Skip to content

EEUU: Biden y Trump después del debate

Spread the love

El presidente Joe Biden esperaba generar un nuevo impulso para su candidatura a la reelección en Estados Unidos, pero al parecer los números que muestran hoy las encuestas y los comentarios en medios locales no le favorecen

Washington, 28 jun (Prensa Latina) El presidente Joe Biden esperaba generar un nuevo impulso para su candidatura a la reelección en Estados Unidos, pero al parecer los números que muestran hoy las encuestas y los comentarios en medios locales no le favorecen.

El diario The New York Times publicó un comentario de su reportero en la Casa Blanca, Peter Baker, quien advirtió que la actuación vacilante e inconexa de Biden “el jueves por la noche provocó una ola de pánico entre los demócratas y reabrió la discusión sobre si debería ser el candidato”.

En el transcurso de 90 minutos, Biden, con voz ronca, luchó por pronunciar sus líneas y contrarrestar a un expresidente Donald Trump, agudo, pero profundamente deshonesto, subrayó el artículo.

Lo que sí logró Biden fue, en lugar de disipar las preocupaciones sobre su edad (81 años), la convirtió en el tema central.

Los demócratas que han defendido al presidente durante meses contra sus escépticos, incluidos miembros de su propia administración, intercambiaron frenéticas llamadas telefónicas y mensajes de texto a los pocos minutos del inicio del debate cuando quedó claro que Biden no estaba en su mejor momento, añadió el periódico.

Algunos recurrieron a las redes sociales para expresar su conmoción por sus problemas, mientras que otros discutieron en privado entre ellos lo que significaría para el partido y si era demasiado tarde para persuadir al presidente de que se hiciera a un lado en favor de un candidato más joven, concluyó.

La víspera como se esperaba, fue la economía el tema abridor en el que cada uno intentó adjudicarse los créditos. Biden dijo que Trump fue el único que dejó menos trabajos al término de su mandato, mientras el republicano ripostó que en este tema “todo iba fantástico, pero llegó la Covid-19”.

El tiempo en pantalla presentó a un presidente que logró reiterar a su oponente que mentía en muchos de los aspectos abordados, pero se mostró impreciso en ocasiones.

En cuanto a Trump cumplió la indicación del manual de buen comportamiento y no se dejó provocar.

Durante sus intervenciones el exmandatario reiteró los mismos puntos que ha defendido durante su campaña: un leguaje antiinmigrante (dijo que por las fronteras abiertas han entrado criminales y personas con problemas mentales) y sí ratificó su idea de la deportación masiva.

Trump volvió a repetir su teoría infundada del fraude en 2020 y a la pregunta de si reconocería los resultados de las próximas elecciones afirmó que solo las avalaría si fueran justas. ¿Qué significa que sean justas, un resultado favorable a él?

Respecto a Biden le echó en cara a Trump que gracias a la designación de tres jueces conservadores en la Corte Suprema fue derogado el fallo de Roe v. Wade que eliminó el derecho al aborto, lo cual no negó su rival porque dijo que a partir de ahora los estados son los que deben encargarse de las regulaciones de ese procedimiento.

Si soy reelegido voy a restablecer Roe v. Wade, prometió el gobernante al referirse a un asunto que es eje en su campaña.

El actual jefe de la Casa Blanca puso sobre la mesa la condena a Trump, el que sea un expresidente convicto, solo que el republicano contraatacó que todo era resultado de la persecución política.

La agenda doméstica incluyó también atención sanitaria, cuidado infantil, criminalidad, el asalto al Capitolio en 2021; mientras que en agenda exterior salieron a relucir la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la retirada de Afganistán, así como las guerras entre Rusia y Ucrania y la de Israel contra el movimiento palestino Hamas en Gaza.

En medio de toda la mezcla de asuntos, el debate se volvió personal cuando los insultos siguieron escalando y uno y otro se echaron en cara quién es el peor presidente, quién un criminal y cuánto pesa la bolsa de los palos de golf.

Van Jones, quien en su momento fue asesor del presidente Barack Obama (2009-2017), había advertido que, si Biden cometiera un error de gran magnitud ante las cámaras, el futuro de su campaña por la reelección estará acabado. No llegó a ese punto, pero ¿estará cerca?.

Los dos oponentes acordaron realizar un segundo debate presidencial el 10 de septiembre, el cual será auspiciado por ABC News.

En los primeros minutos tras el duelo, las encuestas arrojaron ante la pregunta de quién ganó en la noche de Atlanta que solo un 33 por ciento de los entrevistados votó por Biden y un 67 lo hizo por Trump.

jha/dfm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *