Skip to content

Jerry Segarra recuerda al “maestro de todos” Dean Zayas

Spread the love

En antesala al estreno de La Traición en la Amistad, que sube a escena este viernes en el Teatro Victoria Espinosa

Rocío Fernández/EL VOCERO

Alexandra Acosta Vilanova, EL VOCERO

El actor Jerry Segarra inicia el ensayo con un libreto “bonito, perfecto y organizado”. Eventualmente lo tacha, hace marcas, escribe, lo estruja hasta que se deshace el papel y vuelve a empezar.

“Trabajo de adentro hacia afuera. Mayormente estoy pensando, sintiendo, imaginándome la situación, buscando el hilo conductor entre una unidad y otra de acción. Y eso es un trabajo profundo. Por eso de momento sabes las líneas y te preguntan, ‘¿cómo hiciste para aprender ese libreto tan rápido?’ Y es que realmente nunca estudié una línea, jamás aprendí una línea fonéticamente, palabra por palabra, sino la acción, lo que motiva al personaje a actuar de tal manera”, explica Segarra a EL VOCERO.

Algunas de sus técnicas las atribuye al “maestro de todos”, el director Dean Zayas (1938-2022), que entre humor y delicadeza fomentó el verso del teatro del Siglo de Oro. Las enseñanzas del mentor se vuelven a probar cuando suba a escena en La Traición en la Amistad, de la autora del siglo de oro español María De Zayas y Sotomayor, de viernes a domingo, en el Teatro Victoria Espinosa.

“Me siento muy feliz porque me doy cuenta que los años pasan, pero creo que uno mejora”, apuntó Segarra, que asumirá la vanidad y narcisismo de Liceo, quien, tras una nueva conquista, tendrá una experiencia transformadora.

La pieza del Siglo de Oro es un reto para cualquier intérprete por la precisión del verso difícil de improvisar, entiende el actor. La Traición en la Amistad coloca a la mujer en situación de poder elegir a quién desea amar.

Bajo la dirección de Lynnette Salas, actúan Anamín Santiago, Reinaldo Santana, Eileen Rivera Sexto, Patricia Morales, Carmen Zeta, Javier Rivera Pastrana y Luis Mendoza.

“Estamos en el momento de la mujer y eso es muy importante realmente en esta obra. El conflicto lo crean las mujeres, el conflicto lo resuelven las mujeres también. Es de esas pocas obras en las que el hombre viene a ser… un poco la manzana del deseo. Y en ese sentido, en lugar de ser la mujer, ese objeto del deseo viene a ser el hombre y entonces es usado, es traído, es empujado, lo solucionan las mujeres. Una obra muy vigente”, consideró el histrión con más de tres décadas de trayectoria que abarca el teatro, el cine y la televisión.

Las artes como espejo

Para Segarra el teatro es un espejo en el que se miran los seres humanos para reconocerse y crecer espiritualmente. Pero piensa que se ha politizado y las artes en Puerto Rico no están en su mejor momento. “Las artes deben ser como son en todos los países que buscan desarrollarse. Debe ser uno de los pilares de la educación, de la formación de la persona. Las artes son tan importantes como la ciencia. Los países desarrollados dan gran importancia a ello por razones lógicas. Lamentablemente, al parecer la educación no es lo primero ni lo más importante que se quiere lograr aquí”, señaló.

Enfatiza la necesidad de atender la oferta artística, pues “es como la alimentación. Mire, lo que se da al espíritu es alimento también”.

Mientras, “estoy sembrando, tengo animales, vivo en el campo, medito, leo. Ahora mismo estoy volviendo a leer El idiota. Estoy aquí y me estoy comportando un poco como él, diciendo lo que pienso y lo que siento. Sin buscar nada más allá que eso que he estado haciendo, cultivando mi alma, mi espíritu”, sostuvo Segarra.

Boletos para La Traición en la Amistad disponibles en Ticketera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *