Skip to content

Guterres ante camiones de socorro bloqueados en cruce de Rafah: Es hora de inundar Gaza con ayuda para combatir la hambruna

Spread the love

Junto a una larga fila de camiones detenidos, “bloqueados” a un lado de la frontera, el secretario general de la ONU, António Guterres, declaró este sábado que es hora de “realmente inundar Gaza con ayuda para salvar vidas” y que provoca “indignación moral” la hambruna en el enclave palestino, donde los ataques israelíes han dejado unos 32 000 muertos y desplazado al 80% de la población.

Guterres en conferencia de prensa en el cruce fronterizo de Rafah este sábado 24 de marzo: “Aquí vemos la angustia y la crueldad. Una larga fila de camiones de socorro bloqueados de un lado y la larga sombra de la hambruna del otro. Foto: EFE.

Guterres habló en el lado egipcio de la frontera, no lejos de la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, que Israel planea atacar por tierra a pesar de las advertencias sobre una potencial catástrofe. Alrededor de 1.5 millones de palestinos, más de la mitad de la población de Gaza, se ha refugiado en Rafah huyendo de los ataques israelíes.

“Cualquier nuevo asalto empeorará aún más las cosas, para los civiles palestinos, para los rehenes y para toda la gente de la región”, subrayó Guterres.

Guterres mencionó reiteradamente las dificultades para llevar ayuda a Gaza, que las agencias internacionales de ayuda atribuyen en gran medida a los obstáculos Israel.

“Aquí, desde este cruce [fronterizo] vemos la angustia y la crueldad… Una larga fila de camiones de socorro bloqueados de un lado de los portones y la larga sombra de la hambruna del otro”, denunció el secretario general de Naciones Unidas.

Unos 7 000 camiones con ayuda aguardan en la provincia egipcia de Sinaí del Norte, esperando instrucciones de Israel para entrar a Gaza, dijo el gobernador Mohammed Abdel-Fadeil Shousha en un comunicado.

Guterres añadió que “es hora de que Israel asuma un compromiso inquebrantable de acceso total de los bienes humanitarios a Gaza, y en espíritu de compasión del Ramadán, también es hora de liberar inmediatamente a los rehenes” en manos de Hamás luego del ataque en suelo israelí el pasado 7 de octubre, que dejó unos 1 200 muertos.

Desde entonces, los ataques y bombardeos indiscriminados de Israel sobre Gaza han matado a más de 32 000 personas y herido a más de 74 000, a lo cual se suman más de 7 000 cuerpos que se estima están bajos los escombros.

Además de decenas de miles de muertos, heridos y desaparecidos, la ofensiva de Israel ha dejado buena parte del enclave palestino en ruinas y desplazado al 80% de los 2.3 millones de habitantes.

“Es hora de crear esperanza para el pueblo palestino de que habrá un Estado palestino”, dijo Guterres en rueda de prensa en el aeropuerto de Arish, Egipto, luego de visitar el cruce fronterizo de Rafah.

El jefe de la ONU afirmó que debe hacerse “todo lo posible” para evitar una ofensiva de Israel en la localidad palestina de Rafah. “Todos van a asumir sus responsabilidades con la historia. Para mí, está claro: necesitamos evitar una situación catastrófica en Rafah”, aseveró Guterres, y subrayó que hay “un claro consenso” de la comunidad internacional contra esa ofensiva terrestre.

“Todo esto demuestra que ya es hora de un alto el fuego inmediato. Lo digo de nuevo. Es hora de un compromiso férreo por parte de Israel de un acceso total y sin restricciones a los bienes humanitarios en toda Gaza”, afirmó Guterres.

Cuando se le preguntó acerca de las declaraciones de Guterres, la oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se remitió a un mensaje en redes sociales del ministro del Exterior, Israel Katz, que acusa al jefe de la ONU de permitir que la organización se torne “antisemita y anti-Israel”.

Netanyahu ha prometido seguir adelante con los planes aprobados por el ejército para la ofensiva, que según él es crucial para lograr el objetivo declarado de destruir a Hamás.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo el jueves que un ataque terrestre israelí a Rafah sería “un error” e innecesario para derrotar a Hamás, manifestando un cambio de matiz en el apoyo de Washington a la ofensiva de Israel.

Nuevamente este sábado por la noche, los israelíes protestaron en Tel Aviv y Jerusalén contra Netanyahu y el Gobierno en medio de temores de que los rehenes sobrevivientes retenidos en Gaza estén en condiciones cada vez peores después de meses de guerra.

El Ministerio de Salud de Gaza informó el sábado que otros 72 cadáveres han sido llevados a hospitales en las últimas 24 horas y señaló que mujeres y niños siguen siendo la mayoría de los muertos.

Durante la jornada continuaron los ataques en los alrededores del hospital más grande de Gaza, el Shifa, que duran ya varios días.

Pobladores de zonas cercanas a la ciudad de Gaza dijeron a The Associated Press que las tropas israelíes han hecho estallar varios edificios residenciales.

“Están vaciando toda la zona”, dijo Abdel-Hay Saad, que vive en el extremo oeste del barrio Rimal de la ciudad de Gaza. Otro residente, Mohammed al-Sheikh, denunció que los intensos bombardeos israelíes estaban “impactando todo lo que se moviera”.

Imágenes de The Associated Press mostraron columnas de humo elevándose sobre el área del hospital.

El Ministerio de Salud informó que cinco palestinos heridos atrapados en Shifa habían muerto sin comida, agua ni atención médica. Anteriormente, denunció que el ejército israelí detuvo a trabajadores sanitarios, pacientes y familiares dentro del complejo.

“Estas condiciones son absolutamente inhumanas”, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en las redes sociales el viernes por la noche.

En otra parte, una adulta mayor y cinco niños murieron durante la noche en un ataque aéreo israelí en una zona entre Rafah y Jan Yunis, dijeron las autoridades sanitarias.

El hambre también se ha vuelto mortal. La agencia de la ONU para los refugiados palestinos, la UNRWA, advirtió que Israel había vuelto a negar el permiso para que un convoy de ayuda fuera enviado al norte de Gaza. La agencia afirmó que han pasado dos meses desde que un convoy pudo llegar allí.

El Gobierno de Israel respondió afirmando nuevamente que cientos de camiones de ayuda están esperando que la ONU y sus socios la distribuyan, lo que fue desmentido por la directora de comunicaciones de la UNRWA, Juliette Touma..

“No hay tiempo para desinformación. Ya es suficiente”, dijo Touma.

(Con información de AP, Reuters y EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *