Skip to content

El aviso de desahucio se está redactando actualmente y estará disponible en cuatro idiomas

Spread the love

La agenda actual del Nuevo Gran Juego consiste en organizar la expulsión del Hegemón de Oriente Próximo, un desafío tanto técnico como civilizatorio

PEPE ESCOBAR La Haine

Actualmente se está redactando la notificación de desahucio. Se redactará en cuatro idiomas: Ruso, Farsi y Mandarín. Y, por último, en inglés.

Uno de los mayores placeres de la escritura profesional es enriquecerse constantemente con lectores informados. Esta idea de «expulsión» -que vale más que mil tratados geopolíticos- me la ofreció uno de mis lectores más perspicaces, comentando una columna.

En resumen, lo que tenemos aquí expresa un consenso profundamente sentido en todo el espectro, no sólo en Asia Occidental, sino en la mayoría de las latitudes del Sur Global/Mayoría Mundial.

Lo impensable, en forma de genocidio llevado a cabo en vivo y en directo en todos los teléfonos inteligentes en la tercera década del milenio, que denominé los «Años Locos» en un libro anterior, ha actuado como un acelerador de partículas, concentrando los corazones y las mentes.

Quienes decidieron incendiar Oriente Próximo ya se enfrentan a una desagradable reacción violenta. Y esto va mucho más allá de la diplomacia ejercida por los líderes del Sur global.

Por primera vez en mucho tiempo, a través del presidente Xi Jinping, China ha sido más que explícita en el frente geopolítico (un verdadero soberano no puede permanecer en silencio cuando se trata de un genocidio). La posición inequívoca de China sobre Palestina va mucho más allá de la rutinaria promoción geoeconómica de los corredores comerciales y de transporte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Todo ello en un momento en que el presidente Putin ha definido el envío de ayuda humanitaria a Gaza como un «deber sagrado», que en código ruso incluye crucialmente el espectro militar.

A pesar de todas las maniobras y declaraciones ocasionales, todo el mundo sabe que el actual acuerdo de la ONU está irremediablemente podrido y es totalmente impotente cuando se trata de imponer negociaciones de paz significativas, sanciones o investigaciones sobre crímenes de guerra en serie.

La nueva ONU en ciernes es el BRICS 11 -en realidad, el BRICS 10, teniendo en cuenta que el nuevo caballo de Troya que es Argentina no se incorporó a la organización el 1 de enero de 2024.

Los BRICS 10, liderados por Rusia y China, ambos gobernados por una fuerte brújula moral, mantienen los oídos bien abiertos y escuchan a la calle árabe y a las tierras del Islam. En particular a sus pueblos, mucho más que a sus élites. Éste será un elemento esencial en 2024, durante la presidencia rusa de los BRICS.

Incluso sin hacer el check out, tendrá que irse

La agenda actual del Nuevo Gran Juego consiste en organizar la expulsión del Hegemón de Oriente Próximo, un desafío tanto técnico como civilizatorio.

Tal como están las cosas, el continuum Washington-Tel Aviv ya es prisionero de su propio dispositivo. No es el Hotel California; no puedes irte cuando quieras, pero te obligarán a irte.

Esto puede hacerse de forma relativamente suave -piensa en Kabul como una remezcla de Saigón- o, si las cosas se precipitan, puede implicar un Apocalipsis Now naval, con costosas bañeras de hierro convertidas en arrecifes de coral submarinos y la desaparición del CENTCOM [Mando Central de los EEUU] y su proyección AFRICOM.

El vector crucial en todo momento ha sido la forma en que Irán -y Rusia- han llevado a cabo, año tras año, con infinita paciencia, la estrategia maestra ideada por el general Soleimani, cuyo asesinato desencadenó efectivamente los locos años veinte.

Una hegemonía desarmada no puede derrotar al «nuevo eje del mal», Rusia-Irán-China, no sólo en Oriente Próximo, sino en toda Eurasia, la región Asia-Pacífico y toda África. La implicación/normalización directa del genocidio no ha hecho sino acelerar la exclusión gradual e inevitable del Hegemón de la mayoría de los países del Sur global.

Todo ello mientras Rusia trabaja meticulosamente en la integración del Mar Negro, el Mar Caspio, el Mar Báltico (a pesar de la histeria finlandesa), el Ártico y el Noroeste del Pacífico, y China acelera la integración del Mar de China Meridional.

Xi y Putin son jugadores de ajedrez y go muy dotados, y se benefician de asesores estelares del calibre de Patrushev y Wang Yi. El juego chino de go geopolítico es un ejercicio de no confrontación: todo lo que tienes que hacer es bloquear la capacidad de movimiento de tu oponente.

El ajedrez y el go, en tándem diplomático, representan un juego en el que no interrumpes a tu oponente cuando se dispara en el pie varias veces. Como ventaja adicional, el adversario aliena a más del 90% de la población mundial.

Todo esto llevará al colapso de la economía del Hegemón. Entonces podrá ser derrotado por defecto.

Los «valores» occidentales enterrados bajo los escombros

Mientras que Rusia, sobre todo a través de los esfuerzos de Lavrov, ofrece al Sur Global/Mayoría Global un proyecto civilizatorio, centrado en una multipolaridad mutuamente respetuosa, China, a través de Xi Jinping, ofrece la noción de una «comunidad con un futuro compartido» y un conjunto de iniciativas, debatidas ampliamente en el Foro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) celebrado en Pekín en octubre, donde Rusia, no por casualidad, fue la invitada de honor.

Un grupo de académicos chinos expuso sucintamente el planteamiento: China «crea/facilita nodos globales de relación/comunicación y plataformas de colaboración concreta/intercambios prácticos». Los participantes siguen siendo soberanos, contribuyen al esfuerzo conjunto (o simplemente a proyectos específicos) y reciben beneficios que los animan a continuar.

Es como si Pekín actuara como una especie de estrella brillante y guía.

Por el contrario, lo que queda de la civilización occidental, que ciertamente tiene poco que ver con Montaigne, Pico della Mirandola o Schopenhauer, se hunde cada vez más en un Corazón de las Tinieblas autoconstruido (sin la grandeza literaria de Conrad), enfrentándose al irremediablemente horrible verdadero rostro del individualismo conformista y sumiso.

Bienvenidos al nuevo medievalismo, precipitado por las «aplicaciones letales» del racismo occidental, como explica el académico Shuchen Xiang, profesor de filosofía en la Universidad de Xidan, en su brillante libro titulado El cosmopolitismo chino.

Las aplicaciones mortales del racismo occidental, escribe el profesor Xiang, son el miedo al cambio, la ontología del dualismo bivalente, la invención del ‘bárbaro’ como Otro racial, la metafísica del colonialismo y la naturaleza insaciable de esta psicología racista. Todas estas «aplicaciones» están explotando, en tiempo real, en Oriente Medio. La principal consecuencia es que la construcción de los «valores» occidentales ya ha perecido, sepultada bajo los escombros de Gaza.

Ahora un rayo de esperanza: se puede argumentar, y volveremos sobre ello, que el cristianismo ortodoxo, el islam moderado y varias corrientes del taoísmo/confucianismo pueden abrazar el futuro como las tres civilizaciones principales de una humanidad purificada.

katehon.com / observatoriodetrabajadores.wordpress.com


Texto completo en: https://www.lahaine.org/mundo.php/el-aviso-de-desahucio-se

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *