Skip to content

Fallece la combatiente Dylcia Pagán

Spread the love

La artista, productora, poeta, activista y expresa política dedicó su vida a Puerto Rico, falleció anoche y diversas personalidades de distintas ideologías reaccionan

Ey Boricua Por Ey Boricua

Por Sandra D. Rodríguez Cotto

En Blanco y Negro con Sandra

San Juan, Puerto Rico – La nacionalista y expresa política puertorriqueña Dylcia Pagán, de 78 años, falleció anoche, lo que ha consternado a una gran diversidad de amistades que cultivó en sus múltiples facetas a través de la vida. Tuvo una gran vida, dedicada a la libertad nacional de Puerto Rico y a resaltar la cultura, desafiando la injusticia.

Al momento de esta publicación, sus allegados todavía desconocen los detalles de las exequias. La información será dada a conocer más adelante.

Pagán estuvo presa por sus ideales independentistas por más de 11 años, cuando recibió una clemencia junto a otros independentistas por parte del expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton, tras años de campaña en Puerto Rico y Estados Unidos por su liberación.

Fue sentenciada a más de 55 años de prisión, al ser miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que buscaba la independencia de Puerto Rico. Fue acusada de conspiración sediciosa para derrocar el Gobierno de los Estados Unidos y encarcelada en una prisión federal en los Estados Unidos, donde sufrió innumerables vejámenes.

Ella, como otros presos de la FALN, sufrieron en la cárcel las más infames violaciones de derechos humanos. Fueron puestos en cárceles alejadas de sus familias, algunos fueron agredidos sexualmente por personal penitenciario, a algunos se les negó atención médica adecuada, y otros permanecieron en celdas subterráneas aisladas sin ninguna razón. Amnistía Internacional y la Cámara de Representantes en el Subcomité de Tribunales, Propiedad Intelectual y Administración de Justicia, criticaron las condiciones de prisión. Se encontró que sus condiciones carcelarias estaban en violación de las Reglas mínimas de la ONU para el tratamiento de los reclusos.

Pero todos esos vejámenes los enfrentó sin odio, ayudando a los demás presos. En la cárcel se convirtió en un símbolo de dignidad. Los años de esa dura prisión no tocaron su sensibilidad y amor por Puerto Rico, que expresó a lo largo de toda su vida, que fue mucho más que la lucha política.

Nacida en Nueva York en el 1946, fue también una polifacética, artista, poeta, productora y directora de televisión y teatro, escritora, activista y amiga de diversidad de personas. Fue también una loíceña por adopción, porque al regresar a Puerto Rico, se mudó a Loíza donde vivió hasta su muerte.

Óscar López Rivera, el compañero de luchas independentistas y quien pasó más de 37 años en prisión, se afectó emocionalmente al conocer la partida de Pagán. “Él se afectó mucho porque Dylcia fue una compañera de lucha”, dijo desde la ciudad de Chicago, Clarissa Rivera, hija del líder nacionalista.

“Es una gran pérdida porque ella era una loíceña de corazón, porque lo eligió y desde el primer día siempre se sintió orgullosa de Loíza. Ella era mi amiga bien querida, defensora de nuestra patria, de nuestro Loíza, de la cultura. Para mí es una gran pérdida”, manifestó, apesadumbrada, la alcaldesa de Loíza, Julia Nazario, del Partido Popular Democrático.

El cineasta Tito Román estaba profundamente conmovido porque no logró coordinar la reunión que tenía pendiente para que Pagán pudiera ver su más reciente documental, Psiquis. “Tenía una reunión pendiente con ella, porque ella quería ver Psiquis. La bandera de nuestro país tiene que estar a media asta por Dylcia”, dijo en entrevista telefónica.

El dramaturgo Roberto Ramos Perea narró que uno de los momentos más intensos en su larga carrera sobre las tablas que lo vivió junto a Dylcia Pagán, cuando ella y otros expresos políticos asistieron a la obra “Espíritus rebeldes”, que trataba sobre sus vidas. Fue en el 1999. En una escena de la obra se representa el diálogo que Dylcia tuvo que vivir con su hijo al explicarle su lucha por amor a la Patria. Cuando la primerísima actriz Roxana Badillo interpretó su papel junto a Carlos Esteban Fonseca en el papel de su hijo.

“Dylcia escuchaba atenta y a su hijo junto a ella, grande como ya era, le vi con sus ojos aguados…, al paso de las líneas, Dylcia ya no aguantó su emoción y se abrazó a su hijo con tal ternura, que el ojo del público pudo ver a un tiempo el drama teatral y el drama humano desplegándose uno frente al otro con una cadena inquebrantable del más profundo amor”, narró Ramos Perea.

Por su parte, el expresidente del Colegio de Abogados y miembro del Comité de Apoyo a la Excarcelación de los Presos Políticos, Eduardo Villanueva, publicó una emotiva y personal carta abierta que culminaba diciendo: “Dylcia amorosamente irreverente y amante de la patria, su hijo y sus amigos y amigas. No se muere, no filmó “La Insoportable levedad del ser”, porque fue como quiso, era y fue, ‘ovaricamente’ auténtica y mujeres así nunca mueren; sólo trascienden a joder a otro lado, a no dejar que las jodan, a seguir pariendo frutos de justicia y libertad. Así de viva la recordaré siempre…”.

La poeta y cuentista Alexandra Pagán publicó en las redes sociales fotos familiares, junto a su hermana y a Dylcia diciendo: “Mi cuadro ancestral está de fiesta, mientras acá estamos respirando”.

“Ayer nos abrazamos por texto en la salud. Hoy no estás aquí. No puedo creerlo. Me duelo muy duro. Te amo, guerrera. Hasta la próxima. Viva Dylcia Pagán. Viva Puerto Rico Libre. Ashé”, manifestó la reconocida coreógrafa, profesora y bailarina, Petra Bravo.

La escritora Yolanda Arroyo Pizzarro escribió “Nuestra Dylcia Pagán ya es Ancestra. Hasta pronto. Descansa en poder”. Mientras que el escritor y comediante, Silverio Pérez, lamentó su partida.

Oriunda de El Bronx, Pagán trabajó como productora de televisión escribiendo y haciendo documentales y programas de niños en las cadenas NBC, ABC, CBS y PBS. Trabajó con el Consejo de Educación de Medios de Comunicación (de Puerto Rico), que presentó una serie de demandas en contra de las principales estaciones de televisión que facilitaron la programación local de asuntos públicos que todavía existe hoy en día. También trabajó como editora en inglés del diario bilingüe El Tiempo.

Pagán y otros 11 miembros de la FALM fueron detenidos el 4 de abril de 1980, en Illinois, y se les vinculó a más de 100 atentados o intentos de atentados, desde 1974, en su intento de lograr la independencia de Puerto Rico. En los procedimientos judiciales, todos los detenidos declararon su condición de prisioneros de guerra, y se negaron a participar en el proceso judicial.

Ninguno de los atentados por los que fueron condenados causó muertos o heridos.

Además de Pagán, los otros presos políticos que fueron indultados por Clinton fueron Alberto Rodríguez, Alejandrina Torres, Alicia Rodríguez, Elizam Escobar, Adolfo Matos, Ida Luz Rodríguez, Luis Rosa, Ricardo Jiménez y Carmen Valentín. Juan Segarra Palmer salió de prisión en septiembre de 2004. Óscar López Rivera terminó su condena a los 74 años, en el 2017, habiendo permanecido 35 años en prisión.

En la prisión, Pagán desarrolló programas educativos y culturales para los otros internos, enseñando aeróbicos, dirigiendo obras de teatro, y carnavales organizados para el Día del Niño.

Desde 1999, Dylcia residió en Puerto Rico, donde fue recibida por miles de partidarios como una heroína nacional. Trabajó para la compañía de cine Paradiso Films, en la Feria Internacional del Libro, fue productora y codirectora del estudio del reconocido fotógrafo Farrique Pesquera, que implica sesiones fotográficas de los productos comerciales y el trabajo de impresión comercial.

Tags: Dylcia PagánFeaturedPuerto Rico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *