Skip to content

Israel arrasa el sur de Gaza

Spread the love

El militar y ministro Gadi Eisenkot dijo que la única forma de liberar a los rehenes a corto plazo es un pacto con Hamas

Gran parte de Gaza ya está en ruinas.. Imagen: EFE

Página 12

El Ejército israelí profundizó este viernes los ataques en el sur de la Franja de Gaza, mientras que el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) denunció este viernes que cerca de 20.000 bebés nacieron en condiciones inconcebibles en la zona desde que estalló la guerra.

De acuerdo al último balance del ministerio de Sanidad gazatí, la cifra total de muertos subió a 24.762 –entre ellos 142 en las últimas 24 horas– y a 62.108 los heridos. Los combates están centralizados en Jan Yunis, donde las tropas israelíes buscan avanzar en dirección meridional. Un ataque mató a ocho personas en una casa en el oeste de la ciudad, mientras que tanques y vehículos militares irrumpieron en las últimas horas en los entornos del Hospital Nasser y hubo bombardeos en las inmediaciones del Hospital Al-Amal de la Media Luna Roja Palestina, informó la agencia oficial de noticias palestina WAFA.

Críticas a Netanyahu

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, busca mantener la guerra hasta “la victoria total” contra Hamas. Así lo dijo en una rueda de prensa donde reiteró que la fuerza militar en Gaza es la única vía posible para acabar con el grupo islamista, garantizar la seguridad de Israel y lograr la liberación de los rehenes. Sin embargo, las críticas a la actual estrategia del Gobierno van surgiendo entre miembros del mismo Gabinete de Guerra.

Gadi Eisenkot, exjefe de Estado Mayor del Ejército y ahora uno de los ministros del Gabinete de Guerra de Israel, desafió abiertamente a Netanyahu en una entrevista televisiva. “Quién habla de una derrota absoluta contra Hamas no está diciendo la verdad”, aseguró. “No debemos contar historias. Hoy la situación en Gaza es tal que los objetivos de la guerra aún no se han logrado”, indicó.

Mientras el primer ministro defiende que la única forma de liberar a los más de cien rehenes vivos aún cautivos en Gaza es a través del ejercicio de presión militar, Eisenkot defendió que la única manera de lograr su liberación a corto plazo es un pacto con Hamas. Hasta ahora, el grupo islamista dice que solo los soltará si acaban los ataques e Israel libera a miles de presos palestinos en cárceles israelíes. Al mismo tiempo, la paciencia de los parientes de los rehenes con Netanyahu se acaba, y en la noche del jueves cortaron una carretera en Tel Aviv para pedir un acuerdo para su liberación.

Las autoridades israelíes reiteran que la ofensiva seguirá en 2024, aunque el Ejército desmoviliza a reservistas y dice entrar en otra fase de la guerra de menor intensidad, pese a que asegura que los ciudadanos que vuelven a casa serán llamados para operaciones futuras. Ante todo, preguntado sobre si el Ejecutivo dice la verdad a la población, Eisenkot afirmó ante la televisión que no lo cree. “Hay que mostrar liderazgo en la capacidad de decir la verdad a la gente, en la capacidad de trazar un camino”, declaró el exjefe del Ejército, que pareció criticar también el hecho de que Netanyahu no ofrezca una idea clara sobre cuál es su plan de posguerra en Gaza.

Nacer en condiciones inhumanas

El portavoz de Unicef, Tess Ingram, indicó en videoconferencia que nacieron cerca de 20.000 bebés en el “infierno” de Gaza y que las madres se enfrentan a dificultades inimaginables para acceder a una atención médica, nutrición y protección adecuadas antes, durante y después del parto. Estas condiciones las exponen al riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros, mortalidad materna e infantil y múltiples traumas emocionales. “Convertirse en madre debería ser un momento de celebración. En Gaza, es un nuevo niño nacido en el infierno”, afirmó. “Ver a recién nacidos sufrir, mientras algunas madres se desangran, debería quitarnos el sueño”, añadió.

También denunció la situación de los niños viven en condiciones inhumanas en refugios improvisados con una nutrición deficiente y agua insalubre. “Esto pone a 135.000 niños menores de dos años en riesgo de desnutrición grave”, declaró. “La humanidad no puede permitir que esta versión distorsionada de la normalidad persista más tiempo. Las madres y los recién nacidos necesitan un alto el fuego humanitario”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *