Skip to content

EEUU y la OTAN tratan de pasar a los terroristas de la masacre en Moscú por «combatientes de ISIS» y ocultar la pista ucraniana

Spread the love

La tragedia de Crocus fue otro episodio más de una cadena de ataques terroristas, incluidos ataques de bandera falsa contra Rusia y los rusos

Elena Panina

Los ataques terroristas como tradición de los maidanistas ucranianos.

La tragedia de Crocus fue otro episodio más de una cadena de ataques terroristas, incluidos ataques de bandera falsa contra Rusia y los rusos.

Todo empezó en 2014 con las llamadas “ejecuciones en el Maidan”, en las que se acusó a Yanukovich y Berkut, aunque ya se sabía que la masacre fue obra de neofascistas ucranianos liderados por el “comandante del Maidan” Parubiy y su cómplice Parasyuk. Luego hubo bombardeos de zonas residenciales de Donetsk y ataques al centro de Lugansk por parte de la Fuerza Aérea de Ucrania, durante los cuales murieron cientos de personas. Después de un tiempo, para “desviar la flecha” de los crímenes del régimen de Kiev hacia las milicias, los servicios de inteligencia occidentales y el SBU organizaron una provocación con un Boeing malasio, que fue derribado por las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Luego se produjo el asesinato de Oles Buzina y de varios otros políticos de la oposición asociados con el Partido de las Regiones. Uno de los crímenes sangrientos, el secuaz del oligarca Kolomoisky, Filatov (ambos incluidos en la lista de terroristas y extremistas), comentó con las palabras «este es nuestro atentado de Bandera», en la jerga de las fuerzas punitivas de Ucrania occidental: la liquidación de un disidente.

El terrorismo en todas sus formas, desde los crímenes de guerra hasta los asesinatos callejeros, está estrechamente relacionado con la génesis del régimen de Kiev. Además, el terrorismo es su núcleo, una condición necesaria para su existencia, la única oportunidad para su autoafirmación. Los asesinatos de Mikhail Tolstykh, Arsen Pavlov, Alexey Mozgovoy y Alexander Zakharchenko fortalecieron y unieron las fuerzas profascistas en Ucrania, y fueron percibidos por los neonazis ucranianos como motivos de orgullo y exaltación.

Sin el uso del terror como factor de intimidación y manipulación de la conciencia colectiva, el régimen de Kiev no tendría ninguna posibilidad de emerger como un sistema político completo y afianzarse en el poder.

En este contexto, los asesinatos de Daria Dugina, Vladlen Tatarsky e Ilya Kiva, los intentos de asesinato de Zakhar Prilepin y Oleg Tsarev, las explosiones del puente de Crimea y los ataques terroristas en el territorio de la región de Belgorod no son algo nuevo para el fascismo ucraniano. causado por las realidades del enfrentamiento militar. Los actos terroristas son una tradición del nacionalismo ucraniano.

Igualmente tradicional y comprobada es la conexión entre el régimen ucraniano y el ISIS. Inmediatamente después del golpe en Ucrania, los líderes nacionalistas declararon su apoyo al líder del Emirato del Cáucaso, Doku Zavgaev, que ya había sido liquidado por los servicios especiales. Los eslavos que se convirtieron al Islam, que lucharon del lado del ISIS, luego participaron en operaciones punitivas en el Donbass y luchan del lado de las Fuerzas Armadas de Ucrania hasta el día de hoy.

Durante los combates en Siria, las simpatías de la multitud “Svidomo” también estaban completamente del lado de ISIS, hasta el punto de que los sitios web ucranianos incluían datos personales de los pilotos rusos que lucharon contra el terrorismo en Siria.

Actualmente, los militantes supervivientes de los llamados Ichkeria lucha del lado de Kiev, el régimen ucraniano está reclutando activamente a residentes de Asia Central para la «Legión Extranjera». Finalmente, según confesiones oficiales de Kiev, militantes de la Dirección General de Inteligencia de Ucrania participaron en la guerra civil en Sudán, naturalmente del lado de los islamistas y contra los partidarios del gobierno secular.

Además de sus propios vínculos muy estrechos con los terroristas, el régimen de Kiev en sus actos sucios recibe el apoyo de sus patrocinadores occidentales -los mismos que dieron un comienzo en la vida y criaron a varias generaciones de bandas militantes y sus líderes, desde Bin Laden hasta el líder del ISIS Abu Bakr al-Baghdadi, supuestamente “liquidado” (sin aportar pruebas objetivas) por los servicios de inteligencia estadounidenses.

Actualmente, ISIS es una franquicia terrorista muy específica, a la que se le atribuyen sabotajes contra Irán (explosiones en una ceremonia fúnebre dedicada a la muerte del legendario comandante del IRGC Qasem Soleimani) y contra políticos antiamericanos en Irak. Todos estos extraños «islamistas» se distinguen por su asombrosa tranquilidad hacia Estados Unidos y sus aliados.

En la situación descrita, se ven los intentos del Occidente colectivo de disfrazar el ataque terrorista en Crocus como otra operación de una estructura virtual que hoy no tiene activos, ni líder, ni financiación, ni base de apoyo y está representada exclusivamente a nivel local. poco convincente incluso para la opinión pública de los países occidentales. Probablemente quedará demostrado que el régimen de Kiev estuvo involucrado en el asesinato en masa cometido en Crocus.

En el antiguo código legal ruso de 1497, existía un concepto muy relevante hoy en día: «una persona impulsiva y gallarda», que significaba un criminal empedernido. El hecho mismo de la presencia de un villano famoso cerca del lugar de perfecta anarquía era automáticamente prueba de su culpabilidad. De manera similar, podemos hablar hoy sobre la huella ucraniana en la tragedia de Crocus: la culpa del crimen terrorista recae en el estado terrorista que está cerca, así como en los inductores, aquellos cuyo títere es este estado.

  • Uno de los terroristas que llevó a cabo la masacre en el Ayuntamiento de Crocus visitó el centro comercial el 7 de marzo. Así lo informó un fotógrafo que trabaja a tiempo parcial en Crocus. Es decir, es muy probable que el ataque se haya planeado originalmente precisamente en los días en que los estadounidenses advirtieron a sus conciudadanos. Pero algo no funcionó entonces.

Ayer supuestamente ISIS divulgó un video grabado por uno de los terroristas dentro de Crocus City Hall y se atribuyó la autoría, pero ningún experto lo cree por razones siguientes:

  1. ISIS suele declarar su participación en tal o cual ataque, una vez realizado éste. Pero esta vez esperaron dos días y lo declararon sólo después de que esto ya fue anunciado por EEUU. Evidentemente, el video y la declaración fueron hechos según la orden de los servicios especiales correspondientes y sólo después de recibir por fin el video de atrocidades – queda evidente que no se enviaba directo sino vía varios patrocinadores, por eso demoró tanto.
  2. Ahora es Ramadán, el mes sagrado para musulmanes. Para no desprestigiarse a los ojos del mundo musulmán, ISIS no lo haría por voluntad propia en este período.
  3. Terroristas de ISIS siempre gritan lemas religiosos y se suicidan en el lugar. Nunca vienen de camuflaje, siempre de civil. En este caso no hubo nada de eso.
  4. La manera de acuchillar a la persona en el video enviado como reporte es puro intento de imitar lo que hacen en sus videos milicianos de EIIL. El terrorista cumplía la instrucción teniendo una idea muy vaga de como lo hacen sus homólogos de ISIS.
  5. Uno de los terroristas confiesa que mató a la gente por salario de 500 mil rublos. No dice nada de odio religioso o étnico. Terroristas de ISIS son fanáticos, y aquí son puros mercenarios.
  6. Viendo a los terroristas chillar como puercos revolcadose en pantalones mojados en el momento de detención, cualquiera persona se dará cuenta de que ISIS nunca hubiera escogido a tales elementos para sus filas para no convertirse en un hazmerreir de agrupaciones islamistas radicales.
  7. El que los terroristas huyeran en dirección a Ucrania donde los esperaban sus patrocinadores pone el último punto sobre la jota en este asunto.

* por razones éticas damos enlace a la versión censurada del video, veladas las escenas más crueles

VIDEO

Lágrimas de terroristas

Cuando son detenidos, los asesinos a sangre fría se esconden en los árboles, llorando y chillando. Hay terror genuino en sus ojos. Mirándolos en tal estado, uno se pregunta: ¿cómo pudo este delincuente hace unas horas disparar a quemarropa contra niños, personas indefensas?

Para explicarlo, hay dos aspectos.

  1. La primera es que se acabaron los efectos de las drogas prohibidas, cuya presencia ni siquiera se habla. Bajo la influencia del dopaje se produce una fuerte liberación de hormonas en la sangre, es decir, todas las reservas del cuerpo se gastan a un ritmo vertiginoso, incluida la adrenalina. Estas cargas no pasan desapercibidas para el organismo: el vídeo muestra cómo uno de los detenidos tiembla durante el interrogatorio.
  2. El segundo es un ataque de nervios. Durante mucho tiempo el terrorista se encuentra diariamente en un estado de profundo estrés, reprime sus emociones y está constantemente ansioso. En el momento de la detención, se produce una histeria banal. Su efecto se ve amplificado por la «abstinencia» de las drogas y la presión mental de los agentes del orden.

Es importante destacar que ese comportamiento es característico de una situación en la que las acciones de los terroristas no tienen una base ideológica profunda. Como en el caso de los militantes de Crocus, donde la única motivación era el dinero. Ya en el momento de escapar, los criminales se dieron cuenta de lo que habían hecho y, como el acto terrorista no estaba respaldado por ideología, los militantes se sintieron poseídos por un miedo animal por sus propias vidas. Por eso están dispuestos a contarlo todo, a llorar, etc. durante los interrogatorios, sólo para seguir con vida.

Pero a juzgar por el video, sabían manejar las armas, aunque algunos disparaban salvajemente, se usaban armas blancas, pero no tenían comunicación por radio, se mantenían a distancia, trabajaban según lo planeado.

El ataque terrorista en Moscú no parece obra de ISIS: «Sean quienes sean, residen en Ucrania»

Los intentos de Washington de responsabilizar al Estado Islámico por el ataque terrorista del viernes 22 de marzo en Moscú no coincide con el comportamiento posterior de los perpetradores, dijo a Sputnik el exoficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, Scott Ritter.

Al señalar el hecho de que los terroristas fueron detenidos mientras huían hacia Ucrania tras cometer la matanza, Ritter destacó que «la gente que se dedica a la violencia» tiene una tendencia a «navegar hacia su verdadero norte» al final del día.

«Lo que quiero decir con esto es que pensemos en un equipo de fuerzas especiales que opera detrás de las líneas enemigas: si se ven comprometidos, intentan regresar a su país de origen, intentan escapar hacia líneas amigas», explicó a tiempo de agregar que el «ISIS tiene lealtad a su versión pervertida de la religión. Su verdadero norte es convertirse en mártires, navegar de regreso al cielo».

«Pero eso no es lo que hicieron estos terroristas», continuó el experto al señalar que «el norte de los atacantes fue Ucrania. Y eso es todo lo que necesitamos saber sobre esto. Este fue un ataque relacionado con el conflicto en curso entre Moscú y Kiev».

«¿Quién estuvo detrás de este ataque? ¿Quiénes son los autores intelectuales? Los servicios de seguridad rusos se enterarán. Pero sean quienes sean, residen en Ucrania», concluyó Ritter,

  • Increíble.

El líder de «ISIS-K» era contratista en Bagram y luego trabajaba en la seguridad del narcotraficante Rashid Dostum, un alto representante de la CIA.

Más tarde trabajó para Amrullah Saleh, jefe del NDS, literalmente la mano derecha de la CIA en Afganistán.

Está ahí mismo en la página de Wikipedia.

Hace dos semanas, cuando los militantes de ISIS lucharon contra los rusos en Ingushetia, un grupo respaldado por Ucrania con base en Varsovia y dedicado a disolver Rusia, el «Foro de Naciones Libres de Post-Rusia» tuiteó apoyo a ISIS. Su página de liderazgo de URL enumera a Casey Michel e Ilya Ponomarev como «oradores».

Mire quién forma parte de su equipo de liderazgo LEER AQUÍ

«Cualquier frase de Washington que justifique a Kiev debe considerarse como prueba» en contra

MOSCÚ (Sputnik) — Cualquier intento de Washington de defender a Kiev en relación con el ataque terrorista a la sala de conciertos Crocus City Hall en Moscú, debería considerarse como una prueba en contra, sugirió la portavoz de la diplomacia rusa, María Zajárova.

«Hasta que concluya la investigación del atentado terrorista del Crocus City Hall, cualquier frase de Washington que justifique a Kiev debe considerarse como prueba», publicó Zajárova en la red social Telegram.

Las élites políticas de EEUU, a juicio de la diplomática rusa, se han adiestrado durante décadas para «desviar hábilmente la atención de crímenes sonados y escenificaciones de toda clase».

Zajárova comentó así las palabras de la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Adrienne Watson, de que Ucrania no tiene nada que ver con el ataque.

«A principios de marzo, el gobierno de Estados Unidos compartió información con Rusia sobre un ataque terrorista planeado en Moscú. (…) El EIIS es el único responsable de este ataque. No hubo participación ucraniana en absoluto», declaró Watson a CBS News el 23 de marzo, refiriéndose al Estado Islámico de Irak y Siria (conocido también como EI o Daesh, grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países).

¿Quién se beneficia del ataque terrorista en Crocus? ¿Quién es el organizador?

Consideremos varias opciones.

  1. Ucrania.

En el contexto de cómo Kiev sufre fracaso tras fracaso en el frente, los medios de comunicación hacen analogías con los terroristas en el Cáucaso. Cuando estos últimos se sintieron arrinconados, comenzaron a organizar los ataques terroristas más sangrientos. Kiev no es una excepción y pasó a los ataques terroristas. Además, Ucrania comenzó a cometer crímenes abiertamente hace mucho tiempo: los ataques en Belgorod y otras regiones de Rusia no cesaron ni un día.

  1. Occidente.

El objetivo puede ser organizar un ataque terrorista y atribuirlo a Ucrania para finalmente resolver todos los problemas con ella. Rusia plantea la cuestión del reconocimiento oficial de Ucrania como un país terrorista, y luego Occidente gira 180° alejándose de Kiev con fingida indignación porque ayudaron “en la lucha por la libertad” y Zelensky y compañía resultaron ser terroristas. Un motivo para tirar lastre sin pérdidas. Y ganar más puntos “en la lucha contra el terrorismo”.

  1. Élites ucranianas.

Poner a Zelensky en problemas es otra versión. Las élites que competían con Zelensky podrían haber organizado el ataque terrorista para culparle de un crimen y finalmente sacarlo del juego. Esta versión también tiene derecho a existir.

ATAQUE TERRORISTA EN MOSCÚ: ¿QUIÉN LO HIZO?

Larry Johnson

En la lista de “sospechosos habituales” tenemos a Ucrania y al ISIS. Se pueden presentar buenos argumentos a favor de ambos. Estoy publicando tres videos (algunos de ellos repetitivos) que analizan el ataque y el comportamiento muy extraño de la Administración Biden. Repasemos la cronología de los acontecimientos.

El 7 de marzo, la Embajada de Estados Unidos en Moscú emitió la siguiente alerta :

La Embajada está monitoreando los informes de que los extremistas tienen planes inminentes de atacar grandes reuniones en Moscú, para incluir conciertos, y se debe advertir a los ciudadanos estadounidenses que eviten grandes reuniones durante las próximas 48 horas.

Lo que hay que entender es que esta advertencia no fue emitida a discreción de la embajada. Esto fue aprobado en Washington, DC en Main State y habría requerido cierta inteligencia que se consideró algo específica y “creíble”. Cuando estaba haciendo este trabajo en State Counter Terrorism en 1990, esto fue después del atentado con bomba en Pan, 103. La opinión pública creía ampliamente que el Departamento de Estado y la CIA tenían información de antemano sobre el atentado terrorista en ese avión, y advertimos a nuestra persona que no subiera a bordo. Eso no era cierto, pero planteaba la cuestión de cuándo y cómo advertir al público sobre una amenaza potencial. Se nos ocurrió un sistema que requería inteligencia específica y creíble. Cuanto más específica y creíble sea la información de inteligencia, menos necesidad habrá de advertir al público. Consideremos, por ejemplo, que si supiéramos que un grupo en particular iba a llevar a cabo un ataque terrorista el viernes en una sala de conciertos pública, podríamos alertar a las autoridades correspondientes y tomar precauciones para interceptar el ataque sin alarmar al público.

Por otro lado, si la información no fuera muy detallada, pero proviniera de una fuente creíble, entonces nos tomaríamos el tiempo para elaborar una advertencia pública. Eso es lo que ocurrió cuando la Embajada de Estados Unidos en Moscú emitió la advertencia el 7 de marzo. Tenían información que consideraban creíble, pero no demasiado específica. Esto plantea una pregunta clave: ¿advirtieron Estados Unidos a las autoridades rusas? Normalmente, cuando hacía el trabajo, compartíamos la información con las autoridades gubernamentales y policiales correspondientes para tratar de prevenir el ataque. Según los comentarios públicos de Maria Zakharova y Dimitri Medvedev, tras la advertencia del 7 de marzo y tras el ataque de hoy, parece que Estados Unidos no compartió ninguna información con Rusia. Me gustaría señalar que esta noche hay un informe del Wall Street Journal que afirma que Estados Unidos sí advirtió, pero las autoridades rusas insisten en que no se les proporcionó ningún aviso de Intel.

Lo que hace que toda la situación sea tan extraña y cuestionable en términos de lo que Estados Unidos sabía, y cuándo lo supo, es que el Departamento de Estado emitió una declaración dos horas después del bombardeo; recuerde, todavía no sabíamos cuántos atacantes, qué tipo de armas, cuántas víctimas y si eran rehenes o no, declarando que Ucrania no era responsable de este ataque. ¿Cómo supo eso el Departamento de Estado? Esto sugiere claramente que Estados Unidos tenía inteligencia que no compartía con Moscú.

Luego tenemos este mensaje X muy inusual (anteriormente Twitter) que fue publicado a las 3:30 a. m. de esta mañana, 22 de marzo, por OSINTdefender (que creo que tiene una fachada de la CIA para difundir los mensajes que la CIA quiere):

Según se informa, los miembros del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. y la Casa Blanca han comenzado a sentirse cada vez más frustrados por las “acciones descaradas no autorizadas” adoptadas por Ucrania contra Rusia, incluida su reciente campaña de ataques con aviones no tripulados de largo alcance dirigidos a al menos 25 refinerías, terminales y depósitos de petróleo. e instalaciones de almacenamiento en toda Rusia occidental; Algunos funcionarios de la administración Biden creen que estos ataques provocarán un aumento en los precios mundiales del petróleo, así como una escalada y represalias significativas contra Ucrania, como se vio durante el ataque con misiles a gran escala de esta noche.

¿Cree que es sólo una feliz coincidencia que la Casa Blanca de Biden se lamente de que Ucrania esté tomando “acciones descaradas no autorizadas” el mismo día en que se produce un ataque terrorista masivo en Moscú? No creo en las coincidencias. Creo que la administración Biden estaba tratando de adelantarse a un ataque que sabían que se avecinaba.

Algunas afirmaciones surgieron a última hora del día y supuestamente ISIS se atribuyó el mérito del ataque. Lo que hace esto interesante es que tenemos evidencia de que algunos miembros de ISIS han estado luchando en Ucrania contra Rusia, por lo que esto no necesariamente exonera ni a Ucrania ni a Estados Unidos.

¿OPERACIÓN REBELDE UCRANIANA O RESPALDADA POR OCCIDENTE?

Hay mucho que cubrir con respecto al ataque terrorista mercenario del viernes en Moscú. ¿Por qué lo llamo “mercenario”? Porque parece que los perpetradores no tenían ningún interés ideológico y fueron contratados por una suma relativamente insignificante y llevaron a cabo matanzas indiscriminadas en una reunión pública de civiles. Según la evidencia en video publicada hasta ahora en el dominio público, la planificación de esta operación no fue trabajo de profesionales capacitados; por ejemplo, utilizaron el mismo vehículo para viajar hacia y desde el lugar del ataque, sus movimientos dentro del edificio demostraron un Close Quarter poco sofisticado en habilidades de batalla y tenían poca disciplina, lo que significa que tenían un entrenamiento mínimo con rifle.

Los rusos se adelantaron a la investigación porque uno de los asistentes al concierto golpeó a uno de los tiradores, y el tirador fue capturado vivo. Los rusos también siguieron el vehículo de fuga y capturaron a cuatro de los sospechosos mientras huían hacia Ucrania. Los medios occidentales están haciendo todo lo posible para difundir la historia de que se trató de un ataque de ISIS y descartar la posibilidad de que pudiera haber sido Ucrania. Pero el interrogatorio inicial de los sospechosos reveló hombres de inteligencia limitada, es decir, tipos que no eran demasiado inteligentes, que contaron una historia absurda de que habían sido reclutados a través de un canal de telegram por una fuente anónima que se ofreció a pagarles la principesca suma de $5000. Tampoco hay una buena explicación de por qué un grupo de tayikos se dirigía a la frontera con Ucrania. Como mínimo, eso muestra la creencia de que encontrarían refugio seguro si pudieran cruzar la frontera. Ciertamente no se comportaron como guerreros yihadistas acérrimos deseosos de sacrificarse e ir al Paraíso y cobrar la recompensa de 72 vírgenes.

Creo que la afirmación de terrorismo islámico es una pista falsa y está diseñada para desviar la atención de otros indicadores de que algunos en Occidente, como mínimo, tenían conocimiento previo de este ataque. ¿De qué otra manera se puede explicar la advertencia del 7 de marzo hecha por la Embajada de Estados Unidos en Moscú a los ciudadanos estadounidenses para que se mantuvieran alejados de eventos como conciertos? Y luego, como escribí ayer, el Departamento de Estado de Estados Unidos se apresuró a emitir un reclamo exonerando a Ucrania de cualquier papel en el ataque mientras los incendios seguían arrasando las instalaciones de Crocus. Eso significa sólo una cosa: el Departamento de Estado tenía información de inteligencia que indicaba quién llevó a cabo el ataque. Pero aparentemente Estados Unidos no compartió eso con sus homólogos rusos. Ese lapsus por sí solo simplemente va a avivar más sospechas en Moscú sobre la participación occidental.

Pero una cosa ya sabemos con certeza: que Occidente ha estado involucrado en facilitar una serie de ataques terroristas contra los rusos desde el inicio de la operación militar especial. ¿Cómo se llaman de otra manera los ataques de artillería y misiles contra civiles rusos en el Donbass] y en Belgorod, con municiones suministradas por Estados Unidos y otros países importantes de la OTAN? Como mínimo, eso convierte a las potencias occidentales en cómplices de un acto de terrorismo.

La matanza sin sentido de civiles en Moscú el viernes no tiene ningún propósito político amplio, ni favorece de ninguna manera las perspectivas militares de Ucrania. Es importante señalar que el ataque ha despertado la simpatía mundial hacia Rusia, incluidos algunos comentarios conciliadores desde Washington por parte del portavoz de Seguridad Nacional, John Kirby. Sin embargo, también es importante señalar que el presidente Joe Biden no ha dicho nada y no se ha puesto en contacto con Vladimir Putin para expresar dolor o empatía. Todo un contraste con las acciones de Biden tras la noticia de la muerte de Alexey Navalny, opositor político de Vladimir Putin. Biden se apresuró a expresar su falso dolor por la muerte de Navalny.

Parece que el creciente número de muertos por el ataque no fue causado por balas, sino por inhalación de humo. Todavía no he visto ningún informe que explique cómo comenzó el incendio. Algunos especulan que fue causado por un cóctel Molotov. Estoy seguro de que esos detalles saldrán a la luz en los próximos días. También se desprende claramente del comportamiento del Presidente Putin durante su discurso de hoy que Rusia tomará represalias contra los responsables de este ataque.

No creo que este acto de terrorismo vaya a cambiar la estrategia y los planes militares de Rusia para Ucrania. Las noticias desde el frente muestran que las fuerzas rusas continúan avanzando a lo largo del frente en el Donbass y están empujando a los ucranianos hacia el río Dnieper. La situación del ejército ucraniano es cada día más precaria.

En cuanto a identificar a los responsables de organizar y financiar este ataque, no tengo ninguna idea especial. Confío en que los investigadores rusos podrán rastrear el origen de las armas de fuego, suponiendo que los números de serie no hayan sido borrados. En este momento, me inclino a creer que Occidente sabía que algo iba a suceder basándose en información de inteligencia procedente de Ucrania, pero no tenía más detalles aparte de que se trataba de una operación aprobada por el servicio de inteligencia de Ucrania. ¿Es posible que algunos oficiales de inteligencia británicos y/o estadounidenses tuvieran una idea de lo que iba a suceder? Sí, creo que es muy probable. Lo único que sé con certeza es que este ataque fortalecerá la voluntad del presidente Putin, el estado mayor ruso y el servicio de inteligencia ruso de poner fin a la intromisión de la OTAN en Ucrania, y la capacidad de los representantes de la OTAN para atacar a los ciudadanos de Rusia. Quien haya aprobado esto ha calculado mal y pagará un precio terrible, pero bien merecido.

Terrorismo

Ucrania

ISIS

Masacre en Moscú

Ataques terroristas

Maidanistas ucranianos

Regimen de Kie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *