Skip to content

La conexión Nuland – Budanov – Tayikistán en el atentado terrorista de Crocus

Spread the love

La investigación Crocus parece llevar exactamente a donde Moscú quiere: descubrir al intermediario crucial. Y todo parece apuntar al ucraniano Budanov y sus matones yihadistas

PEPE ESCOBAR

Empecemos por la posible cadena de acontecimientos que puede haber conducido al atentado terrorista de Crocus. Esto no puede ser más explosivo. Fuentes de inteligencia en Moscú confirman discretamente que ésta es una de las principales líneas de investigación del FSB.

4 de diciembre de 2023. El ex jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Mark Milley, sólo 3 meses después de su jubilación, dice al portavoz de la CIA The Washington Post: «No debería haber ningún ruso que se fuera a dormir sin preguntarse si le van a cortar el cuello en mitad de la noche (…) Tienes que volver allí y crear una campaña tras las líneas».

4 de enero de 2024: En una entrevista con ABC News, el «jefe del espionaje» ucraniano Kyrylo Budanov establece la hoja de ruta: ataques «cada vez más profundos» en Rusia.

31 de enero: Victoria «Fuck Europe» Nuland viaja a Kiev y se reúne con Budanov. Luego, en una dudosa conferencia de prensa nocturna en medio de una calle vacía, promete «sorpresas desagradables» a Putin: código para guerra asimétrica.

22 de febrero: Nuland se presenta en un acto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) y redobla la apuesta por las «sorpresas desagradables» y la guerra asimétrica. Eso puede interpretarse como la señal definitiva para que Budanov empiece a desplegar operaciones sucias.

25 de febrero: El New York Times publica una noticia sobre células de la CIA en Ucrania: nada que la inteligencia rusa no sepa ya.

Después, tregua hasta el 5 de marzo, fecha en la que puede haber tenido lugar un juego de sombras crucial. Escenario privilegiado: Nuland era una conspiradora clave de operaciones sucias junto a la CIA y el GUR ucraniano (Budanov). Las facciones rivales del Estado Profundo se enteraron y maniobraron para «acabar» con ella de un modo u otro, porque la inteligencia rusa habría conectado inevitablemente los puntos.

Sin embargo, Nuland, de hecho, aún no está «jubilada»; sigue siendo presentada como Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos y apareció recientemente en Roma para una reunión relacionada con el G7, aunque su nuevo trabajo, en teoría, parece ser en la Universidad de Columbia (una maniobra de Hillary Clinton).

Mientras tanto, los activos para una gran «sorpresa desagradable» ya están preparados, en la oscuridad y totalmente fuera del radar. La operación no puede cancelarse.

5 de marzo: El pequeño Blinken anuncia formalmente la «jubilación» de Nuland.

7 de marzo: Al menos un tayiko de los cuatro miembros del comando terrorista visita la sala de conciertos Crocus y se hace una foto.

7-8 de marzo por la noche: Las embajadas estadounidense y británica anuncian simultáneamente un posible atentado terrorista en Moscú, y dicen a sus ciudadanos que eviten «conciertos» y reuniones en los próximos dos días.

9 de marzo: el popularísimo cantante patriótico ruso Shaman actúa en Crocus. Puede que ésta fuera la ocasión cuidadosamente elegida para la «desagradable sorpresa», ya que se celebra sólo unos días antes de las elecciones presidenciales, del 15 al 17 de marzo. Pero la seguridad en Crocus era masiva, por lo que la operación se pospone.

22 de marzo: Atentado terrorista en Crocus.

ISIS-K: la última lata de gusanos

La conexión Budanov queda delatada por el modus operandi, similar a los anteriores atentados terroristas de la inteligencia ucraniana contra Daria Dugina y Vladimir Tatarsky: reconocimiento cercano durante días, incluso semanas; el golpe; y luego una carrera hacia la frontera.

Y esto nos lleva a la conexión con Tayikistán.

Parece que hay muchos agujeros en la narrativa inventada por el grupo de harapientos convertidos en asesinos en masa: seguían a un predicador islamista en Telegram; les ofrecieron lo que más tarde se estableció como una miseria de 500.000 rublos (unos 4.500 dólares) para que los cuatro dispararan a gente al azar en una sala de conciertos; enviaron la mitad de los fondos a través de Telegram; les dirigieron a un depósito de armas donde encontraron fusiles de asalto AK-12 y granadas de mano.

Los vídeos muestran que utilizaron los fusiles como profesionales; los disparos fueron precisos, ráfagas cortas o un solo disparo; no cundió el pánico en absoluto; utilizaron eficazmente las granadas de mano; huyeron de la escena en un santiamén, simplemente fundiéndose con la gente que huía, casi a tiempo de coger la «ventana» que los llevaría al otro lado de la frontera con Ucrania.

Todo eso requiere entrenamiento. Y eso también se aplica a enfrentarse a un desagradable contrainterrogatorio. Aun así, el FSB parece haberlos roto a todos, literalmente.

Ha aparecido un posible controlador, llamado Abdullo Buriyev. La inteligencia turca lo había identificado anteriormente como controlador del ISIS-K, o Wilayat Khorasan en Afganistán. Uno de los miembros del comando Crocus dijo al FSB que su «conocido» Abdullo les ayudó a comprar el coche para la operación.

Y eso nos lleva a la enorme caja de Pandora que acaba con todas: ISIS-K.

El supuesto emir del ISIS-K, desde 2020, es un tayiko afgano, Sanaullah Ghafari. No fue asesinado en Afganistán en junio de 2023, como daban a entender los estadounidenses: es posible que actualmente esté refugiado en Baluchistán, en Pakistán.

Sin embargo, la verdadera persona de interés aquí no es el tayiko Ghafari, sino el checheno Abdul Hakim al-Shishani, antiguo dirigente de la organización yihadista Ajnad al-Kavkaz («Soldados del Cáucaso»), que luchaba contra el gobierno de Damasco en Idlib y luego huyó a Ucrania debido a la represión de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), en otra de esas clásicas disputas entre yihadistas.

Shishani fue visto en la frontera, cerca de Belgorod, durante el reciente ataque urdido por la inteligencia ucraniana dentro de Rusia. Llámalo otro vector de las «sorpresas desagradables».

Shishani llevaba más de dos años en Ucrania y ha adquirido la ciudadanía. De hecho, es la conexión perfecta entre las desagradables bandas de Idlib en Siria y el GUR en Kiev, ya que sus chechenos colaboraron estrechamente con Jabhat al-Nusra, que era prácticamente indistinguible del ISIS.

Shishani, ferozmente anti-Assad, anti-Putin y anti-Kadyrov (presidente de Chechenia), es el clásico «rebelde moderado» publicitado durante años como «luchador por la libertad» por la CIA y el Pentágono.

Algunos de los cuatro desventurados tayikos parecen haber seguido el adoctrinamiento ideológico/religioso en Internet dispensado por Wilayat Khorasan, o ISIS-K, en una sala de chat llamada ‘Rahnamo ba Khuroson’.

Resulta que el juego de adoctrinamiento estaba supervisado por un tayiko, Salmon Khurosoni. Fue él quien dio el primer paso para reclutar al comando. Podría decirse que Khurosoni es un mensajero entre el ISIS-K y la CIA.

El problema es que el modus operandi del ISIS-K para cualquier atentado nunca incluye un puñado de dólares: la promesa es el Paraíso a través del martirio. Sin embargo, en este caso parece que es el propio Khurosoni quien ha aprobado la recompensa de 500.000 rublos.

Después de que su controlador Buriyev le transmitiera las instrucciones, el comando envió el ‘bayat’ -la promesa de lealtad al ISIS- a Khurosoni. Puede que Ucrania no fuera su destino final. Otra conexión de inteligencia extranjera -no identificada por fuentes del FSB- los habría enviado a Turquía, y después a Afganistán.

Ahí es exactamente donde se encuentra Khurosoni, que puede haber sido el cerebro ideológico de Crocus. Pero, sobre todo, no es el cliente.

El idilio ucraniano con las bandas terroristas

La inteligencia ucraniana, SBU y GUR, han estado utilizando la galaxia terrorista «islámica» a su antojo desde la primera guerra de Chechenia a mediados de los noventa. Milley y Nuland, por supuesto, lo sabían, ya que en el pasado hubo serias desavenencias, por ejemplo, entre la GUR y la CIA.

Siguiendo la simbiosis de cualquier gobierno ucraniano posterior a 1991 con diversos grupos terroristas/yihadistas, Kiev después de Maidan intensificó estas conexiones, especialmente con las bandas de Idlib, así como con grupos del Cáucaso Norte, desde los chechenos Shishani hasta el ISIS en Siria y luego el ISIS-K. El GUR intenta habitualmente reclutar a miembros del ISIS y del ISIS-K a través de salas de chat en línea. Exactamente el modus operandi que condujo a Crocus.

Una asociación «Azan», fundada en 2017 por Anvar Derkach, miembro del Hizb ut-Tahrir, facilita de hecho la vida de los terroristas en Ucrania, incluidos los tártaros de Crimea, desde el alojamiento hasta la asistencia jurídica.

La investigación del FSB está estableciendo un rastro: Crocus fue planeado por profesionales, y desde luego no por un puñado de escoria tayika de bajo coeficiente intelectual. No por el ISIS-K, sino por el GUR. Una falsa bandera clásica, con los despistados tayikos pensando que trabajaban para ISIS-K.

La investigación del FSB también está desvelando el modus operandi estándar del terror online en todas partes. Un reclutador se centra en un perfil específico; se adapta al candidato, especialmente a su -bajo- coeficiente intelectual; le proporciona el mínimo necesario para un trabajo; entonces el candidato/ejecutor se convierten en desechable.

Todo el mundo en Rusia recuerda que, durante el primer ataque al puente de Crimea, el conductor del camión kamikaze ignoraba felizmente lo que llevaba,

En cuanto al ISIS, todo el que siga seriamente Asia Occidental sabe que se trata de una gigantesca estafa de distracción, completada con el traslado por los estadounidenses de operativos del ISIS desde la base de Al-Tanf a la parte oriental del Éufrates, y luego a Afganistán tras la humillante derrota y «retirada» del Hegemón. En realidad, el Proyecto ISIS-K comenzó en 2021, después de que resultara inútil utilizar matones del ISIS importados de Siria para bloquear el implacable avance de los talibanes.

El gran corresponsal de guerra ruso Marat Khairullin ha añadido otro jugoso bocado a esta divertida ensalada: desvela convincentemente el ángulo del MI6 en el atentado terrorista del Ayuntamiento de Crocus (original en inglés aquí, en castellano aquí).

El FSB está justo en medio del laborioso proceso de descifrar la mayoría, si no todas, las conexiones ISIS-K-CIA/MI6. Una vez que esté todo establecido, habrá un infierno que apagar.

Pero ese no será el final de la historia. Innumerables redes terroristas no están controladas por la inteligencia occidental, aunque trabajen con ella a través de intermediarios, normalmente «predicadores» salafistas que tratan con agencias de inteligencia saudíes/del golfo.

El caso de la CIA volando helicópteros «negros» para extraer yihadistas de Siria y soltarlos en Afganistán es más una excepción -en términos de contacto directo- que la norma. Así que el FSB y el Kremlin tendrán mucho cuidado a la hora de acusar directamente a la CIA y al MI6 de gestionar estas redes.

Pero incluso con una negación plausible, la investigación Crocus parece llevar exactamente a donde Moscú quiere: descubrir al intermediario crucial. Y todo parece apuntar a Budanov y sus matones.

Ramzan Kadyrov dejó caer una pista adicional. Dijo que los«comisarios» de Crocus eligieron a propósito instrumentalizar a elementos de una minoría étnica -los tayikos- que apenas hablan ruso para abrir nuevas heridas en una nación multinacional donde decenas de etnias conviven desde hace siglos.

Al final, no funcionó. La población rusa ha dado al Kremlin carta blanca total para ejercer un castigo brutal y máximo, cueste lo que cueste y donde cueste.

Strategic Culture Foundation / observatoriodetrabajadores.wordpress.com


Texto completo en: https://www.lahaine.org/mundo.php/la-conexion-nuland-budanov-tayikistan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *