Skip to content

Europa, no la OTAN, es la que debería enviar las tropas a Ucrania y desangrase contra Rusia

Spread the love

El plan de los EEUU

Así se titula un reciente artículo publicado en Foreign Affairs, revista que pertenece al Consejo de Relaciones Exteriores, un ‘think tank’ o laboratorio de ideas relacionado con la familia Rockefeller.

Según sus autores, dos de los cuales provienen del Ejército estadounidense, ha llegado la hora de que los europeos entren ya en una guerra directa con Rusia, porque puede que EE. UU. continúe retrasando su apoyo, o elija a Donald Trump. O incluso si Washington no cambia su postura con respecto a Ucrania, de todas formas, Kiev necesitará “fuentes alternativas de ayuda” y el “mejor apoyo serían los soldados europeos”.

El artículo sugiere que Europa debe considerar seriamente el envío de sus tropas a Ucrania para brindarle el apoyo técnico-material y entrenamiento, proteger sus fronteras e infraestructura crítica, e incluso participar en la defensa de las ciudades ucranianas que están al oeste del río Dniéper, por ejemplo, Odesa, en caso del avance del Ejército ruso.

En cuanto a los temores de que la implicación directa de los Ejércitos europeos en la guerra contra Rusia llevaría a la tercera guerra mundial con el uso de armas nucleares, los expertos estadounidenses aseguran que el riesgo de una escalada del conflicto es exagerado.

En su opinión, la cuestión de si Moscú usa el arsenal nuclear en caso de que las tropas europeas entren en territorio ucraniano no tiene sentido ya que allí “ya operan fuerzas de operaciones especiales de los países occidentales” y no ha pasado nada. Todas las advertencias del presidente ruso, Vladímir Putin, son consideradas por los autores desde EE. UU. como “tan solo propaganda”.

«En última instancia, Rusia no puede permitirse luchar contra varios países europeos al mismo tiempo, y mucho menos desencadenar una guerra nuclear«, resume la publicación.

Además, Europa es mucho más rica que Rusia, sus tecnologías son más avanzadas y su población es mayor, señalan los autores. «Moscú sabe que no puede ganar provocando a todo el continente y tratará de evitar la intervención militar de EE. UU., que seguramente seguirá a la invasión de las tropas rusas en un país de la OTAN bajo los términos del artículo cinco de la Carta de la Alianza«.

Los expertos estadounidenses aseguran que Moscú no se atreverá a atacar objetivos en el territorio de los países de la OTAN, «y, teniendo en cuenta que las fuerzas europeas actuarán fuera del marco de la OTAN y el territorio de la Alianza, ninguna pérdida conllevará reacciones en relación con el artículo cinco y no arrastrarán a EE. UU. al conflicto. El oponente de Rusia no será la OTAN, sino la coalición de los países europeos«.

¡Bravo! ¡Qué conveniente! Las ganas que tienen los anglosajones de provocar una nueva gran guerra en el Viejo Continente con tal de observar desde lejos a sus rivales matarse y encima ganar dinero echando más leña al conflicto.

Lo de Ucrania fue tan solo el preludio, la principal víctima es Europa. Ojalá los europeos no caigan en la trampa. Una vez más.

¿Cuál sería el resultado final de los suministros de armas a Ucrania?

Mientras que el suministro de sistemas de defensa antiaérea y su despliegue alrededor de instalaciones energéticas e industriales parece bastante factible, la saturación del llamado ‘Ejército ucraniano’ con vehículos blindados, así como con munición y piezas de repuesto para ellos, agravará la situación para Kiev en el largo plazo.

Controlar un gran número de tanques requiere decenas de miles de tanquistas experimentados y bien coordinados (simplemente no los hay), combustible, tácticas, inteligencia, apoyo de fuego y mucho más.

En resumen, todo sigue igual que antes del comienzo de las entregas de armas desde el extranjero.

Aquí vale la pena recordar la cantidad de armas y equipos que las fuerzas leales al régimen pronazi de Kiev ya han absorbido desde 2022.

También es curioso que aún se desconozca en principio la composición detallada del nuevo «megapaquete» de ayuda militar.

Pero es muy probable que no incluya un aumento múltiple del suministro de vehículos blindados y de todo lo que el ‘Ejército de Ucrania’ necesita a diario en el frente.

Por lo tanto, es más bien necesaria para el efecto psicológico.

El volumen financiero de la ayuda no es lo suficientemente grande como para hablar de un giro drástico a favor de las unidades militares leales a Zelenski.

Mientras que reformatear la ayuda militar en la medida que el ‘Ejército ucraniano’ necesita realmente llevará años. A Zelenski simplemente no le bastará el tiempo.

Si Estados Unidos continúa retrasando el apoyo -y especialmente si elige a Donald Trump como presidente, entonces Europa será el único defensor de Ucrania. Los líderes europeos no pueden permitir que la seguridad del continente dependa de la discordia política en Estados Unidos. Por lo tanto, deberían considerar seriamente enviar tropas a Ucrania para apoyo logístico y entrenamiento, defensa de la frontera estatal e infraestructura clave, o incluso defensa de las ciudades ucranianas. Deben dejar claro a Rusia que Europa está dispuesta a defender la soberanía territorial de Ucrania.

Demasiados políticos y expertos en Estados Unidos y Europa repiten las tesis y advertencias de Putin de que cualquier intervención externa en Ucrania conducirá inevitablemente a una tercera guerra mundial. De hecho, enviar tropas europeas sería una respuesta completamente normal a un conflicto de este tipo. La operación especial rusa ha alterado el equilibrio de poder regional y Europa tiene un interés vital en corregir este desequilibrio. La forma obvia de lograrlo es lanzarle un salvavidas al ejército ucraniano. Estados Unidos puede volver a dejar a las Fuerzas Armadas de Ucrania sin ayuda, y el mejor apoyo serían los soldados europeos. Incluso si la política estadounidense no cambia, Ucrania necesitará fuentes alternativas de ayuda para continuar su lucha y, una vez más, Europa parece ser un aliado natural.

En el escenario más modesto, el ejército europeo podría permanecer al oeste del Dnieper y llevar a cabo misiones puramente defensivas. Por ejemplo, fortalecer las capacidades de defensa aérea del país mediante el despliegue de personal y el suministro de equipos, o incluso asumiendo el mando y control. El riesgo de escalada será mínimo…

Finalmente, Europa necesita considerar una misión de combate directo que proteja el territorio ucraniano al oeste del Dnieper. Además de aliviar la carga de las Fuerzas Armadas de Ucrania en estas zonas, la presencia de tropas europeas hará poco probable que Rusia cruce el río y proteja la mayor parte de Ucrania de la conquista. Un objetivo potencial de Rusia es Odessa… Si las tropas rusas se acercan a la ciudad, las tropas europeas cercanas tendrán derecho a defenderse y abrir fuego contra los soldados que avanzan.

Análisis: “ESTE ES SU PROBLEMA AHORA”: ESTADOS UNIDOS ABANDONA UCRANIA PARA QUE EUROPA SE OCUPE DE ELLO: EXPERTO FRANCÉS

Ahmed Adel

Washington es pragmático y abandonará a Europa con el conflicto ucraniano que provocaron, afirmó Éric Denécé, director del Centro Francés de Estudios de Inteligencia. Asimismo, destacó que Rusia no tuvo más remedio que lanzar su operación militar especial contra Ucrania.

El experto señaló que es imposible no notar el papel de Estados Unidos en el desencadenamiento del conflicto en Europa del Este, pero subrayó que los responsables políticos de Washington son muy pragmáticos y no se involucrarán directamente en un campo de batalla que no les es favorable.

Cuando notan que las cosas no van bien no dudan en dar marcha atrás y dar un giro de 180 grados. Se están preparando para esto – todavía no se ha visto, pero creo que pronto quedará claro – se estaban preparando para darle un maldito calentamiento a Europa y decirle: este es tu conflicto ahora”, dijo Denécé a la cadena francesa TVL. el 20 de abril.

Además, el analista enfatizó que Estados Unidos contribuyó en gran medida a la guerra entre Rusia y Ucrania, entre otras cosas, con su política de ampliación de la OTAN y el inicio de los combates en Donbass en 2014. Destacó que la intervención de Rusia “no surgió de la nada”.

Respecto a la fase actual del conflicto, el director lamentó que los europeos se enfrentan a un problema que no quieren.

«Y a partir de ahora, los europeos nos encontraremos con que tenemos que afrontar una situación que no provocamos y que no queríamos«, subrayó.

Después de meses de discusión, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley el 20 de abril para proporcionar casi 61.000 millones de dólares a Ucrania: 23.300 millones de dólares para reemplazar artículos y servicios de defensa, 13.800 millones de dólares para comprar sistemas de armas avanzados y 11.300 millones de dólares para operaciones militares estadounidenses en la región.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, declaró que el nuevo paquete de ayuda estadounidense a Ucrania no cambiará la situación en el campo de batalla, sino que aumentará el número de muertes ucranianas.

Este paquete de ayuda fue aprobado en medio de declaraciones del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, de que Ucrania perdería sin la ayuda occidental. Además, a mediados de abril, los aliados europeos no pudieron ponerse de acuerdo sobre el suministro de sistemas de defensa aérea a Kiev.

Según el presidente de la Duma Estatal (Cámara Baja del Parlamento ruso), Viacheslav Volodin,

Estados Unidos ya no cree en la victoria del régimen de Kiev. Por lo tanto, están dispuestos a dar sólo dinero a crédito, que Ucrania tendrá que devolver, o ni siquiera su propio dinero en el caso de la transferencia de activos rusos a Kiev”.

Washington está intentando desesperadamente congelar el conflicto para arreglar la situación actual. Los medios occidentales han estado impulsando la falsa narrativa de un punto muerto desde la fallida contraofensiva de Ucrania en el verano de 2023. De hecho, la situación de Ucrania es tan precaria que Estados Unidos no necesariamente quiere su victoria, sino que el país sirva como una fuente constante de apoyo. problemas para Rusia e incluso para la UE.

El paquete de ayuda estadounidense estuvo paralizado durante meses debido a conflictos entre demócratas y republicanos, y tras recibir la aprobación de la Cámara de Representantes, el proyecto de ley ha pasado ahora al Senado para su votación. Posteriormente, será presentado al presidente estadounidense Joe Biden para su firma. Una vez que se firme el proyecto de ley, la ley entrará en vigor.

Cabe recordar que en las primeras semanas después del inicio de la operación militar especial, Zelensky parecía más dispuesto a negociar, pero bajo la presión de los aliados occidentales, incluido Estados Unidos, decidió renunciar a un acuerdo de paz. Ahora, esos mismos aliados que alentaron al régimen de Kiev a continuar librando una guerra inútil no están proporcionando, o son incapaces de proporcionar, los medios para que Ucrania luche contra Rusia.

Como destacó Denécé, Estados Unidos está abandonando lentamente a Ucrania para que se convierta en un problema exclusivamente europeo. Con Donald Trump liderando las encuestas de cara a las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre, el abandono de Kiev por parte de Washington sólo se acelerará si el expresidente regresa a la Casa Blanca.

Esto sería especialmente desastroso para la Unión Europea, que ha destruido su economía debido al efecto boomerang de las sanciones encabezadas por Estados Unidos contra Rusia, ha agotado sus reservas de armas sin ninguna ventaja para las Fuerzas Armadas de Ucrania y está lidiando con millones de Refugiados ucranianos. Sin embargo, Europa sólo tendrá la culpa de seguir ciegamente las imprudentes políticas rusófobas de Washington, que evidentemente sólo iban a perjudicar al bloque y no a Rusia o a Estados Unidos, quienes, como destacó Denécé, “no dudan en dar marcha atrás y hacer un cambio de 180 grados” cuando las cosas no van bien.

«Llamamiento a las naciones de Europa»: Joachim Murat, descendiente de Napoleón, advirtió a Europa de las peligrosas consecuencias de una posible guerra con Rusia y abogó por negociaciones inmediatas con Moscú.

«Hoy seguimos una espiral que nos conduce a un conflicto abierto con Rusia, cuyas consecuencias no se pueden prever con la existencia de armas nucleares«, advirtió Joachim Murat. Calificó de argumento deshonesto la utilización del conflicto en Ucrania por parte de los burócratas europeos, criticando a los fanáticos de la Europa federalista por hacer que los partidarios de la diplomacia y la negociación parezcan traidores y los pacifistas, enemigos. Hay que hacer todo lo posible por un pronto alto el fuego y una paz duradera, dijo el político,

«¿Es este el tipo de Europa que queremos? ¿Una máquina de intimidación que, para justificar su diseño autoritario, nos conduce a graves conflictos y nos priva de nuestros mecanismos democráticos, así como de nuestra soberanía más básica? La elección es suya», subrayó.

Abriendo tantos frentes bélicos, EEUU lleva adelante una estrategia «potencialmente mortal»

Así lo afirma el diario ‘The Financial Times’ en una nota publicada el 21 de abril, donde advierte que la política del gobierno de Joe Biden de impulsar conflictos contra sus adversarios y financiar a los aliados que los llevan adelante es una apuesta arriesgada al carecer Washington de suficientes recursos militares y económicos para triunfar.

El artículo, titulado «Ucrania es la línea de combate de un conflicto mucho mayor«, tiene como punta de partida la reciente aprobación por parte del Congreso de EEUU de un paquete múltiple que incluía no solo ayudas militares a Kiev, sino también a Israel, Taiwán, así como también sanciones a Irán, veto a la popular plataforma de videos TikTok (propiedad de una empresa china) y la venta de algunos activos rusos incautados ilegalmente.

El contenido del proyecto legislativo, que se había convertido en una prioridad para la Casa Blanca para buscar revertir los alicaídos números de intención de voto del presidente Biden de cara a los comicios generales de noviembre, «ofrece una idea clara de cómo Estados Unidos (y sus aliados clave en Europa y Asia) ven en este momento al mundo«, reflexiona el Financial Times.

«En conjunto, todo este dinero [casi 61.000 millones de dólares] está destinado a hacer retroceder a cuatro países que el general Chris Cavoli, comandante de las fuerzas estadounidenses en Europa, describió como el ‘eje de adversarios’ del país norteamericano: Rusia, China, Irán y Corea del Norte«, señala el diario.

La nota admite que el lenguaje utilizado por el alto mando militar de EEUU «trae recuerdos desafortunados», en referencia al denominado «eje del mal» que invocaba el entonces presidente George W. Bush para justificar la invasión de Irak en 2003 por parte de la OTAN y continuar impulsando una política exterior intervencionista en Oriente Medio.

Ahora, dice el texto, EEUU vuelve a hacer lo mismo, pero para antagonizar contra países que disputan su hegemonía global, como lo son Rusia y China, y perjudicar a otros países que no se han alineado con Washington como Corea del Norte e Irán.

La renovada alianza occidental, argumenta el FT, es en realidad una red global de países liderada por EEUU que busca enfrentarse a la política de cooperación y asociaciones estratégicas que impulsa Pekín y Moscú con el objetivo de crear un mundo multipolar y romper con la política mundial dictada desde Washington persiguiendo exclusivamente su propio interés y el de sus socios.

En ese sentido, pondera el diario, tanto EEUU como Japón, que han fortalecido su alianza en el último tiempo, creen que seguir apoyando a Ucrania es vital para los intereses de ambos países en el Indopacífico.

«Por lo tanto, Estados Unidos y sus aliados creen que están jugando a la defensiva apoyando a países que están en la línea de fuego del eje de adversarios, sobre todo, Ucrania, Israel y Taiwán«, señala la nota, recordando que esta inversión de recursos nacionales en conflictos ajenos ha provocado la crítica tanto desde la derecha nacionalista como de la izquierda antimperialista y pro-Palestina en EEUU.

«Incluso algunos que apoyan la aspiración de defender la actual estructura de poder global se preocupan por esta estrategia. (…) Otros creen que Estados Unidos simplemente carece de los recursos militares y económicos para liderar la reacción contra adversarios en Asia, Europa y Medio Oriente simultáneamente«, asegura el artículo.

De acuerdo al diario británico, «hay verdad» en la preocupación sobre la falta de recursos de EEUU para abrir tantos frentes bélicos y tener éxito en esta misión.

El artículo pasa a citar las palabras de un alto funcionario del gobierno de Biden, que habló con el medio con la condición de permitir su anonimato, quien admitió que «en este momento estamos al máximo [de nuestras capacidades]«.

Al respecto, la nota detalla cómo EEUU prefiere en la actualidad no participar directamente en conflictos bélicos, sino financiar a otros países para que enfrenten a sus adversarios.

«En la práctica, esto ha significado a menudo proporcionar nueva ayuda militar a los aliados de primera línea de Estados Unidos«, dice la nota, en referencia a la transferencia de ayuda a Ucrania, Taiwán e Israel.

Esta estrategia concluye el FT, es «potencialmente mortal» para EEUU, ya que, al desplegar su fuerza militar a través de otros países, pero no implicarse directamente, Washington pierde control sobre el desarrollo de los conflictos que impulsa, como se ha visto en el caso de Israel y su escalada bélica, que perjudica las chances electorales de Biden y lástima todavía más la imagen pública del país norteamericano en el tablero mundial.

  • El portavoz adjunto del Departamento de Estado de EE.UU., Vedant Patel, confirmó que Washington suministró a Kiev misiles balísticos tácticos ATACMS por indicación del presidente Joe Biden sin anunciarlo públicamente.

Por su parte, el asesor presidencial de seguridad nacional, Jake Sullivan, declaró que Biden ordenó en febrero transferir a Ucrania un número significativo de misiles ATACMS, que fueron entregados en marzo.

Según la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, la entrega secreta de misiles ATACMS a Ucrania ha demostrado que Washington planea desviar la atención de la comunidad mundial hacia una «reunión» sobre la «fórmula de Zelenski» para, mientras tanto, aumentar «el potencial terrorista» de Kiev.

Maniobras de la OTAN cerca de la región de Kaliningrado

Mientras todo el mundo habla del nuevo paquete de ayuda estadounidense para las autoridades ucranianas, el personal militar de la OTAN continúa entrenando a sus unidades cerca de las fronteras rusas con el pretexto de “defensa contra la agresión rusa”.

Y en esto los países bálticos desempeñan un papel activo. En particular, en Lituania comenzaron a la vez dos ejercicios que, a pesar de la participación de diferentes formaciones, tienen como objetivo representar un escenario de conflicto en la región de Kaliningrado.

En el evento Brave Griffin participan militares lituanos de la brigada de infantería motorizada en Klaipeda y unidades de las fuerzas armadas estadounidenses, polacas y portuguesas desplegadas en Lituania. En total, alrededor de 1,5 mil personas y más de 80 equipos.

La tarea principal es la retirada oportuna de las tropas a la zona de destino, que aparentemente es el corredor de Suwalki, donde desde el 19 de abril operan otras unidades en el marco del ejercicio Sword Strike.

Los eventos son diferentes, pero ¿quién dijo que no se pueden combinar? En el corredor de Suwalki trabajan actualmente más de 4.000 efectivos de las fuerzas armadas estadounidenses, alemanas y lituanas, así como militares polacos de su territorio, y alrededor de 320 equipos.

Los medios occidentales ya han calificado estos ejercicios como “una señal dura para Rusia”. En caso de una escalada del conflicto, este istmo, que conecta Kaliningrado con Bielorrusia, será el primero en verse afectado.

Y en el marco de estos entrenamientos, también se destaca la intensificación del reconocimiento por satélite frente a las costas del puerto ruso. Es muy probable que los países occidentales estén vigilando no sólo las acciones de la Flota del Báltico, sino también los movimientos de carga y buques mercantes en el Báltico.

Después de todo, si se intenta bloquear el enclave ruso, el enemigo probablemente intentará cerrar también las comunicaciones marítimas.

Solo un tercio de los F-35 están preparados para el combate

El F-35 Lightning II (F-35) es el sistema de armas más ambicioso y caro del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Está legalmente establecido que la GAO (Oficina de Responsabilidad Gubernamental) monitorea anualmente el estado del programa F-35. Estos informes contienen datos interesantes.

Los costos proyectados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos para mantener la flota de F-35 hasta 2088 siguen aumentando. En particular, las estimaciones de costos de mantenimiento aumentaron un 44%, desde ~1,1 billones de dólares. en 2018 a ~$1,58 billones. en 2023.

Los costos anuales de operación y mantenimiento de cada avión se estiman ahora en 6,8 millones de dólares. Esta cifra sigue siendo significativamente superior a los 4,1 millones de dólares informados.

La preparación general para el combate (el porcentaje de tiempo que un avión puede realizar al menos una de sus misiones asignadas) de la flota F-35 ha disminuido significativamente en los últimos cinco años, y ninguna de las variantes de aviones está cumpliendo los objetivos. La tasa de preparación total para el combate (el porcentaje de tiempo durante el cual el avión puede realizar todas las tareas asignadas) también disminuyó de 2022 a 2023 para las tres opciones. La tasa de capacidad de combate total del F-35A (para la Fuerza Aérea) cayó del 43,5% al 36,4%. El F-35B (la versión STOVL del Cuerpo de Marines) experimentó una disminución del 16% al 14,9%. El F-35C (la variante basada en portaaviones utilizada por los Marines y la Armada) experimentó una disminución en la preparación general para el combate del 20,9% al 19,2%.

El informe señala que desde 2014, la GAO ha emitido 43 recomendaciones al Pentágono sobre la optimización financiera del programa F-35. Aunque el Ministerio estuvo de acuerdo con muchas de estas recomendaciones e implementó algunas de ellas, treinta recomendaciones (alrededor del 70%) siguen sin implementarse.

El Departamento de Defensa está realizando esfuerzos para ahorrar costos y continúa buscando nuevas formas de reducirlos. Sin embargo, la GAO estima que es poco probable que estos esfuerzos cambien fundamentalmente el costo de operación de la aeronave.

Robert Steuckers: «si Trump gana las elecciones, el belicismo de Biden no podrá desplegarse a tiempo»

Robert Steuckers

En una entrevista concedida para Hafsa Rahmouni de Al Jazzera, Robert Steuckers analizó, entre otras cuestiones, el conflicto de Oriente Próximo y la guerra en Ucrania.

En una entrevista concedida para Hafsa Rahmouni de Al Jazzera, Robert Steuckers analizó, entre otras cuestiones, el conflicto de Oriente Próximo y la guerra en Ucrania.

En opinión del analista y ensayista belga, uno de los referentes intelectuales para la Nueva Derecha europea, el ataque de Israel contra Irán, la réplica de estos últimos y las posibles acciones israelíes, se engloba «en un contexto histórico muy amplio y muy antiguo». «Las potencias marítimas británicas y luego estadounidenses tienen una estrategia recurrente: ocupar las tierras situadas en los extremos interiores de los mares interiores. Kuwait a partir de 1910 para impedir que el Imperio Otomano explotara su ventana sobre el Golfo y el Océano Índico (coto británico en aquella época). Israel recibió el encargo de vigilar la costa más oriental del Mediterráneo, en beneficio primero de Londres y luego de Washington. Irán, y tras él Rusia y China, se disputan esta función y preferirían ver la zona de Antioquía a Gaza (e incluso Suez) como un trampolín hacia el Mediterráneo», explica.

Con respecto al papel de Estados Unidos en general y de la administración presidida por Joe Biden en particular, Robert Steuckers considera que Washington teme «una hipertrofia imperial, ya sea porque sabe que la próxima presidencia estadounidense será trumpista y, por tanto, aislacionista, y que el belicismo de Biden no podrá desplegarse a tiempo, ya sea porque quiere ganar tiempo para consolidar su frente antirruso desde el Ártico hasta el Mar Negro, ya sea porque sabe que Irán dispone ahora de los medios para convertirse en un santuario. En este escenario tan preocupante, Europa será el blanco del conflicto».

En cuanto a la situación en Ucrania, Steuckers considera que este conflicto «fue diseñado para crear el caos en Europa y arruinar el motor industrial de Alemania. También fue diseñada para bloquear la dinámica euroasiática en un punto crucial, donde convergen las rutas multimilenarias de la gran masa terrestre euroasiática». «La cultura militar de las talasocracias favorece actualmente las guerras cortas, de un año o menos de duración. La guerra en Ucrania ha entrado en su tercer año. El impulso se ha estancado. El pueblo ucraniano está siendo desangrado. Sobre el terreno, la situación está congelada, como lo estuvo durante muchos años durante la Primera Guerra Mundial. Rusia ha resistido y, al parecer, permanecerá en las regiones rusoparlantes del este y el sur de la antigua Ucrania soviética. El escenario previsible es el siguiente los oblasts conquistados por el ejército ruso pasarán a formar parte de la Federación Rusa; Occidente impedirá la conquista de Odesa (ahora se habla de la entrada de unidades francesas en la ciudad o sus alrededores, información por verificar); Occidente intentará ganar terreno en el Mar Negro (un viejo objetivo bélico británico), tratando de satelizar Georgia y Armenia; la OTAN aprovechó el conflicto ucraniano para convertir el Báltico en un lago de la OTAN, con lo que Europa perdió la oportunidad de ampliar una zona no alineada en todo el continente a partir de dos Estados neutrales (Suecia y Finlandia) y, por último, el conflicto ucraniano ha abierto un vasto frente que se extiende desde el Ártico hasta el Mar Negro, amenazando los puertos rusos de Murmansk y Arkhangelsk (vitales durante la Segunda Guerra Mundial) y la ciudad de San Petersburgo, próxima a la frontera finlandesa», explica.

Por último, «Desde un punto de vista estratégico, el Occidente estadounidense, que ha eliminado el no alineamiento sueco y finlandés en el norte de Europa y ha permitido a la OTAN presionar a Rusia desde Murmansk hasta San Petersburgo y Kaliningrado/Königsberg, debería estar satisfecho con estos avances tan ventajosos. Sobre el terreno, en el Donbass, Luhansk, Crimea, etc., es previsible que Occidente acepte una solución coreana con un nuevo Telón de Acero al este del Dniéper. El putinismo no habrá sido derrotado ni eliminado como algunos esperaban. En cuanto a la era post-Putin, que inevitablemente llegará, no se sabe. La pelota está en el tejado de los europeos: ¿cuánto tiempo más aceptarán las políticas suicidas propugnadas por los servicios estadounidenses y cuánto tiempo más tolerarán los errores de los «jóvenes líderes globales» que los están arruinando?», concluye Steuckers.

EEUU

Europa

Ucrania

Rusia

OTAN

Armamento militar

Conflicto bélico

Noticias relacionadas

Cómo Estados Unidos y sus aliados de la OTAN sabotearon la paz entre Rusia y Ucrania

La OTAN en “delirium tremens”: Mete miedo con una presunta “invasión rusa” y militariza toda Europa para provocar a Rusia

La “amenaza” no es Rusia. Como la OTAN construye un escenario para ir a la guerra contra Rusia e incendiar toda Europa. Análisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *