Skip to content

Dos males no hacen un bien

Spread the love

Estas guerras entre Israel y Palestina no son nada nuevo. Siempre han existido. Pero en un mundo tan interconectado como el nuestro, es más importante que aprendamos a vivir en armonía.

SANDRA RODRÍGUEZ COTTOOCT 29
 
LEER EN APP
 

Yo me crié rodeada de gente distinta. De nena, tenía dos amigas en la elemental de la Academia del Sagrado Corazón en Santurce, que ya no existe. Una era Rose Yu, que era china y su familia nunca hablaba de religión, y otra boricua, Marina, que era graciosísima y que yo pensaba que no creía en Dios, porque no bien las monjas americanas nos cruzaban del salón a la iglesia, ella sacaba dulces de los bolsillos y se la pasaba comiendo en medio de la misa y haciéndome reír. Aprendí de mis dos amigas a respetar nuestras diferencias, credos y trasfondos, porque la amistad era lo primero.

Muchos años después, cuando iba a la universidad en New Jersey, mi padre le pidió a uno de sus amigos que estuviera pendiente de mí. Para entonces no había facetime ni aplicaciones, así que las llamadas a casa eran por teléfono y collect. Pero su amigo, Sidney Sawyer, era un judío practicante de su fe, y cumplidor de sus compromisos, así que siempre procuraba saber si yo estaba bien o me faltaba algo.

Sandra Rodríguez Cotto es una publicación respaldada por los lectores. Para recibir nuevas posts y apoyar mi trabajo, considere convertirse en un suscriptor gratuito o de pago.

Actualice a pago

Solía ir con su esposa Felicia a buscarme a la universidad para llevarme a pasar con ellos fines de semana o las fiestas. Decía que era mi “gringo dad” y siempre estaba pendiente, porque sabía que estaba solita por allá. Con Sidney aprendí a ir a la sinagoga, a charlar horas y horas con su amigo el rabino, y a pasar con su familia el passover, la pascua judía. Aprendí con su ejemplo a abrazar las diferencias con respeto, porque la amistad era otra palabra para el amor.

Con el tiempo, fui cultivando muchas amistades de distintas religiones, desde la Yoruba de mis amigos cubanos, hasta el budismo. Del cristianismo hasta los que no creen en nada. Hoy, en mi mesita de noche, tengo una biblia que me regaló hace años el reverendo Jorge Rachske después en un Clamor a Dios que me tocó cubrir frente al Capitolio, y al lado, tengo un Corán que me regaló con mucho amor, un amigo que es imán musulmán, Wilfredo Ruiz Amr. Mami encontró en casa una Biblia explicada de mi octavo grado, que me la dio y también la tengo en la mesita de noche, junto a unos libros de Gioconda Belli que le pedí prestados a Papi y que no le pienso devolver, y un breve panfleto titulado “Verano del 2019” que escribió mi amigo Daniel Nina.

Cierro los ojos hoy y pienso en lo afortunada que soy de haber tenido y de tener a tanta gente distinta, que creen en cosas tan distintas, que aman de maneras distintas a mí, pero que igual, todos entienden que el respeto y la amistad nos hace humanos. Por eso en estas últimas tres semanas he estado pensado, reflexionando y orando tanto.

Cierro mis ojos y me voy al otro lado del mundo, a un lugar distante de este Puerto Rico, pero cercano porque lo vemos a diario. Pienso en lo que sintieron esas familias en Israel cuando llegaron unos miembros de Hamás a matarlos o a llevárselos de rehenes. Más de 1,500 israelíes murieron en el ataque, y el horror sumió al resto del mundo desde entonces en esa sensación de estar esperando algo peor.

Y ahí lo peor comenzó. El gobierno sionista empezó a bombardear Gaza, para intentar aplacar esa vieja sed de venganza y revanchismo que no se sacia. Más de 7,000 palestinos, en su mayoría niños y ancianos, han sido asesinados.

Los que no mueren tienen brazos rotos, o heridas de gravedad, que posiblemente les aceleren la muerte porque no hay hospitales, ni medicamentos, ni electricidad, ni agua, ni comida. Israel inició una campaña en la tierra arrasada de Gaza, que en menos de dos semanas se ha convertido en la peor limpieza étnica desde las guerras en la exrepública de Yugoslavia.

El objetivo es expulsar a decenas, probablemente cientos de miles de palestinos a través de la frontera sur en Rafah hacia campos de refugiados en Egipto. Las repercusiones son catastróficas, no sólo para los palestinos, sino en toda la región, y casi con toda seguridad desencadenarán enfrentamientos armados al norte de Israel con Hezbolá en el Líbano y tal vez con Siria e Irán.

Estados Unidos y sus aliados occidentales se han ubicado en el lado de la inmoralidad porque son tan cómplices del genocidio de palestinos, como aquellos que presenciaron el holocausto nazi de los judíos y no hicieron nada.

En esa espiral de la muerte también han matado a la honestidad. Hamás y los sionistas por igual se inventan cosas en esta era de la posverdad y redes sociales, aunque después se tengan que retractar porque la evidencia les reviente en la cara. Por eso la Casa Blanca y la cadena CNN, por ejemplo, tuvieron que desmentir la noticia falsa de que palestinos habían decapitado 30 bebés.

Pero es obvio que los grandes emporios mediáticos del mundo están ocultando cosas y no permiten que se discutan ángulos de esta historia, particularmente del lado palestino. Quizás por eso las palabras de la reina Rania de Jordania hace dos días me resonaron tanto.

“Es la primera vez en la historia moderna que hay tanto sufrimiento humano y el mundo ni siquiera pide un alto el fuego. Así que el silencio es ensordecedor, y para muchos en nuestra región, convierte al mundo occidental en cómplice”, dijo la reina jordana en CNN.

“¿Nos están diciendo que está mal matar a una familia, a toda una familia, a punta de pistola, pero que está bien bombardearlos hasta la muerte? Es decir, aquí hay un evidente doble rasero”, afirmó. “Es escandaloso para el mundo árabe”.

Para cortarle la cabeza a los terroristas de Hamás, Israel ha desatado a sus Cuatro Jinetes del Apocalipsis: Muerte, Hambruna, Guerra y Conquista. Les dio a los habitantes de Gaza dos opciones:  Salgan de Gaza o mueran. Lo que viene ahora será muerte, hambre, campamentos de refugiados, venganza, revancha, y ojalá que no sea el inicio de otra guerra mundial.

Y me pregunto, ¿dónde están los intervencionistas humanitarios? ¿Los que lloraron lágrimas de cocodrilo por los derechos humanos de los ucranianos, iraquíes, sirios, libios y afganos, para justificar los envíos masivos de armas y la guerra? ¿Dónde está la vieja ala pacifista del Partido Demócrata y de la clase liberal de los Estados Unidos? ¿Qué ha pasado con los intelectuales que solían denunciar la matanza de inocentes y la maquinaria de guerra estadounidense? ¿Dónde están los juristas que defienden el derecho internacional?

No tengo respuestas. Sólo sé, por experiencia de vida, por el aprendizaje que he tenido desde niña, que el respeto a las diferencias de creencias nos hace crecer como seres humanos. Por el contrario, enfocarnos en lo que nos divide, nos hunde y aniquila como especie. Secuestrar y matar judíos como hizo Hamás porque les ocuparon las tierras palestinas no está bien. Mucho menos lo está la respuesta de Israel con el genocidio que han implementado. Dos males, no hacen un bien. Busquemos la paz. La humanidad depende de ello.

NOTA: Una versión de esta opinión fue publicada en mi columna semanal de hoy en el diario digital !Ey! Boricua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *