Skip to content

El Gran Inquisidor de Julian Assange

Spread the love

Los abogados de la acusación en el Tribunal Superior que pretenden obtener la extradición de Julian a EE.UU. se basan casi exclusivamente en las opiniones judiciales de Gordon Kromberg, un abogado estadounidense muy controvertido.

Derechos humanosPolítica 27 febrero, 2024 Christopher Lynn Hedges El Viejo Topo

La fiscalía de Estados Unidos, que pretende que se deniegue la apelación de Julian Assange a una orden de extradición, iniciada por la administración Trump y abrazada por la administración Biden, basó recientemente sus argumentos en las dudosas declaraciones juradas presentadas por un fiscal federal estadounidense del Distrito Este de Virginia, Gordon Kromberg.
Las acusaciones formuladas por Kromberg –a menudo falsas– para justificar la extradición no fueron aceptadas por los dos jueces del Tribunal Supremo, Jeremy Johnson y Dame Victoria Sharp, que supervisan el recurso final de Julian ante los tribunales británicos.
Los abogados de la acusación, interrogados por los jueces, se vieron sorprendidos cuando se les cuestionó la veracidad de varias de las afirmaciones que Kromberg hizo en apoyo de la acusación contra Julian. Este fue especialmente el caso cuando los abogados argumentaron que los documentos clasificados que Julian publicó en 2010 –conocidos como los diarios de guerra de Irak y Afganistán– no estaban revisados. Estos documentos no revisados, dijeron al tribunal, pusieron en peligro las vidas de las personas nombradas en los documentos y causaron que algunos «desaparecieran».
Como dejaron claro los abogados defensores Edward Fitzgerald y Mark Summers, y los jueces parecieron reconocer, los documentos sí fueron revisados por Julian cuando colaboraba con medios de comunicación, como The Guardian y The New York Times, cuando WikiLeaks publicó documentos militares clasificados relativos a las guerras de Afganistán e Irak, junto con cables del Departamento de Estado de Estados Unidos. Las versiones sin editar fueron publicadas por primera vez por el sitio web Cryptome después de que dos reporteros de The Guardian publicaran un libro con la clave de acceso a los documentos, lo que llevó a su publicación por otras organizaciones en línea.
Julian se puso en contacto con el gobierno estadounidense, según declaró Summers al tribunal, y habló largo y tendido con ellos, en un intento de impedir que se publicaran los cables sin editar. Al final, el Departamento de Estado estadounidense optó por no actuar. Los funcionarios estadounidenses han admitido tímidamente que no tienen pruebas de que nadie de los nombrados en los documentos haya resultado perjudicado. Otras acusaciones –como que Julian intentó ayudar a Chelsea Manning, que filtró los documentos, a descifrar una contraseña para acceder a documentos o proteger su identidad, o que intentó conspirar con piratas informáticos– también han sido desmentidas.
Un informe facilitado al juez Baraitser por un experto forense militar estadounidense concluyó que, incluso si Manning hubiera sido capaz de descifrar la contraseña (cosa que ni ella ni nadie de WikiLeaks hizo nunca), ello no le habría proporcionado acceso a los documentos, no le habría proporcionado anonimato y no le habría dado acceso a documentos que no tuviera ya. El experto también describió que alguien con los conocimientos técnicos, la habilidad y la experiencia de Manning, así como su acceso legal a materiales de alto secreto, habría sabido esto. Pero estos bulos inspirados en Kromberg son todo lo que tiene Estados Unidos, así que los utiliza.
Al final del día, parecía probable que, probablemente en abril, ya que los escritos solicitados tienen que ser entregados a los jueces en marzo, los dos jueces permitirán una apelación en al menos algunos de los puntos. Esto, convenientemente para el gobierno de Biden ­–que supongo que no quiere asumir la polémica cuestión de extraditar a Julian mientras alimenta el genocidio en Gaza– significará que cualquier extradición se produciría después de las elecciones.


La audiencia de dos días era la última oportunidad de Julian para solicitar una apelación de la decisión de extradición tomada en 2022 por la entonces ministra británica del Interior, Priti Patel, y de muchas de las sentencias de la jueza de distrito Vanessa Baraitser en 2021. Si se le deniega el recurso, Julian puede solicitar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) una suspensión de la ejecución en virtud del artículo 39, que se concede en «circunstancias excepcionales» y «sólo cuando existe un riesgo inminente de daño irreparable». Pero es posible que el tribunal británico ordene la extradición inmediata de Julian antes de una instrucción en virtud de la Regla 39 o que decida ignorar una petición del TEDH para permitir que Julian vea su caso ante el tribunal.
La CIA solicita el encarcelamiento de Julian en Estados Unidos debido a la publicación de los documentos conocidos como Vault 7, que exponen herramientas de piratería informática que permiten a la CIA acceder a nuestros teléfonos, ordenadores y televisores, convirtiéndolos –incluso cuando están apagados– en dispositivos de vigilancia y grabación. La solicitud formal de extradición no incluye cargos basados en la publicación de los archivos de Vault 7, pero la petición estadounidense también se produjo después de la publicación del material de Vault 7. La CIA suele conseguir lo que quiere. Pero en un futuro próximo es probable que Julian siga pudriéndose en la prisión de Belmarsh, donde lleva encarcelado casi cinco años mientras se deteriora física y psicológicamente. Esta ejecución a cámara lenta es intencionada.
Es difícil calificar de victoria cualquier resolución judicial que no sea la retirada de los cargos contra él, pero cuanto más tiempo permanezca fuera de las manos de Estados Unidos, más esperanzas tendrá de recuperar la libertad para llevar a cabo el periodismo de investigación más importante de nuestra generación.
La abogada de la acusación, Clair Dobbin KC, con su larga melena rubia cayendo por debajo de su peluca rubia oficial, se aferró a la declaración jurada de Kromberg como si fuera el santo grial, leyendo partes de ella al tribunal.
«No forma parte de las responsabilidades ordinarias de los periodistas solicitar y publicar información clasificada», dijo al tribunal, en una de sus declaraciones más obtusas.
Los cargos principales, dijo, haciéndose eco de Kromberg, eran «complicidad en actos ilegales para obtener o recibir voluminosas bases de datos de información clasificada»; el intento de «obtener información clasificada mediante piratería informática» y «publicar ciertos documentos que contenían los nombres sin censurar de personas inocentes que arriesgaron su seguridad y libertad para proporcionar información a Estados Unidos y sus aliados, incluidos afganos e iraquíes locales, periodistas, líderes religiosos, defensores de los derechos humanos y disidentes políticos de regímenes represivos».
Por supuesto, como señaló la defensa de Julian, muchas de estas personas eran informantes, cómplices de crímenes de guerra de Estados Unidos, pero la frase «crímenes de guerra» nunca fue mencionada por la acusación, mágicamente borrada del caso.
La fiscalía, apoyándose en Kromberg, insistió en que Julian no era periodista, que lo que publicaba «no era de interés público» y que Estados Unidos no solicitaba su extradición por motivos políticos. Acusaron a «gobiernos extranjeros hostiles, grupos terroristas y organizaciones criminales de haberse aprovechado de las revelaciones de WikiLeaks para obtener información de inteligencia y utilizarla contra Estados Unidos y contra ciudadanos extranjeros que prestaban asistencia a Estados Unidos». Dijeron que Osama bin Laden había solicitado el material publicado por WikiLeaks y que los talibanes utilizaron los documentos para identificar a informantes.

Conocí a Kromberg ­–un ferviente sionista vinculado al movimiento de colonos de extrema derecha de Israel en la Cisjordania ocupada– cuando, tras los atentados del 11-S, el gobierno estadounidense empezó a encarcelar a destacados activistas palestinos como «terroristas» y a cerrar organizaciones benéficas palestinas como la Fundación Tierra Santa.
Kromberg ejerció como Gran Inquisidor en esta caza de brujas, persiguiendo a numerosos musulmanes, entre ellos Ahmed Abu Ali, así como a mi amigo, el profesor y activista palestino Dr. Sami al-Arian.
Al-Arian soportó un juicio espectáculo de seis meses en Florida –no muy diferente al de Julian– en el que el caso del gobierno se derrumbó en una masa de contradicciones e insinuaciones. Durante el juicio, el gobierno citó a 80 testigos y sometió al jurado a cientos de horas de transcripciones y grabaciones telefónicas, a menudo inanes, realizadas a lo largo de un periodo de 10 años, que el jurado desestimó como «cotilleos». De los 94 cargos presentados contra los cuatro acusados, ninguno obtuvo condena. De los 17 cargos contra al-Arian –incluida la «conspiración para asesinar y mutilar a personas en el extranjero»–, el jurado le absolvió de ocho y no se pronunció sobre el resto. Los miembros del jurado se mostraron en desacuerdo con el resto de los cargos por 10 votos a favor y 2 en contra, lo que favoreció su absolución total.
Tras la absolución, el profesor palestino, bajo coacción, aceptó un acuerdo de culpabilidad que le evitaría un segundo juicio, afirmando en su acuerdo que había ayudado a personas asociadas con la Yihad Islámica Palestina, la segunda mayor organización de resistencia en Gaza y Cisjordania, en asuntos de inmigración. Fue condenado a 57 meses de prisión. Durante su encarcelamiento, Kromberg ordenó a Al-Arian que testificara en la investigación del gran jurado sobre el Instituto Internacional de Pensamiento Islámico de Herndon (Virginia).
Cuando los abogados de Al-Arian pidieron a Kromberg que retrasara el traslado del profesor a Virginia debido al mes sagrado musulmán del Ramadán, Kromberg les dijo «si pueden matarse entre ellos durante el Ramadán, pueden comparecer ante el gran jurado». Kromberg, según una declaración jurada firmada por el abogado de al-Arian, Jack Fernández, también dijo: «No voy a aplazar la comparecencia del Dr. al-Arian ante el gran jurado sólo para contribuir a lo que se está convirtiendo en la islamización de América».
El gobierno malgastó 80 millones de dólares intentando condenar al Dr. al-Arian, que se negó a testificar a petición de Kromberg y fue acusado de desacato. Finalmente fue deportado y vive en Turquía.
«En 2017, Kromberg procesó el caso de un oficial de policía de Washington acusado de comprar tarjetas de regalo en apoyo del terrorismo, cargos que surgieron de una controvertida operación encubierta», señaló The Intercept. «En el tribunal, Kromberg lanzó acusaciones sorprendentes de que el sospechoso era partidario tanto del grupo yihadista Estado Islámico como del Partido Nazi alemán de la época de la Segunda Guerra Mundial. Refiriéndose a un comentarista anónimo en línea que había llamado al acusado «escoria musulmana-nazi», Kromberg argumentó ante el tribunal: «Si eso es cierto o no, no sé la respuesta. Pero la cuestión es que el nazismo en este caso está muy relacionado con el ISIS».
Kromberg tiene una animadversión tan profunda hacia Julian –y uno sospecha que hacia los periodistas– como hacia los musulmanes.
Plantea la posibilidad, una posibilidad repetida tontamente por los representantes de la acusación en Londres, de que a Julian, como ciudadano extranjero, se le podrían negar las protecciones de la Primera Enmienda si fuera juzgado en EE.UU. Esto llevó a los jueces a preguntar si tenían «alguna prueba de que un ciudadano extranjero tiene derecho a los mismos derechos [en virtud de la Primera Enmienda] que un ciudadano estadounidense», una pregunta que Dobbin, torpemente, fue incapaz de responder.
Al mismo tiempo, Kromberg ha ofrecido numerosas garantías, repetidas por la fiscalía el miércoles, de que Julian no será sometido a duras condiciones carcelarias. Calificó de «puramente especulativa» la posibilidad de que Julian sea alojado en una prisión de máxima seguridad altamente restrictiva.
Kromberg citó a Manning en 2019 para testificar ante un gran jurado en un esfuerzo por conseguir que implicara a Julian en «un cargo de conspiración para cometer intrusión informática», una acusación que fue ampliamente desacreditada por el testimonio de expertos en 2020. Manning compareció ante el gran jurado, pero se negó a responder a las preguntas que se le formularon. Fue declarada en desacato civil y encarcelada. Fue puesta en libertad cuando el gran jurado expiró. Kromberg le envió entonces una segunda citación para comparecer ante otro gran jurado. De nuevo se negó a declarar, lo que provocó otra ronda de encarcelamiento y multas de 500 dólares al día que se elevaron a 1.000 dólares al día tras 60 días de incumplimiento. En marzo de 2020, mientras se encontraba en un centro de detención de Alexandria (Virginia), fue hospitalizada tras intentar suicidarse.
El esfuerzo por obligar a Manning a implicar a Assange es fundamental para el caso estadounidense. Si logran convencer al tribunal de que Julian ayudó a Manning a descifrar un código de acceso para acceder a un ordenador del Departamento de Defensa conectado a la Red Secreta de Protocolo de Internet, utilizada para documentos y comunicaciones clasificados, eso permitiría al gobierno acusar a Julian de un delito real.
El fallo en el caso contra Julian es que no cometió ningún delito. Puso al descubierto los delitos de otros. Los que ordenaron y llevaron a cabo esos delitos están decididos, no importa cómo tengan que deformar los sistemas jurídicos británico y estadounidense, a hacérselo pagar.

Fuente: https://chrishedges.substack.com/p/julian-assanges-grand-inquisitor

Libros relacionados:

Por la desobediencia cívica. José Bové y Gilles Luneau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *