Skip to content

Gaza: El lugar más peligroso del mundo para niñas y niños

Spread the love

Los números no tienen nombres, ni rostros, pero ilustran la dimensión de la violencia y el dolor. En Gaza, desde que inició la agresión por las fuerzas de ocupación de Israel el pasado 7 de octubre, han muerto al menos 13 000 menores de edad palestinos, según un informe reciente del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En Gaza han muerto al menos 13 000 menores de edad palestinos desde el inicio de la agresión israelí.

Por: Daily Pérez Guillén

Los números no tienen nombres, ni rostros, pero ilustran la dimensión de la violencia y el dolor. En Gaza, desde que inició la agresión por las fuerzas de ocupación de Israel el pasado 7 de octubre, han muerto al menos 13 000 menores de edad palestinos, según un informe reciente del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Las imágenes son tan impactantes que, digamos la verdad, amanecemos con ellas en los perfiles de redes sociales y deslizamos el dedo para alejar tales escenas de nuestra memoria. Mientras tanto, los niños del norte de Gaza mueren ya de desnutrición y deshidratación.

La desnutrición aguda aumenta del 15,6% al 31% en apenas dos meses. Uno de cada tres niños que aún sobrevive allí sufre las consecuencias de la falta de alimentos. La directora ejecutiva de Unicef, Catherine Russell, alertó que la hambruna es inminente y extendió un llamado a la comunidad internacional para “impulsar al mundo a la acción”.

Pero el mundo occidental, que ha escuchado hablar de ese conflicto desde hace décadas, con mediaciones tan ignotas como el idioma o la religión, sin poder ubicar siquiera en un mapa el escenario de la guerra, por más que los medios le dediquen titulares, sigue distante de esa realidad, como antes lo estuvo del holocausto hitleriano, de las víctimas de la bomba atómica, de los desaparecidos del Plan Cóndor, o de las víctimas de los “escuadrones de la muerte” en Centroamérica. Los niños y las niñas de la Franja de Gaza son ahora la diana de la “filosofía del despojo” y de la “bestialidad imperialista que no tiene una frontera determinada ni pertenece a un país determinado”.

“No hay gente inocente”, ha expresado el rabino sionista Eliyahu Mali. En las redes del canal pan-árabe Al Majadeen puede encontrarse el video en que este israelí declara que, según la ley judía, todos los palestinos deben morir, todos. “Los terroristas de hoy son los niños del pasado”, “son las mujeres las que crean a estos terroristas”, “no solo son los hombres de 16, 18, 30 años los que disparan con un arma, también la nueva generación del futuro, y también los que crean la generación del futuro. No hay diferencia”. “¿También lo mismo con los niños?”, le pregunta alguien. “Es La misma cosa. Hoy es un niño, mañana será un luchador, un terrorista”, responde el rabino con total convicción.

“No existen precedentes de tantas muertes de menores con anterioridad”, afirma James Elder, portavoz de UNICEF; al tiempo que la Agencia de Asistencia a los Refugiados Palestinos de Naciones Unidas califica este conflicto como una “guerra contra los niños”. La realidad, expresada en datos, despeja cualquier duda de que así sea.

Unos 32 mil palestinos han muerto en los últimos cinco meses y al menos 72 mil han sido heridos, estiman las autoridades sanitarias locales. Esas estadísticas ubican a otros 17 000 niños y niñas en el grupo de “no acompañados” o “separados”, lo que equivale al 1 por ciento de los 1.7 millones de habitantes desplazados de Gaza. Ante tal situación de desamparo, ¿Qué operación militar tendría justificación alguna?

“Cuando empieza a no haber alimentos, se empiezan a usar reservas de grasa, que pueden durar más o menos un mes, después se utilizan las reservas de proteínas, y ahí comenzamos a comernos nuestro propio cuerpo. Eso es la desnutrición aguda grave. Los niños se quedan aletargados, el cerebro no se desarrolla porque no hay suficiente energía y esas secuelas sí pueden durar para siempre”, detalla Ana Islas Ramos, experta en nutrición de la FAO, como un avance del horror que aún puede ser peor en las próximas semanas y meses.

Elder, con dos décadas de experiencia lidiando en escenarios similares desde sus roles en Naciones Unidas, declaró a El País, que no había visto «semejante nivel de destrucción en ningún lado. La profundidad del horror que se vive en Gaza sobrepasa nuestra capacidad para describirlo”.

A inicios de esta semana, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó, por primera vez, tras cuatro intentos fallidos, una resolución en la que se pide inequívocamente un alto el fuego en la guerra de Gaza. La resolución fue aprobada por 14 votos a favor y una abstención, la de Estados Unidos. “No hay nada que indique, que hayamos visto algo, que corrobore, que hay una acción o intención de exterminio”, era la posición de la Casa Blanca, hecha pública por John Kirby, vocero del Consejo de Seguridad Nacional semanas atrás.

Hasta el momento, nada indica que la operación de exterminio sionista-israelí contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza llegue pronto a su fin. Alrededor de 600 mil niños y niñas sobreviven allí actualmente. Ninguno de ellos debería morir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *