Skip to content

EEUU admite que no está en condiciones de prometer más ayuda a Zelensky, cuyo régimen ha comenzado la cuenta atrás

Spread the love

Washington no puede comprometer financiamiento adicional a Kiev mientras el Congreso no apruebe el proyecto de ley de la Administración Biden que lo habilita, dijo este 7 de diciembre el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby

Geoestrategia

Washington no puede comprometer financiamiento adicional a Kiev mientras el Congreso no apruebe el proyecto de ley de la Administración Biden que lo habilita, dijo este 7 de diciembre el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

“No estamos en condiciones de hacer esa promesa a Ucrania, dada la situación en el Capitolio”, reconoció el funcionario estadounidense.

Un día antes, el 6 de diciembre, el Senado del país norteamericano no llegó a un acuerdo para proporcionar más recursos a Kiev debido a la oposición republicana, que insiste en condicionar el respaldo a Zelenski a cambio de mayores recursos y garantías para tener una frontera sur más segura.

Por ello, los senadores del Partido Republicano bloquearon el proyecto de ley de Biden que permitiría a Estados Unidos proporcionar 106.000 millones de dólares adicionales a Ucrania.

La incertidumbre sobre si habrá o no continuidad del apoyo estadounidense a Kiev se combina con crecientes tensiones en los círculos de poder ucranianos, donde el presidente VolodímirZelenski ha tenido diferencias públicas con el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Valeri Zaluzhni. Según este último, el conflicto ucraniano ha entrado en un “punto muerto”, algo que fue refutado por Zelenski.

La decisión del Senado sobre bloquear los fondos estadounidenses a Ucrania supone una derrota para el presidente Joe Biden, quien había pedido con urgencia a los legisladores que aprobaran su proyecto.

El 5 de diciembre, Zelenski canceló de último minuto su participación en una sesión informativa a puerta cerrada del Senado de Estados Unidos. La intención de dicho encuentro era que el mandatario ucraniano informara a los senadores “sobre el estado del conflicto en Ucrania y la necesidad de otra ronda de ayuda militar”.

El pasado 20 de octubre, la Casa Blanca solicitó al Congreso de Estados Unidos más de 75.000 millones de dólares para asistir en materia de defensa y seguridad a Ucrania e Israel. En total, la Administración Biden pidió 106.000 millones de dólares en ayuda para Kiev, para Tel Aviv y para otras “necesidades de seguridad nacional”.

En caso de que los legisladores estadounidenses aprueben la propuesta, se acabarían destinando 61.400 millones de dólares para Ucrania y 14.300 millones para Israel, mientras que 9.150 millones serían asignados en asistencia humanitaria para Ucrania, Israel, Gaza “y otras necesidades”. Todo ello para el año fiscal 2024.

¿Qué pasa con la ayuda a Ucrania tras la votación del Senado de Estados Unidos?

Clara Statello

Se cancela el paquete de financiación de 110.500 millones de dólares de asistencia estadounidense a Ucrania, Israel y Taiwán. En el Senado estadounidense la ley de emergencia fue bloqueada por el voto unánime de los republicanos, que habían vinculado el sí a la medida al refuerzo de las medidas de seguridad en la frontera con México.

El proyecto de ley obtuvo sólo 49 votos a favor y 51 en contra, lejos del umbral de 60 votos necesarios para iniciar el debate en el Congreso estadounidense. Votaron en línea con los republicanos Bernie Sanders, un senador independiente de izquierda que suele votar junto a los demócratas, y el jefe de la mayoría demócrata, Chuck Schumer, que había pedido previamente la adopción de este paquete. Según informan Reuters y The Hill, Schumer cambió su “sí” por “no” en el último momento para poder volver a presentar su proyecto de ley en el futuro.

El paquete de emergencia adicional solicitado por el presidente Biden incluía 61 mil millones en ayuda a Ucrania, de los cuales aproximadamente 50 mil millones en asistencia militar y el resto destinado a ayuda humanitaria y económica al gobierno de Kiev. También incluía 14.000 millones para Israel y otros recursos para financiar la seguridad en Taiwán y el Indo Pacífico y la lucha contra el fentanilo.

La votación del miércoles no supone un freno definitivo a la aprobación de la financiación adicional. Los republicanos simplemente están aumentando las apuestas en un juego que ni la Casa Blanca ni Kiev pueden perder.

La bofetada a Biden

El no del Senado estadounidense a una mayor ayuda a Ucrania se produce en el que quizás sea el momento más difícil para el gobierno de VolodymirZelensky desde el comienzo del conflicto con Moscú. La guerra está oficialmente estancada y esto sólo significa que la contraofensiva ucraniana, que debería haber llevado a la liberación de Crimea, ha fracasado.

Desde enero de 2022 hasta junio de 2023, Estados Unidos apoyó a Ucrania con casi 77.000 millones de dólares, incluidos 46.600 millones de dólares en asistencia militar. Actualmente existe un cierto “cansancio” de la guerra, que está provocando la desintegración de la alianza pro-Kiev. El lunes, los demócratas dieron la alarma: sin luz verde para una financiación adicional, Ucrania quedará “de rodillas”, escribe CNN.

“Nos estamos quedando sin dinero y casi se nos acaba el tiempo”, dijo a los periodistas el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan. “Un voto en contra del apoyo a Ucrania es un voto para mejorar la posición estratégica de Putin”, añadió.

Los republicanos, más escépticos ante la ayuda incondicional a Kiev, aprovechan la ocasión para lanzar una albóndiga envenenada a los demócratas, golpeando el corazón de su programa electoral, ante la inminente carrera hacia la Casa Blanca. El presidente trumpiano de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, han insistido en que el apoyo del Partido Republicano a una mayor financiación para Ucrania depende del endurecimiento de las leyes de inmigración, en medio de crecientes preocupaciones sobre la seguridad en la frontera entre Estados Unidos y México. Esta es una cuestión decisiva para el electorado progresista. En resumen, Biden debe elegir: continuar la guerra con Moscú o tener una oportunidad en las elecciones presidenciales.

De ahí su énfasis casi apocalíptico en el llamamiento lanzado el miércoles, poco antes de la votación en el Senado.

No podemos dejar que Putin gane. Es de nuestro abrumador interés nacional, del interés internacional de todos nuestros amigos“, dijo el jefe de la Casa Blanca, utilizando el fantasma de las botas en el terreno.

Si Putin gana en Ucrania, no se detendrá allí“, dijo Biden. “Si Putin ataca a un aliado de la OTAN -si continúa y luego ataca a un aliado de la OTAN- estaremos comprometidos como países miembros a defender cada centímetro del territorio de la OTAN“.

La delegación de Ucrania en Estados Unidos

El llamamiento de Biden no funcionó, a pesar de la llegada de una delegación ucraniana en vísperas de la votación. Ante el momento crucial, Kiev envió una “fuerza de desembarco” a los EE.UU., encabezada por el jefe de la Oficina Presidencial, Andry Yermak -considerado una especie de eminencia gris del régimen de Kiev, junto con el nuevo Ministro de Defensa Umerev y el jefe de Rada, Stephenchuk. Los representantes de Bankova intentaron sensibilizar al Congreso a favor de la asignación de fondos, advirtiendo del riesgo real de perder la guerra.

Estamos en el límite de la financiación existente. Esto no durará más allá de diciembre“, dijo el lunes por la tarde un asesor de Zelensky, cuyo nombre no fue identificado, al Playbook de Politico. Las perspectivas representadas son decididamente sombrías.

Si Ucrania no recibe la ayuda de Estados Unidos que ya le ha prometido, es muy probable que Putin no sólo fortalezca lo que ya ha tomado, sino que conquiste nuevos territorios, superando los que tenía incluso a principios de la guerra. Y, en última instancia, el propio Kiev podría estar en riesgo“.

Según Ermak, sin el apoyo de Estados Unidos habrá un gran riesgo de perder la guerra, informa la VOA.

“Si se pospone la ayuda que se está discutiendo en el Congreso, entonces habrá un gran riesgo de permanecer en las mismas posiciones que ahora. Será imposible avanzar y realmente correremos el riesgo de perder el conflicto… Las fuerzas armadas ucranianas, aunque más motivados, se ven obligados a ponerse a la defensiva”, dijo el jefe de gabinete de Zelensky.

Ermak dijo que la retirada del apoyo directo al presupuesto de Ucrania representa una amenaza ya que el gobierno ucraniano proyecta un déficit de 43 mil millones de dólares el próximo año.

El llamamiento de Yellen

Desde Ciudad de México, donde estaba de visita el martes, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, lanzó una dura advertencia a los republicanos para la votación del miércoles: Estados Unidos “asumirá la responsabilidad” de la derrota de Ucrania si el Congreso no aprueba la ayuda a Kiev.

En Ucrania “el dinero simplemente se está acabando“: Kiev gasta más de cada centavo que recibe de los impuestos sobre los salarios militares y la defensa.

Sin financiación estadounidense “no tendrían escuelas, hospitales ni servicios de emergencia si no fuera por el dinero que enviamos“, añadió el ministro.

Yellen cree que la financiación estadounidense es “absolutamente esencial” y una condición previa para mantener el flujo de apoyo del FMI a Ucrania.

He hablado con miembros del Congreso. Creo que entienden que ésta es una situación difícil y que podemos asumir la responsabilidad de la derrota de Ucrania si no proporcionamos a Ucrania la financiación necesaria… Incluyo aquí el apoyo presupuestario directo porque es extremadamente importante“, dijo Yellen.

“Zelenski sabe lo que se viene internamente tras el fracaso de la contraofensiva”

Dada la dramática situación de Ucrania tanto en el campo de batalla como a nivel nacional, el presidente Volodímir Zelenski corre el riesgo de enfrentar una reacción sin precedentes por parte de su propio personal militar en el futuro cercano, afirmó el analista estadounidense Scott Ritter.

El mandatario del país europeo debe afrontar lo que se viene tras el fracaso de su contraofensiva de verano, advierte Ritter, exoficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de Estados Unidos y antiguo inspector de armas de la Organización de las Naciones Unidas.

En una entrevista con el presentador Danny Haiphong, el analista hizo una cruda evaluación de la fallida contraofensiva ucraniana que comenzó a principios del verano de 2023 y ante la que la semana pasada el propio Zelenski reconoció que no había logrado los resultados que esperaban.

“La contraofensiva ha terminado. Ha sido una derrota estratégica tanto para los ucranianos como para Occidente”, afirmó Ritter. “Los rusos tendrán la iniciativa a partir de ahora. Y eventualmente la línea defensiva ucraniana colapsará”.

La incapacidad de Ucrania para asegurar algún tipo de éxito tangible en el campo de batalla provocará agitación política en Kiev, vaticinó el experto, con lo que Zelenski deberá enfrentarse al enojo de sus soldados.

“Se sienten traicionados por su incompetencia. Especialmente cuando queda claro lo corrupto que es y lo corrupto que es su Gobierno. Todo el mundo lo sabe”, señaló el especialista. “Hay un resentimiento creciente por esto. Hay personas a las que no se les pagan sus pensiones. Personas que no reciben la atención sanitaria que necesitan, debido a la corrupción”.

Cabe recordar que recientemente los medios de comunicación ucranianos e internacionales han brindado una cobertura sustancial a las crecientes tensiones entre Zelenski y el principal general de Ucrania, el comandante Valeri Zaluzhni.

En una entrevista con la revista británica The Economist, el jefe de las Fuerzas Armadas admitió que el Ejército ucraniano estaba en un punto muerto. Zelenski se apresuró a refutar dicha información y mostrarse optimista sobre la marcha del conflicto, pero distintos reportes afirmaron que las declaraciones de Zaluzhni reflejan el enojo y frustración cada vez mayor de los sectores militares ante lo que consideran un liderazgo fracasado del mandatario.

Más adelante, Ritter afirmó que Estados Unidos viene financiando a Ucrania, pero no solamente al Ejército, sino que es responsable de pagar los salarios de funcionarios públicos, personal militar y trabajadores de la salud.

Esta situación, según el analista, refleja que Washington ignora por completo sus necesidades internas, prefiriendo destinar recursos para financiar ambiciones bélicas extranjeras.

“Como estadounidense, esto me ofende. Ocupémonos del problema de la inmigración en nuestro país, de las personas que están sin hogar. Ocupémonos del agua sucia en Flint, Michigan. Ayudemos a las personas con adicciones que pueblan las calles de San Francisco y Los Ángeles. Cuidemos de Estados Unidos antes de empezar a cuidar de Ucrania”, concluyó.

A Zelensky de Ucrania se le acaba el tiempo mientras Rusia avanza

Larry Johnson

Las noticias que llegan hoy desde Ucrania son nefastas para VolodomyrZelenksy. Según los informes, el general Zaluzhny le lanzó la amenaza de Clint Eastwood: “Adelante, punk; Alégrame el día. Según un canal ucraniano de Telegram:

Zelensky exigió que el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Zaluzhny, renunciara por su propia voluntad o por problemas de salud, etc. (que se fuera por cualquier motivo personal para evitar sospechas de que el comandante en jefe ZeErmak está filtrando personalmente al jefe).

Zaluzhny se negó a abandonar, creyendo que trajo muchas victorias a las Fuerzas Armadas de Ucrania, salvó muchas vidas de soldados comunes y que hizo/hará mucho más bien. Según la fuente, Zaluzhny dijo directamente al estilo militar: “Yo mismo no me iré si usted personalmente no está satisfecho conmigo – “dispare”, pero esta será su decisión personal de la que tendrá que responder”.

Inicie su reloj de cuenta regresiva. Si este informe es cierto, entonces Zaluzhny ha dado el primer paso al lanzar un golpe de estado para derrocar a Zelensky (el pianista del pene). Cuando estás en el ejército y rechazas una orden como la que se informó anteriormente, estás en un estado de rebelión. O ganas o mueres/eres derrotado. Como he escrito anteriormente, cuando se trata de un golpe de estado siempre apuesto por el tipo con las armas. En este caso, Zaluzhny tiene más armas que Zelensky y él y su equipo tienen mejor disciplina de fuego.

Todo esto está teniendo lugar en el contexto de los republicanos que se ponen nerviosos y se niegan a aprobar la solicitud de financiación de Biden para Ucrania hasta que ese viejo malhumorado presente un sólido programa de protección fronteriza. En resumen, Ucrania se quedará sin dólares de los contribuyentes estadounidenses para robar en unas pocas semanas y no hay esperanzas de nuevos fondos a la vista.

Mientras tanto, Rusia no sabe que hay una guerra. Se habla de ello en algunos programas de radio populares y en la televisión, pero no he visto ninguna protesta, ningún cartel ni ningún graffiti. Vi a un soldado paseando por la Plaza Roja y parecía relajado, simplemente contemplando la vista.

Hablando de lugares de interés, la Plaza Roja de Moscú es fenomenal. Es una gran fiesta de invierno y las cinco pulgadas de nieve que cayeron el domingo simplemente contribuyen al ambiente festivo.

Estoy parado en medio de la Plaza Roja. La tumba de Lenin está a mi derecha cuando miras la imagen. Por encima de mi hombro está la iglesia de San Basilio. ¿Adivina qué? Ninguna persona sin hogar. Nadie defecando sobre los adoquines. Nada de atracadores merodeadores. Sólo un grupo de personas interesadas en celebrar la Navidad.

El mito de que Putin tenía la intención de conquistar Ucrania y crear una Gran Rusia

John J. Mearsheimer

Un creciente conjunto de pruebas convincentes muestra que Rusia y Ucrania participaron en negociaciones serias para poner fin a la guerra en Ucrania poco después de que comenzara el 24 de febrero de 2022 (ver más abajo). Estas conversaciones fueron facilitadas por el presidente turco, Recep Erdogan, y el ex primer ministro israelí, Naftali Bennett, y se caracterizaron por debates detallados y sinceros sobre los términos de un posible acuerdo.

Según todos los indicios, estas negociaciones, que tuvieron lugar en marzo-abril de 2022, estaban logrando avances reales cuando Gran Bretaña y Estados Unidos dijeron al presidente ucraniano Zelensky que las abandonara, lo cual así hizo.

La cobertura de estos acontecimientos se ha centrado en lo tonto e irresponsable que fue por parte del presidente Joe Biden y el primer ministro Boris Johnson poner fin a estas negociaciones, considerando toda la muerte y destrucción que Ucrania ha sufrido desde entonces, en una guerra que Kiev probablemente perderá.

Sin embargo, un aspecto particularmente importante de esta historia, relativo a las causas de la guerra en Ucrania, ha recibido poca atención. La sabiduría convencional bien establecida en Occidente es que el presidente Putin invadió Ucrania para conquistar el país y convertirlo en parte de una Gran Rusia. Luego, pasaría a conquistar otros países de Europa del Este. El contraargumento, que tiene poco apoyo en Occidente, es que Putin fue motivado a invadir en gran medida por la amenaza de que Ucrania se uniera a la OTAN y se convirtiera en un baluarte occidental en la frontera de Rusia. Para él y otras élites rusas, Ucrania en la OTAN era una amenaza existencial.

Las negociaciones de marzo-abril de 2022 dejan claro que la sabiduría convencional sobre las causas de la guerra es errónea y el contraargumento es correcto, por dos razones principales. En primer lugar, las negociaciones se centraron directamente en cumplir la exigencia rusa de que Ucrania no se uniera a la OTAN y se convirtiera en un Estado neutral. Todos los que participaron en las negociaciones entendieron que la relación de Ucrania con la OTAN era la principal preocupación de Rusia. En segundo lugar, si Putin hubiera tenido la intención de conquistar toda Ucrania, no habría aceptado estas conversaciones, ya que su esencia misma contradecía cualquier posibilidad de que Rusia conquistara toda Ucrania. Se podría argumentar que Putin participó en estas negociaciones y habló mucho de neutralidad para enmascarar sus ambiciones más amplias. Sin embargo, no hay evidencia que respalde esta línea de argumento, sin mencionar que: 1) la pequeña fuerza invasora rusa fue incapaz de conquistar y ocupar toda Ucrania; y 2) no habría tenido sentido retrasar una ofensiva mayor, porque le habría dado tiempo a Ucrania para construir sus defensas.

En resumen, Putin lanzó un ataque limitado en Ucrania con el objetivo de obligar a Zelensky a abandonar la política de Kiev de alinearse con Occidente y permitir que Ucrania se uniera a la OTAN. Si Gran Bretaña y Occidente no hubieran intervenido para impedir las negociaciones, hay buenas razones para pensar que Putin habría logrado este objetivo limitado y habría aceptado poner fin a la guerra.

También vale la pena mencionar que Rusia se anexó las provincias ucranianas de Donetsk, Luhansk, Kherson y Zaporizhzhia recién en septiembre de 2022, mucho después del final de las negociaciones. Si se llegara a un acuerdo, es casi seguro que Ucrania controlaría una proporción mucho mayor de su territorio original que la que controla actualmente.

Está cada vez más claro que, en el caso de Ucrania, el nivel de estupidez y deshonestidad de las élites occidentales y de los principales medios de comunicación occidentales es asombroso.

EEUU

Zelensky

Kiev

Congreso

Casa Blanca

Senado

Ucrania

Noticias relacionadas

Ucrania: El asesinato del asistente de Zaluzhny es un claro síntoma de que el régimen de Zelensky empieza a descomponerse. Análisis

“Ruido de sables” en Kiev: Ante una inevitable derrota, el régimen de Zelensky puede estar resquebrajándose. Análisis

El régimen de Kiev en descomposición. El golpe de Estado suena cada vez más… y el peligro de una guerra civil. Análisis

A la espera del golpe de Estado: Zelensky y Zaluzhny luchan por el poder en Kiev mientras el régimen se va descomponiendo

Luchas internas en el régimen de Kiev: ¿Quién le entregó el veneno a la “primera dama” del GUR?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *