Skip to content

¿Es viable la creación de una moneda común en el BRICS? Análisis de la cumbre de la Organización de Cooperación de Sanghai

Spread the love

La desdolarización de la economía mundial es uno de los debates más candentes en medio de las actuales turbulencias geopolíticas y los llamamientos de países como China, Rusia, Irán o Brasil a favor de aumentar el comercio en monedas nacionales. Una de las vías para reducir la dependencia del dólar estadounidense y desafiar su hegemonía en las finanz… Leer más

La desdolarización de la economía mundial es uno de los debates más candentes en medio de las actuales turbulencias geopolíticas y los llamamientos de países como China, Rusia, Irán o Brasil a favor de aumentar el comercio en monedas nacionales.

Una de las vías para reducir la dependencia del dólar estadounidense y desafiar su hegemonía en las finanzas mundiales podría pasar por la adopción de una moneda común por parte del bloque BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica), que mantiene discusiones al respecto.

Los Estados miembros de esta organización llevan años intentado desvincularse del dólar, un proceso que se ha acelerado con la operación militar rusa en Ucrania, así como por las sanciones contra Moscú y la congelación de los activos del Banco Central ruso, unos 300.000 millones de dólares, por parte de Occidente.

En la próxima cumbre del BRICS, programada para agosto, está previsto que la desdolarización sea uno de los temas clave del encuentro.

Según la agencia Bloomberg, otro de los factores que estimulan la búsqueda de alternativas a la divisa estadounidense es la subida de los tipos de interés en EE.UU. Ese aumento provocó el encarecimiento del valor del dólar y de todas las mercancías que cotizan en esta moneda, perjudicando a la mayoría de los mercados emergentes.

Protección ante posibles sanciones

Previamente, la ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Naledi Pandor, indicó que el bloque BRICS y otras naciones del mundo se preguntan por qué han de usar el dólar en el comercio, cuando pueden recurrir a sus propias monedas. Además, los cancilleres de la organización solicitaron al Nuevo Banco de Desarrollo (NBD, por sus siglas en inglés) que proporcione información sobre el posible funcionamiento de una moneda común. Entre otras cosas, al NBD, que financia proyectos del BRICS, se le encomendó analizar cómo esta divisa protegería a los países miembros del bloque frente a las posibles sanciones occidentales.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, también aboga por la creación de una moneda común del BRICS. «¿Por qué todos los países necesitan hacer su comercio respaldado por el dólar?, ¿por qué no podemos comerciar con nuestras propias monedas?, ¿quién decidió que fuera el dólar?«, se preguntó anteriormente Lula.

¿Un reto superable?

Sin embargo, no todos confían en la viabilidad de esta iniciativa. El gobernador del Banco de Reserva de Sudáfrica, Lesetja Kganyago, considera que la divisa del BRICS requeriría la creación de un banco central común, algo que sería complejo, dado que las cinco naciones se encuentran en diferentes zonas geográficas. El economista Jim O’Neill, quien en 2001 acuñó la abreviatura BRIC, también considera que la idea no es viable.

Por su parte, la profesora de la Universidad de Tufts (EE.UU.), Mihaela Papa, opina que las negociaciones sobre la moneda común del BRICS serían difíciles, teniendo en cuenta «las asimetrías de poder económico y la compleja dinámica política». Asimismo, para que la divisa sea viable, el bloque tendría que llegar a un acuerdo sobre el mecanismo de tipo de cambio; contar con sistemas de pago eficientes y un mercado financiero estable, regulado y líquido, apuntó la experta.

Sin embargo, Papa destaca algunas de las iniciativas del BRICS, como el establecimiento de un mecanismo de cooperación interbancaria para facilitar los pagos transfronterizos en monedas nacionales entre los bancos del bloque, así como el sistema virtual BRICS pay, que permitirá realizar pagos entre los Estados miembros de la organización sin tener que convertir sus monedas en dólares.

Aunque el dólar aún domina las finanzas mundiales, el bloque BRICS ampliará sus esfuerzos de desdolarización, vaticinó la profesora de la Universidad de Tufts. En este sentido, recordó que una veintena de países, Arabia Saudita e Irán entre ellos, han solicitado unirse a la organización.

En la actualidad, los países del BRICS representan más del 40 % de la población mundial y casi un tercio de la producción económica global. En 2020, el bloque superó al G7 en participación del PBI en paridad de poder adquisitivo. Según cálculos del Fondo Monetario Internacional, esta brecha seguirá ampliándose a los próximos años.

La OPEP mantiene conversaciones con cuatro países para que se unan a la organización

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) está en negociaciones con México, Azerbaiyán, Malasia y Brunéi para que se sumen a la misma, según informó el miércoles su secretario general, Haitham al Ghais, citado por la agencia emiratí WAM.

Las consultas con los cuatro países se han estado llevado a cabo desde el 2017, detalló Al Ghais, agregando que tras haber atravesado desafíos como el colapso del mercado petrolero y la pandemia del coronavirus, los potenciales miembros tienen un objetivo común, que es estabilizar el sector.

El funcionario señaló que las negociaciones con nuevos países contribuyen a fortalecer la cohesión del bloque, el cual, sin embargo, no busca sumar a un número determinado de naciones, sino está centrado en países que tienen la misma orientación estratégica en cuanto al mantenimiento de un mercado petrolero equilibrado.

Estos 5 y 6 de julio se celebra en la capital austriaca, Viena, el 8.º Seminario Internacional de la OPEP, en el marco del cual se reunieron los ministros de Petróleo y Energía de los países miembros, que revisaron las condiciones del mercado y acordaron continuar las consultas con sus pares fuera de la organización.

Este miércoles, trascendió que la OPEP había invitado a Azerbaiyán unirse al bloque. Sin embargo, el ministro de Energía azerbaiyano, Parviz Shahbazov, declaró que «de momento» el país no «lo está considerando».

Recesión, deuda, desempleo: los peligros de la ola inflacionaria se asoman en todo el mundo

Un artículo del diario estadounidense ‘The New York Times’ señala los efectos negativos que podría generar la elevada inflación en varias partes del mundo, ya que combatir los precios elevados no es una tarea sencilla.

Pese a los esfuerzos de los bancos centrales, la inflación no cede incluso en las economías más avanzadas. América, Europa, Oceanía, Asia… el alza de precios es un fenómeno global a raíz de la pandemia de COVID-19, del conflicto en Ucrania y las sanciones occidentales contra Moscú, que derivaron principalmente en el incremento de los precios de los energéticos.

El rotativo destaca que las cifras de la inflación mundial son las peores en décadas, lo que agrava las afectaciones que se vivieron en la economía durante la crisis sanitaria por coronavirus.

«La vara es alta para los políticos de todo el mundo, quienes enfrentan problemas similares. Para tratar de controlar la inflación, los bancos centrales han subido rápidamente las tasas de interés, tratando de desacelerar sus economías con la esperanza de enfriar los precios», señala el medio.

El análisis concuerda en que, de no controlarse la presión inflacionaria, «podría producirse un periodo desestabilizador de espiral de precios». Además, indica, una elevada tasa de inflación afectaría directamente a las economías familiares y a las empresas.

«Pero si los responsables de la política económica reaccionan con demasiada agresividad y de golpe, el crecimiento económico mundial podría verse dolorosamente afectado. Eso podría aumentar el riesgo de una recesión mayor que cerrara empresas y dejara a la gente sin trabajo», subraya The New York Times.

En la zona euro, por ejemplo, se reporta una inflación promedio de 6,1%, mientras que en el Reino Unido y Suecia esta cifra llega hasta el 7,9% y 9,7%, respectivamente.

Estados Unidos, en tanto, reportó en los últimos meses una disminución de la inflación, pero la tasa se mantiene en 4%, el doble del estimado por la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés).

Desde marzo de 2022, el banco central estadounidense ha aumentado las tasas de interés de casi 0% a 5%. Aunque se esperaba el fin de esta tendencia en los próximos meses, las autoridades financieras de Washington adelantaron que seguirá el incremento de las tasas, al menos dos más en lo que resta del 2023 hasta llegar a un promedio de 5,5%

En Europa se vive una situación similar. El Banco Central Europeo también contempla mantener el alza de las tasas de interés, a pesar de que ya han alcanzado su nivel más alto desde 2001.

A esto se suma que, según estimaciones de Bloomberg, el mercado del gas natural europeo tendrá su mayor subida mensual desde mediados de 2022, cuando el precio por megavatio-hora alcanzó los 330 euros.

La inflación en alimentos y energéticos, principalmente en Europa, ha sido una consecuencia directa de las afectaciones de las cadenas de suministros globales rezagadas de la pandemia de COVID-19 y enardecidas por las sanciones económicas aplicadas a Rusia desde Occidente.

Análisis: Finanzas, energía, integración: la OCS da la bienvenida a un nuevo ‘Globo Global’

Pepe Escobar

La 23ª cumbre de los jefes de estado de la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO), celebrada virtualmente en Nueva Delhi, representó la Historia en ciernes: tres BRICS (Rusia, India, China), más Pakistán y cuatro “stans” de Asia Central (Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán), finalmente y formalmente, dio la bienvenida a la República Islámica de Irán como miembro permanente.

Y el próximo año será el turno de Bielorrusia, como lo confirmó el Primer Viceministro de Relaciones Exteriores de la India, Vinay Kvatra. Bielorrusia y Mongolia participaron en la cumbre de 2023 como observadores, y Turkmenistán, ferozmente independiente, como invitado.

Después de años de “máxima presión” de EE. UU., Teherán finalmente puede deshacerse de la demencia de las sanciones y consolidar su papel de liderazgo en el proceso en curso de integración de Eurasia.

Podría decirse que la estrella del espectáculo en Nueva Delhi fue el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien ha dirigido su país desde 1994.

Old Man Luka, imbatible en el departamento de robo de titulares, especialmente después de su papel de mediador en la saga de Prighozin, puede haber acuñado el eslogan definitivo de la multipolaridad. Olvídese de los «mil millones de oro» denominados por Occidente que, de hecho, apenas alcanzan los 100 millones; adopte ahora el “Globo Global” con un firme enfoque en el Sur Global.

Como factor decisivo, Lukashenko propuso la integración total de la OCS y los BRICS, que en su próxima cumbre en Sudáfrica se encaminarán hacia los BRICS+. Y no hace falta decir que esta integración también se aplica a la Unión Económica de Eurasia (EAEU).

El próximo paso para el “Global Globe” –lo que el occidente colectivo califica despectivamente como “el resto”– es trabajar en la compleja coordinación de varios bancos de desarrollo y luego en el proceso de emisión de bonos vinculados a una nueva moneda comercial.

Las ideas principales y la plantilla básica ya existen. Los nuevos bonos serán un verdadero paraíso seguro frente al dólar estadounidense y los bonos del Tesoro de Estados Unidos, e implicarán una desdolarización acelerada. El capital utilizado para comprar esos bonos debe usarse para financiar el comercio y el desarrollo sostenible, en lo que será un «ganar-ganar» certificado al estilo chino.

Un enfoque geoeconómico convergente

La  declaración de la OCS dejó en claro que el organismo multilateral en expansión “no está dirigido contra otros estados y organizaciones internacionales”. Por el contrario, está «abierto a una amplia cooperación con ellos de conformidad con los propósitos y principios de la Carta de la ONU, la Carta de la OCS y el derecho internacional, sobre la base de la consideración de intereses mutuos«.

El meollo del asunto es, por supuesto, el impulso hacia un orden mundial multipolar justo, el polo opuesto del «orden internacional basado en reglas» impuesto por Hegemon. Y los tres nodos clave son seguridad mutua; el comercio en monedas locales y, eventualmente, la desdolarización.

Es muy esclarecedor resumir el enfoque convergente, expresado por la mayoría de los líderes, durante la cumbre de Nueva Delhi.

El Primer Ministro de la India, Modi, declaró en su discurso de apertura que la OCS será tan importante como la ONU. Traducción: una ONU desdentada controlada por el Hegemón puede terminar siendo marginada por una verdadera organización del “Global Globe”.

Paralelamente a Modi elogiando el papel clave de Irán en el desarrollo del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC), el presidente iraní, Ebrahim Raisi, apoyó firmemente el comercio de la OCS en monedas nacionales para romper de manera decisiva la hegemonía del dólar estadounidense.

El presidente chino, Xi Jinping, por su parte, fue inflexible: China está totalmente a favor de dejar de lado al dólar estadounidense, mantenerse firme contra todas las formas de revoluciones de color y luchar contra las sanciones económicas unilaterales.

El presidente ruso, Vladimir Putin, una vez más enfatizó cómo «las fuerzas externas han puesto en peligro la seguridad de Rusia al desencadenar una guerra híbrida contra Rusia y los rusos en Ucrania«.

De manera pragmática, Putin espera que crezca el comercio dentro de la OCS, utilizando monedas nacionales, el 80 por ciento del comercio de Rusia ahora está en rublos y yuanes, además de un renovado impulso de cooperación en banca, digitalización, alta tecnología y agricultura.

El presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, también hizo hincapié en los acuerdos mutuos en monedas nacionales, además de un movimiento crucial: la creación de un banco de desarrollo y un fondo de desarrollo de la OCS, bastante similar al Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) de los BRICS.

El presidente Kassym-Jomart Tokayev de Kazajstán, que ejercerá la presidencia de la OCS en 2024, también apoyó un fondo de inversión común, además de la configuración de una red de socios de los principales puertos estratégicos conectados al BRI de China, así como al Trans-Caspian con sede en Astana, Ruta de Transporte Internacional , que une el Sudeste Asiático, China, Kazajstán, el Mar Caspio, Azerbaiyán, Georgia y Europa.

Por supuesto, todos los miembros de la OCS acordaron que no es posible la integración de Eurasia sin estabilizar Afganistán; de hecho, vinculando geoeconómicamente a Kabul tanto con la BRI como con el INSTC. Pero esa es otra historia larga y retorcida por completo.

Reglas de conectividad estratégica

Ahora compare toda esa acción en Nueva Delhi con lo que sucedió en Tianjin unos días antes, a fines de junio: el evento del Foro Económico Mundial (WEF) conocido como el «Davos de verano», celebrado por primera vez después de la pandemia de Covid-19.

La crítica del primer ministro chino, Li Qiang, al nuevo eslogan de “eliminación de riesgos” de EE. UU. y la UE puede haber sido previsiblemente aguda. Lo que fue mucho más intrigante fue un  panel de discusión de BRI titulado «El futuro de la iniciativa Belt and Road».

En pocas palabras, eso fue una especie de apoteosis «verde». Liang Linchong, del Departamento de Apertura Regional de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC), que es esencial para promover la BRI, detalló varios proyectos de energía limpia, por ejemplo, en nodos clave de la BRI en Kazajstán y Pakistán.

África también ocupó un lugar destacado. Sekai Nzenza, Ministro de Industria y Comercio de Zimbabue, está muy a favor de que los proyectos BRI aumenten el comercio “y traigan la última tecnología” dentro de África y en todo el mundo.

Beijing revivirá el Foro de la Franja y la Ruta a finales de este año. Hay grandes expectativas en todo el “Global Globe”.

Liang Linchong buscó un  desglose de lo que se avecina: «Conectividad dura» (que significa construcción de infraestructura), «conectividad suave» (énfasis en habilidades, tecnologías y estándares) y «conexión de corazones», que se traduce en el famoso chino. concepto de “intercambios de personas a personas”.

Entonces, lo que el “Global Globe” debería esperar, según Liang, es una oleada de proyectos “pequeños pero hermosos”, muy pragmáticos. Eso se vincula con el nuevo enfoque de los bancos y las empresas chinas: los proyectos de infraestructura muy grandes en todo el mundo pueden ser problemáticos por el momento, ya que China se concentra en el mercado interno y reglamenta todos los frentes para luchar contra las múltiples Guerras Híbridas de Hegemon.

Ferrocarriles financiados por capital chino en África.

Sin embargo, la conectividad estratégica no se verá afectada.

Aquí hay un buen ejemplo. Dos nodos industriales cruciales de China, el Gran Área de la Bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao y el grupo Beijing-Tianjin-Hebei, lanzaron sus primeros trenes de carga multimodales internacionales China-Kirguistán-Uzbekistán (CKU) el mismo día de la cumbre de la OCS en Nueva Delhi.

Este es el BRI clásico: conectividad superior, utilizando el sistema multimodal «ferrocarril-carretera» en contenedores. El INSTC utilizará el mismo sistema para el comercio entre Rusia, el Caspio, Irán y luego por mar a la India.

En la CKU, la carga llega a Xinjiang por ferrocarril, luego va por carretera a través de la frontera de Irkeshtam, pasa por Kirguistán y llega a Uzbekistán. Todo el viaje ahorra casi cinco días en tiempo de tránsito. El próximo paso es construir el ferrocarril China-Kirguistán-Uzbekistán: la construcción comienza a fines de 2023.

BRI está haciendo incursiones proverbiales en África. Por ejemplo, el mes pasado, la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC)  entregó un prototipo de satélite desarrollado conjuntamente con Egipto a la Ciudad Espacial de El Cairo. Egipto es ahora la primera nación africana capaz de ensamblar, integrar y probar satélites. El Cairo lo saluda como un excelente ejemplo de desarrollo sostenible.

Esa es también la primera vez que Beijing ensambla y prueba un satélite en el extranjero. Una vez más, el clásico BRI: “Consulta, Cooperación y Beneficios Compartidos”, según la definición de CASC.

Y no se olvide de la nueva capital egipcia: un satélite ultramoderno de El Cairo construido literalmente desde cero en el desierto por $ 50 mil millones, financiado con bonos y, qué más, capital chino.

El largo y tortuoso camino de la desdolarización

Toda esta actividad frenética se correlaciona con el expediente clave que tratará BRICS+: la desdolarización.

El ministro de Asuntos Exteriores de la India, Jaishankar, ha confirmado que no habrá una nueva moneda BRICS, por ahora. El énfasis está en aumentar el comercio en monedas nacionales.

Cuando se trata del peso pesado de los BRICS, Rusia, el énfasis por ahora es impulsar los precios de las materias primas al alza en beneficio del rublo ruso.

Fuentes diplomáticas confirman que el acuerdo tácito entre los sherpas BRICS, que esta semana están preparando las pautas para BRICS+ que se discutirán en la cumbre de Sudáfrica el próximo mes, es acelerar el colapso del dólar fiduciario: el financiamiento de los déficits comerciales y presupuestarios de EE. UU. sería imposible. a las tasas de interés actuales.

La cuestión es cómo acelerarlo imperceptiblemente.

La estrategia característica de Putin es dejar siempre que Occidente colectivo se embarque en todo tipo de errores estratégicos sin la intervención directa de Rusia. Entonces, lo que suceda a continuación en el campo de batalla en Donbass, la humillación más grande en la vida de la OTAN, será un factor crucial en el frente de desdolarización. Los chinos, por su parte, están preocupados por un repunte del dólar colapsado en la base manufacturera de China.

La hoja de ruta por delante sugiere una nueva moneda de liquidación comercial diseñada por primera vez en la EAEU, supervisada por el jefe de macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia,  Sergey Glazyev . Eso conduciría a un despliegue más amplio de BRICS y SCO. Pero primero, la EAEU necesita que China se sume a bordo. Ese fue uno de los temas clave discutidos recientemente por Glazyev, en persona, en Beijing.

Entonces, el Santo Grial es una nueva moneda comercial supranacional para BRICS, SCO y EAEU. Y es fundamental que su estatus de reserva no permita acaparar el poder de una sola nación, como ocurre con el dólar estadounidense.

El único medio práctico de vincular la nueva moneda de comercio a una canasta de múltiples productos, sin mencionar una canasta de intereses nacionales, sería a través del oro.

Imagínese todo eso siendo discutido en profundidad por esa cola interminable para la membresía BRICS. Tal como están las cosas, al menos 31 países han presentado solicitudes formales o han expresado interés en unirse a un BRICS+ mejorado.

Las interconexiones son fascinantes. Además de Irán y Pakistán, los únicos miembros de pleno derecho de la OCS que no son miembros de los BRICS son cuatro “stans” de Asia Central, que ya son miembros de la EAEU. Irán está obligado a convertirse en miembro de BRICS+. No menos de nueve naciones entre los observadores de SCO o socios de diálogo se encuentran entre los solicitantes de BRICS.

Lukashenko lo dijo: La fusión de BRICS y SCO parece virtualmente inevitable.

Para los principales impulsores gemelos de ambas organizaciones, la asociación estratégica Rusia-China, esta fusión representará la máxima institución multilateral, basada en un comercio libre y justo real, capaz de empequeñecer tanto a EE. UU. como a la UE y extenderse mucho más allá de Eurasia hasta el globo terráqueo”.

Los círculos industriales/empresariales alemanes ya parecen haber visto la escritura en la pared, así como algunos de sus homólogos franceses, entre los que se incluye notablemente al presidente de Francia,  Emmanuel Macron . La tendencia es hacia un cisma de la UE, y aún más el poder euroasiático.

Un bloque comercial BRICS-SCO hará que las sanciones occidentales no tengan ningún sentido. Afirmará la independencia total del dólar estadounidense, ofrecerá una variedad de alternativas financieras a SWIFT y fomentará una estrecha cooperación militar y de inteligencia contra las operaciones encubiertas en serie de los Cinco Ojos, parte de las Guerras Híbridas en curso.

En términos de desarrollo pacífico, Asia Occidental ha mostrado el camino. En el momento en que Arabia Saudita se puso del lado de China y Rusia, y ahora es candidato para ser miembro de los BRICS y la OCS, hubo un nuevo juego en la ciudad.

Rublo de oro 3.0?

Tal como está, existe un enorme potencial para un rublo respaldado por oro. Si sale a la carretera y cuando lo haga, será un resurgimiento del respaldo de oro en la URSS entre 1944 y 1961.

Glazyev ha observado de manera crucial que el superávit comercial de Rusia con los miembros de la OCS ha permitido a las empresas rusas pagar sus deudas externas y reemplazarlas con préstamos en rublos.

Paralelamente, Rusia utiliza cada vez más el yuan para los acuerdos internacionales. Más adelante, los jugadores clave del “Global Globe” (China, Irán, Turquía, Emiratos Árabes Unidos) estarán interesados ​​en el pago en oro no sancionado en lugar de monedas locales. Eso allanará el camino para una moneda de liquidación comercial BRICS-SCO vinculada al oro.

Después de todo, nada supera al oro cuando se trata de luchar contra las sanciones occidentales colectivas, el precio del petróleo, el gas, los alimentos, los fertilizantes, los metales y los minerales. Glazyev ya estableció la ley: Rusia tiene que ir por  Golden Ruble 3.0 .

Se acerca rápidamente el momento de que Rusia cree la tormenta perfecta para asestar un duro golpe al dólar estadounidense. Esto es lo que se está discutiendo entre bastidores en las sesiones de la OCS, la EAEU y algunos BRICS, y esto es lo que está poniendo furiosas a las élites atlantistas.

La forma “imperceptible” de que Rusia lo haga realidad es dejar que los mercados hagan subir los precios de casi todas las exportaciones rusas de materias primas. Los neutrales en todo el “Global Globe” lo interpretarán como una “respuesta del mercado” natural a los imperativos geopolíticos disonantes cognitivos del occidente colectivo. El aumento vertiginoso de los precios de la energía y las materias primas acabará provocando una fuerte caída del poder adquisitivo del dólar estadounidense.

Así que no es de extrañar que varios líderes en la cumbre de la OCS estuvieran a favor de lo que equivale, en la práctica, a un Banco Central BRICS-SCO ampliado. Cuando finalmente se adopte la nueva moneda BRICS-SCO-EAEU, por supuesto, está muy lejos, tal vez a principios de la década de 2030, los bancos participantes de los países miembros de SCO, BRICS y EAU la cambiarán por oro físico.

Todo lo anterior debe interpretarse como el esbozo de un camino posible y realista hacia la multipolaridad real. No tiene nada que ver con el yuan como moneda de reserva, reproduciendo la extorsión existente de extracción de rentas en beneficio de una plutocracia minúscula, completa con un aparato militar masivo especializado en intimidar al «Global Globe».

Una unión BRICS-SCO-EAEU se centrará en construir, y expandir, la economía física no especulativa basada en el desarrollo de infraestructura, la capacidad industrial y el intercambio de tecnología. Otro sistema mundial, ahora más que nunca, es posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *