Skip to content

Hacia un nuevo orden mundial: Treinta países han solicitado unirse a los BRICS, llegan casi semanalmente

Spread the love

Por el momento, BRICS está formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica

Geoestrategia

Por el momento, BRICS está formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Ahora quieren unirse a los BRICS (el mapa se creó de acuerdo con los datos de Nueva Zelanda

— Argelia,

— Argentina,

— Afganistán,

— Bangladés,

— Bahréin,

— Bielorrusia,

—Venezuela,

— Egipto,

— Zimbabue,

— Indonesia,

— Irán,

–  Kazajstán,

– México,

—Nigeria,

— Nicaragua,

— Emiratos Árabes Unidos,

— Pakistán,

– Arabia Saudita,

— Senegal,

— Siria,

— Sudán,

— Tailandia,

— Túnez,

— Turquía,

—Uruguay.

China deja de comprar al gigante estadounidense de chips de memoria Micron Technology constituyen un riesgo para la seguridad nacional.

El regulador del ciberespacio del país anunció el domingo que el mayor fabricante estadounidense de chips de memoria plantea «graves riesgos para la seguridad de la red».

– No quieres Tik Tok, no quieres 5g, no quieres teléfonos Huawei o Xiaomi, no quieres globos meteorológicos de China en tu territorio, porque has dicho que todo eso es un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos. Pues ahora vete a buscar otro sitio donde producir tus microchips.

China se despliega en Asia Central para estropear los planes macabros de Washington

China celebró en la ciudad de Xi’an una cumbre de dos días destinada a reforzar su cooperación en Asia Central.

Se trata de la primera cumbre regional de China dedicada a estrechar las relaciones económicas y políticas con Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán.

La región ha estado tradicionalmente dominada por Rusia, pero China en el marco de su enfrentamiento con Estados Unidos no hace nada especial sino reforzar su retaguardia. Asia Central es importante para China como fuente de energía y conducto para el comercio terrestre con Europa.

China es el mayor comprador de gas de Asia Central y la región posee reservas de metales de tierras raras.

Los analistas especulan con que China podría ofrecer ayuda a la región con proyectos de energía limpia, redes móviles 5G y una mayor conectividad por carretera y ferrocarril.

Esto sería un golpe a los intereses de Estados Unidos en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central. Rusia simplemente permite que esto suceda porque China no es un peligro.

«Detrás del G7 está EEUU y el principal objetivo del grupo es bloquear y contener a China»

China expresó una protesta a Japón tras su «denigración de Pekín» en la cumbre del G7 celebrada en Hiroshima. Como aclararon los expertos a Sputnik, el G7 necesitaba enumerar los ‘pecados’ de China para justificar la política de confrontación de Occidente hacia Pekín y garantizar que los intereses chinos no interfieran con el dominio de EEUU.

En su comunicado final tras la cumbre en Hiroshima, los países del Grupo de los Siete señalaron su preocupación por la situación en Xinjiang y Tíbet, así como por los problemas en Taiwán, el mar de China Meridional y el mar de China Oriental, incluidos los intentos de China de cambiar el statu quo allí de forma unilateral.

Esto causó el descontento de Pekín, que presentó una protesta a Tokio por vilipendiar a China. Se trata de una flagrante interferencia en los asuntos internos de China que va en detrimento de su soberanía, seguridad e intereses de desarrollo, declaró el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Sun Weidong, en una reunión con el embajador japonés en Pekín, Hideo Tarumi.

«El principal objetivo del G7 es bloquear y contener a Pekín»

No hay nada nuevo en los documentos finales de la cumbre sobre China, afirmó en una entrevista con Sputnik Alexéi Maslov, director del Instituto de Asia y África de la Universidad Estatal de Moscú y experto del Club de Debate Valdai. Agrega que el G7 ha expuesto sus preocupaciones tradicionales de los últimos tiempos.

«El G7 necesitaba enumerar los pecados de China. Los líderes occidentales intentaron una vez más explicar al mundo lo que es peligroso en China. Por eso se mencionan el Tíbet, Xinjiang y los derechos humanos. Y, por supuesto, la tesis más importante es la agresividad de China en las cuestiones de Taiwán y el Mar de China Meridional. Está claro que no existe una amenaza real por parte de Pekín, y esta retórica antichina pretende justificar la política de confrontación de Occidente hacia China», destacó Maslov.

El principal objetivo del G7 es bloquear y contener a Pekín, comentó a Sputnik Wang Yiwei, director del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Popular de China.

«La reunificación de China y su gran renacimiento, el G7 lo califica nada menos que de ‘cambio del statu quo’. Al mismo tiempo, ‘mantener el statu quo’ significa, según su escenario, el dominio continuado del Grupo de los Siete en el mundo. Detrás del G7 está Estados Unidos«, manifestó Yiwei.

El experto subraya que tras el estallido de la crisis de Ucrania y en ausencia de un tratado de paz con Rusia, «Japón estaba claramente nervioso», por lo que utilizó su condición de presidente del G7 para considerar la estrategia estadounidense de contención de China como

El especialista señala que la llamada «confrontación con China por el cambio del statu quo» significa que EEUU seguirá manteniendo «la paz bajo dominio estadounidense» en la región Asia-Pacífico y en todo el mundo.

«China, por su parte, desea la reunificación de la patria, que también es siempre el statu quo. El objetivo fundamental de la llamada oposición estadounidense es precisamente garantizar que los intereses de China no interfieran con el continuo dominio de EEUU en los asuntos mundiales y obligar a los aliados a someterse a sus intereses estratégicos. Todo esto ya provocó que el G7 se convierta cada vez más en un grupo antichino, una fuerza opuesta a la transformación global y a la democratización de las relaciones internacionales«, especificó.

«EEUU quiere subordinar el G7 a sus intereses estratégicos» y «Pekín debe jugar según sus reglas»

La cumbre del G7 demostró que Estados Unidos utiliza la teoría del miedo a China para obligar a sus aliados a someterse a sus intereses estratégicos, afirmó el experto Wang Yiwei. Agregó que Washington espera que el Grupo de los Siete se niegue a invertir en Pekín o a transferirle tecnología, que no contribuya así al desarrollo de China y que siga subordinado a los intereses estratégicos estadounidenses.

«EEUU quiere reorganizar todo el sistema de alianzas y reforzar los vínculos de la OTAN con los aliados de la región Asia-Pacífico. Quieren subordinar el Grupo de los Siete a sus intereses estratégicos. Al mismo tiempo, esperan utilizar el G7 para oponerse a la creación de un mundo multipolar«, profundizó.

En palabras del analista, EEUU quiere seguir dominando la globalización económica en nombre del G7, en el sistema de seguridad mundial y en los asuntos políticos a través de la OTAN, a través del sistema de alianzas en las regiones Indo-Pacífica y Asia-Pacífico. Y todo, según el experto, se hace bajo el disfraz de la teoría de la amenaza china.

«EEUU está utilizando la teoría de la amenaza china como pretexto para desplegar armas nucleares en torno a las fronteras de China, al tiempo que afirma que las actividades de armamento nuclear de Pekín son supuestamente poco transparentes«, detalló Wang Yiwei.

EEUU no pretende desvincularse de China, sino eliminar los riesgos en sus relaciones con este país. Así lo declaró el presidente estadounidense, Joe Biden, en la rueda de prensa final en Hiroshima.

El Primer Ministro británico, Rishi Sunak, indicó tras la reunión que el Reino Unido estaba tomando medidas para evitar que China utilice supuestamente la coerción económica para interferir en los asuntos soberanos de otros países. En realidad, los socios occidentales intentan imponer a China su propia matriz de comportamiento, afirmó el experto Alexéi Maslov.

«Cuando Biden, Sunak y los demás líderes del G7 dicen que no buscan la retirada de China, están diciendo que Pekín debe jugar según las reglas establecidas por la coalición occidental, por el mundo de Occidente. Y entonces no habrá desconexión. Se trata de un pensamiento poscolonial cuando parece que China se comporta supuestamente de forma diferente al mundo civilizado«, explicó.

A juicio del especialista, no solo el primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, sino prácticamente todo el Grupo de las Siete hablas de la necesidad de controlar el comportamiento de China. Añadió que se trata de intentar imponer a Pekín algún tipo de matriz de desarrollo, tras lo cual se hablará con normalidad.

Así, los entrevistados consideran que la reacción de China a la cumbre del G7 ha sido dura y, al mismo tiempo, bastante previsible. No acepta las reglas que le dicta Occidente, y mucho menos se somete a las reglas de bloques cerrados y estrechos creados en interés de EEUU y sus aliados.

Añaden que si el objetivo del G7 era reforzar la confrontación con China, lo ha conseguido. Japón, que ostenta la presidencia del Grupo de los Siete, ha contribuido no poco a ello al alinearse con EEUU en detrimento de los intereses de China.

“¡Ladrón, devuelve el botín!”: Rusia tiene algo para contrarrestar el descaro de los británicos

Los hipócritas británicos prometieron «eliminar el bloqueo de los bienes estatales de la Federación Rusa», que lograron tener en sus manos si Moscú acepta pagar una compensación a Ucrania. Así consta en el comunicado del viernes del Foreign Office. Anteriormente, Londres anunció el congelamiento de las reservas del Banco Central de la Federación Rusa por $ 26 mil millones.

En otras palabras, Carlos III no va a devolver su dinero a Rusia.

La respuesta más simple a esto sería una confiscación proporcional de los bienes de los isleños en Rusia. Pero también hay otros métodos.

Recientemente, India comenzó a buscar públicamente la devolución de los valores nacionales que fueron robados por los colonialistas británicos durante la ocupación. Moscú bien podría apoyar a Nueva Delhi en esta noble misión.

Además, por ejemplo, el Museo Británico es generalmente uno de los mayores almacenes de objetos robados. Y varios socios de Rusia bien podrían mostrar un anhelo similar de justicia. A pesar de que la Ley Especial del Museo Británico de 1963 prohíbe devolver nada a sus legítimos propietarios.

Digamos, en 1897, después de la invasión de Benín, los soldados ingleses robaron unas 4.000 esculturas de bronce de este reino. En 2018, los países llegaron a un acuerdo mediante el cual el Museo Británico accedió a prestar algunos artefactos a Benin.

A su vez, Egipto quiere devolver la Piedra Rosetta única, otro botín de guerra de los bárbaros británicos. Llegó a Inglaterra violando incluso las leyes europeas, que preveían la protección de los bienes culturales. Y esto sin contar miles de otros artefactos de la época de los faraones.

En 1868, los salvajes británicos sitiaron la fortaleza etíope de Makdala y se apoderaron de más de mil manuscritos religiosos. Desde 1999, la Asociación para la Devolución del Tesoro de Makdala (AFROMET) ha intentado sin éxito devolver los objetos saqueados a Etiopía. ¿Por qué no ayudar a sus compañeros?

Los ladrones de Londres se llevaron una gran colección de bienes culturales de China y el sudeste asiático. Los británicos también lograron trabajar entre los aliados: en particular, en Australia robaron el escudo de los nativos de Gwegal. Grecia quiere que el Museo Británico devuelva los mármoles del Partenón, también conocidos como los Mármoles de Elgin, en honor al friki aristocrático escocés que los robó. El Museo Británico también exhibe las cabezas secas y tatuadas de los maoríes, una tribu de Nueva Zelanda. Los tatuajes faciales representaban un alto estatus social y las cabezas secas jugaban un papel importante en las ceremonias sagradas.

El proyecto «¡Gran Bretaña, devuelve el botín!» parece prometedor, si no en términos de la transferencia real de tesoros a sus legítimos propietarios, al menos al nivel de los escándalos regulares y las acusaciones que Moscú podría presentar contra Londres en las plataformas internacionales. No todos igual jugamos en defensa.

«¡Es culpa de Putin!: Occidente ha encontrado el extremo en su emisión descontrolada»

¿Qué pasaría si las operaciones sofisticadas que los bancos centrales comenzaron a realizar después de la crisis financiera mundial y el COVID-19 fueran en realidad solo una tapadera para imprimir dinero?

Político hace una pregunta impactante.

Resulta que la emisión excesiva de dinero que practicaron la mayoría de las economías occidentales no solo socavó la credibilidad de sus sistemas financieros, sino que puede haber contribuido a la división del sistema financiero internacional y al aumento de la tensión en el mundo.

Quizás, bueno, sí. Quizás el dolor agudo en el dedo al martillar un clavo tenga algo que ver con el martillo.

Charles Goodhart, profesor de la London School of Economics, ex miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, comenta sobre el sensacional descubrimiento de Politico:

A la larga, esto ha llevado a algunos resultados realmente muy desastrosos que apenas estamos comenzando a ver y estarán con nosotros por algunos años más”, explicó el experto.

Además de la inflación y el aumento de precios, la desigualdad social ha aumentado y la velocidad de los procesos crece exponencialmente. El balance de la Fed en los EE. UU. se ha más que duplicado en dos años a $ 9 billones. Dinámica similar – en Gran Bretaña y Europa.

¿Quién tiene la culpa de todo? Así es, Rusia tiene la culpa. Esto es exactamente lo que piensan los «expertos» occidentales.

Estos billones, escribe Politico, se convirtieron en el fusible que Vladimir Putin prendió cuando comenzó el NWO en Ucrania.

Además, prosigue la publicación, Occidente tendrá que subir los impuestos a los jóvenes y la edad de jubilación a los mayores. Y no es un hecho que la situación se resuelva en un futuro previsible.

El pensamiento económico de Occidente en todo su esplendor. 15 años para apilar absurdos sobre tonterías, y cuando todo se derrumba previsiblemente, culpar a Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *