Skip to content

España: resumen de la primera jornada del debate de investidura de Sánchez, en 10 claves y anécdotas

Spread the love

Hoy jueves continuará el debate de investidura del candidato Pedro Sánchez y finalizará, pasado el mediodía, con la votación para hacerle presidente del Gobierno de nuevo

Vista general del hemiciclo del Congreso (Foto: Congreso de los Diputados)

Diario Crítico

Este jueves continuará el debate de investidura del candidato Pedro Sánchez y finalizará, pasado el mediodía, con la votación para hacerle presidente del Gobierno de nuevo.

Ahora es momento de repasar la primera jornada de ayer miércoles, con un resumen que condensamos en 10 claves y anécdotas fundamentales.

Ayuso y el insulto a Sánchez

Sin duda que nadie se esperaba este incidente tan grave que ocurrió cuando Sánchez hizo una referencia a la presidenta madrileña, acusándola de corrupción por las comisiones que cobró su hermano facilitando mascarillas y material sanitario en plena pandemia. Ayuso no se cortó y mientras miraba su móvil, al oír estas palabras del presidente del Gobierno en funciones, reaccionó visceralmente llamándole «hijo de puta». Insulto que se pudo claramente leer de sus labios, aunque en un primer momento su equipo lo desmintió, asegurando que había comentado «me gusta la fruta». Más tarde, ante la evidencia, terminó reconociéndolo y añadiendo que «es lo mínimo que se merecía» Sánchez.

Irene Montero da la razón a Feijóo

Ya no es noticia que Podemos es un verso suelto en la izquierda y que no perdona ni el trato que recibió en la elaboración de las listas electorales ni que se apartara del futuro a la ministra de Igualdad, Irene Montero. La dirigente morada ni es diputada ni parece que siga como ministra, y cuando Alberto Núñez Feijóo aprovechó este hecho para atacar al PSOE, Montero no tuvo reparos en agradecer la referencia crítica a Pedro Sánchez y Yolanda Díaz y reírle la gracia sarcástica. Muchos vieron este gesto como inadecuado porque suponía cuestionar a sus aliados ideológicos en favor del rival.

La espantada de Vox y las referencias a Hitler

Santiago Abascal convirtió su turno de intervención en un duro episodio parlamentario más. Y como ya había en el pasado antecedentes para casi todo, la táctica en este debate pasó por apostar por la sal gorda y acusar al PSOE de ser como el partido nazi y asaltar el poder para luego dar un golpe de Estado y acabar con la democracia. Las comparaciones de Sánchez con Adolf Hitler terminó tensionando más los ánimos si es que se podían encrespar más, y la presidenta del Congreso, Francina Armengol, exigió que retirase sus palabras. Como el líder de Vox no lo hizo, la presidenta de la Cámara lo hizo por la fuerza. Abascal acusó a ésta de que los diputados ya no tienen siquiera libertad de expresión y tras su intervención, abandonó el hemiciclo, sus 32 compañeros hicieron lo mismo y plantaron al Congreso, no participando más en el debate. Luego se fueron a saludar a los manifestantes en la cercana plaza de Neptuno y, más tarde, Abascal se fue hasta la calle Ferraz para participar en las protestas en la sede del PSOE.

Las serias advertencias de Junts

Aunque por supuesto que eran casi igual de importantes las intervenciones tanto de ERC como de Junts, los 2 socios catalanes necesarios para la investidura, se esperaba con especial atención el turno de palabra de los de Carles Puigdemont. Siguiendo el guión de años pasados, Míriam Nogueras continuó con el discurso negativo y amargo de su partido, sin una sola sonrisa o gesto de acercamiento, siendo muy crítica con Sánchez. Le criticó que no hubiera sido más «valiente» en su discurso y le lanzó una advertencia: aunque se dio por hecho que respetarán el acuerdo y votarán a favor de la investidura, avisó de que por ese camino dejarían de contar con Junts en el futuro. Muy dura su intervención y un bajón para el PSOE, que hasta ahora mantenía una línea triunfalista. «No tiene la suerte», dijo Nogueras a Sánchez, aseguró como consejo y no como amenaza, pero sonó a lo segundo…

Machado y el lío con Ismael Serrano

Fue una de las anécdotas entre graciosas y bochornosas de la primera jornada. El orden los acontecimiento fue así: primero Sánchez, en su intervención inicial, hizo una cita de un poema de Antonio Machado. Cuando le tocó el turno de réplica a Feijóo, el líder del PP le achacó que había recortado la cita completa, que en parte contradecía el uso que quería dar el socialista a esos versos. Pero es que cuando le tocó responder a Feijóo, Sánchez sacó los colores a su adversario porque se había equivocado: esos versos añadidos no existían, sino que se correspondían a una adaptación y añadido musical que hizo el cantautor Ismael Serrano en un concierto. «Es lo que pasa cuando se buscan las cosas en Google…», se mofaba Sánchez. Luego, Feijóo, para rebajar la pifia, pasó a decir que no conocía mucho a Serrano y que él era más de cantaurores como Luis Eduardo Aute, Javier Krahe o Joaquín Sabina, pasando a dar otra cita de versos que dio paso a más mofas. Habló de «convivencia» de una canción de Krahe, pero en realidad esa pieza habla de masturbación, lo que provocó muchas risas en redes sociales al recordárselo a presidente del PP.

Los guiños de Rufián a Podemos

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, no defraudó a nadie y de nuevo deparó una intervención amena y llena de comentarios jocosos que tan populares son para todos, políticos y ciudadanos. El caso es que más allá de su referencia al Girona líder de Primera División, coló un comentario en clave de pulla política a la izquierda que en realidad pasó algo desapercibido pero que tiene mucho peso de cara al futuro. Rufián afeó el trato que Sumar ha proferido estos meses pasados a Podemos y abrió las puertas a los 5 diputados morados a que participen juntos estos años en el Congreso. Era una clara invitación a unirse a su grupo parlamentario o, en todo caso, una referencia a que abandonarán el grupo de Sumar, algo con lo que se viene especuluando desde hace varias semanas, por el malestar de la formación de Ione Belarra.

Las risas de Sánchez a costa de Feijóo

Sin duda que el presidente en funciones y candidato en la investidura apostó por un tono jocoso y risueño a la hora de responder a Feijóo, hasta rozar la humillación personal. Y es que en su primer réplica se rió de todas las excusas que puso Feijóo en su investidura fallida de septiembre para no ser acabar siendo presidente. Citó varias de sus anécdotas, hasta mencionar que terminó asegurando que no era presidente porque no había querido. «Debe ser usted el primer español que no se convierte en presidente porque no quiere», le espetó, entre carcajadas, secundadas por la bancada socialista. También se mofó de su propuesta de gobernar por 2 años, dando a entender que era una propuesta rídicula y desesperada. Y es que Sánchez trata desde hace tiempo a su adversario con mucha condesdencia y la táctica pasa por no dar señales de termerle o respetarle parlamentariamente hablando, sino mostrando una actitud de superioridad para siempre mirarle por encima de lo hombros.

Las ‘sandías’ de la izquierda

El debate de investidura contó con un detalle llamativo que fue ver a los diputados de izquierda, casi todos lo de Sumar, con un pin en sus prendas. Se trataba de una insignia con la forma de una sandía, que era un homenaje a Palestina. «Las diputadas y diputados de Sumar llevan hoy el símbolo de la sandía en solidaridad con el pueblo palestino. Esta investidura también va de poner fin a la barbarie», ha detallado la plataforma liderada por Yolanda Díaz. La sandía se popularizó en los años 1960 cuando se prohibía cualquier enseña nacional palestina como señal de protesta, convirtiéndose en una manera reinvidicativa de continuar mostrando orgullo por Palestina pero evitando la censura.

Yolanda Díaz fue aliada, pero con ‘recaditos’

Aunque en su papel de aliada y socia política en el próximo gobierno de coalición Yolanda Díaz no podía ser muy dura con el PSOE, sí que le envió algunos ‘recaditos’ y reproches a la falta de profundidad del partido de Sánchez a la hora de hacer políticas de izquierdas más avanzadas. Especialmente fue incisiva para el tema de las relaciones internacionales: «No hemos dudado en Ucrania. Le pedimos que no dude en Palestina. Compartimos su reflexión, pero tenemos la posibilidad de hacer más. Podemos llamar a consultas a la embajadora israelí. Era un reproche por no ser más duro en la condena a Israel y el apoyo a Palestina. También le pidió más avances sociales, ayudas ciudadanas y reformas en el campo laboral.

Las protestas en la calle: «¿Contra quién vamos?»

Mientras se celebraba el debate, decenas de ciudadanos protestaron en las inmediaciones del Congreso, totalmente blindado por las fuerzas policiales. Llamó la atención que, más allá de los habituales ultras con banderas franquistas, hubo personas que se sumaron a la protesta sin siquiera saber bien de qué iba la misma. Las cámaras de televisión captaron a una señora que protagonizó, sin duda, las protestas: «¿Contra quién vamos?», preguntó a otro chico antes de participar. Era la imagen de lo que para muchos están siendo las manifestaciones en contra del PSOE y el Gobierno de coalición en estos días: muchos desconocen el objeto de la protesta y en qué consiste la tan polémica amnistía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *