Skip to content

“El triunfo de la verdad”: la entrevista Carlson-Putin pone a Occidente contra la pared y su prensa sigue dando alaridos

Spread the love

La histeria alrededor de la entrevista del periodista estadounidense Tucker Carlson al presidente ruso, Vladímir Putin, mostró cuánto teme Occidente encontrarse con la verdad

'El triunfo de la verdad': la entrevista Carlson-Putin pone a Occidente contra la pared y su prensa sigue dando alaridos. Análisis

Valdir da Silva Bezerra Geoestrategia

La histeria alrededor de la entrevista del periodista estadounidense Tucker Carlson al presidente ruso, Vladímir Putin, mostró cuánto teme Occidente encontrarse con la verdad. Pero no solo eso, sino también con los motivos reales del actual conflicto en Ucrania.

Este, a su vez, fue uno de los aspectos principales de la entrevista que Putin concedió al periodista estadounidense. Inicialmente, Putin necesitaba hacer un recorrido histórico por la trayectoria política de Rusia, desde sus orígenes hasta la época moderna, para poder situar tanto al entrevistador como a la audiencia respecto a los problemas que vivimos en la actualidad.

La elección del presidente ruso es bastante justificable. Después de todo, la experiencia de los Estados es, en cierto modo, comparable a la de los individuos, en el sentido de que ambos interpretan y utilizan el pasado para formular no solo actitudes, sino también su propia identidad.

Tras este ejercicio inicial, Putin destacó los múltiples factores que vinculan a rusos y ucranianos, aludiendo en particular a una situación real ocurrida recientemente en el ámbito del conflicto en Ucrania, en la que un grupo de soldados rusos rodea a cierto destacamento ucraniano, exigiéndoles que se rindan, mientras este último grita en respuesta que “los rusos no se rinden”.

Este ejemplo fue sin duda uno de los aspectos más destacados de la entrevista, ya que demuestra que todavía existen vínculos inseparables entre rusos y ucranianos –prácticamente dos partes de un mismo pueblo–, vínculos que ningún conflicto podrá destruir.

Además de esta cuestión, Putin también aludió a ciertos episodios de los años 1990, en los que Rusia intentó por todos los medios acercarse a Occidente. Sin embargo, los dirigentes estadounidenses y europeos ignoraron los legítimos intereses de seguridad de Moscú y se negaron a trabajar junto con Rusia para construir una nueva arquitectura de defensa.

Putin destacó que, a principios de la década del 2000, los rusos propusieron un proyecto conjunto con Estados Unidos y Europa en el segmento de sistemas de defensa antimisiles. Sin embargo, las propuestas de Moscú nunca se llevaron adelante.

Recordando una conversación con Bill Clinton, Putin explicó la pregunta que le había hecho al entonces presidente estadounidense sobre la posibilidad de que Rusia se uniera a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Al principio, Clinton no se opuso a la idea, pero después de una conversación a puerta cerrada con su “delegación”, Clinton dijo que tal posibilidad no era viable. Este episodio es muy ilustrativo y muestra cómo Rusia intentó acercarse a Occidente en diferentes momentos de su historia, proponiendo mecanismos que pudieran superar el legado de animosidad y desconfianza mutua de la época de la Guerra Fría.

Desafortunadamente, Estados Unidos optó por apoyar procesos que debilitarían a Rusia a nivel nacional e internacional. Un ejemplo citado por Putin a este respecto fue el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a grupos terroristas en el Cáucaso a finales de los años 1990 y principios de los años 2000.

Luego vino el apoyo estadounidense al golpe de Estado en Ucrania en 2004, la infame Revolución Naranja y la incitación de movimientos nacionalistas en ese país en torno a figuras controvertidas como Stepán Bandera. Bandera, que apoyó a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, incluso fue elevado a la categoría de héroe nacional en Ucrania. Rusia no solo no podría aceptar tales acontecimientos en el país vecino, sino que también defendería la desnazificación de Ucrania como uno de los objetivos de la operación militar especial.

Sin embargo, Putin mencionó los planes de Occidente de desmembrar a Rusia para poder controlarla eficientemente. Esta intención se basa en la negativa a aceptar que Rusia sea una voz fuerte e independiente en el escenario internacional y en la negativa a aceptar la realidad de un mundo multipolar. Sin embargo, el presidente ruso aludió a la velocidad de las transformaciones que se están produciendo hoy, poniendo de forma irreversible la hegemonía occidental.

Es como el amanecer. Nadie puede detenerlo, hay que adaptarse a él“, dijo Putin. En el pasado, grandes imperios surgieron y cayeron. Así fue con el Imperio mongol de Gengis Kan, así fue con el Imperio Romano. Así será con el actual Imperio Americano.

De hecho, Estados Unidos mismo contribuye a acelerar su caída, cuando utiliza el dólar como arma política, por ejemplo. A partir de 2022, ante la política de sanciones de Occidente contra Rusia liderada por Washington, cada vez más países reducen el papel del dólar en el comercio y en sus reservas internacionales, un verdadero golpe al poder de EEUU en el mundo.

No es de extrañar que, dadas las respuestas del presidente ruso, Tucker Carlson pareciera a veces sorprendido, a veces pensativo. Relegado por Fox News tras años como presentador principal de la cadena, el periodista estadounidense convirtió su entrevista con Putin en un proyecto de redención personal. ¡Y lo hizo! Este no solo fue el punto más alto de toda su carrera, sino que la entrevista sirvió para mostrar a Estados Unidos y a Occidente en general la verdad sobre Rusia.

Después de todo, independientemente de las barreras impuestas a Rusia en los últimos años, la verdad siempre encuentra una manera de revelarse. La conversación de Tucker Carlson con Putin representó precisamente este momento y también representa un obstáculo a la narrativa autoritaria de Occidente, que no permite expresar opiniones diferentes sobre el conflicto en Ucrania.

En cualquier caso, de la entrevista quedó claro que Tucker Carlson también anhela el fin de las hostilidades en Europa del Este. En ocasiones, el periodista estadounidense preguntó a Vladímir Putin si Rusia estaría dispuesta a poner fin al conflicto mediante negociaciones. La respuesta del presidente ruso fue clara.

Moscú nunca se ha negado a negociar y, más aún, en abril de 2022, rusos y ucranianos estuvieron muy cerca de firmar un acuerdo de paz. Si no fuera por Occidente (en la forma de políticos irresponsables como Boris Johnson y Joe Biden, que obstaculizan el proceso de negociación), el conflicto, como afirmó Putin, habría terminado hace 18 meses. Por tanto, la idea de que Rusia estaría interesada en prolongar la guerra siempre fue mentira.

Fue Estados Unidos y sus secuaces quienes, al creer en la ilusoria derrota estratégica de Rusia, alimentaron la continuación de la tragedia. En cualquier caso, esperar que la entrevista de Putin haga que las élites occidentales entren en razón sería demasiado ingenuo.

Sin embargo, ciertamente ha puesto a Occidente contra la pared. Además, felicitaciones a Tucker Carlson que tuvo el coraje de contribuir no solo a la libertad de expresión, sino también al triunfo de la verdad.

ALGUNAS CONCLUSIONES MÁS IMPORTANTES DE LA ENTREVISTA DE TUCKER CON PUTIN

Larry Johnson

Ahora vimos y escuchamos la verdadera realidad. Esto no era una IA falsa. Fueron puros Carlson y Putin. Permítanme ofrecer un par de observaciones. En primer lugar, Putin se mostró relajado, simpático y extremadamente competente. Habló durante dos horas dando detalles de fondo sin tener que mirar una nota. ¿Te imaginas a Biden o Kamala Harris pudiendo lograr eso? No puedo.

En segundo lugar, el lenguaje corporal de Putin fue abierto y tolerante. No cruzó los brazos ni las piernas. Reflejó el lenguaje corporal de Tucker, que es un arte de inteligencia al hablar con la gente. En tercer lugar, Putin mostró emoción en los momentos apropiados e hizo un trabajo eficaz al trazar las líneas rojas de Rusia.

De hecho, dejó claro que Rusia está abierta a las negociaciones, pero que Zelensky de Ucrania ha prohibido a cualquiera de su lado mantener conversaciones.

¿Entonces, qué te parece? ¿Qué efecto tendrá esta entrevista en la percepción que los estadounidenses tienen de Putin y Rusia? ¿Cuál fue el momento más fuerte de Putin? La misma pregunta sobre Tucker.

La radio Sputnik me llamó después de la entrevista y me preguntó mi reacción. Mientras el periodista y yo charlábamos, Joe Biden apareció en el metro para pronunciar un discurso. Creo que el término técnico para esto es “Espectáculo de mierda”. El periodista me preguntó si esto era una reacción a la entrevista de Tucker a Putin. Respondí: “Creo que tiene más que ver con el perjudicial informe del fiscal especial que se negó a procesar a Biden por mal manejo de información clasificada porque Biden es demasiado mayor y demasiado olvidadizo”. Biden salió a demostrar que Hur, el fiscal especial, estaba equivocado. Luego Biden procedió a referirse al presidente de Egipto como presidente de México. Los días de Biden en el cargo están contados.

Pero hay algunos otros resultados importantes de la entrevista de Tucker a Putin que merecen cierta atención.

Primero, revisé todos los sitios web de noticias por cable (Fox News, CNN y MSNBC) esta mañana y ninguno cubrió ninguna faceta de la entrevista de Tucker con Putin, excepto la mención de que Tucker le pidió a Putin que liberara al reportero del Wall Street Journal. Los medios impresos hicieron todo lo posible por restar importancia al acontecimiento. El New York Times publicó un artículo bajo el título Putin pide a EE.UU. que ‘negocie’ sobre Ucrania en la entrevista de Tucker Carlson , mientras que el NY Post se centró en la afirmación de Putin de que Bill Clinton inicialmente estaba abierto a permitir que Rusia se uniera a la OTAN, pero sus asesores vetaron esa idea. ( Putin dice que Bill Clinton le dijo que Rusia podría unirse a la OTAN antes de retirarse horas después: “Nos engañaste” ). Nadie profundizó en analizar lo que Putin tenía que decir.

Si bien los medios occidentales hacen todo lo posible para ignorar la entrevista, ésta ha prendido fuego en Internet. A las 9 p. m., hora estándar del este, la entrevista en X/Twitter tiene más de 170 MILLONES de visitas.

¿Se dio cuenta del presidente que Putin se negó a nombrar? Barack Obama. Putin dijo algunas cosas positivas sobre George W. Bush y Donald Trump. Habló de Clinton y de la negativa de Estados Unidos a considerar a Rusia como socio de la OTAN. Y describió las interacciones infructuosas con el demente Joe Biden. Entonces, ¿por qué no hablar de Obama? Fue bajo la dirección de Obama que la CIA, junto con el MI-6 británico, lanzaron el golpe de Maidan, que culminó con el derrocamiento del presidente electo de Ucrania, Viktor Yanukovich. Interpreto que no digo el nombre de Voldemort, me refiero a Obama, indica que Putin está muy enojado con Obama. Con razón.

Putin también proporcionó la primera clasificación confirmada de los países que suministran mercenarios para luchar por Ucrania contra Rusia: Polonia, Estados Unidos y Georgia (en ese orden). No me di cuenta de que había tantos mercenarios estadounidenses corriendo por Ucrania.

Comentario de Andrey Martyanov: El punto

Como observó brillantemente James Kunstler:

Esa impresión sólo se vio reforzada al escuchar al presidente de nuestro supuesto adversario, Rusia, el Sr. Putin, en su conversación con el periodista independiente Tucker Carlson. Por un lado, Putin se atrevió a expresar la probabilidad de que alguien, o un grupo de personas, deba estar dirigiendo en secreto el poder ejecutivo del gobierno de Estados Unidos detrás de la figura mentalmente vacía del “Presidente Biden”, pero Putin no se atrevería a adivinar quién podría ser. Lo que Putin mostró sobre todo fue un aire de prudencia, una conciencia de que el comportamiento de Estados Unidos se ha vuelto cada vez más y más peligrosamente desquiciado a lo largo de los años que lleva en el poder, lo que requiere mucha delicadeza y paciencia cristiana para no empeorar.

Como señala George Galloway:

Como dije días antes de la entrevista, la comparación entre Putin y Biden no sólo será justificada, sino irresistible. También será una acusación dirigida contra la camarilla en DC por crueldad humana y abuso contra un anciano mentalmente debilitado, sin importar cuán despreciable y corrupto sea, cuyo lugar no está en la Oficina Oval sino en un centro de atención para personas mayores. Te dice todo lo que necesitas saber sobre el establishment y sus putas mediáticas.

Análisis: Tucker, Putin y el Apocalipsis

Alexander Dugin

Alexander Dugin analiza el impacto de la entrevista de Tucker Carlson con Vladimir Putin, enfatizando su potencial para evitar un apocalipsis remodelando los campos de batalla ideológicos dentro de Rusia e influyendo en las percepciones en Occidente.

¿Por qué la entrevista de Tucker Carlson se considera fundamental tanto para Occidente como para Rusia?

Empecemos por la parte más sencilla: Rusia. Aquí, Tucker Carlson se ha convertido en un punto focal para dos polos opuestos dentro de la sociedad rusa: patriotas ideológicos y occidentalistas de élite que, sin embargo, siguen siendo leales a Putin y la Operación Militar Especial. Para los patriotas, Tucker Carlson es simplemente “uno de nosotros”. Es un tradicionalista, un conservador de derecha y un acérrimo opositor del liberalismo. Así son los emisarios del siglo XXI ante el zar ruso.

Putin no suele interactuar con representantes destacados del campo fundamentalmente conservador. La atención que le presta el Kremlin enciende el corazón del patriota, inspirando la continuación de un rumbo conservador-tradicionalista en la propia Rusia. Ahora es posible y necesario: el poder ruso ha definido su ideología. Hemos emprendido este camino y no nos desviaremos de él. Sin embargo, los patriotas siempre tienen miedo de que lo hagamos. No.

Por otro lado, los occidentalistas suspiraron aliviados: mira, no todo en Occidente es malo, y hay gente buena y objetiva, ¡te lo dijimos! Seamos amigos de un Occidente así, piensan los occidentalizadores, incluso si el resto del Occidente liberal globalista no quiere ser amigo y sólo nos bombardea con sanciones, misiles y bombas de racimo, matando a nuestras mujeres, niños y a la población. anciano. Estamos en guerra con el Occidente liberal, así que al menos haya amistad con el Occidente conservador. Así, patriotas rusos y occidentalizadores rusos (cada vez más rusos y menos occidentales) llegan a un consenso en la figura de Tucker Carlson.

En Occidente todo es aún más fundamental. Tucker Carlson es una figura simbólica. Ahora es el principal símbolo de Estados Unidos que odia a Biden, a los liberales y a los globalistas y se prepara para votar por Trump. Trump, Carlson y Musk, además del gobernador de Texas, Abbott, son los rostros de la inminente Revolución Estadounidense, esta vez una Revolución Conservadora. Rusia se conecta con este ya poderoso recurso. No, no se trata de que Putin apoye a Trump, algo que fácilmente podría descartarse en el contexto de la guerra con Estados Unidos. La visita de Carlson tiene que ver con otra cosa. Biden y sus maníacos han atacado efectivamente a una gran potencia nuclear a través de las manos de los terroristas desatados de Kiev, y la humanidad está al borde de la destrucción. Nada más y nada menos.

Los medios globalistas siguen tejiendo una serie de Marvel para niños, donde Spider-Man Zelensky gana mágicamente con superpoderes y cerdos mágicos contra el ‘Dr. Demonio’. Sin embargo, esta es sólo una serie barata y tonta. En realidad, todo apunta hacia el uso de armas nucleares y posiblemente hacia la destrucción de la humanidad. Tucker Carlson realiza una verificación de la realidad: ¿Occidente comprende lo que está haciendo, empujando al mundo hacia el apocalipsis? Hay un Putin real y una Rusia real, no estos personajes y escenarios escenificados de Marvel. ¡Mira lo que han hecho los globalistas y qué cerca estamos de ello!

No se trata del contenido de la entrevista con Putin. Es el hecho de que una persona como Tucker Carlson esté visitando un país como Rusia para reunirse con una figura política como Putin en un momento tan crítico. El viaje de Tucker Carlson a Moscú podría ser la última oportunidad para detener la desaparición de la humanidad. La gigantesca atención de miles de millones de personas a esta entrevista fundamental por parte de la humanidad misma, así como la ira frenética e inhumana de Biden, los globalistas y los ciudadanos del mundo intoxicados por la decadencia, dan testimonio de la conciencia de la humanidad de la gravedad de la situación.

El mundo sólo podrá salvarse si nos detenemos ahora. Para eso, Estados Unidos debe elegir a Trump. Y Tucker Carlson. Y Elon Musk. Y Abbott. Entonces tenemos la oportunidad de hacer una pausa al borde del abismo. Comparado con esto, todo lo demás es secundario. El liberalismo y su agenda han llevado a la humanidad a un callejón sin salida. Ahora la elección es ésta: o los liberales o la humanidad. Tucker Carlson elige la humanidad, por eso vino a Moscú para reunirse con Putin. El mundo entero entendió por qué vino y lo importante que es.

Tucker Carlson

Vladimir Putin

Occidente (West)

Rusia (Russia)

Ucrania (Ukraine)

Estados Unidos (United States)

Entrevista (Interview)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *