Skip to content

«Estamos en un momento complejo para Argentina y para la región»

Spread the love

Me preocupa el resultado en ese país, pero en sentido más amplio, la tendencia regional. Nuestra región latinoamericana y caribeña se encuentra en una encrucijada en términos de resultados electorales y procesos de inestabilidad política en algunos países.

Transcripción de la columna de Karina Batthyány
en InfoCLACSO – 22 de noviembre de 2023

En primer lugar, debo transmitir mi preocupación por este tema y mi solidaridad con los y las colegas de Argentina. Me preocupa el resultado en ese país, pero en sentido más amplio, la tendencia regional. Nuestra región latinoamericana y caribeña se encuentra en una encrucijada en términos de resultados electorales y procesos de inestabilidad política en algunos países.

Es una encrucijada que trasciende la cuestión económica, aunque es un factor importante. Y aborda otras dimensiones vinculadas a la cuestión ambiental, a la cuestión ideológica, cultural, política. Desde nuestro lugar como cientistas sociales, desde CLACSO, esto nos desafía aún más. En términos de la capacidad de comprensión, pero sobre todo de la capacidad de transformación. Las ciencias sociales son nuestro trabajo para comprender, interpretar, analizar la realidad, pero sobre todo para incidir en ella y tratar de transformarla.

La región se encuentra en esta situación, teniendo además como base las desigualdades como característica histórica y estructural en las sociedades latinoamericana y caribeña. Estas se mantuvieron incluso en los períodos en que hubo crecimiento y prosperidad económica y que son un obstáculo al ejercicio concreto de la ciudadanía de las personas, a la ampliación de la ciudadanía y de la democracia.

Me permito llamar a todos y todas quienes trabajamos en el campo de las ciencias sociales a desafiarnos e ir más lejos en nuestras interpretaciones y analizar estas fisuras o grietas vinculadas al orden de lo cultural y lo político. Esas fisuras sin duda están potenciadas por la negativa situación económica, pero nos están dando señales de que tenemos que reinterpretar y revisar algunos de los postulados más clásicos de las ciencias sociales. Argentina se ubica en ese contexto.

Nos preocupa todo lo que se anunció en la campaña electoral: medidas que van en contra de los derechos, de la consolidación democrática y que son regresivas desde el punto de vista social.

Esta vez, voy a dejar de lado el área económica y analizar otras. Se anunció, por ejemplo, la privatización de los medios públicos, con el papel que cumplen estos en las democracias en cualquier país. Esto es, de Radio Nacional, la TV Pública, la Agencia de noticias Télam. Los medios de comunicación son muy importantes para la consolidación democrática. Y, a su vez, los medios han tenido un papel fundamental en la campaña electoral.

En materia educativa, si bien por ahora parecería que las cosas van a seguir como están, se anuncian intenciones claras de avanzar en esas políticas de vouchers o de privatización de los distintos niveles educativos. Se dice que no en el corto plazo, pero sí quizás en el mediano o largo plazo. Además, conocemos bien lo que sucede cuando este tipo de gobiernos llega al poder, tenemos ejemplos en toda la región. Podemos poner el caso de Uruguay, donde en el marco del gobierno neoliberal que tenemos en este momento se han recortado los recursos para la educación pública, particularmente para la Universidad de la República. Eso compromete por ejemplo a las ciencias sociales, que nos ocupan desde CLACSO, pero también a las otras áreas de conocimiento.

Por otro lado, debemos hablar de los derechos, especialmente desde una perspectiva de los derechos de las mujeres. Con lo que representó en los últimos años en Argentina el movimiento feminista, la marea verde, que luego se extendió a toda la región en pos de conseguir el derecho al aborto, un diputado electo por el partido de Milei ya ha dicho que buscará derogar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que se aprobó a fines de 2020. Dijo concretamente “que tengamos hoy una ley de aborto en Argentina me parece una salvajada espantosa”.

Eso muestra la profundidad de su mirada ideológica y su percepción en torno a los avances en términos de derechos que ha habido en Argentina y en otros países de la región en los últimos años. Pongo este ejemplo, porque Argentina fue un emblema en la lucha por la ley del aborto, la cual rápidamente se está poniendo en cuestión.

Además, tenemos la reestructuración a nivel estatal de todo lo que es el trabajo en términos de política pública, concretamente en la organización de los ministerios. Hay una decisión de reducir el gabinete a ocho Ministerios, de integrar algunas áreas como salud, trabajo, educación y desarrollo social en un solo Ministerio, el de Capital Humano. Todos estos cambios no hacen más que colocar en segundo plano a las políticas públicas que pretenden el bienestar a nivel individual y a nivel social, que tan características han sido en Argentina. Ese país y Uruguay son los dos países de la región que al analizar cuestiones vinculadas al bienestar, podemos decir que avanzaron.

A nivel internacional, hay preocupaciones por lo que ha plantado el Presidente electo. Por ejemplo, su primer viaje será a Estados Unidos y luego a Israel, incluso antes de asumir, así como la voluntad firme que mostró durante la campaña de no tener relaciones con China y Brasil y, en sus palabras, no hacer pactos “con comunistas”. Eso también nos da una dimensión de la profundidad ideológica detrás de este tipo de gobiernos.

Hay mucha preocupación por lo que pueda ocurrir en Argentina después del 10 de diciembre. Justamente en esa fecha se cumplen 40 años de la democracia en Argentina. Y por supuesto que este gobierno ha sido elegido en el marco del sistema democrático, pero por algunas de las cuestiones que mencioné y otras tantas muestra que no va a plantear el camino de la profundización democrática.

Es un momento complejo para Argentina y para la región, en el que tenemos que redoblar apuestas, imaginar alternativas, construir formas de resistencia y trabajar por la comprensión de la realidad para incidir en ella hacia la construcción de sociedades más justas, más democráticas y más equitativas.

Quiero destacar desde CLACSO nuestro compromiso con la democracia, con la justicia social, contra la que se atenta en las medidas que se plantean, con la libertad intelectual y académica y con la continuidad en la ampliación de derechos para todos y todas. También quiero enfatizar que las alternativas son necesariamente colectivas, desde el fortalecimiento del espacio público y común, que es el que permite garantizar niveles de bienestar para todos y todas.

– Hoy vemos con mucha preocupación que hay un clima de mucha hostilidad y una ola de amenazas en redes sociales, a líderes opositores, a quien diga algo contrario a Javier Milei…

– Absolutamente. Ya lo vimos en el Brasil de Bolsonaro, donde este tipo de discursos de parte de quien llega a la presidencia y de su grupo político habilitan y fomentan expresiones de intolerancia profundamente antidemocráticas en las redes sociales, en espacios laborales, en espacios públicos, en la calle. Estos discursos que estaban contenidos hacen que algunos sectores se sientan libres de atacar y no respetar los derechos de las personas. Lo vimos en Brasil y tememos que esto pueda ocurrir en Argentina. Desde CLACSO, que además tiene su sede en Buenos Aires, estaremos muy atentos y atentas a este tipo de situaciones para denunciarlas e intervenir sobre ellas buscando soluciones y alternativas.

Por supuesto, el foco en el análisis ahora seguramente esté en Argentina, pero esto tenemos que mirarlo en perspectiva regional y mundial. Porque este resultado allí y el próximo gobierno que tendrán se enmarca en los fenómenos que hemos analizado en otras columnas a nivel de América Latina y del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *