Skip to content

El peligro que nos amenaza

Spread the love

El mundo ha entrado en zona de peligro, y la posibilidad de un conflicto que nos involucre a todos (y nuclear, por añadidura, si se tercia) es bien real. La espoleta la conocemos desde Tucídides y la guerra entre Esparta y Atenas. La trampa está dispuesta.

MundoSociedad 22 febrero, 2024 Ernesto Gómez de la Hera El Viejo Topo

Después de un corto periodo de tiempo en que disminuyeron, los gastos militares están subiendo drásticamente en todo el mundo occidental. Obviamente la fabricación de armas siempre ha sido un gran negocio, en el capitalismo y antes del capitalismo, pero reducir la implicación de este incremento al asunto del beneficio sería caer en un estrecho economicismo, que ocultaría más cosas de las que aclararía.

En efecto, las armas y los ejércitos que las usan son determinantes para mantener el Poder, que es el objetivo principal de todo bloque gobernante. Y cuando los medios normales de mantener la Hegemonía –la Política y sus herramientas– fallan, se pasa a continuar por otros medios: la guerra, como dijo Clausewitz. Por eso estamos asistiendo ahora a un incremento constante de los gastos militares. Estos son imprescindibles en un momento en que los conflictos militares, o la amenaza de ellos, se extienden por el planeta. Y quien está detrás de ello es la autodenominada Comunidad Internacional. Comunidad que, traducido al román paladino, no es más que un conjunto de unos 49 estados: una cuarta parte de los miembros de Naciones Unidas y muchísimo menos en porcentaje respecto a la población mundial. Aunque sí que poseen, todavía, una parte muy superior de la riqueza planetaria, lo que conlleva, también, que sean los causantes de la inmensa mayoría de los atentados medioambientales que sufrimos los 8.000 millones de habitantes de la Tierra. El consumismo occidental (entre el 70% y el 80% de los recursos extraídos de la biosfera) es la causa de la crisis medioambiental, aunque los recursos se extraigan o fabriquen en el Sur global.

Esos estados son todos satélites de uno de ellos: los EE.UU. Lo son en mayor o menor medida. El más reciente dossier del Instituto Tricontinental de Investigación Social analiza que hay una serie de anillos concéntricos en los que están situados, con EE.UU. en el centro, en diversas posiciones (Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, serían los más cercanos) todos ellos. Esta sedicente Comunidad que, en esta forma, lleva casi cien años dominando el planeta (y con pequeñas diferencias en el elemento central, dos siglos[1]), está hoy fracturada por múltiples grietas que podrían provocar un cambio sistémico. Y no se están quedando de brazos cruzados ante ello.

Durante ese tiempo, el tiempo del ascenso del capitalismo luego pasado a su fase imperialista, ese Occidente global dominó, directamente o por la vía financiera, todo el mundo. Dominó la producción, agraria e industrial, las finanzas y la fuerza militar. Si bien hubo un periodo, en la segunda mitad del siglo XX, en que lo último fue desafiado por el campo socialista. Pero tras el derrumbe de la URSS, EE.UU. pudo cantar victoria, pensando que la historia se había acabado. Nada más lejos de la verdad. La gran crisis del 2008 sólo se pudo afrontar insistiendo aún más en la financiarización de la economía. Esto trajo consigo una mayor desindustrialización occidental. Los países donde radica, a partir de entonces, la mayoría de la producción y el suministro de energía son ajenos a Occidente. Obviamente con la salvedad de la industria militar. Y esta salvedad prueba, de nuevo, que la fuerza y la guerra, aunque esta adopte ahora formas distintas (guerra híbrida), son la “ultima ratio” para la defensa del Hegemón.

El ascenso de los países ajenos al control occidental supone ya, como decíamos, que ellos ocupan el primer lugar a la hora de la producción industrial, si bien el consumo de esa producción sigue haciéndose principalmente en Occidente. Esta situación repercute también en el sistema financiero. Este, desde Bretton Woods, está basado en el dólar y es esto, sobre todo desde que en 1971 dejó de estar el dólar respaldado por el oro, lo que garantiza que EE.UU., al poder imprimir dólares sin más gasto que el papel y la tinta precisas para hacerlo, marque las reglas financieras mundiales. De aquí procede que el Banco Mundial, el FMI y los grandes bancos occidentales puedan extraer, en forma de intereses de la deuda, gigantescos beneficios de lo que hoy se llama Sur global. Además la dolarización permite la política de sanciones unilaterales e ilegales, que en los últimos tiempos se han aplicado cada vez a más países por parte de EE.UU. y sus satélites. Sanciones que, a veces, adoptan la forma de rapiña directa, como los depósitos bancarios mantenidos en Occidente requisados a Irán, Rusia y otros países.

Lógicamente esto crea una resistencia y de ella nacen opciones que cada día tienen más importancia. La más conocida son los BRICS, que hoy ya agrupan a diez países (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, Etiopía, Egipto, Irán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos). No es cierto, como algunos ilusamente dicen, que estos países conformen un bloque con una voluntad política común. En realidad sus alianzas y conductas son muy disímiles, aparte de seguir teniendo motivos de enfrentamiento entre ellos (China e India siguen manteniendo un contencioso fronterizo y Egipto y Etiopía mantienen otro por la nueva presa etíope en el Nilo Azul, por citar un par de casos). Pero todos son países (los grupos de poder interno de cada uno) que no desean someterse a nadie. Son países que ya tienen, en conjunto, un peso decisivo, y mayor que el G-7 occidental, en la economía mundial. Son países que continúan usando mayormente el dólar como moneda de intercambio, pero están haciendo intentos de disminuir este uso, ya que saben que él les ata. Y, sobre todo, conocen que sus contrapartes occidentales pueden hacer que esos billetes no sean más que papel. Y este es un gran incentivo, por ejemplo para un país como Arabia Saudí, que continúa siendo (lo vemos en su triste papel ante el genocidio de los palestinos) aliado militar de EE.UU., pero sabe que la gran cantidad de petrodólares que tiene podría ser requisada rápidamente.

Nunca ha habido una potencia hegemónica que cediera su poder sin resistirse a ello y los EE.UU. no están dispuestos a ser el primer caso. Hoy en día hay un gran enfrentamiento interno en el interior de la oligarquía política que controla EE.UU., pero todos los sectores son unánimes a la hora de querer seguir manteniendo EE.UU. como la única superpotencia mundial. Y están aplicando todas las medidas que consideran necesarias para ello, sean las que sean. Lo que sucede es que algunas de las cosas que funcionaban en el pasado ya no funcionan hoy. Un ejemplo es eso del orden basado en reglas. Ese orden que, según ellos, no es respetado por quienes les desafían y que les autoriza a ellos, en consecuencia, a tomar todas esas medidas, como sanciones, bloqueos, guerras preventivas… Pero esas reglas jamás se definen más que como la voluntad desnuda de los EE.UU. Y su aplicación contraviene constantemente otras reglas que sí están claramente definidas: las reglas del Derecho Internacional Público que se halla en los Pactos Internacionales aprobados por Naciones Unidas (y no está de más recordar que EE.UU. es el país que menos de esos pactos ha ratificado). Si atendemos a todo esto (vid. un reciente artículo de John Dugard en el Leiden Journal of International Law) comprenderemos porqué ya nadie cree que EE.UU. y sus satélites son los defensores, como ellos se autoproclaman, de la causa de la Democracia y la Justicia. Así pues, cuando las máscaras fallan no queda más que la fuerza bruta, con lo que hoy de aquella frase famosa de Theodore Roosevelt “habla suavemente y lleva un gran garrote”, sólo subsiste el garrote. Lo grave es que hoy ese garrote son las armas nucleares.

La sedicente Comunidad Internacional tiene ante sí, no en su contra, países que tienen un poder considerable (los BRICS+5 mencionados). No están en su contra, pero eso no obsta para que así sea visto por quienes se creen bendecidos por dios e investidos de un destino manifiesto. Desde luego quienes creen esas cosas han de ver como enemigos a todos cuantos, al ascender su poder y no ser dependientes de ellos, pueden aspirar a ser sus iguales. Esto se junta con la gran influencia que tienen en EE.UU. eso que llaman “think tanks”. Hace poco ha aparecido un libro de Glenn Diesen, gran conocedor de la materia, llamado “The Think Tank Rackett: Management the Information War with Russia”. El libro pone de manifiesto la estrecha ligazón entre esas fundaciones y las grandes empresas gringas, aunque esto ya era sabido. Lo mismo que el juego de puertas giratorias que existe entre ellas y el personal político bipartidario. Lo que es quizá más novedoso es la mediocridad intelectiva que dirige hoy esas fundaciones y como esa mediocridad contagia a quienes toman las decisiones militares y políticas.

Las guerras, híbridas o directas, que EE.UU. y sus satélites han emprendido en los últimos años con la intención de detener el declive occidental (Iraq, Afganistán, Siria, Libia…), no han producido el efecto deseado. Han arrasado países y sociedades enteras y costado millones de vidas, pero han terminado con ignominiosas retiradas. Y es que la sedicente Comunidad Occidental posee los medios para destruir cualquier país, pero carece de las tropas necesarias para asegurar su dominio. Y esto es lo que han aprendido esos rivales que temen ser los siguientes objetivos de la agresión occidental. Ahora saben que Occidente no respeta la Carta de Naciones Unidas, ni el Derecho Internacional, nacidos un día en su seno. Son ellos, precisamente, quienes apelan a esa Carta y ese Derecho, pero, a la vez, están decididos a usar también las armas para defenderse.

Si algo enseñan las actuales campañas militares, en Ucrania y Oriente Próximo, es que la capacidad de proyección de fuerza y el poder de fuego de EE.UU. y sus aliados principales (Reino Unido e Israel) tiene límites, pues su inmensa capacidad destructiva lo es respecto a poblaciones inocentes, pero no sobre las fuerzas armadas enemigas. La elección por armas cada vez más sofisticadas hace crecer el costo de su fabricación y el de usarlas, además de enriquecer a las empresas armamentistas que reciben los billones que se desvían de los presupuestos públicos hacia ellas. Sin embargo no parecen frenar a quienes utilizan armas más baratas, más sencillas y fáciles de manejar y más numerosas. Y que también se pueden proteger mejor de la artillería misilística. Además de que en el campo de batalla el número de hombres sigue siendo determinante. Por si esto fuera poco la dispersión de fuerza (no olvidemos que EE.UU. tiene más de 800 bases rodeando el planeta) es buena para atemorizar y controlar, pero muy mala cuando hay que combatir. Sobre todo cuando has de moverte por líneas exteriores y los enemigos designados por EE.UU., China y Rusia, ocupan eso que se llama el “heartland”, el centro más poblado y rico en recursos del planeta.

Todo junto hace que haya quienes hablan de la bancarrota de EE.UU., pero eso está muy lejos de ser cierto. Mientras sus opositores están lejos de formar un bloque sólido, como advertíamos más arriba, los EE.UU., como demuestra la conducta de los gobiernos de la UE y otros, tienen perfectamente disciplinados a sus satélites. Sus recursos económicos, aunque ya no sean abrumadoramente superiores, siguen siendo enormes. Su potencial en armamento no convencional es el mayor que existe (además del nuclear hemos de considerar su arsenal biológico) y están decididos a usarlo para mantener su status. EE.UU. no sólo es la única potencia nuclear que ha usado esas armas contra población civil, sino que es la única cuya doctrina nuclear se basa en lo que llaman contrafuerza. Es decir, la capacidad de lanzar un primer ataque nuclear contra los centros directivos y los arsenales nucleares de sus enemigos, con la idea de que eso impediría la represalia y les permitiría a ellos seguir indemnes. Esta doctrina es considerada una locura por los mayores expertos en la materia, pero es defendida por las mediocridades que pueblan esos “think tanks” que mencionábamos. Esta es la razón de que la situación mundial sea ahora tan peligrosa. Seguramente el riesgo de que estalle un conflicto nuclear, que nunca podría ser limitado y se extendería rápidamente, no ha sido jamás tan grande en los últimos 40 años, desde la instalación de los misiles de crucero en Europa. Y entonces había un masivo movimiento pacifista en países como Alemania, Reino Unido y España, mientras que ahora no existe tal cosa. Toda la oposición que hallan, hoy en día, los EE.UU. y sus satélites proviene de estados que protegen sus propios intereses y no desean someterse a los de aquellos. Esos estados, aunque es cierto que son más respetuosos (no dejan de vulnerarlo en alguna ocasión) con el Derecho Internacional, no representan ninguna esperanza auténtica para la humanidad trabajadora y no llegan a la media docena los que proclaman querer superar el capitalismo.

En conclusión, el resultado final de toda esta confrontación de voluntades es impredecible y podría ser catastrófico. Pero esto no quiere decir que nuestra propia voluntad equivalga a cero (vid. la carta de Engels a J. Bloch del 21-9-1890). Por débiles que seamos ahora, por difícil que sea el actuar dentro de una UE que sigue teniendo una situación privilegiada en la jerarquía mundial y cuyos dirigentes han decidido atar su suerte a la de EE.UU., no podemos limitarnos a observar. Es el momento de agitar, de hacer ver los peligros, de señalar al mayor responsable de los mismos y de unir solidariamente nuestra suerte a la de los millones de personas humildes que fuera de este “jardín” (Borrell dixit) padecen, por ahora mucho más que nosotros, las consecuencias de las decisiones de quien manda en la sedicente Comunidad Internacional.

Fuente: https://www.cronica-politica.es/el-peligro-que-nos-amenaza/

Nota:
[1] Hoy está de moda hablar del fin de los cinco siglos de dominio occidental o de cómo la globalización empezó también por entonces. Pero eso no se sostiene en la realidad. Si, por ejemplo, en 1790 al emperador Qianlong le hubieran dicho que China estaba controlada por Occidente, cuando eran ellos quienes representaban la mayor parte del PIB mundial de aquel entonces, no cabe duda de que hubiera mostrado su desprecio a quien se lo dijera. En cuanto a considerar que el Galeón de Manila representaba algo semejante a la globalización, se trata de algo sencillamente ridículo. Durante los 250 años que funcionó la travesía Manila-Acapulco las mercancías trasladadas son menos de las que un único portacontenedores post panamax, de los centenares que circulan ahora por el océano, puede transportar. Fue hace dos siglos, con la eclosión del modo de producción capitalista, cuando Occidente controló, de verdad, el planeta.

Libros relacionados:

El nuevo topo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *