Skip to content

“Esto ha sido una historia de terror”: pequeños comercios temen irse a pique por la falta de electricidad

Spread the love

Mientras, voces empresariales y economistas expresan preocupación por la inestabilidad del servicio sin que medie un desastre natural y su efecto en la proyección y competitividad de Puerto Rico

Aunque todavía no se han calculado las pérdidas económicas por cada hora que una zona o el país pasa sin energía eléctrica, el economista de Estudios Técnicos, Inc. (ETI) Graham Castillo confirmó que se producen daños al desarrollo económico a corto y largo plazo. (nahira.montcourt@gfrmedia.com)

Por

Fernando Luis Álvarez Ortiz no duerme pensando cómo resolverá para no perder los clientes que tiene, para mantener su negocio a flote y si su negocio estará seguro cuando lleva días operando con un generador eléctrico que tiene que mantener dentro de la tienda por miedo a que se lo roben.

RELACIONADAS

NEGOCIOS

Boston da espaldarazo a los bonistas de la AEE

Por Joanisabel González

Esta es la realidad que desde hace casi dos semanas, viven los comerciantes de Coamo y otros pueblos del sur de Puerto Rico que han estado sin servicio de energía eléctrica.

Álvarez Ortiz es dueño, junto a su esposa, de Jugos Bule-Bar, un lugar cercano al casco de Coamo. Allí, venden jugos y distribuyen pulpa de fruta a otros comercios.

El estimado del comerciante es que, desde el pasado 2 de junio que se fue la luz, han perdido unos $5,000, además del gasto adicional en combustible para prender las neveras y mantener a flote lo que queda del negocio.

“Esto ha sido una historia de terror… La luz llega en ocasiones, dos o tres horas de madrugada y vuelve y se va”, relató. “Estuvimos ocho días completos sin energía. Nuestro producto, tanto los jugos como la materia prima, necesitan refrigerador o congelador. ¿Cómo yo resuelvo eso? Sacrificando las ventas. Lo único que pudimos producir fue un 20% o un 25% de lo que hacemos semanalmente y eso es lo que entregamos para no gastar mucho en refrigeración”.PUBLICIDAD

Contra la pared las pymes

“Con lo poco que tenemos, estamos viendo a ver si podemos adquirir un generador industrial para continuar el negocio. Es eso o irnos a la quiebra. LUMA (Energy) puso unos generadores de emergencia y eso ha dado un poco de luz, pero de momento, se va el voltaje. Por las noches, no confío porque el generador lo dejo prendido toda la noche, aunque haya luz, y tengo que dejarlo dentro de la fábrica con las ventanas abiertas para que no me lo roben”.

“Ha sido realmente un calvario, una pesadilla. Tenemos una actitud positiva, pero llega el momento que el cansancio físico y mental se apodera”, afirmó.

“Hay una incertidumbre grandísima porque los comerciantes no se quieren arriesgar a comprar porque la luz es muy inconsistente y no pueden decir que está estable porque no está estable”, sentenció. “¿Qué te puedo decir? Hay mucha incertidumbre, mucha duda. Si yo fuera comerciante tuviera cuidado con lo que compro o no compro porque no existe la redundancia de energía”, dijo el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla.

Según el economista José Alameda, considerando un consumo promedio mensual de 800 kilovatios hora, el apagón que dejó sin servicio a sobre 340,000 clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) le costó a la economía, aproximadamente $1.8 millones por hora. La cifra no considera las pérdidas económicas por equipos dañados.

De acuerdo con el economista, considerando el Producto Interno Bruto (PIB) de $77,953.5 milllones al 2022, cada kilovatio hora equivale a aproximadamente $4.80 del PIB.PUBLICIDAD

En consecuencia, en la eventualidad de que Puerto Rico experimente un apagón total, el país perdería aproximadamente $171.8 millones por cada día que pase sin electricidad, explicó Alameda.

Lourdes Aponte Rodríguez, presidenta del Centro Unido de Detallistas (CUD) dijo, por su parte que, aunque la mayoría de la isla vivió un apagón la noche del miércoles, la zona centro y sur de la isla viene arrastrando otros problemas de infraestructura, además de la falta de electricidad que ha durado semanas.

“Cuando finalmente ven un poco de luz al final del camino, vuelve y se revienta todo. ¿Qué nos queda? Nos queda que muchos han optado por cerrar sus puertas. Ahora mismo, cuando vas por la zona de Ponce, tenemos muchos socios que han cerrado negocios. Tengo otros que me dicen que a duras penas pueden mantenerse operando”, afirmó la líder de los detallistas.

“Nos sentimos a la deriva. Es como cuando estás en un bote y tenías dos remos, pero te quedas con uno. No vemos acción. Hemos visto una dejadez y una falta de fiscalización”, afirmó.

La inestabilidad del suministro eléctrico en Puerto Rico sin que medie un desastre natural se produce justo cuando un nuevo fallo judicial ha puesto en ascuas el proceso de reestructuración financiera de la AEE.

El pasado miércoles, el Primer Circuito de Apelaciones en Boston determinó que los bonistas de la AEE sí tienen un derecho propietario sobre los ingresos netos de la corporación pública para cobrar su acreencia. Dicho foro, reconoció, de igual forma, que la reclamación de los bonistas en el proceso de Título III de la corporación pública asciende a unos $8,500 millones. Esto, en lugar de los cerca de $2,300 millones que la jueza de distrito federal Laura Taylor Swain determinó hace aproximadamente un año.PUBLICIDAD

La determinación puede poner en jaque el intento de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de recortar, en aproximadamente 75%, todas las deudas de la AEE estimadas en sobre $12,000 millones cuando se incluyen las acreencias por la compra de combustible o los servicios provistos por contratistas y suplidores de la empresa estatal eléctrica.

En modo de emergencia

Joeyleen Quiñones, presidenta de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), dijo por su parte que “en términos generales, la industria de alimentos opera con normalidad; pero es preocupante que ya estemos implantando los planes de emergencia, sin que haya una tormenta, huracán o una emergencia”.

Quiñones y su familia son dueños de varios supermercados Selectos en la zona metropolitana. En dos de ellos operaron con generadores este miércoles y en la mañana del jueves. “Gracias a Dios que los generadores funcionaron, pero son equipos mecánicos que se pueden dañar. Al final del día, esos gastos (de reparación y mantenimiento) redundan en aumentos en costos”, sostuvo la empresaria.

“Ahora mismo tenemos un problema con la tienda Agranel de Coamo”, dijo por su parte, Félix Aponte, fundador y presidente de la cadena Agranel, que tiene 41 supermercados en la isla. Como en Coamo no hay electricidad desde hace días, el dueño del supermercado prendió la planta eléctrica para poder operar. Sin embargo, después de día y medio prendido, el generador se dañó.

No consiguieron un técnico que fuera a repararlo hasta pasados tres días, narró Aponte. “Te podrás imaginar, allí se perdió toda la mercancía de frío. Hubo que botarla. El problema es que tienes que hacer la orden y esperar para reabastecer el supermercado otra vez. Y esa venta se perdió”, lamentó el fundador de Agranel.PUBLICIDAD

Aunque todavía no se han calculado las pérdidas económicas por cada hora que una zona o el país pasa sin energía eléctrica, el economista de Estudios Técnicos, Inc. (ETI) Graham Castillo confirmó que se producen daños al desarrollo económico a corto y largo plazo.

Para un hogar, según el economista, las interrupciones del servicio eléctrico afectan la calidad de vida, por el incremento en el costo del funcionamiento de la vivienda en la medida en que se compra el combustible para los generadores, o la compra de alimentos preparados, entre otros elementos.

Castillo destacó, a su vez, que desde el paso del huracán María, en 2017, los consumidores y los comercios, han invertido en alternativas de resiliencia energética a través de plantas de generación y sistemas fotovoltaicos. Los hogares podrán tener mayor resiliencia ante los continuos apagones, pero se trata de costos adicionales en el presupuesto familiar, según el economista, quien agregó que el mayor efecto de la situación se produce en la salud humana y cuyo un impacto económico es “incalculable”.

Un estudio realizado por el economista José Caraballo Cueto expone que el costo del servicio eléctrico en Puerto Rico es el más oneroso al compararse con 49 estados de Estados Unidos, excluyendo a Hawaii. En contraste, Puerto Rico tiene el peor sistema energético en términos de estabilidad e interrupciones en similar comparativa.

Apagón económico en los municipios más deprimidos

Datos compartidos por el economista indican que en los municipios que no son parte del área metropolitana, la actividad es menor del 1% del total de la actividad que se da en todo Puerto Rico. “Son municipios económicamente deprimidos”.PUBLICIDAD

“Un municipio que está económicamente deprimido y está tanto tiempo sin servicio es profundizar más la precariedad económica que tienen y los negocios que estén en la cuerda floja le aumenta el riesgo del cierre (total)”, sentenció Caraballo Cueto.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR), Ramón Pérez Blanco, señaló que el gobierno debe dar prioridad al tema energético a nivel de política pública en lugar de otros temas.

“El tema energético en Puerto Rico tiene mucho más impacto para todos los ciudadanos que el salario mínimo”, ejemplificó Pérez Blanco.

“No hay forma de hablar de reconstrucción, ni de resiliencia, ni de atraer la diáspora, ni la economía del conocimiento, ni de la economía del visitante, no hay forma, si no tienes un sistema energético de calidad, estable y costoefectivo, no hay forma”, insistió.

La proyección internacional

A largo plazo, los apagones aumentan el descontento social, pero también desalientan a empresas internacionales que consideren invertir en la isla, agregó el economista Castillo.

Los apagones “tienen un impacto sobre las posibilidades de desarrollo económico de Puerto Rico, porque impactan la confianza y la competitividad”, sostuvo.

Recientemente, El Nuevo Día reseñó que el sector farmacéutico de Puerto Rico está preocupado severamente por la inestabilidad del servicio y sus altos costos, por lo que también advirtieron su efecto en la competitividad a nivel global.

El apagón registrado esta semana en Puerto Rico llegó a medios internacionales como BBC y The New York Times, por lo que Miguel Vega, presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo (PRHTA, por sus siglas inglés), levantó su voz de alerta debido a las posibles repercusiones en la imagen de la isla como destino.PUBLICIDAD

“Más que nosotros mismos (los hoteleros) preocupados en Puerto Rico, es más cómo la situación se refleja en el exterior. Estas noticias trascienden y le hacen daño al destino, tanto para las personas que quieren visitar la isla, aunque saben que somos resilientes, como también para quienes quieren venir a invertir”, expresó Vega.

Hasta ahora, la imagen de la isla como destino turístico no ha sufrido un impacto mayor, según Discover Puerto Rico, la organización de mercadeo del destino (DMO, por sus siglas en inglés).

“Si se repite con consistencia (la cobertura por los apagones), podría tener un efecto a largo plazo. Pero, hasta dónde hemos identificado, no está a ese nivel de que nos afecte. Lo que hemos visto es que las reservaciones siguen en aumento” indicó Ricardo Cortés Chico, portavoz de la organización y quien se mostró esperanzado en que los eventos de inestabilidad en el servicio eléctrico se reduzcan con el paso del tiempo.

“Afortunadamente, gran parte de la industria tiene formas de generar energíaa por su cuenta o en placas solares, baterías o plantas eléctricas. Sin embargo, esto va más alla de un problema para los turistas. Es un problema para los locales que podría tener un impacto potencial sobre el turismo”, reconoció el ejecutivo al agregar que “la industria ha sabido ajustarse a las dificultades como país”.

TAGS

LUMA ENERGYGENERA PRAPAGÓNECONOMÍAECONOMÍA DE PUERTO RICO

MARICARMEN RIVERA SÁNCHEZmaricarmen.rivera@gfrmedia.com

Periodista en San Juan, Puerto Rico. Es natural de Fajardo. Tiene un bachillerato en Comunicación Pública de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y en…Leer más

Y

JOSÉ ORLANDO DELGADO RIVERAjoseorlando.delgado@gfrmedia.com

José Orlando Delgado Rivera trabaja como reportero de la sección de Negocios de El Nuevo Día, con enfoque en la cobertura de turismo, autos, economía, finanzas, entre otros, tanto en Puerto…Leer más

Y

MARIAN DÍAZmarian.diaz@gfrmedia.com

Marian Díaz es una periodista con más de 25 años de experiencia cubriendo la industria del comercio, las pymes y las empresas familiares en Puerto Rico. Escribe, además, sobre la industria…Leer más

Y

EFRAÍN MONTALBÁN RÍOSefrain.montalban@gfrmedia.com

Por los pasados cinco años, Efraín Montalbán Ríos ha ejercido como periodista y productor en distintos medios de comunicación locales. Es egresado de la Escuela de Comunicación –ahora facultad- de la…Leer más

Y

JOANISABEL GONZÁLEZjoanisabel.gonzalez@gfrmedia.com

Periodista puertorriqueña con más de dos décadas de experiencia en la cobertura de la comunidad empresarial de Puerto Rico y la economía de la isla. Luego de trabajar en el semanario de…Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *