Skip to content

Europa camina sonámbula

Spread the love

A pesar de la fanfarronería europea sobre la derrota de Rusia, las evaluaciones de sus ejércitos muestran que la Unión Europea no tiene la capacidad militar terrestre para librar una guerra agresiva contra Rusia y mucho menos defenderse adecuadamente

Europa 4 abril, 2024 Vijay Prashad

EUROPA CAMINA SONÁMBULA ENVUELTA EN SUS PROPIOS DILEMAS

l 19 de marzo de 2024, el jefe de las fuerzas terrestres de Francia, el general Pierre Schill, publicó un artículo en el periódico Le Monde, con un título contundente: “El ejército está preparado”. Schill se inició en las aventuras de Francia en el extranjero en la República Centroafricana, Chad, Costa de Marfil y Somalia.

En este artículo, el general Schill escribió que sus tropas están “listas” para cualquier confrontación y que podría movilizar a 60.000 de los 121.000 soldados de Francia en un mes para cualquier conflicto. Citó la antigua frase latina: “si quieres la paz, prepárate para la guerra”, y luego escribió: “Las fuentes de la crisis se están multiplicando y conllevan riesgos de que se agraven o se extiendan”.

El general Schill no mencionó el nombre de ningún país, pero estaba claro que se refería a Ucrania, ya que su artículo apareció poco más de dos semanas después de que el presidente francés Emmanuel Macron dijera el 27 de febrero que las tropas de la OTAN podrían tener que entrar en Ucrania.

Unas horas después que Macron hiciera su poco delicada declaración, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense, John Kirby, dijo : «No habrá tropas estadounidenses sobre el terreno en funciones de combate en Ucrania». Esto fue directo y claro. La visión de Estados Unidos es sombría, ya que el apoyo a Ucrania está disminuyendo muy rápidamente.

Desde 2022, Estados Unidos ha proporcionado más de 75 mil millones de dólares en ayuda a Ucrania (47 mil millones de dólares en ayuda militar), de lejos la asistencia más importante al país durante su guerra contra Rusia. Sin embargo, en los últimos meses, la financiación estadounidense (en particular la asistencia militar) ha sido bloqueada en el Congreso por republicanos de derecha que se oponen a que se entregue más dinero a Ucrania (esto es menos una declaración sobre geopolítica y más la afirmación de una nueva actitud estadounidense de que otros, como los europeos, deberían cargar con la carga de estos conflictos).

Mientras que el Senado de Estados Unidos aprobó una asignación de 60 mil millones de dólares para Ucrania, la Cámara de Representantes de Estados Unidos sólo permitió que se aprobaran 300 millones de dólares. En Kiev, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, imploró al gobierno ucraniano que “crea en Estados Unidos”. “Hemos brindado un enorme apoyo y lo continuaremos brindando todos los días y de todas las formas que sabemos”, dijo. Pero este apoyo no necesariamente será el nivel que tuvo durante el primer año de la guerra.

EL CONGELAMIENTO DE EUROPA

El 1 de febrero, los líderes de la Unión Europea acordaron proporcionar a Ucrania 50.000 millones de euros en “subvenciones y préstamos en condiciones muy favorables”. Este dinero permitirá al gobierno ucraniano “pagar salarios, pensiones y proporcionar servicios públicos básicos”.

No será directamente por el apoyo militar, que ha comenzado a fracasar en todos los ámbitos y que ha provocado nuevos tipos de discusiones en el mundo de la política europea. En Alemania, por ejemplo, el líder del Partido Socialdemócrata (SDP) en el parlamento, Rolf Mützenich, fue criticado por los partidos de derecha por su uso de la palabra “congelar” cuando se trata de apoyo militar a Ucrania.

El gobierno de Ucrania estaba ansioso por adquirir misiles de crucero de largo alcance Taurus de Alemania, pero el gobierno alemán dudó en proporcionárselos. Esta vacilación y el uso que hizo Mützenich de la palabra “congelar” crearon una crisis política dentro de Alemania.

De hecho, este debate alemán sobre nuevas ventas de armas a Ucrania se refleja en casi todos los países europeos que han estado suministrando armas para la guerra contra Rusia. Hasta ahora, los datos de las encuestas en todo el continente muestran que grandes mayorías están en contra de la continuación de la guerra y, por lo tanto, en contra de seguir armando a Ucrania para esa guerra.

Una encuesta realizada para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores en febrero muestra que “un promedio de sólo el 10 [por ciento] de los europeos en 12 países creen que Ucrania ganará”. «La opinión predominante en algunos países», escribieron los analistas de la encuesta, «es que Europa debería imitar a Estados Unidos que limita su apoyo a Ucrania haciendo lo mismo, y alentar a Kiev a firmar un acuerdo de paz con Moscú». Esa visión está empezando a entrar en los debates incluso de las fuerzas políticas que siguen queriendo armar a Ucrania.

El parlamentario del SPD, Lars Klingbeil, y su líder, Mützenich, afirman que será necesario iniciar negociaciones, aunque Klingbeil afirmó que esto no sucedería antes de las elecciones estadounidenses de noviembre y, hasta entonces, como había dicho Mützenich : «Creo que lo más importante ahora es que [Ucrania] obtenga municiones de artillería”.

PRESUPUESTO MILITAR, NO CLIMÁTICO

Ya no importa si Donald Trump o Joe Biden ganan las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre. De cualquier manera, las opiniones de Trump sobre el gasto militar europeo ya han prevalecido en Estados Unidos.

Los republicanos están pidiendo que se ralentice la financiación estadounidense para Ucrania y que los europeos llenen el vacío aumentando su propio gasto militar. Este último punto será difícil ya que muchos estados europeos tienen límites de endeudamiento; si quieren aumentar el gasto militar, lo harán a expensas de valiosos programas sociales. Los propios datos de las encuestas de la OTAN muestran una falta de interés de la población europea en un cambio del gasto social al militar.

Un problema aún mayor para Europa es que sus países han estado recortando las inversiones relacionadas con el clima y aumentando las relacionadas con la defensa.

El Banco Europeo de Inversiones (creado en 2019) está, como informó el Financial Times, “bajo presión para financiar más proyectos en la industria armamentista”, mientras que el Fondo Europeo de Soberanía, creado en 2022 para promover la industrialización en Europa, va a girar hacia el apoyo a las industrias militares.

En otras palabras, el gasto militar superará los compromisos con las inversiones climáticas y las inversiones para reconstruir la base industrial de Europa. En 2023, dos tercios del presupuesto total de la OTAN de 1,2 billones de euros provinieron de Estados Unidos, el doble de lo que gastaron en sus ejércitos la Unión Europea, el Reino Unido y Noruega. La presión de Trump para que los países europeos gasten hasta el 2 por ciento de su PIB en sus ejércitos marcará la agenda incluso si pierde las elecciones presidenciales.

PUEDE DESTRUIR PAÍSES, PERO NO PUEDE GANAR GUERRAS

A pesar de toda la fanfarronería europea sobre la derrota de Rusia, las evaluaciones sobrias de sus ejércitos muestran que los estados de la Unión Europea simplemente no tienen la capacidad militar terrestre para librar una guerra agresiva contra Rusia y mucho menos defenderse adecuadamente.

Una investigación del Wall Street Journal sobre la situación militar europea llevaba el sorprendente título: “Crece la alarma por el debilitamiento de los ejércitos y los arsenales vacíos en Europa”. El ejército británico, señalaron los periodistas, tiene sólo 150 tanques y «quizás una docena de piezas de artillería de largo alcance útiles», mientras que Francia tiene «menos de 90 piezas de artillería pesada» y el ejército alemán «tiene suficiente munición para dos días de batalla». «Si son atacados, tendrán pocos sistemas de defensa aérea.

Europa ha dependido de Estados Unidos para realizar intensos bombardeos y combates desde la década de 1950, incluidas las recientes guerras en Afganistán e Irak.

Debido a la aterradora potencia de fuego de Estados Unidos, estos países del Norte Global pueden arrasar países, pero no han podido ganar ninguna guerra. Es esta actitud la que produce cautela en países como China y Rusia, que saben que a pesar de la imposibilidad de una victoria militar del Norte Global contra ellos, no hay ninguna razón por la que estos países –liderados por Estados Unidos– no se arriesguen al Armagedón porque tienen la fuerza militar para hacerlo.

Esa actitud de Estados Unidos –reflejada en las capitales europeas– produce un ejemplo más de la arrogancia y la arrogancia del Norte Global: una negativa a siquiera considerar negociaciones de paz entre Ucrania y Rusia.

Que Macron diga cosas como que la OTAN podría enviar tropas a Ucrania no sólo es peligroso, sino que pone a prueba la credibilidad del Norte Global. La OTAN fue derrotada en Afganistán. Es poco probable que consiga grandes avances contra Rusia.

Fuente: Observatorio de la crisis.

Libros relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *