Skip to content

El doble rasero de EEUU sobre Palestina refuerza a Israel en su cruzada de venganza en Gaza

Spread the love

EEUU apuntala la guerra total de Israel en Gaza con un nuevo veto en la ONU, que retrasa una tregua y evidencia la doble moral de Washington en Oriente Medio

El Embajador de Algeria, Amar Bendjama, vota a favor del alto al fuego inmediato en Gaza.

JUAN ANTONIO SANZ Público

Washington se reafirma en su apoyo sin fisuras a Israel en la guerra de Gaza. Y aunque emplaza a su mayor aliado de Oriente Medio a moderar sus matanzas y le insiste, infructuosamente, en la necesidad de un Estado palestino, EEUU no duda en respaldar a Israel ante las más altas instancias internacionales. De esta manera, ampara una estrategia de destrucción cuya principal víctima es la población palestina.

El nuevo veto, el tercero, de Estados Unidos emitido a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que reclamaba «un alto el fuego inmediato», desprecia la opinión mayoritaria internacional a favor de una tregua permanente y se pliega ante la estrategia israelí de prolongar la guerra el tiempo que sea preciso y con unos objetivos que no están del todo claros.

Mientras EEUU le salvó el martes la cara a Israel en la ONU, el Gobierno y el Parlamento judíos muerden la mano de Washington y rechazan, con una votación del legislativo, la hoja de ruta en la que están trabajando la Casa Blanca y varios países árabes para crear un Estado palestino que conviva con el Estado judío.

Tel Aviv entiende que acabar con los últimos focos de resistencia de Hamás en Gaza pasa antes por destruir todas y cada una de las ciudades de este territorio: dejar a cientos de miles de habitantes de la Franja sin una salida y, lo más grave, incrementar el número de muertos palestinos en esta guerra que ya se acerca a los 30.000 y unos 70.000 heridos.

En los planes del Gabinete del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, también se contempla el éxodo palestino de Gaza, su control militar (inicialmente) por Israel y ese rechazo tajante a la creación de un Estado de Palestina, evidenciado este miércoles con una votación del Parlamento.

El veto de EEUU deja a Washington solo ante la comunidad internacional

En la votación del martes en el Consejo de Seguridad de la ONU de la propuesta de alto el fuego inmediato llevada a la sesión por Argelia, miembro no permanente de ese órgano, trece de los catorce miembros del Consejo votaron a favor y uno, Reino Unido (también miembro permanente del órgano), se abstuvo.

Un total de 26 de los 27 países de la UE apoyaron la adopción de un alto el fuego inmediato

Según Washington, esa tregua inmediata reclamada por todos los países del Consejo de Seguridad de la ONU menos EEUU, no beneficiaría al centenar de rehenes aún en manos de Hamás. La Casa Blanca no menciona a los miles de civiles palestinos que morirán bajo las bombas israelíes si no se alcanza ese alto el fuego inmediato.

«A veces la diplomacia nos lleva más tiempo del que nos gustaría», justificó la embajadora de EEUU ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, antes de emitir su voto.

Licencia para matar… palestinos

Rusia calificó el veto estadounidense como una concesión a Rusia de una «licencia para matar». En Rusia se critica el doble rasero del que también responsabiliza a la ONU por calificar la invasión israelí de Gaza como una «escalada militar», mientras su propio ataque sobre Ucrania recibió en su momento la consideración de «agresión armada». Evidentemente, ésta lo fue. Como aquella también lo es.

China, que apoyó la propuesta de resolución, manifestó su «gran decepción» por el veto estadounidense. «Una vez más, Estados Unidos vetó la medida de manera unilateral y ha llevado la situación en Gaza a un escenario si cabe más peligroso. China está muy decepcionada con este veto», indicó la portavoz del Ministerio chino de Exteriores, Mao Ning.

En el caso de la Unión Europea, sus miembros votaron de forma casi unánime a la resolución presentada por Argelia. Un total de 26 de los 27 países de la UE apoyaron la adopción de un alto el fuego inmediato. Solo votó en contra Hungría, en un movimiento más de su actitud reticente ante la política exterior de Bruselas.

Un alto el fuego «sostenible»

El lunes, se habían reunido los miembros del consejo de Asuntos Exteriores de la UE, que subrayaron la necesidad de una pausa humanitaria inmediata en la guerra de Gaza para liberar a los rehenes en manos de Hamás y facilitar la llegada de ayuda para la población de la franja. También como preámbulo de un cese el fuego «sostenible».

De los 200 rehenes secuestrados durante la incursión de Hamás en Israel el pasado 7 de octubre, que acabó con la vida de 1.200 personas, han sido liberados un centenar y se cree que otros treinta pueden haber perecido asesinados por las milicias palestinas o por el fuego del propio ejército israelí.Israel puede creer que tiene el beneplácito de Washington para su ataque a Rafah

Los 26 países de la UE que apoyaron el lunes en Bruselas ese «alto el fuego sostenible» también instaron a Israel a desistir de su anunciado ataque terrestre a Rafah, la última ciudad palestina que, en la frontera con Egipto, no ha sido aún arrasada por las fuerzas israelíes. En Rafah, se agolpan 1,4 millones de gazatíes, la inmensa mayor parte desplazados del resto de Gaza, donde sus hogares han sido destruidos por la invasión israelí.

Según esa declaración, una ofensiva sobre Rafah «empeoraría una situación humanitaria ya catastrófica e impediría la provisión urgente de servicios básicos y asistencia humanitaria».

Palestinos alrededor de un vehículo dañado por los ataques israelíes.
Palestinos alrededor de un vehículo dañado por los ataques israelíes.  Naaman Omar / Zuma Press / EUROPA PRESS

Estados Unidos también había pedido a Israel que no llevara a cabo esa operación militar. Ahora, tras el veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, Israel puede creer que tiene el beneplácito de Washington para su ataque a Rafah. Algunos ministros de Netanyahu ya han indicado que el asalto de Rafah sería inminente si los rehenes no son liberados antes del comienzo del Ramadán, el próximo 10 de marzo.

Otro alegato de EEUU a favor de Israel

Después de su veto, Estados Unidos presentó este miércoles ante la Corte Penal Internacional (CPI), máximo órgano de justicia de Naciones Unidas, un alegato en el que subrayaba que la retirada israelí de Gaza solo puede darse si se garantizan «la seguridad y las necesidades reales de Israel». Bajo esta premisa, según Washington, en estos momentos es imposible ordenar la retirada inmediata de las fuerzas israelíes.

La parte palestina que ha recurrido a la CPI había señalado que la ocupación militar indefinida israelí de los territorios palestinos viola la prohibición de la conquista territorial y el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación, imponiendo un sistema de segregación racial y apartheid.

Torpedo israelí contra la solución de los dos estados

Y mientras EEUU trata por todos los medios de salvar la cara internacionalmente a sus aliados israelíes, éstos no dudan en insistir en sus propias posiciones, aunque saquen los colores a Washington. Así, aunque EEUU sigue defendiendo la solución de los dos estados, Israel la desestima y avanza hacia la anexión de facto de los territorios palestinos o, cuanto menos, su control militar.

El Parlamento israelí (Kneset) respaldó este miércoles la reciente declaración del Gobierno de Netanyahu contra la creación «unilateral» de un Estado palestino. Un total de 99 de 120 legisladores suscribieron ese rechazo. El Gabinete de Netanyahu se había opuesto al proyecto de Estados Unidos y varios países árabes para establecer una hoja de ruta hacia la creación del Estado palestino.

Un improvisado campamento de palestinos junto a la frontera con Egipto, al sur de la Franja de Gaza. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa
Un improvisado campamento de palestinos junto a la frontera con Egipto, al sur de la Franja de Gaza.  Ibraheem Abu Mustafa / REUTERS

Estas decisiones de Israel y el veto estadounidense en la ONU echan un nuevo jarro de agua fría sobre las negociaciones en Egipto de algún tipo de acuerdo que establezca una tregua de mínimos entre israelíes y palestinos, con el objetivo de liberar a los rehenes y asegurar la entrada de suministros humanitarios a la Franja de Gaza.

Este miércoles se reunieron en El Cairo representantes de Hamás y de la inteligencia egipcia con el enviado estadounidense Brett McGurk, asesor para Oriente Medio del presidente Joe Biden. Israel boicoteó las últimas negociaciones para lograr entre seis semanas y dos meses de tregua. Ahora, aunque públicamente habla de «prometedores signos de progreso» en la negociación, sus tanques siguen avanzando hacia Rafah.

Cisjordania al rojo vivo

Si se produce un ataque a Rafah, la elevada tensión que ahora existe en Cisjordania podría derivar en un conflicto armado abierto y la entrada a saco del ejército israelí en este otro territorio palestino. La Unión Europea ha manifestado su temor de que la próxima celebración musulmana del Ramadán, las prohibiciones militares israelíes a la libertad de reunión y la cascada de ataques de colonos ilegales judíos a los pobladores palestinos estallen en una confrontación a gran escala.Borrell sobre la violencia israelí en Cisjordania: «es el auténtico obstáculo para la solución de los dos estados»

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha llegado a calificar de acciones terroristas estos ataques de los colonos israelíes en Cisjordania y a pedir la prohibición de entrada en la Unión de esas personas. Algunos países dentro de la UE, por ejemplo Hungría y la República Checa, se oponen a esta medida y otras sanciones contra los colonos judíos, pues no quieren igualarlos con los milicianos de Hamás, organización que Bruselas califica como terrorista.

Francia, España, Bélgica e Irlanda han apostado por esa presión sobre los colonos judíos ilegales para intentar frenar la oleada de asesinatos, destrucción de propiedades y violencia en general desatada sobre los legítimos habitantes palestinos de las zonas de Cisjordania donde se están extendiendo las ocupaciones ilegales judías.

Borrell ha sido muy claro: Cisjordania «está en ebullición y si no se permite a la gente acudir a las mezquitas durante estas festividades de Ramadán, la situación va a ser mucho peor».

En el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich celebrada el pasado fin de semana, Borrell afirmó que la violencia desatada en Cisjordania por los extremistas israelíes, que cuentan con el apoyo del ejército y de Netanyahu, «es el auténtico obstáculo para la solución de los dos estados».

La votación de este miércoles en el Kneset israelí le ha dado la razón a Borrell frente a otras posturas más ambiguas en la UE y augura la peor de las pesadillas de cara al mes de marzo y las celebraciones del Ramadán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *