Skip to content

La correísta Luisa González pasó a segunda vuelta con el empresario Daniel Noboa

Spread the love

Los ecuatorianos eligieron presidente y asambleístas en un clima de miedo por la creciente inseguridad.  Chalecos antibalas, cascos y fuerte resguardo fueron las postales del día.

Guido Vassallo

Luisa González, la candidata de Revolución Ciudadana, el partido de Rafael Correa, quedó cómoda en la primera posición en las elecciones presidenciales con el 33,25% de los votos. La sigue con el 24,15% el empresario Daniel Noboa, heredero de una de las mayores fortunas del país. Entre los dos se definirá el próximo mandatario en el ballottage programado para el 15 de octubre

Por Guido Vassallo Página 12

Desde Quito

Los resultados parciales de las elecciones de este domingo en Ecuador confirman que habrá segunda vuelta el próximo 15 de octubre. La candidata del correísmo y amplia favorita en todas las encuestas, Luisa González, competirá con el empresario de derecha Daniel Noboa, quien quedó en el segundo lugar. Con el 53,6 por ciento de los sufragios escrutados, González alcanzaba el 33,25 por ciento de los votos, mientras que Noboa ostentaba el 24,15 por ciento. En sus primeras palabras luego de que se conocieran estos resultados parciales, González hizo un «llamado a la unidad de todos los ecuatorianos» y disparó: «Debemos votar bien, con conciencia. No queremos un Lasso 2.0».

Los primeros análisis de la prensa ecuatoriana coincidían en que Noboa, que hasta hace semanas orillaba el 5 por ciento de intención de voto, empezó a crecer debido a su buen desempeño en el debate presidencial. En el tercer lugar de los comicios figuraba el asesinado Fernando Villavicencio, con el 16,08 por ciento que recaerá sobre su sustituto, el periodista Christian Zurita. Más abajo quedó el exlegionario y empresario especialista en seguridad Jan Topic, con el 14,60 por ciento, asomando como uno de los grandes derrotados de la jornada. 

Según la normativa ecuatoriana, si ninguno de los candidatos presidenciales alcanza la mitad de los votos válidos, o el 40 por ciento con una ventaja de al menos 10 puntos sobre el segundo, se debe realizar una segunda vuelta. Los ecuatorianos votaron este domingo en unas tensas elecciones presidenciales y legislativas extraordinarias marcadas por la crisis de seguridad más grave de la historia, que incluyó el asesinato de varios dirigentes y se suma a una crisis institucional y económica. El Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmó que votó el 82,26 por ciento de los votantes inscriptos

Fila para votar en Ecuador. Imagen: EFE

Además de elegir al nuevo presidente y a 137 asambleístas, los ecuatorianos se pronunciaron a favor de frenar la explotación petrolera en uno de los bloques del Yasuní, en la Amazonía ecuatoriana. Los quiteños también votaron a favor de prohibir la minería en El Chocó Andino. Ciudadanos obligados a abrir sus carteras o mochilas al ingresar a los centros de votación, candidatos cubiertos por chaleco antibalas y casco, y un amplio despliegue militar y policial fueron algunas de las postales que dejaron estos comicios atípicos. El mayor nivel de control se registró en torno a Zurita, quien votó en Quito rodeado de policías de élite, militares y un escudo antibalas.

González, la más votada

 Luisa González, la candidata de la Revolución Ciudadana, comentó que Ecuador «requiere paz, trabajo, seguridad, que volvamos a ser libres», pero también empleo, educación y medicina. «Hacemos un llamado a la unidad de todos los ecuatorianos: sector privado, público, todas las fuerzas del país para construir esa visión de patria que nos dé condiciones dignas para todos y no solamente un grupito«, indicó González, que será la primera mujer en la historia electoral de Ecuador en disputar el una segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Ahora buscará ser la primera presidenta. 

González nació en Quito el 22 de noviembre de 1977. Abogada y con amplia experiencia en cargos públicos, fue electa asambleísta por Manabí para el periodo 2021-2025, que fue interrumpido cuando el presidente Guillermo Lasso disolvió la Asamblea Nacional. En campaña se definió a sí misma como «una mujer revolucionaria de la paz». Además prometió que de ganar estos comicios va a aumentar la inversión pública y el empleo, y reducir la inseguridad, como ya se hizo durante el gobierno de Rafael Correa.

Noboa, la sorpresa

Con el 33 por ciento de los votos escrutados, el empresario y exasambleísta Daniel Noboa se reconoció como el rival de Luisa González en la segunda vuelta. En una conferencia de prensa celebrada en Guayaquil y a la que su personal de campaña no dejó acceder a medios de prensa, Noboa destacó: «No será la primera vez que un nuevo proyecto le da la vuelta al establishment político. Esa frescura en hacer política es lo que nos ha llevado acá».

Hijo del magnate y cinco veces candidato presidencial Álvaro Noboa, Daniel es el candidato más joven de estos comicios. Se presentó por la coalición Acción Democrática Nacional (ADN), que incluye a un partido fundado por Arturo Moreno, primo del ex presidente Lenín Moreno. Representa al grupo monopólico más grande del país, el grupo Noboa.

Su primera participación en política fue en 2021 como asambleísta por Santa Elena, con el apoyo del movimiento Ecuatoriano Unido. Durante su paso por la función pública mantuvo sus acciones en dos empresas: Logic Choice, dedicada al transporte de carga pesada, y Nobexport, una firma bananera. Asesorado por grandes agencias de publicidad, en campaña se presentó como lo nuevo de la política frente a la tradición militante de partidos como la Revolución Ciudadana.

Voto bajo estado de excepción

Como estaban impresas antes de ser asesinado por un presunto sicario, en las boletas aparecía la cara del fallecido Villavicencio, experiodista de centro que iba segundo en los sondeos antes de su asesinato. Lo reemplazó en la candidatura el periodista Christian Zurita, su mejor amigo y aliado en investigaciones de corrupción. Una de ellos derivó en la condena a ocho años de cárcel del expresidente Rafael Correa. 

Luego de que el sábado denunciara que fue amenazado de muerte, Zurita votó rodeado de escoltas con casco y chaleco antibalas en Quito. El domingo por la noche dijo que el acompañamiento de sus votantes fue «un momento de luz para la democracia». Minutos antes de su discurso, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para salvaguardar la vida y la integridad de Zurita y de su equipo de campaña. Esto luego de que el periodista denunciara haber recibido  amenazas de muerte.

Ecuador baja así el telón de una campaña corta empañada por la violencia política en la que también fueron asesinados un alcalde, un candidato a diputado y un dirigente local del correísmo. En medio de la violencia emergió la figura de Jan Topic, bancada por un sector que pide mano dura contra las bandas criminales. Llamado el «Bukele ecuatoriano», este antiguo miembro de la Legión Extranjera Francesa prometió abrir más cárceles al estilo del presidente salvadoreño. Sin embargo al cierre de esta edición, Topic apenas alcanzaba el cuarto puesto.

El violento accionar de las bandas organizadas, muchas de ellas vinculadas a cárteles extranjeros del narcotráfico, regiones enteras del país controladas por el crimen, el sicariato como forma de saldar diferencias, constituyen un cóctel habitual hace meses. Las cifras de homicidios se dispararon y en lo que va de este año ya se bordea el número de asesinatos de todo 2022.

La crisis, que afecta también la salud, la educación y el empleo y golpea a los sectores más necesitados, a las poblaciones rurales y a los pueblos originarios, generó también un malestar con la clase política. Los partidos y alianzas, parecieron tomar nota de ese desencanto: a excepción de la correísta Revolución Ciudadana, ninguna fuerza lleva un candidato con militancia interna, sino que todos son postulantes llegados desde otros sectores, fundamentalmente el empresarial.

Estos comicios se derivan de la aplicación de la llamada «muerte cruzada», un mecanismo constitucional invocado en mayo por el presidente Guillermo Lasso, cuando la Asamblea Nacional de mayoría opositora  se preparaba para votar una moción para destituirlo. Con ese mecanismo Lasso disolvió el Parlamento y llamó de forma extraordinaria a comicios anticipados, para que las autoridades electas completen su periodo (2021-2025).

Fallas del voto en el exterior

En una jornada que transcurrió con mucha calma, el CNE denunció que el sistema del voto en el exterior sufrió ciberataques desde India, Bangladesh, Pakistán, Rusia, Ucrania, Indonesia y China. La presidenta de la institución electoral, aclaró que «los votos consignados en el exterior no han sido vulnerados», aunque no se refirió a la serie de denuncias de emigrantes ecuatorianos que se quejaron por no haber podido votar.

Luisa González ya adelantó que pedirá que se anulen las elecciones en el extranjero.El expresidente Rafael Correa denunció en la red social X: «¿Acaso no era responsabilidad del CNE establecer las seguridades necesarias? Esto, además de robarle el derecho al voto a nuestros migrantes, es para perjudicarnos: decenas de miles de hermanos se quedaron sin votar en Europa, donde usualmente ganamos de forma arrasadora. ¡FRAUDE!». 

Junto a las elecciones generales, los ecuatorianos también votaron un histórico referendo para frenar la explotación de petróleo en una parte del parque nacional amazónico Yasuní, cuando el mundo busca reducir los combustibles fósiles y mitigar el calentamiento global. Esa votación, sumada a la que buscaba rechazar la explotación minera en el Chocó Andino, eran aprobadas con más del 60 por ciento de los votos al cierre de esta edición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *