Skip to content

LA CAÍDA DE AVDIIVKA: EL COMIENZO DEL FIN

Spread the love

El anuncio del Ministerio de Defensa ruso de que sus fuerzas tenían el control total de la ciudad ucraniana de Avdiivka representa un golpe devastador para Ucrania y, seguramente, un punto de inflexión decisivo en la guerra

Lucha de Clases

El anuncio del Ministerio de Defensa ruso de que sus fuerzas tenían el control total de la ciudad ucraniana de Avdiivka representa un golpe devastador para Ucrania y, seguramente, un punto de inflexión decisivo en la guerra.

Avdiivka, llamada Avdeyevka por los rusos, ha soportado una década de conflicto. Fue tomada en 2014 por las fuerzas de la República de Donetsk. Cuando los ucranianos reconquistaron la ciudad, construyeron extensas fortificaciones.

Por lo tanto, se consideraba un punto fuerte prácticamente inexpugnable que a los rusos les resultaría difícil, si no imposible, capturar. Además, los dirigentes ucranianos insistían continuamente en que se trataba de una posición estratégica vital, cuya pérdida supondría un duro golpe para todas las esperanzas ucranianas de victoria.

Por todas estas razones, la caída de Avdiivka tendrá repercusiones gravísimas en la moral de la población ucraniana en general, y en particular en las fuerzas armadas ucranianas.

Ha caído una de las supuestas posiciones más fuertes y fortificadas de las defensas ucranianas. Todavía se oyen algunos disparos esporádicos, pero la batalla por Avdiivka ha terminado.

Sin embargo, estos sorprendentes acontecimientos, que uno supondría justifican noticias de primera plana en la prensa occidental, fueron recibidos con lo que sólo se puede describir como un silencio ensordecedor.

Contenido [Ocultar]

La muerte de Navalni

En su lugar, toda la cobertura de los medios occidentales se dedicó a una cuestión: la muerte de Alexei Navalni en un campo de prisioneros ruso. Dado que era el principal líder de la oposición liberal-burguesa en Rusia apoyada por Occidente, esto era bastante predecible, al igual que el veredicto instantáneo de los dirigentes occidentales.

Toda la cobertura de los medios occidentales se dedicó a una cuestión: la muerte de Alexei Navalni / Evgeny Feldman, Wikimedia Commons

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y todos los demás se apresuraron inmediatamente a declarar que había sido asesinado por orden directa de Vladimir Putin. Esto puede ser cierto y perfectamente plausible. Por otra parte, puede no ser cierto. En este momento, es imposible estar seguro.

Pero hay algo muy sospechoso en la prisa indecente con la que los dirigentes del mundo occidental se unieron en un coro ensordecedor, condenando al hombre en el Kremlin (a quien regularmente se culpa de todo, incluso del clima) y diciendo que esto era una prueba más, si tal fuera necesaria, de la «barbarie rusa».

Ahora bien, la muerte de cualquier hombre o mujer puede considerarse una tragedia. Sin embargo, la escala y el volumen agudo del coro de condena parecen un tanto fuera de lugar. Se tiene la impresión de que el mundo entero ha salido a la calle para protestar por la muerte de un hombre en Rusia. Sin embargo, es dudoso que la mayoría de los occidentales sepan siquiera quién es.

En cuanto a las manifestaciones en Rusia, es difícil hacerse una idea exacta de su magnitud. Por una serie de razones, es dudoso que participaran más de un número relativamente pequeño de personas. Sin embargo, está bastante claro que fueron recibidas con detenciones y brutalidad policial, lo cual es la norma en la Rusia de Putin hoy en día.

Lo que es sorprendente es el hecho de que la brutalidad policial en Rusia contra los manifestantes pro-Navalni reciba una cobertura tan extrema, mientras que la violencia policial que ahora se está volviendo cada vez más extrema contra los manifestantes pro-palestinos apenas se considera digna de mención.

Aceptemos, hipotéticamente, que un hombre fue asesinado en Rusia por orden del jefe del Estado. Esto se considera un crimen de lo más atroz contra todos los valores de la humanidad.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Lord Cameron, advirtió oscuramente que habría «consecuencias».

Pero la forma que debería adoptar este castigo sigue siendo una cuestión envuelta en un profundo misterio. Dado que las naciones occidentales ya han agotado todas las vías imaginables para castigar al presidente Putin y a Rusia, salvo el asesinato físico o una declaración de guerra, ahora se encuentran con que su arsenal de amenazas está tan agotado como sus reservas de dinero y armas para Ucrania. Por lo tanto, las amenazas pueden equivaler a poco más que una generosa cantidad de bravuconadas.

El Presidente de los Estados Unidos ha expresado en repetidas ocasiones su firme opinión de que el hombre del Kremlin debe ser castigado por la muerte de un solo hombre.

Sin embargo, Netanyahu, el buen amigo de Joe Biden, lleva cuatro meses asesinando diariamente a un gran número de hombres, mujeres y niños en Gaza, y esto no se presenta en la prensa occidental como una prueba de intención asesina o una violación de las normas civilizadas. Hoy en día, sólo se menciona de pasada, mientras la matanza continúa sin cesar y, desde luego, impune.

Ah, sí, Joe Biden finge ahora estar muy apenado por las víctimas inocentes de Gaza. Pero mientras que no tiene el poder de influir sobre las acciones del presidente Putin en Rusia, tiene todos los medios a su disposición para poner fin inmediatamente a los actos asesinos de Israel, simplemente con cortar toda la ayuda financiera y militar.

Sin embargo, no hace tal cosa. Las armas y los dólares siguen llegando a las arcas de Israel y se aprovechan a fondo matando a civiles en Gaza. El hombre de la Casa Blanca es, por tanto, cómplice del asesinato, no de un hombre, sino de innumerables hombres, mujeres y niños inocentes.

Sea cual sea la verdad sobre las circunstancias de la muerte de Navalny, el coro indignado moralidad de los imperialistas occidentales debe ser rechazado con desprecio como otro ejemplo más de su hipocresía y cinismo.

El hecho es que esta noticia les ha proporcionado una oportunidad de oro para ahogar las noticias más importantes, que no proceden de Rusia, sino de Ucrania, donde los acontecimientos han dado un giro muy dramático en los últimos días.

La caída de Avdiivka

El Ministerio de Defensa ruso declaró que sus tropas habían ocupado Avdiivka, tras un mortífero bombardeo que dejó la ciudad casi completamente despoblada y reducida a un montón de escombros.

La caída de Avdiivka no es más que la continuación de los acontecimientos que siguieron al catastrófico fracaso de la contraofensiva ucraniana del verano pasado. Tal y como predijimos, las fuerzas ucranianas no lograron perforar las líneas rusas y se vieron obligadas a retroceder con un gran número de bajas.

Las tácticas seguidas por el ejército ruso han seguido de cerca la proposición de Clausewitz, quien señaló que el objetivo de la guerra no es conquistar ciudades o territorio, sino destruir las fuerzas enemigas y hacerlas así incapaces de resistir.

El objetivo central ha sido machacar a las fuerzas ucranianas en una brutal guerra de desgaste. Para ello, los rusos han contado con la gran ayuda de la estupidez de la cúpula militar y política de Kiev, que insiste obstinadamente en la política de ofensivas inútiles para reconquistar el territorio perdido y se niega a contemplar cualquier idea de retirada o repliegue.

La caída de Avdiivka no es más que la continuación de los acontecimientos que siguieron al catastrófico fracaso de la contraofensiva ucraniana del verano pasado / National Police of Ukraine, Wikimedia Commons

Esta locura fue lo que realmente decidió el destino de Avdiivka, y no, como intentan argumentar ahora, la falta de dinero y armas de Occidente. La verdad es que Estados Unidos, en particular, ha vertido miles de millones de dólares y grandes cantidades de armas en el pozo sin fondo de la guerra de Ucrania.

¿Consiguió esto la victoria? Al contrario, llevó a Ucrania de una a otra acción sin sentido y, en última instancia, a una derrota inevitable. Sin embargo, esta verdad evidente se les escapa por completo a los obstinados y miopes dirigentes de Kiev y a sus patrocinadores imperialistas de Washington y Londres.

Los desastres en el frente y el creciente cansancio de guerra tanto de las tropas como de los civiles han producido tensiones que condujeron a una crisis política en los últimos meses. Esto se manifestó en un enfrentamiento abierto entre el presidente Volodymir Zelensky y su comandante en jefe, Valeryi Zaluzhnyi.

En un hecho sin precedentes en plena guerra, el presidente se vio obligado a nombrar a un nuevo comandante para dirigir la guerra. Esta crisis política también afectó gravemente a los acontecimientos en el campo de batalla.

De repente, el domingo por la mañana, las cosas dieron un giro dramático cuando el coronel general Oleksandr Syrskyi, que asumió el mando del ejército ucraniano tras la dramática destitución del general Zaluzhnyi, anunció que las fuerzas ucranianas habían retrocedido a posiciones más seguras fuera de la ciudad, supuestamente «para evitar el embolsamiento y preservar la vida y la salud de los militares».

Esto debió sonar cruelmente irónico para los soldados en el campo de batalla, que ya habían tomado su propia decisión de preservar sus vidas y su salud sin consultar con sus comandantes en Kiev, por el simple expediente de huir para salvar sus vidas del avance de las fuerzas rusas.

La orden de retirada podría haber tenido algún sentido incluso una semana antes, cuando los avances rusos habían alcanzado claramente un punto en el que las asediadas fuerzas de la ciudad destrozada se enfrentaban al riesgo inminente de ser cercadas y aniquiladas.

Sería fácil culpar al General Syrskyi de este fracaso. Pero eso sería tremendamente injusto. Al fin y al cabo, sólo lleva una semana al mando. La debacle militar en Avdiivka era totalmente previsible desde mucho antes.

Hace unos dos meses, el entonces comandante en jefe Zaluzhnyi advirtió que los rusos tomarían la ciudad en un plazo de tres a seis meses. La predicción era bastante acertada, pero se equivocó lamentablemente de momento. Las fuerzas rusas avanzaron mucho más rápido y organizaron el ataque con mucha más eficacia de lo que él había previsto.

Este hecho revela claramente el nivel de incompetencia al más alto nivel del mando militar ucraniano, así como la ineptitud de sus servicios de inteligencia. En las guerras, el momento oportuno es siempre de vital importancia.

En cualquier caso, si Zaluzhnyi estaba convencido de que los rusos tomarían inevitablemente Avdiivka, se deduce que la obstinada insistencia en mantener su defensa a toda costa fue un error fundamental, que puso en peligro la vida de miles de soldados ucranianos.

Cualquier comandante militar medianamente competente, en tales circunstancias, debería haber tomado inmediatamente medidas para retirar a las fuerzas supervivientes, que habían permanecido heroicamente en sus puestos en circunstancias increíblemente difíciles y peligrosas, y salvar así muchas vidas -aunque, llegados a este punto, tal retirada habría implicado inevitablemente nuevas pérdidas. Pero no se dio tal orden. Al contrario.

Lejos de prepararse para una retirada ordenada y aprovechar el tiempo disponible para establecer una línea de defensa más sólida a la que pudieran retirarse las fuerzas ucranianas, los dirigentes militares de Kiev siguieron insistiendo en que la defensa de Avdiivka era de suma importancia y debía mantenerse costara lo que costara. Zaluzhnyi no dio ninguna orden en ese sentido por la sencilla razón de que estaba demasiado ocupado llevando a cabo una lucha entre facciones contra Zelensky como para mantener su propia posición. Así que cuando se dio la orden de retirada, ya era demasiado tarde.

No fue una retirada, sino una terrible derrota. En medio de escenas de indescriptible caos y derramamiento de sangre, miles de soldados ucranianos conmocionados por los proyectiles se rindieron o huyeron presas del pánico a campo abierto, donde fueron sometidos a un despiadado bombardeo desde el aire y a un fulminante fuego de ametralladora.

Las escenas que se desarrollan ahora en Avdiivka y sus alrededores son de un horror indescriptible. No fue una batalla, sino una masacre sangrienta. Superados en número, armamento y maniobrabilidad, los defensores ucranianos se enfrentan ahora a una aniquilación segura a menos que se rindan y depongan las armas.

Se dice que algunas fuerzas ucranianas siguen atrincheradas en la planta de coque de la era soviética, que fue una de las mayores de Europa. El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, declaró:

«Se están tomando medidas para despejar completamente la ciudad de militantes y bloquear a las unidades ucranianas que han abandonado la ciudad y están atrincheradas en la planta química y de coque de Avdiivka».

Pero la televisión estatal rusa mostró cómo se retiraban banderas ucranianas azules y amarillas en Avdiivka y se izaba la bandera tricolor blanca, azul y roja de Rusia, incluso sobre la planta coquizadora. En la práctica, la batalla ha terminado.

La pregunta que muchos ucranianos se hacen ahora es: ¿de qué se trataba? ¿Por qué luchamos?

Buscando un responsable

La caída de Avdiivka manifiesta la absoluta falsedad del modo en que los medios de comunicación occidentales han subestimado persistentemente la capacidad de combate de las fuerzas rusas, la calidad de sus armas y equipos y la competencia de sus comandantes.

Anteriormente, Biden había advertido de que Avdiivka podría caer en manos de las fuerzas rusas debido a la escasez de municiones, después de que la oposición republicana en el Congreso bloqueara durante meses un nuevo paquete de ayuda militar estadounidense para Kiev.

Ni Rusia ni Ucrania han dado detalles de sus pérdidas en la intensa batalla por Avdiivka / Donetsk Regional Military Civil Administration, Wikimedia Commons

El ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, declaró: «Avdiivka demostró la necesidad de sistemas modernos de defensa antiaérea para contrarrestar las bombas guiadas y las armas de largo alcance para destruir las formaciones enemigas». También subrayó la necesidad de proyectiles de artillería.

Esta misma cantinela suena ahora claramente como una excusa para la derrota, que es lo que es.

Al parecer, Biden llamó a Zelensky el sábado para reafirmar el apoyo continuo de Estados Unidos a Ucrania, que relacionó con la urgente necesidad de que el Congreso apruebe un nuevo paquete de ayuda. La Casa Blanca, a su vez, señaló a los republicanos, alegando que los ucranianos se vieron obligados a retirarse debido a «la disminución de los suministros como resultado de la inacción del Congreso», lo que llevó a «los primeros avances notables de Rusia en meses».

El juego de acusaciones mutuas ha comenzado en serio. Biden señala con el dedo acusador a los republicanos en el Congreso por supuestamente sabotear la entrega de dinero y armas a Kiev, y traicionar así al heroico pueblo de Ucrania.

La producción occidental de armas y municiones es completamente insuficiente para abastecer a los ucranianos, que han estado disparando municiones y misiles como si no hubiera un mañana. Por desgracia, el mañana ha llegado abruptamente.

Ni Rusia ni Ucrania han dado detalles de sus pérdidas en la intensa batalla por Avdiivka, ni de la guerra en su conjunto. Las evaluaciones de los servicios de inteligencia occidentales afirman que cientos de miles de hombres de ambos bandos han muerto o han resultado heridos en la guerra. Sea cual sea la cifra real, el hecho es que Ucrania no puede reemplazar estas pérdidas, mientras que a Rusia no le faltan hombres, armas ni municiones.

Putin felicitó en un telegrama al comandante ruso al mando de las fuerzas que tomaron Avdiivka, el coronel general Andrei Mordvichev:

«¡Gloria eterna a los héroes caídos en el cumplimiento de las tareas de la operación militar especial!».

Las fuerzas rusas siguieron avanzando a lo largo de toda la línea del frente, capturando un punto tras otro. El domingo, el mismo día en que cayó Avdiivka, las fuerzas ucranianas informaron de una ofensiva rusa en el frente sur, en la zona de Zaporiyia.

Es demasiado pronto para decir si éste será el próximo objetivo de lo que es claramente una ofensiva rusa. Pero es indudable que los ucranianos ya no tienen ninguna posibilidad de detenerla.

La verdad está empezando a penetrar lentamente incluso en los cráneos más espesos de Washington y Londres: las posibilidades de que Ucrania derrote a Rusia son ahora prácticamente nulas. Aunque la mayoría de los políticos no pueden decirlo en público, en privado se hacen abiertamente la pregunta: ¿podemos permitirnos seguir así?

Traición

Mientras la batalla por Avdiivka alcanzaba su sangriento auge, los jefes de Estado occidentales se reunían en Alemania para la Conferencia de Seguridad de Múnich (CSM) de 2024. Esta juerga de ricos y famosos se anunciaba como el principal foro mundial para debatir los retos más acuciantes para la seguridad internacional.

Pero el ambiente de este año contrasta notablemente con el más optimista de 2023.

En palabras de Heather Conley, Directora del German Marshall Fund:

«El año pasado fue muy autocomplaciente, con tantas esperanzas puestas en la contraofensiva ucraniana».

Pero la humillante derrota de esa contraofensiva ha hecho añicos esas tontas ilusiones y ha obligado al menos a algunos de los presentes a usar el cerebro para pensar:

Las posibilidades de que Ucrania derrote a Rusia son ahora prácticamente nulas / National Police of Ukraine, Wikimedia Commons

«Vamos a ver cómo Ucrania sufre pérdidas en el campo de batalla, podríamos ver importantes avances rusos, y a los ucranianos no les quedan municiones», dijo Conley.

El estado de ánimo en la conferencia de Múnich queda patente en un reportaje del New York Times:

«La amargura del ambiente contrastaba fuertemente con la de hace apenas un año, cuando muchos de los mismos participantes -jefes de inteligencia y diplomáticos, oligarcas y analistas- pensaban que Rusia podría estar al borde de una derrota estratégica en Ucrania. Se hablaba de cuántos meses se tardaría en empujar a los rusos a las fronteras que existían antes de su invasión el 24 de febrero de 2022. Ahora ese optimismo parece prematuro en el mejor de los casos, ligeramente delirante en el peor».

Delirante es precisamente la palabra para describir el tipo de burbuja artificial en la que los dirigentes occidentales se habían acostumbrado a vivir. Y a pesar de todas las pruebas acumuladas en el campo de batalla, los habitantes de esta burbuja parecían sentirse bastante cómodos con sus delirios.

Entre cóctel y cóctel, estas damas y caballeros privilegiados se encargaron de animar al sufrido pueblo ucraniano a continuar su heroica resistencia a la agresión rusa. Como de costumbre, estaban dispuestos a luchar hasta la última gota de sangre ucraniana.

Se trata, por supuesto, de un tipo de heroísmo muy seguro, a más de mil kilómetros de distancia de los campos de batalla ensangrentados de Donetsk. Aquí, la terrible realidad de la guerra presenta un marcado contraste con los absurdos delirios que persisten en las mentes de los dirigentes de Estados Unidos y Europa, siempre suponiendo que posean algo parecido a una mente.

Jens Stoltenberg, el noruego con cara de piedra que se hace llamar Secretario General de la OTAN, ocupó naturalmente un lugar de honor como conocido defensor de la paz, la seguridad, la tarta de manzana y la maternidad, así como de la democracia y todos los demás principios básicos de los valores cristianos occidentales.

También estuvo presente la viuda de Alexei Navalny, cuya contribución al mantenimiento de la seguridad europea parece limitarse a exigir a Occidente que haga frente a Rusia.

Esto fue música para los oídos de Stoltenberg, que no dejó de hacer pleno uso de estas palabras para añadir picante a su habitual discurso beligerante y belicoso.

Pidió a Rusia que respondiera a «preguntas serias» sobre la muerte de Alexei Navalny, subrayando que Rusia es la responsable última, y que la mejor manera de honrar la memoria de Navalny era seguir apoyando a los ucranianos que luchan por la libertad y la independencia. De este modo, se llevó el gato al agua.

También cabe destacar la presencia de los representantes del complejo militar-industrial estadounidense: El presidente y consejero delegado de Lockheed Martin, James Taiclet; y una delegación de Boeing, incluido el presidente y consejero delegado de Boeing Defense, Ted Colbert – todos ellos hicieron acto de presencia, como tantos buitres hambrientos dando vueltas sobre los cadáveres en un campo de batalla.

Alguien dijo una vez a Lenin: «la guerra es terrible», a lo que él respondió: «sí, terriblemente rentable». Además del odio obsesivo a Rusia que persiste desde la época de la Guerra Fría en la Casa Blanca de Biden, hay intereses muy materiales que favorecen la continuación de la espantosa carnicería en Ucrania durante el mayor tiempo posible.

Stoltenberg señaló con orgullo el aumento récord del gasto en defensa y de la producción de armas de los Aliados como ejemplos de cómo la Alianza se está adaptando a un mundo más peligroso haciéndolo aún más peligroso.

Una nota de preocupación comenzó a deslizarse en su discurso en este punto. Muy afectado por el comentario improvisado de Donald Trump de que Estados Unidos no estaría dispuesto a salir en defensa de los miembros de la OTAN que no cumplieran sus obligaciones financieras, Stoltenberg hizo hincapié en que los aliados europeos y Canadá están aumentando la ayuda a Kiev, y advirtió de que era «vital y urgente» que Estados Unidos siguiera su ejemplo.

Stoltenberg se dirigió claramente al Congreso estadounidense en general y a los republicanos en particular. Pero estos últimos no muestran por el momento signos de relajar su oposición a enviar más dinero a un agujero negro en Ucrania. Si le estaban escuchando o no es una cuestión de especulación.

En sus conversaciones con delegaciones de ambos bandos del Senado estadounidense, Stoltenberg insistió en que una OTAN fuerte redunda en el interés nacional de Estados Unidos, y subrayó la necesidad de que este país apruebe urgentemente nuevas ayudas a Ucrania.

Naturalmente, Volodymir Zelensky no podía dejar de asistir a una reunión de ricos y poderosos, en los que podía confiar para que le dieran el apoyo y los aplausos de los que carece en su propio país.

Así, en un momento de extrema emergencia nacional, se encontraba en Múnich, una vez más en una conferencia de seguridad mundial, pidiendo más armas para cubrir lo que llamó una escasez «artificial», y para subrayar la necesidad imperiosa de que Estados Unidos cumpliera con su paquete de ayuda estancado.

Elogió a sus tropas por haber «agotado» a las fuerzas rusas en Avdiivka, y sugirió que la retirada se debió en parte a la falta de armas. En su discurso no hubo ningún indicio de que se hubiera producido una derrota grave.

La caída de Avdiivka habrá incrementado enormemente los ánimos de desafección e ira / National Police of Ukraine, Wikimedia Commons

«Ahora, [los militares] se reabastecerán, esperarán las armas pertinentes, de las que simplemente no había suficientes, simplemente no hay suficientes», dijo. «Rusia tiene armas de largo alcance, mientras que nosotros simplemente no tenemos suficientes».

Lo que el presidente ucraniano olvida mencionar es que no es sólo Ucrania la que «simplemente no tiene suficientes». Es toda la alianza occidental, cuyas reservas de armas, misiles y municiones se han agotado tanto con los envíos masivos a Ucrania que ya no es capaz de satisfacer las demandas procedentes de él y de sus generales.

El apoyo de Zelensky se está evaporando rápidamente. Está intentando impulsar una nueva gran movilización. Pero encuentra una resistencia cada vez mayor en una población que está completamente cansada de la guerra y que ya no cree nada de lo que dice el gobierno sobre las perspectivas de victoria.

Las noticias que llegan del frente se difunden poco a poco y propagan un sentimiento de abatimiento y derrotismo tanto entre las tropas como entre la población civil.

La caída de Avdiivka habrá incrementado enormemente los ánimos de desafección e ira, no sólo contra Putin, sino en particular contra los dirigentes políticos y militares de Kiev, a los que se culpa de haber creado la desastrosa situación actual.

El pueblo de Ucrania es la principal víctima de este terrible crimen. Desde el principio, se les ha engañado con falsas ilusiones y se les ha empujado a un conflicto innecesario y catastrófico con un vecino mucho más poderoso.

Zelensky haría bien en cancelar su billete de vuelta a Kiev y quedarse en Múnich, donde tendrá asegurada una cómoda jubilación. En su propio país, su apoyo se desploma día a día, si no a cada hora.

Quizá sea demasiado pronto para decir que el fiasco de Avdiivka marca el final de la guerra. Pero sin duda es el principio del fin, que ya nada puede alterar.

En realidad, quienes han traicionado vergonzosamente al pueblo ucraniano son personas como Joseph Biden, Boris Johnson y sus aliados delincuentes de la OTAN, que empujaron deliberadamente a Ucrania a una guerra que no podía ganar y ahora intentan prolongar la agonía, el sufrimiento y la muerte del pueblo cuyos intereses dicen defender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *