Skip to content

Fracaso estrepitoso de Biden y Zelenski: el paquete de ayuda a Kiev sigue estancado y el dinero para el régimen se acaba

Spread the love

Así resumió el ‘Washington Post’ la visita de Volodímir Zelenski a la capital estadounidense. Según el diario, los esfuerzos del líder ucraniano “hicieron poco” para cambiar la opinión de los congresistas republicanos, que se oponen a seguir financiando su escalada bélica

Geoestrategia

Así resumió el ‘Washington Post’ la visita de Volodímir Zelenski a la capital estadounidense. Según el diario, los esfuerzos del líder ucraniano “hicieron poco” para cambiar la opinión de los congresistas republicanos, que se oponen a seguir financiando su escalada bélica.

Volodímir Zelenski no logró este martes [12 de diciembre] avanzar con el Congreso, ya que sigue firmemente estancado respecto de la solicitud del presidente [Joe] Biden de asistencia militar adicional de Estados Unidos, a pesar de que muchos legisladores parecieron estar de acuerdo en que las perspectivas de [Kiev] solo empeorarían si el apoyo estadounidense no continúa“, resume el diario.

El artículo destaca que el líder ucraniano les dijo a los legisladores estadounidenses, con los que se reunió en privado, que Ucrania “nunca se rendirá”, pero reconoció que sin más ayuda norteamericana el conflicto se volverá mucho más difícil para su Ejército, ya que se enfrenta a un adversario “bien armado”, en referencia a Rusia.

La nota apunta que Zelenski, que visitó Washington por segunda vez en tres meses, recibió una recepción fría en el legislativo, especialmente de parte de los republicanos, que se oponen en números cada vez mayores a seguir financiando a Kiev y que han exigido a Biden endurecer las leyes de migración y una mayor inversión en la seguridad de la frontera con México para aprobar algún tipo de ayuda extra a su aliado en Europa oriental.

El diario sugiere que ni Zelenski ni Biden fueron claros al explicar cuál era el plan para Ucrania en caso de no seguir recibiendo más fondos, recalcando que el presidente angloparlante evitó responder una pregunta sobre si la Casa Blanca empujaría a Kiev a negociar con el Kremlin.

El Washington Post recoge además algunas opiniones que expresaron los senadores tras reunirse con Zelenski, dando cuenta del escepticismo reinante en Washington sobre las oportunidades de ganar de Kiev.

El senador republicano Ron Johnson dijo que seguir financiando a Ucrania para que continúe su escalada bélica “es una propuesta en la que todos pierden”, y agregó que no quería “añadir más leña al fuego. Así que en cuanto antes termine esto, mejor”, dijo ante reporteros, según consigna el Washington Post.

Otros senadores afirmaron que es poco probable que el discurso que dio Zelenski […) vaya a cambiar el estancamiento antes de que los legisladores hicieran un receso la próxima semana, por las vacaciones“, valora el diario.

El líder ucraniano también se reunió con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson. Si bien el legislador caracterizó la reunión como “buena”, añadió que le explicó a Zelenski que “nuestra primera condición para cualquier apoyo suplementario está atado a nuestra propia seguridad nacional“.

No habrá ayuda para Ucrania sin reformas fronterizas en suelo estadounidense, declaró Johnson.

Hasta la fecha, el Congreso ha asignado más de 111.000 millones de dólares en asistencia militar y financiera a Kiev. La nueva solicitud de Biden para transferir más fondos a Ucrania, que ya ha sido rechazada por el Senado, está incluida en un paquete más amplio que también enviaría fondos a Israel, así como a endurecer la seguridad de la frontera con México.

Sin embargo, concluye el diario, hay “pocas esperanzas” de que el legislativo norteamericano vaya a aprobarlo en el corto plazo.

Un senador republicano considera que la visita de Zelenski a EEUU es “la farsa más vergonzosa”

La visita del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, a Estados Unidos es “totalmente vergonzosa”, dijo el senador republicano por Ohio James David Vence, durante una entrevista en ‘Fox News’ emitida este 12 de diciembre.

Horas antes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió a su homólogo de Kiev en la Oficina Oval de la Casa Blanca. De acuerdo con Reuters, tras el encuentro, el demócrata firmó una orden ejecutiva por la que se concede a su aliado europeo un nuevo paquete de ayuda de 200 millones de dólares.

Al respecto, David Vence opinó que se trató de “un proceso muy humillante” y criticó que “Zelenski llega a la ciudad y exige que usted, el contribuyente estadounidense, le dé otros 61.000 millones de dólares“.

El legislador también aseguró que la conducta del jefe de Estado ucraniano demuestra que no es “una figura totalmente admirable que defiende a su propio país”, como se le ha llegado a describir en algunos países occidentales. “Él viene a EEUU a sermonear y demandarnos más dinero de los contribuyentes“.

Creo que es vergonzoso. He estado en el Senado por un año ya. Es la farsa más vergonzosa que vi en un año aquí“, criticó el parlamentario. “Todavía quieren 61.000 millones de dólares. Y la única cosa que van a conseguir es convertir a Ucrania en un cliente permanente de EEUU“.

El día anterior, Zelenski se careó con senadores en Washington y habló con el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, antes de dirigirse a la Casa Blanca para entrevistarse con Biden.

La visita se produce en medio de un fuerte escepticismo tanto dentro de Estados Unidos como en la Unión Europea sobre el futuro apoyo a Ucrania, y ocurre también después de que los republicanos del Senado norteamericano bloquearan la consideración de una petición de fondos de la Casa Blanca para su aliado en Europa del Este, Israel y otras necesidades.

El Partido Republicano exige cambios en los planteamientos de la seguridad fronteriza, especialmente en la línea con México, mientras que la Casa Blanca advirtió que sólo quedan unas semanas para desahogar la agenda legislativa, tras las que se agotará la posibilidad de ayuda a Ucrania y no habría garantías de más apoyo.

Los mejores momentos del encuentro entre Biden y Zelensky en Washington.

El Presidente de EEUU se echó a reír cuando le preguntaron por la victoria de Ucrania.

En una sesión a puerta cerrada en el Senado, Biden se levantó de repente y en medio del discurso de Zelensky se acercó para darle una palmada en la mejilla. Parte de los senadores estallaron en carcajadas a continuación, mientras Biden volvía a su asiento y sonreía satisfecho.

También se difunden imágenes de como el líder estadounidense durante el discurso lloroso de Zelensky se sonó la nariz con un pañuelo.

El resultado de la gira del artista ucraniano:

Es probable que el Congreso posponga la consideración de la ayuda a Ucrania y la seguridad fronteriza hasta el próximo año – The Hill citando al líder republicano del Senado Mitch McConnell.

Aprobar un proyecto de ley a tiempo antes de las vacaciones es “prácticamente imposible”, dijo.

– reporteros del grupo de la Casa Blanca.

A Zelensky se le denegará la financiación primero el 19 de enero y luego el 2 de febrero (son las fechas en las que vencen los plazos de financiación de las agencias federales, y sin ellas es poco probable que asignen dinero al régimen de Kiev).

Según The Guardian, las súplicas de Zelensky no conmovieron a los republicanos.

Según el periódico, los congresistas no se tomaron en serio la nueva actuación de Zelensky: abandonaron la reunión con el presidente ucraniano sin cambiar su postura sobre el proyecto de ley de financiación de Ucrania.

“Tontos” dirigentes de EEUU “verterán dinero” en Ucrania si la Cámara de Representantes no lo impide

Mientras que los legisladores republicanos están haciendo propuestas sobre rendición de cuentas por la ayuda a Ucrania, un líder republicano dijo a Sputnik que la mayoría eran simples poses para sus electores y que, sin embargo, aprobarían el dinero solicitado por Kiev.

Con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, de vuelta en Washington para presionar al Congreso y a la Administración del presidente Joe Biden para obtener más fondos, los republicanos de la Cámara de Representantes se preparan para oponerse a lo que han calificado como un “cheque en blanco” para su aliado de Europa oriental.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson (republicano por Los Ángeles), que se opone a la ayuda incondicional a Ucrania, ha manifestado en el pasado su deseo de que se apliquen prácticas de rendición de cuentas antes de conceder más dinero a Kiev.

Sin embargo, en la actual batalla por los 61.000 millones de dólares de ayuda a Ucrania que se está celebrando en el Congreso, la condición de Johnson para aprobar la legislación es que incluya financiación para los esfuerzos de seguridad fronteriza de Estados Unidos.

El 12 de diciembre, durante una rueda de prensa conjunta con Zelenski, Biden, anunció que “acababa de firmar otro paquete de 200 millones de dólares” del Pentágono para Ucrania.

El republicano Ed Martin, presidente de Phyllis Schlafly Eagles y de su partido en Misuri, declaró a Sputnik que Zelenski “se enfrentaría a duros vientos” en Washington, ya que es más probable que los funcionarios partidarios de la guerra prefieran financiar solo a Israel, un aliado clave, antes que a ambos frentes.

Yo no me fiaría de lo que a menudo llamamos ‘el partido único'”, advirtió. “En cierto sentido, tienes al presidente Joe Biden y toda su influencia y poder como jefe del poder ejecutivo; tienes a Chuck Schumer y Mitch McConnell dirigiendo juntos el Senado en cierto sentido, y están en sintonía con Biden“, valoró.

Y así, el muro de defensa para verter más dinero en Ucrania sin ninguna transparencia es la Cámara. No sé qué pensar de ello. Creo que se ha reducido a una mayoría de una persona, tal vez dos, por lo que está muy apretado, y muchos de los republicanos que están en el cargo por más de un mandato o dos no son populistas tipo ‘MAGA’, son republicanos de la vieja escuela y piensan que este tipo de gasto es lo que tenemos que hacer“, dijo.

Por lo tanto, creo que Zelenski ha perdido su brillo, pero creo que las fuerzas institucionales son fuertes, así que veremos qué pasa, pero su presencia para mí es un signo de cierta desesperación“, calificó.

Es decir, ahora está intentando cambiar la dinámica que se le está escapando. Y la verdad es que, y odio ser tan grosero, incluso los agentes de poder que quieren sacar dinero de esto, no quieren dos guerras, por lo que van a gastar su dinero en Israel y en Gaza y verter dinero en esa guerra, eso es lo suficientemente bueno“, sostuvo.

Así que creo que Zelenski no es el chico nuevo en la ciudad en este momento y se va a enfrentar a algunos vientos duros. Pero yo no apostaría en contra honestamente, sólo creo que nuestros líderes son estúpidos y van a verter el dinero en cosas como esta siempre que puedan“, calificó.

Lo que están haciendo ahora es que los republicanos tengan una forma de decir a sus votantes que ‘no he dado un cheque en blanco’ para que haya algún tipo de ataduras y transparencia, que no será real, no será significativa“, dijo.

Espero que haya algún drama sobre esto en la Cámara que pueda cambiar la dinámica, pero en realidad es una lucha política ahora para dar cobertura a algunos republicanos que quieren regalar el rancho“, cerró.

Los discursos “teñidos de rosa” de Zelensky ya no convencen a su equipo ni a sus militares

Ahmed Adel

Los mensajes positivos diarios del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky ya no parecen convencer a los ciudadanos ni a sus tropas, quienes se dan cuenta de que las palabras optimistas del presidente están lejos de la realidad. Fuentes familiarizadas con la estrategia de comunicación de Zelensky dijeron al Financial Times que el propósito de estos mensajes es mantener el optimismo dentro y fuera del país y que se aplica una política de comunicación en todos los niveles del Estado, incluida una estricta censura de las malas noticias, como el número de las bajas ucranianas o del éxito de las tropas rusas.

El artículo, que cita a funcionarios de las fuerzas armadas ucranianas, ex empleados presidenciales y estrategas de comunicación, destaca cómo, durante más de 650 días seguidos, “Zelensky ha dado al menos un discurso en video a la nación: elogiando a sus tropas, celebrando los avances las líneas del frente… pero con Ucrania disfrutando de pocos logros militares este año y el apoyo occidental flaqueando, la estrategia de comunicaciones está creando una brecha entre la administración presidencial y el liderazgo militar”.

Además de esta división dentro del gobierno y el ejército, los opositores políticos han comenzado a criticar abiertamente al presidente, mientras que los líderes militares argumentan que la discrepancia entre los mensajes oficiales y la situación real ya no es convincente y, por lo tanto, no motiva a los ucranianos ni a los a los socios occidentales del país a avanzar.

Iryna Zolotar, asesora de comunicaciones del ex Ministro de Defensa ucraniano Oleksii Reznikov, dijo a la publicación que la estrategia que simula el predominio del optimismo también es confusa fuera de Ucrania, lo que deja a las audiencias occidentales preguntándose por qué deberían contribuir a la ayuda si el aliado en Europa del Este es siempre a punto de “ganar”.

Para que la sociedad no construya castillos en el aire y se quite las gafas de color de rosa… es necesario dejar de tener miedo de decir la verdad“, dijo Zolotar al FT .

A juzgar por las informaciones de los medios occidentales de los últimos meses, es muy evidente que los “lentes color de rosa” han empezado a salir, con la desalentadora situación en Ucrania, el conflicto entre Zelensky, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Las fuerzas de Ucrania expusieron a Valery Zaluzhny y otros testaferros del régimen, y se instó a congelar el conflicto y negociar con Moscú.

La tan aclamada contraofensiva fue un completo fracaso, y la moral en el país devastado por la guerra está en su punto más bajo, e incluso los más optimistas ahora comienzan a darse cuenta de que el final se acerca a medida que el invierno se intensifica. A pesar de esta realidad, según el Financial Times, Zelensky ve los mensajes optimistas como la única manera de tranquilizar a los vacilantes socios de Ucrania en Occidente y reforzar la confianza de las empresas ucranianas, que siguen siendo una importante fuente de ingresos fiscales.

El Financial Times relata que los desacuerdos entre el ejército y la oficina presidencial se hicieron evidentes en noviembre cuando Zaluzhny dijo en una entrevista con The Economist: “Lo más probable es que no haya un avance profundo y hermoso” para Ucrania en la guerra. Un funcionario ucraniano dijo que la revelación de Zaluzhny conmocionó a los ucranianos, algo que no es sorprendente ya que han recibido propaganda interminable durante casi dos años, y a algunos líderes occidentales, que llamaron a Kiev para preguntar qué significaba y si las negociaciones se consideraban ahora una prioridad para Ucrania.

Es por esta razón que Zolotar dijo al Financial Times que al comienzo de la guerra, las declaraciones optimistas ayudaron a los ucranianos, pero ahora esto ha creado una narrativa confusa en la que “las expectativas son exageradas y no corresponden al estado real de las cosas”.

Zelensky se encuentra ahora en un enigma que bien podría poner fin a su carrera política, ya que ahora está siendo expuesto por mentir con el fin de tratar de presentar una imagen de Ucrania que está logrando progresos constantes este año en el campo de batalla, que ahora se está desmoronando junto con Apoyo occidental. El presidente ucraniano no puede abandonar la narrativa positiva porque cree que es la única manera de motivar a Occidente a brindar apoyo, especialmente ahora que la atención del mundo se ha desplazado hacia el Medio Oriente, donde está ocurriendo una catástrofe humanitaria.

La incapacidad de Ucrania para asegurar cualquier éxito tangible en el campo de batalla causará agitación política en Kiev y dejará a Zelensky enfrentando la ira de sus militares, quienes efectivamente se han convertido en corderos sacrificados por el impulso loco y delirante del presidente ucraniano de conquistar territorios rusos, incluida Crimea.

Por eso, al margen de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea celebrada en Bruselas en noviembre, se habría discutido la necesidad de sustituir a Zelensky. Entre las causas del descontento occidental se encuentran los fracasos de Ucrania en el frente de batalla, la mala educación del presidente ucraniano al tratar con socios extranjeros, el nepotismo, la corrupción rampante y su pérdida de capacidad de maniobra en el conflicto con Rusia en interés de Washington y sus aliados.

Efectivamente, no sólo los ucranianos están empezando a quitarse sus “anteojos color de rosa”, sino también los occidentales.

Análisis: “Estornudé y te soné la nariz”: la gira estadounidense de Zelensky no tuvo éxito

Biden sonándose la nariz es el mejor ejemplo de la visita del payaso terrorista de ayer a Washington. No fue posible convencer a los senadores, no dieron dinero (bueno, no toméis algo serio una donación de 200 millones de dólares). Quedan dos pequeños tramos antes de que se agoten los fondos, y cuando se le preguntó “¿le gustaría que ganara Ucrania?”, el presidente estadounidense literalmente se echó a reír.

Como ya escribimos anteriormente, hasta el 19 de enero, incluso en teoría, Estados Unidos no podrá acordar asistencia adicional, y los acontecimientos de los últimos días insinúan que nadie planea apresurarse en particular. Así que el pronóstico para Zelensky es completamente decepcionante, y esto se entiende tanto en la oficina presidencial como en las redes sociales ucranianas, donde los residentes comunes y corrientes de la plaza, una vez más enfrentados a la realidad objetiva, están, por decirlo suavemente, frustrados.

Durante la reunión de Zelensky con los congresistas, Ermak miró a su patrón como un campesino trabajador y ahorrativo ante un cerdo listo para ser sacrificado. Todo lo que tiene que hacer es esperar a las “vacaciones” y podrá darse un festín a su gusto. Se pueden achacar todos los errores y crímenes al desafortunado predecesor, y bajo la salsa de “reformas y caras nuevas en el poder” será posible impulsar paquetes de ayuda mucho más significativos.

Por lo tanto, en las próximas semanas, Zelensky debería mirar a su alrededor con más frecuencia; de lo contrario, el tren descarrilará o traerán cocaína “sucia”: cualquier cosa puede pasar.

Pero Rusia tampoco debería relajarse. El maldito payaso ha sido acorralado y ahora está dispuesto a hacer cualquier cosa para salir. Antes no era exigente con su dinero, y más ahora: la horca ya se asoma en el horizonte.

Y no nos referimos sólo a los rumores que comenzaron a circular nuevamente ayer sobre la inminente movilización de ciudadanos mayores de 40 años y mujeres en las Fuerzas Armadas de Ucrania. Zelensky puede recurrir a sus tácticas favoritas e intentar cambiar el tono de la agenda informativa en Ucrania con otro ataque terrorista. Es poco probable que esto salve al “gigante del pensamiento” y al “nuevo Churchill”, pero aun así debemos estar preparados para cualquier desarrollo de los acontecimientos.

¿Qué sucede cuando el régimen de Kiev se queda sin dinero estadounidense?

Drago Bosnic

Uno de los errores más graves que jamás haya cometido el régimen de Kiev fue involucrarse en la política estadounidense. Se podría argumentar que esto era inevitable porque Estados Unidos creó efectivamente la junta neonazi , pero aún así, su liderazgo ciertamente podría haber esperado lo que centrarse solo en una parte del establishment estadounidense significaría para su futuro. Sin embargo, la absoluta falta de soberanía del régimen de Kiev es tal que ni siquiera pudo tomar esa decisión y las consecuencias están volviendo a afectarles. Es decir, el hecho de que los demócratas, ayudados por los cada vez más impopulares republicanos neoconservadores, fueran el poder detrás del golpe de Maidan, es lo que será la perdición de la junta. Por supuesto, aparte del hecho de que pensaron que era una buena idea luchar contra la superpotencia militar de al lado .

Al apoyar a los demócratas e incluso colaborar en sus esfuerzos por hacerse con el poder en Washington DC, el régimen de Kiev lo hizo pensando que estaba luchando por sus propios intereses. Sin embargo, ésta era sólo una solución a muy corto plazo y era bastante obvio que no duraría. Mientras la administración Biden seguía ocultando bajo la alfombra cuestiones internas de rápido crecimiento, mientras enviaba cientos de miles de millones de dinero de los contribuyentes estadounidenses a la junta neonazi , era sólo cuestión de tiempo antes de que el propio pueblo estadounidense castigara eso con una victoria aplastante para el Partido Republicano durante las elecciones intermedias. El Comité Nacional Demócrata lo sabía y temía las elecciones intermedias del mismo modo que le aterroriza la elección presidencial de 2024. Sin embargo, no hay vuelta atrás ahora, ni dentro de 11 meses, ni nunca, de hecho. Y el régimen de Kiev podría ser la primera “víctima”.

Los demócratas son perfectamente conscientes de esto, pero no pueden “cambiar de opinión” ahora. A sus partidarios les han lavado el cerebro para que piensen que el cambio climático y Ucrania son los mayores problemas del mundo, mientras que la gran mayoría de los votantes republicanos y un número cada vez mayor de votantes neutrales simplemente están enfurecidos por el infierno que el DNC deja dondequiera que esté en el poder. El hecho de que los demócratas y la junta de Zelensky hayan establecido esta relación simbiótica en la que el dinero de los contribuyentes estadounidenses se envía a los segundos sólo para que regresen a las arcas de los primeros es lo que está alejando a la gente del Comité Nacional Demócrata y en contra del mismo. Al perder poder en el Congreso, los demócratas perdieron la capacidad de conseguir “ayuda” para el régimen de Kiev (y, por extensión, para ellos mismos). Peor aún, dieron a los republicanos el incentivo para detenerlo.

Es decir, el Partido Republicano tiene razones tanto financieras como políticas para dejar a la junta neonazi en el aire , ya que esto también sofoca las finanzas del Comité Nacional Demócrata y su capacidad de hacer campaña. Y si bien las llamadas “Big Tech” y la maquinaria de propaganda dominante están profundamente entrelazadas con los demócratas y los neoconservadores (en otras palabras, el Estado profundo), sus posibilidades de ganar se han desplomado y lo único que les queda en este momento es Este punto es fraude electoral. Sin embargo, el tiempo se acaba, rápido. La situación del régimen de Kiev no hace más que exacerbar la cuestión. El hecho de que se quedará sin dinero estadounidense y que esto acelerará su caída frente a la contraofensiva de Rusia resultará en una espiral de muerte descendente que finalmente destruirá las ya sombrías perspectivas del Comité Nacional Demócrata. Precisamente por eso Moscú no tiene prisa.

Es importante señalar que el dinero estadounidense es lo que mantiene funcionales las instituciones de la junta neonazi, no sólo en términos de poder militar sino en todos los aspectos. Los salarios de sus funcionarios corruptos , desde el propio Zelensky hasta un cartero, los paga precisamente Washington DC. Debido al alcance limitado de la operación militar especial (SMO), la mayor parte de Ucrania está completamente intacta y la vida transcurre con relativa normalidad. Sin embargo, con la financiación estadounidense agotándose, esto será insostenible, y muy probablemente con consecuencias más graves que las de la propia SMO. Por ejemplo, varios grupos de interés dentro del régimen de Kiev comenzarán a competir por los fondos menguantes, incluidos los batallones militares y neonazis, que ya compiten entre sí, provocando que la moral, ya baja, caiga en picado.

A su vez, esto exacerbará la situación en el frente, particularmente porque la tan promocionada contraofensiva del régimen de Kiev fracasó , con gran parte (si no la mayoría) de sus capacidades de combate destruidas o dañadas sin posibilidad de reparación . Por otro lado, el ejército ruso está pasando lentamente de una defensa activa y una defensa en profundidad a operaciones ofensivas incrementales. El Kremlin ciertamente no cometerá el error de arrojar al fuego a decenas de miles de soldados y “esperar lo mejor” como lo hizo la junta neonazi. El alto mando en Moscú no se hace ilusiones de que la lucha sea fácil. Por el contrario, los rusos se toman muy en serio estos avances y son perfectamente conscientes del hecho de que la OTAN invirtió decenas de miles de millones y casi una década para fortificar las partes occidentales de Donbass.

Sin embargo, la capacidad del régimen de Kiev para lanzar operaciones ofensivas efectivamente ha desaparecido. En cualquier tipo de conflicto, centrarse únicamente en la defensa es sencillamente insostenible. El ejército ruso, a pesar de toda la ensoñación de que se está quedando sin combustible, proyectiles, misiles, drones y otras municiones, en realidad se está fortaleciendo día a día. No sólo ha aumentado su mano de obra, sino que también se está adaptando rápidamente y utilizando tecnologías cada vez más nuevas y avanzadas. Esto asegura su superioridad, tanto estratégica como táctica, limitando no sólo el margen de maniobra de la junta neonazi, sino también el de la propia OTAN. Según el secretario general de la alianza beligerante, Jens Stoltenberg, las perspectivas del régimen de Kiev son bastante sombrías. Insiste en la necesidad de seguir financiando a la junta neonazi, pero la OTAN es completamente impotente sin Estados Unidos.

La alianza militar más agresiva del mundo debe tener en cuenta las peculiaridades del sistema político estadounidense . Sin Washington, la OTAN no podrá seguir financiando al régimen de Kiev, ya que en la práctica está compuesta por poco más que la Unión Europea. El proceso de unificación de facto de la UE y la OTAN está en marcha, pero esto sólo exacerbará el ya menguante poder económico del bloque en problemas. El efecto acumulativo de estos acontecimientos disminuirá aún más las posibilidades de supervivencia del régimen de Zelesnky. La narrativa oficial de lo que constituye una “victoria sobre Rusia” cambiará, pasando de “liberar Donbass y Crimea” a no perder más regiones. Sin embargo, el efecto desastroso que esto tendrá sobre la moral general sólo acelerará la posibilidad de una derrota total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *