Skip to content

Donald Trump vende jet privado a megadonante republicano, en medio de sus problemas legales

Spread the love

La compañía de Donald Trump se deshizo de uno de sus preciados jets privados en medio de los problemas legales que enfrenta el expresidente, con una multa de casi 500 millones de dólares por sentencias judiciales este año. ¿El comprador? Un megadonante republicano que donó casi 250 000 dólares a un comité político vinculado a la campaña 2020 de Trump.

Trump vendió una de las aeronaves ejecutivas más rápidas del mundo a magnate republicano que donó casi 250 millones de dólares a la segunda campaña presidencial del empresario. Foto: New York Post.

La compañía de Donald Trump se deshizo de uno de sus preciados jets privados en medio de los problemas legales que enfrenta el expresidente, con una multa de casi 500 millones de dólares por sentencias judiciales este año.

¿El comprador? Un megadonante republicano que donó casi 250 000 dólares a un comité político vinculado a la campaña 2020 de Trump, según revelan documentos públicos obtenidos por el Daily Beast.

El avión en cuestión, un Cessna Citation X 750, está valorado en alrededor de 10 millones de dólares, según evoJets, aunque los términos exactos del acuerdo siguen siendo secretos.

Construido en 1997, este Cessna Citation X 750 pasó el 13 de mayo de 2024 de estar registrado a nombre de DT Air Corp, propiedad de la Organización Trump, a pertenecer a MM Fleet Holdings LLC, según la información pública de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), el organismo estatal responsable de mantener un registro de los vuelos y aeronaves de civiles estadounidenses.

Esta empresa está vinculada al iraní-estadounidense Mehrdad Moayedi, un magnate de la construcción y el desarrollo inmobiliario radicado cerca de Dallas.

Moayedi dirige Centurion American Custom Homes y construye viviendas desde 1990, asociándose con entidades públicas y privadas.

Moayedi, un conocido partidario de Trump, contribuyó con la considerable suma de 245 000 dólares a Trump Victory en 2019 y 2020. Este comité recaudó fondos para la campaña de Trump, el Comité Nacional Republicano y varios partidos republicanos estatales, y Moayedi aportó el máximo permitido de 5 600 dólares a la campaña de Trump.

Además del expresidente, Moayedi ha apoyado a otras figuras del Partido Republicano, como el senador Ted Cruz y Nikki Haley. Incluso donó 2 900 dólares, la contribución primaria máxima, a la senadora Kyrsten Sinema, una independiente de Arizona criticada por algunos demócratas por sus posturas favorables a los republicanos.

El Cessna Citation X 750 aterrizando en Nueva York en agosto de 2014. Foto: Vivaldi/ Wikimedia Commons/ New York Post.

Trump ha mostrado con orgullo el Cessna en el sitio web Trump Aviation, describiéndolo como un “ejemplar muy especial” de la flota. El sitio afirma que el avión es un “cohete en el cielo”. Según la empresa Deutsche-Privatjet, durante mucho tiempo fue considerado uno de los jets ejecutivos más rápidos del mundo. Tiene una alta velocidad crucero de 870 kilómetros por hora y puede recorrer trayectos de hasta 5 680 kilómetros sin tener que realizar ninguna parada. Esto lo vuelve un avión con mucha demanda para aquellos que no quieran tomar vuelos comerciales y necesiten viajar largas distancias. Cuenta además con interiores lujosos para nueve pasajeros y el “escudo Trump” para mayor elegancia.

Mientras tanto, esta podría no ser la única propiedad que Trump tendrá que deshacerse. Pues la fiscal general de Nueva York, Letitia James, a principios de este año, se enfocó en las lujosas propiedades de Trump en Westchester, luego del fallo por fraude civil contra el expresidente.

Justo después del veredicto del juez Arthur Engoron del 16 de febrero, el equipo de James actuó rápidamente y registró formalmente las sentencias en el condado de Westchester. Esto sugiere que las preciadas propiedades de Trump, incluido el Trump National Golf Club Westchester y la extensa propiedad Seven Springs, podrían estar en riesgo de embargo.

La presentación, realizada el 6 de marzo, omitió en particular los activos específicos objetivo o las razones detrás de la medida. Sin embargo, las implicaciones para el imperio inmobiliario de Trump en Westchester son claras: sus lujosos retiros son los primeros en estar en peligro.

Actualmente, el asunto está en suspenso y pendiente, mientras el caso llega al tribunal de apelación.

Seven Springs, Westchester. Foto: Trump Organization/ New York Post.

(Tomado de New York Post)

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *