Skip to content

Es la guerra: la verdadera picadora de carne empieza ahora

Spread the love

Soldados franceses, alemanes y polacos, como parte de la OTAN, ya están en el sur de Kiev. Lo más probable es que permanezcan lejos de los frentes. Así que ya no se trata de mercenarios

PEPE ESCOBAR 

Se acabó el juego de sombras. Ahora está al descubierto. Sin tapujos.

Prueba 1: viernes, 22 de marzo de 2024. Es la Guerra. El Kremlin, a través de Peskov, por fin lo admite, oficialmente.

La cita clave:

Rusia no puede permitir la existencia en sus fronteras de un Estado que tiene la intención documentada de utilizar cualquier método para arrebatarle Crimea, por no hablar del territorio de nuevas regiones.

Traducción: el mestizo de Kiev construido por el Hegemón está condenado, de un modo u otro. La señal del Kremlin: «Ni siquiera hemos empezado» comienza ahora.

Prueba 2: viernes por la tarde, unas horas después de Peskov. Confirmado por una fuente europea seria, no rusa. La primera contra-señal.

Tropas regulares de Francia, Alemania y Polonia han llegado, por ferrocarril y aire, a Cherkassy, al sur de Kiev. Una fuerza considerable. No se ha filtrado el número. Están siendo alojadas en escuelas. A efectos prácticos, se trata de una fuerza de la OTAN.
Eso significa: «Que empiecen los juegos». Desde el punto de vista ruso, las tarjetas de visita del Sr. Khinzal van a estar muy solicitadas.

Prueba 3: viernes por la noche. Atentado terrorista en Crocus City, una sala de música al noroeste de Moscú. Un comando fuertemente entrenado dispara a sangre fría, a quemarropa, a la gente que ve, y luego prende fuego a la sala de conciertos. La contra-señal definitiva: con el campo de batalla colapsado, sólo queda el terrorismo en Moscú.

Y justo cuando el terror golpeaba Moscú, EEUU y el Reino Unido, en el suroeste de Asia, bombardeaban Saná, la capital yemení, con al menos cinco ataques.

Una coordinación ingeniosa. Yemen acaba de cerrar un acuerdo estratégico en Omán con Rusia-China para la navegación sin trabas en el Mar Rojo, y figura entre los principales candidatos a la expansión de los BRICS+ en la cumbre de Kazán del próximo octubre.

Los yemeníes no sólo están derrotando espectacularmente a la talasocracia, sino que tienen de su lado la asociación estratégica Rusia-China. Asegurar a China y Rusia que sus barcos pueden navegar por el Bab-al-Mandeb, el Mar Rojo y el Golfo de Adén sin problemas se intercambia con el apoyo político total de Pekín y Moscú.

Los patrocinadores siguen siendo los mismos

En lo más profundo de la noche en Moscú, antes del amanecer del sábado 23. Prácticamente nadie duerme. Los rumores bailan como derviches en innumerables pantallas. Por supuesto, todavía no se ha confirmado nada. Sólo el FSB tendrá respuestas. Se está llevando a cabo una investigación a gran escala.

El momento de la masacre de Crocus es bastante intrigante. Un viernes de Ramadán. A los verdaderos musulmanes ni se les ocurriría perpetrar un asesinato en masa de civiles desarmados en una ocasión tan sagrada. Compáralo con la carta del ISIS que los sospechosos habituales tachan frenéticamente.

Vamos a hacer pop. Para citar a Talking Heads: “Esto no es una fiesta/esto no es una discoteca/esto no es una tontería”. Oh, no; es más como una operación psicológica totalmente estadounidense. ISIS son mercenarios/matones caricaturescos. No verdaderos musulmanes. Y todo el mundo sabe quién los financia y los convierte en armas.

Este dolor une a la gente y es probable que se convierta en justa ira contra los organizadores del atentado terrorista. Mientras tanto, todas las regiones están de luto.

Eso nos lleva al escenario más posible, antes de que intervenga el FSB [Inteligencia rusa]: matones del ISIS importados del campo de batalla de Siria –tal como están las cosas, probablemente tayikos– entrenados por la CIA y el MI6, trabajando por cuenta del SBU ucraniano. Varios testigos de Crocus hablaron de «wahabíes», como si los comandos asesinos no parecieran eslavos.

Correspondió al serbio Aleksandar Vucic ir al grano.

Relacionó directamente las «advertencias» de principios de marzo de las embajadas estadounidense y británica dirigidas a sus ciudadanos para que no visitaran lugares públicos en Moscú con el hecho de que los servicios de inteligencia de la CIA/MI6 tenían información privilegiada sobre posible terrorismo, y no la revelaron a Moscú.

La trama se complica cuando se establece que Crocus es propiedad de los Agalarov: una familia multimillonaria azerí-rusa, muy amiga de… Donald Trump. Hablando de un objetivo señalado por el Estado Profundo.

Escisión del ISIS o banderistas: los patrocinadores siguen siendo los mismos. El payaso secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, fue lo suficientemente tonto como para confirmar virtual e indirectamente que lo hicieron, diciendo en la televisión ucraniana:

les daremos [a los rusos] este tipo de diversión más a menudo.

Pero le tocó a Sergei Goncharov, veterano de la unidad de élite antiterrorista Rusia Alfa, acercarse a desenmarañar el enigma: dijo a Sputnik que el autor intelectual más factible es Kyrylo Budanov, jefe de la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano.

El «jefe de los espías» que resulta ser el principal activo de la CIA en Kiev.

Hay que ir hasta el último ucraniano

Las tres exposiciones anteriores complementan lo que el jefe del comité militar de la OTAN, Rob Bauer, dijo anteriormente en un foro de seguridad en Kiev:

Se necesita algo más que granadas: se necesita gente para sustituir a los muertos y heridos. Y esto significa movilización.

Traducción: La OTAN deletrea que esto es una guerra hasta el último ucraniano.

Y los «dirigentes» de Kiev siguen sin entenderlo. Ex ministro de Infraestructuras Omelyan:

Si ganamos, pagaremos con petróleo, gas, diamantes y pieles rusos. Si perdemos, no se hablará de dinero: Occidente pensará en cómo sobrevivir.

Paralelamente, el enclenque «jardinero y selvático» Borrell admitió que sería «difícil» para la UE encontrar 50.000 millones de euros adicionales para Kiev si Washington no tira del carro. La cúpula de la sudadera llena de cocaína cree realmente que Washington no «ayuda» en forma de préstamos, sino de regalos ‘gratuitos’. Y lo mismo puede decirse de la UE.

El Teatro del Absurdo es inigualable. El Canciller alemán de la Salchicha de Hígado realmente cree que los ingresos de los activos rusos robados “no pertenecen a nadie”, por lo que pueden usarse para financiar un mayor armamentismo en Kiev.

Todo el mundo con cerebro sabe que utilizar los intereses de los activos rusos «congelados«, en realidad robados, para armar a Ucrania es un callejón sin salida, son monedas, a menos que roben todos los activos rusos, unos 230.000 millones de dólares, la mayoría aparcados en Bélgica y Suiza: eso hundiría definitivamente el euro y, de hecho, toda la economía de la UE.

Será mejor que los eurócratas escuchen a la principal «perturbadora» (terminología estadounidense) del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina:

El Banco de Rusia tomará «medidas apropiadas» si la UE hace algo respecto a los activos rusos «congelados»/robados.

Huelga decir que las tres exposiciones anteriores anulan por completo el circo de «La jaula de las locas» promovido por el enclenque Petit Roi, ahora conocido en todos sus dominios franceses como Macronapoleón.

Prácticamente todo el planeta, incluido el Norte Global anglófono, ya se había burlado de las «hazañas» de su Ejército Can Can Moulin Rouge.

Así pues, soldados franceses, alemanes y polacos, como parte de la OTAN, ya están en el sur de Kiev. Lo más probable es que permanezcan lejos, muy lejos de los frentes, aunque rastreables por las actividades empresariales del Sr. Khinzal.

Incluso antes de que este nuevo lote de la OTAN llegara al sur de Kiev, Polonia -que casualmente sirve de principal corredor de tránsito para las tropas de Kiev- había confirmado que ya hay tropas occidentales sobre el terreno.

Una mujer y una niña depositan flores en un monumento cerca del Ayuntamiento de Crocus.

Así que ya no se trata de mercenarios. Francia, por cierto, sólo ocupa el 7º lugar en cuanto a mercenarios sobre el terreno, muy por detrás de Polonia, EEUU y Georgia, por ejemplo. El Ministerio de Defensa ruso tiene todos los registros precisos.

En pocas palabras: ahora la guerra se ha trasladado de Donetsk, Avdeyevka y Belgorod a Moscú. Más adelante, puede que no sólo se detenga en Kiev. Puede que sólo se detenga en Lviv [oeste de Ucrania]. El Sr. 87%, que goza de una casi unanimidad nacional masiva, tiene ahora el mandato de llegar hasta el final. Sobre todo, después de Crocus.

Hay muchas posibilidades de que las tácticas de terror de los matones de Kiev lleven finalmente a Rusia a devolver a Ucrania a sus fronteras originales del siglo XVII, sin salida al mar: Privada del Mar Negro, y con Polonia, Rumania y Hungría reclamando sus antiguos territorios.

Los ucranianos que queden empezarán a preguntarse seriamente qué los llevó a luchar -literalmente hasta la muerte- en nombre del Estado Profundo estadounidense, el complejo militar y BlackRock.

Tal y como están las cosas, la picadora de carne «Autopista al Infierno» alcanzará su máxima velocidad.

Strategic Culture Foundation / observatoriodetrabajadores.wordpress.com


Texto completo en: https://www.lahaine.org/mundo.php/es-la-guerra-la-verdadera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *