Skip to content

ISRAEL A JUICIO: LA MENTIRA OCCIDENTAL DEL “MUNDO BASADO EN REGLAS”

Spread the love

En Ucrania, los imperialistas occidentales se hacen pasar por defensores de una pequeña nación. Hoy, en Palestina, las mismas damas y caballeros envían portaaviones para proteger a Israel mientras masacra a un pueblo en gran medida indefenso.

Lucha de Clases

“Si permitimos que un país grande intimide a otro más pequeño, que simplemente lo invada y tome su territorio, entonces abriremos la temporada de caza, no sólo en Europa sino en todo el mundo». En estos términos denunció el Secretario de Estado estadounidense Anthony Blinken la invasión rusa de Ucrania en agosto del año pasado. Sin embargo, el jueves 12 de octubre -mientras el imperialista Israel, dotado de armas nucleares, seguía reduciendo a escombros un minúsculo enclave empobrecido- Blinken estuvo al lado de Netanyahu en una conferencia de prensa conjunta y prometió solemnemente: «Puede que seáis lo bastante fuertes por vosotros mismos para defenderos, pero mientras exista Estados Unidos nunca, nunca tendréis que hacerlo». Sí, es ‘temporada de caza” en Palestina.

En Ucrania, los imperialistas occidentales se hacen pasar por defensores de una pequeña nación. Hoy, en Palestina, las mismas damas y caballeros envían portaaviones para proteger a Israel mientras masacra a un pueblo en gran medida indefenso. En Ucrania, cada misil ruso que alcanza una infraestructura civil es denunciado como un «crimen de guerra». Hoy, el arrasamiento de barrios enteros en Gaza y el bombardeo de escuelas y hospitales es legítima «autodefensa».

«Todo debe hacerse dentro del derecho internacional», explicó ese lacayo de la clase dirigente británica, Sir Keir Starmer, «pero no quiero alejarme de los principios básicos de que Israel tiene derecho a defenderse.»

Ah, sí, el «derecho internacional«, el «orden internacional basado en normas». Éstas marcan la delgada línea que separa al Occidente civilizado de nuestros bárbaros enemigos, una línea que Rusia, según se nos dice, viola descaradamente y con frecuencia en Ucrania.

En esa guerra, los políticos occidentales contabilizaron todas las violaciones cometidas por los rusos -reales o imaginarias- y las recopilaron en un pliego de cargos para llevarlo al Tribunal Penal Internacional. Según el fiscal general ucraniano, el número de esos crímenes supera los 65.000.

Los tribunales burgueses de todo el mundo se basan en la llamada «doctrina del precedente». Pues bien, seguramente ningún defensor de los «valores liberales» pondrá objeciones si utilizamos la doctrina del precedente y el pliego de cargos redactado contra Putin para ver cuál es la posición de Israel en relación con su «orden internacional basado en normas» y su «derecho internacional».

O tal vez descubramos, como sospechamos, que todo lo que se dice de «normas», «derecho internacional», «valores liberales» y demás es una máscara hipócrita de las políticas más viles y depredadoras del imperialismo.

Contenido [Ocultar]

Crímenes de guerra

los políticos occidentales y la prensa no tardaron en tachar a Putin de criminal de guerra / kremlin.ru, Wikimedia Commons

A medida que se desarrollaba la guerra de Ucrania, los políticos occidentales y la prensa no tardaron en tachar a Putin de criminal de guerra. Lo primero en la lista de acusaciones: que los rusos atacaron deliberadamente a civiles, una práctica prohibida por la Convención de Ginebra de 1949. El Secretario de Estado estadounidense enumeró los siguientes presuntos crímenes:

«Las fuerzas rusas han destruido edificios de apartamentos, escuelas, hospitales, infraestructuras críticas, vehículos civiles, centros comerciales y ambulancias, dejando miles de civiles inocentes muertos o heridos. Muchos de los lugares atacados por las fuerzas rusas eran claramente identificables como lugares utilizados por civiles.»

Eso fue un mes después del inicio de la guerra de Ucrania.

Sin embargo, a las pocas horas de la campaña israelí, el segundo edificio más alto de la ciudad de Gaza -un bloque de apartamentos residenciales- fue arrasado. Esto no fue más que el preludio de la destrucción de barrios enteros.

Según informó el New York Times el 10 de octubre -cuando sólo habían transcurrido dos días de bombardeos-, los ataques aéreos israelíes habían demolido mezquitas, alcanzado al menos dos hospitales, dos centros gestionados por la Media Luna Roja Palestina y dos escuelas donde se hacinaban los refugiados.

Tras sólo dos noches de bombardeos, 187.000 palestinos habían sido desplazados, casi uno de cada diez de los 2 millones de habitantes de Gaza. 130.000 de ellos están alojados en escuelas, el resto con amigos. No conocemos la cifra más reciente.

Sin duda, el número de desplazados habría sido muy, muy superior si los habitantes de Gaza tuvieran adónde ir. Netanyahu aconsejó enfermizamente a los gazatíes que huyeran, pero las Fuerzas de Defensa Israelí ya habían establecido un bloqueo total de la Franja de Gaza, sin que entrara ni saliera nada. Se había cortado el suministro de combustible, alimentos y agua.

Y mientras la gente intentaba huir por el paso fronterizo de Rafah hacia Egipto, las FDI respondieron bombardeando el paso.

«La depravación de todo esto es alucinante», denunció el embajador estadounidense Michael Carpenter. «Primero aceptaron abrir un corredor humanitario […] pero luego bombardearon el camino de salida justo cuando los civiles estaban huyendo. Es pura maldad».

Sí, arremetió contra el bombardeo de un corredor humanitario… para salir de Mariúpol el año pasado. Cuando Mariúpol estaba sitiada, cuando los puertos ucranianos del Mar Negro estaban sitiados, el imperialismo occidental formó un coro único de denuncia. El Secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, el jefe de política exterior de la UE y muchos, muchos otros, denunciaron estos hechos como «crímenes de guerra».

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, explicó en un tuit que «los ataques de Rusia contra las infraestructuras civiles, especialmente la electricidad, son crímenes de guerra». Pero un día después de que la única central eléctrica de Gaza se haya quedado sin combustible a causa del bloqueo, y de que se haya ido la luz y empezado a estropearse la comida… la Presidenta de la CE está en viaje de «solidaridad» con el pueblo israelí y aún no ha tuiteado ni una palabra sobre la difícil situación de los gazatíes. No es que no haya tenido tiempo de conectarse a Twitter, ya que el 10 de octubre tuvo tiempo de tuitear que «condenaba enérgicamente cualquier acto de destrucción de infraestructuras críticas»… ¡Refiriéndose a una fuga en un gasoducto entre Estonia y Finlandia!

En vano se buscaría en Twitter y en los periódicos la condena de los atroces crímenes contra los palestinos por parte de secretarios de Estado, embajadores y presidentes de la CE estadounidenses.

Y sin embargo, jurídicamente hablando, la tarea del fiscal debería ser mucho más sencilla en el caso de Israel.

Siempre es más difícil que las acusaciones prosperen cuando la parte acusada las niega. Los rusos siempre han negado haber atacado intencionalmente objetivos civiles o haber matado de hambre a civiles. El gobierno israelí, por el contrario, ha sido muy claro al respecto: están atacando a todos los habitantes de Gaza, ¡y no se disculpan por ello! Como explicó el ministro israelí de Energía:

«¿Ayuda humanitaria a Gaza? No se encenderá ningún interruptor eléctrico, no se abrirá ninguna boca de riego ni entrará ningún camión de combustible hasta que los secuestrados israelíes sean devueltos a sus hogares. Humanitario por humanitario. Y nadie nos predicará la moral».

Esto está bastante claro, ¿no? Gaza está sitiada y sus 2 millones de habitantes son rehenes. Sus vidas están en peligro y la cuenta atrás irá avanzando hasta que mueran de hambre (si no los matan antes los misiles), hasta que los 200 israelíes secuestrados sean liberados.

El ex primer ministro Naftali Bennet planteó la cuestión en términos bastante descarados en su entrevista, bastante díscola, con un presentador de Sky News. Refiriéndose al corte de electricidad a Gaza, su entrevistador le preguntó: «¿Qué pasa con los bebés en incubadoras en Gaza a los que se les ha cortado el soporte vital porque los israelíes han cortado la electricidad?».

Bennet replicó: «¿En serio preguntas por los civiles palestinos? ¿Qué te pasa?».

Gritando por encima de su entrevistador, que se atrevió incluso a plantear la cuestión de si deberíamos considerar la posibilidad de perdonar vidas palestinas inocentes, Bennett comparó la campaña israelí con el famoso bombardeo de Dresde, cuando la Royal Air Force británica utilizó deliberadamente artefactos incendiarios para crear una tormenta de fuego que devoró la ciudad y se cobró 25.000 vidas de civiles.

Y hablando de armas incendiarias, en la semana transcurrida, Israel ha utilizado fósforo blanco en zonas densamente pobladas – y sí, eso también es un crimen de guerra.

Más tarde, el Presidente de Israel, Isaac Herzog, dejó muy clara su actitud hacia los palestinos de Gaza. Son colectivamente culpables y, por tanto, se enfrentarán a un castigo colectivo:

«No es cierta esa retórica de que los civiles no [están] al tanto, no participan. Es absolutamente falsa. Podrían haberse sublevado, podrían haber luchado contra ese régimen malvado que se apoderó de Gaza en un golpe de Estado».

Mientras se escriben estas líneas, el castigo colectivo que se está imponiendo al pueblo palestino se intensifica exponencialmente. Hoy, el gobierno israelí ha dado a todo el millón de residentes en el norte de Gaza -el 50% de toda la población del enclave- un plazo: evacúen al sur en 24 horas o arriesguen su vida. Estados Unidos ha dado todo su apoyo a los israelíes que, como ven, están desplazando a todo un pueblo sólo para salvar vidas.

Es difícil encontrar siquiera un precedente de tales delitos.

El peor crimen de guerra de todos

En un ensayo de 2001, la historiadora belga Anne Morelli describió lo que denominó los «diez mandamientos» de la propaganda de guerra. El tercero de su lista reza así: «El líder de nuestro adversario es intrínsecamente malvado y se parece al diablo».

Para conseguir apoyo público para su guerra a distancia en Ucrania, Occidente no consideró suficiente acusar a Putin y a Rusia de «crímenes de guerra». No, de conformidad con este «mandamiento», con el fin de hacer que Putin pareciera un verdadero demonio, lo acusaron de cometer el peor crimen de guerra, el que supera a todos los demás e invoca comparaciones hitlerianas: el genocidio.

Esa acusación en particular ha ocupado un lugar destacado en la propaganda de Occidente. Como dijo Biden en abril de 2022: «Lo llamé genocidio porque cada vez está más claro que Putin está intentando eliminar la idea de ser ucraniano».

La afirmación de genocidio está respaldada por la referencia a las justificaciones de Putin para la guerra, en las que afirma que rusos y ucranianos son un solo pueblo, que no existe una nación «ucraniana» separada, que fue una invención bolchevique. Según Biden, esto constituye un genocidio.

Es más, se ha citado a funcionarios rusos refiriéndose a los funcionarios del gobierno ucraniano como «cucarachas». Este lenguaje, se nos dice, es «deshumanizador», y por tanto, aparentemente, «genocida». Francamente, sería difícil argumentar en contra de la descripción rusa, que podría extenderse para describir a los funcionarios occidentales. Estos últimos, mientras tanto, no parecen tener ningún problema con que el ejército y el gobierno ucranianos describen a los soldados rusos como «orcos».

Pero si quieren un lenguaje deshumanizador realmente colorido, remitimos a nuestros lectores al ministro de Defensa israelí Yoav Gallant, que el primer día del bombardeo israelí de Gaza declaró: «Estamos luchando contra animales humanos«. Y una vez más, por supuesto, no se ha formulado la más mínima objeción en Occidente, donde las clases dirigentes han reiterado a cada paso su pleno e imperecedero apoyo al desenfreno israelí.

Yoav Gallant declaró: «Estamos luchando contra animales humanos» / Dominio público

Pero dejemos a un lado las palabras duras y fijémonos en la intención, que en los tribunales penales representa la línea divisoria entre homicidio involuntario y asesinato, y entre asesinato en masa y genocidio.

El régimen israelí ha dejado bien claro cuál es su objetivo. Se trata de venganza: venganza colectiva contra todo el pueblo palestino. Un portavoz oficial de las FDI explicó al Canal 13 de Israel cuál iba a ser el resultado: «Gaza se convertirá en una ciudad de tiendas de campaña».

Mientras tanto, un miembro del Knéset (Parlamento) del partido Likud, Revital Gotliv, sugirió utilizar armas nucleares para arrasar Gaza. ¿Dónde está el alboroto entre nuestras damas y caballeros democráticos de Occidente? ¿Dónde está la preocupación por la humanidad que expresaron con tan aparente sentimiento en Ucrania, cuando los legisladores del partido gobernante israelí proponen eliminar a millones de personas con bombas nucleares?

Escuchemos los planes de genocidio, más fríos y cuidadosamente pensados, del actual Ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich.

En 2017, este encantador caballero propuso un «plan decisivo» para abordar el problema palestino, un plan que en todos los aspectos se parece a la política del actual gobierno del año pasado. En primer lugar, apoyar plenamente una agresiva política de asentamientos en Cisjordania. En segundo lugar, imponer violentamente esta política. Sobre esta base, Smotrich hizo una predicción: «Los esfuerzos terroristas árabes no harán sino aumentar». Pero estos «esfuerzos» deben ser bienvenidos, porque Israel aplastará a los palestinos sin piedad, y la desesperación se apoderará de ellos.

«La afirmación de que el anhelo árabe de expresión nacional en la Tierra de Israel no puede ser ‘reprimido’ es incorrecta». La solución de los dos Estados ha fracasado, explicó, porque «no hay espacio en la Tierra de Israel para dos movimientos nacionales en conflicto.»

Las aspiraciones nacionales del «pueblo» palestino (las comillas son de Smotrich) pueden, serán y deben ser aplastadas.

Se mire por donde se mire, se trata de un llamamiento al genocidio mucho más descarado que cualquier cosa que haya salido de los labios de Putin, y constituye la ideología central de los elementos de extrema derecha y fascistas que apuntalan el gobierno de Netanyahu.

¿Dónde está la denuncia de «genocidio» por parte del Occidente civilizado? Esperen sentados.

Una mirada a Nagorno-Karabaj, que en los últimos meses ha sido testigo de una completa limpieza étnica de su población armenia por parte de Azerbaiyán, nos dice todo lo que necesitamos saber sobre la actitud de los gobiernos occidentales ante tales crímenes contra la humanidad… cuando son llevados a cabo por nuestros «aliados».

En una cosa, sin embargo, tenemos que estar de acuerdo con Smotrich: sobre la base del capitalismo, no puede haber una «solución» a la cuestión Israel-Palestina que no implique la limpieza étnica y la destrucción del pueblo de Palestina. Una parte significativa de la clase dominante sionista quiere claramente una nueva Nakba y está trabajando con ese fin.

Sólo una intifada que se extienda mucho más allá de Palestina -una revolución socialista para establecer una federación socialista de Oriente Medio, derrocando al Estado sionista y a sus aliados regionales y patrocinadores imperialistas internacionales- puede salvaguardar los derechos nacionales del pueblo palestino.

Una broma de mal gusto

Dejemos pues de hablar aquí del «orden internacional basado en normas». Es una broma de mal gusto por parte de las potencias occidentales, y lo que está ocurriendo actualmente en Gaza no es ninguna broma.

Todo esto apesta a hipocresía. Los acontecimientos que se están desarrollando en Gaza deberían dejar claro a todos, excepto a los que deliberadamente cierran los ojos, que los imperialistas occidentales no se inmutan ante la violación de los derechos de las «naciones pequeñas» y la masacre de civiles inocentes. Todas sus afirmaciones de justicia no son más que hojas de parra para cubrir la vergüenza de sus intereses imperialistas.

Su justa furia contra Putin es relativamente reciente. Hubo un tiempo en que los imperialistas occidentales pensaban que podían manipular al hombre del Kremlin, como manipularon a su predecesor, Yeltsin. Pero el gran «crimen» de Putin ha sido hacer valer los intereses de la clase dominante rusa frente a los del imperialismo occidental: en Georgia, en Siria y en Ucrania.

En ese conflicto, el régimen ucraniano es una mera marioneta, y el pueblo ucraniano mera carne de cañón, como los propios imperialistas occidentales han declarado explícitamente. En palabras del ex candidato presidencial republicano Mitt Romney: «Apoyar a Ucrania debilita un adversario, aumenta nuestra ventaja en seguridad nacional y no requiere derramamiento de sangre estadounidense».

También dejaremos de hablar de cualquier punto de comparación entre la guerra de Ucrania y lo que está ocurriendo en Gaza. No hay comparación, aunque Zelensky insertó una broma de mal gusto de las suyas en una reunión de la OTAN el lunes: que hay una equivalencia entre Ucrania e Israel y entre Rusia y Hamás: «la esencia es la misma».

Zelensky insertó una broma de mal gusto de las suyas en una reunión de la OTAN / Dominio público

En este cuento de hadas, Ucrania e Israel se enzarzan en una lucha maniquea entre el Bien y el Mal. Lo único que tienen en común Ucrania e Israel es que ambos son puestos avanzados del imperialismo occidental: los dos están armados hasta los dientes por Estados Unidos y la OTAN, pero mientras que uno está librando una guerra regular contra un poderoso competidor del imperialismo occidental, el otro está librando una guerra unilateral de venganza contra un pueblo indefenso y empobrecido, sin ejército, marina ni fuerza aérea, sin una economía de la que hablar, con sólo los medios más primitivos de autodefensa a su disposición.

Israel es importante para Occidente como bastión seguro para los intereses del imperialismo estadounidense en una región de importancia estratégica histórica. Los imperialistas nunca han dejado de intervenir en la región, mientras Estados Unidos luchaba por establecer un firme dominio, creando un infierno para millones de seres humanos. Y sin embargo, a pesar de sus sangrientos esfuerzos, ha sufrido un revés tras otro en los últimos años. Cada revés le obliga a apoyarse cada vez más en su aliado, Israel.

Por ello, las masas de la región consideran la lucha del pueblo palestino por su liberación como una prolongación de su propia lucha contra el imperialismo. Por eso la causa palestina goza de una simpatía tan abrumadora entre los pueblos oprimidos de Oriente Medio y de todo el mundo. Una victoria para los palestinos sería una victoria para todos aquellos que, durante generaciones, han sufrido la opresión, la muerte y la destrucción a manos de la fuerza más reaccionaria del planeta: El imperialismo estadounidense y sus aliados regionales.

Pocas veces la historia de la humanidad ha conocido una barbarie tan asimétrica como la que estamos presenciando. Cuando el ejército ruso lanzó su ofensiva inicial en febrero de 2022, lo hizo con 200.000 soldados repartidos en un frente de 1.000 km de longitud. En Israel, se ha llamado a filas a 380.000 reservistas, además de los 200.000 soldados ya desplegados, para una guerra contra un enclave del tamaño de Filadelfia.

Este vasto ejército -uno de los más avanzados del mundo- se enfrenta a 40.000 hombres, armados con armas ligeras y primitivos artefactos improvisados. En sólo seis días, Israel ha lanzado 6.000 bombas sobre Gaza. Son tantas como las que Estados Unidos lanzó en todo un año durante la guerra de Afganistán.

La maquinaria propagandística occidental puede intentar todo lo que quiera convertir esto en una guerra de «autodefensa», pero ni siquiera ella es capaz de hacer milagros. Millones de personas ya se han dado cuenta. Millones más lo verán a medida que aumente la barbarie de las FDI en Palestina.

Antes de esta invasión, una persona ingenua pero quizá bienintencionada podía hablar de la necesidad de «diplomacia» para resolver el conflicto entre Israel y Palestina, de que la «comunidad internacional» ejerciera «presión» sobre Israel para que respetara el «derecho internacional».

Pero ahora, la hipocresía y la falsedad que rodean estas palabras dejan un sabor amargo en la boca. En cuanto a la «comunidad internacional» de gobiernos imperialistas occidentales: a estas alturas debería estar bastante claro que son tan culpables, si no más, del caos actual que el propio Estado de Israel.

Para los partidarios de la causa de la liberación palestina en Occidente, la lucha revolucionaria contra nuestra propia clase dominante representa el único medio que puede aportar alguna ayuda a la lucha del pueblo palestino. Corresponde a la clase obrera dictar sentencia contra nuestras propias clases dominantes criminales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *