por la comunidad internacional. Trajo ejemplos de las islas de Nueva Zelandia y la construcción libre-asociada con ese país. Deconstruyó y desbarató el libro con la mayor profundidad, sobriedad, elocuencia y respeto que se pueden imaginar. ¡Una escuela! Yo difiero ideológicamente de la propuesta de la Libre Asociación, pero la forma académica de la buena con la que Fernández expuso, sin traicionarse, es elogiable. La noche fue de Juan. Yo no compré el libro, compré el de sociología de la literatura (2014) que me servirá más para el trabajo con los estudiantes. Al escuchar a este tipo de profesor se renuevan las baterías para respetar cada vez más a nuestra juventud que logra entrar a la universidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *