Skip to content

La cuestión palestina

Spread the love

Los medios convencionales (es decir, los más influyentes) suelen ocuparse de la cuestión palestina como si hubiera surgido hace unos días, olvidando que el sufrimiento del pueblo palestino dura ya más de siete décadas. Vijay Prashad nos lo recuerda aquí.

Política 28 noviembre, 2023 Vijay Prashad El Viejo Topo

Charla en el Panel Palestina e Israel, Luchando por una causa. Del grupo Palestina y América Latina de CLACSO

Junto a Martín Martinelli, Silvana Rabinovich, Berenice Bento, Odette Yidi David, Rodrigo Karmy, Moisés Garduño, Jorge Ramos Tolosa, 20 de noviembre de 2023.


La cuestión de Israel y Palestina ha estado vigente desde, al menos, la década de 1930 cuando personas que eran refugiados de Europa donde eran víctimas del antisemitismo europeo, huyeron de la región y llegaron, con la ayuda del Imperio británico a lo que pensaban como Tierra Santa: el área llamada Palestina.  Ahora bien, hay que entender que en Palestina había musulmanes palestinos, había cristianos  palestinos y había palestinos judíos que vivieron en armonía durante mucho tiempo.

Sin embargo, los judíos europeos que fueron expulsados por el antisemitismo europeo, llegaron a Palestina y buscaron tierras que pudieron obtener con la ayuda del Imperio británico. Esto creó tensiones y estalló la lucha en la década de 1930 que propició una rebelión de los palestinos contra Gran Bretaña y contra los nuevos colonos que llegaron. El imperialismo inclinó la mano de los colonos y parte de eso, seguramente, responde al profundo antisemitismo que empujaba a los judíos de Europa. Por eso, no hay que subestimar las profundas raíces antisemitas de Europa y la culpa por el Holocausto.

Esta culpa, sin embargo, no fue manejada hacia adentro de Europa sino que se subcontrató a Palestina para ello. En 1948 se creó  el estado de Israel al mismo tiempo que hubo una catástrofe por el nakba en el que los palestinos fueron expulsados de sus hogares. Fue un acto de limpieza étnica y, además, fue el momento de nacimiento de las Naciones Unidas ya que muchas de sus primeras agencias fueron creadas para abordar el problema de los palestinos refugiados y trasladados a Jordania, al Líbano, a Egipto, a Gaza, a Cisjordania, Jerusalén del Este, etc.

Israel estaba, desde su fundación en 1948, atrapado en una contradicción entre el deseo de crear un estado secular moderno y el deseo  de crear un estado etnocrático. Las tendencias de las fuerzas políticas para hacer de Israel un estado nacional etnocrático, un estado de un pueblo, una etnia y una religión fueron fuerzas que se desarrollaron entre 1948 y 1977 cuando finalmente esta idea triunfó con la llegada de Likud al poder. Likud era una organización partidaria que tenía la ambición de crear un Israel más grande que abarque desde el río Jordán hasta el Mar Mediterráneo. De hecho, ese lema ‘desde el río hasta el mar’ se trata de una imposición de la supremacía judía en esa tierra.

Ha habido una tendencia, no sólo reducida a antes de 1948 sino que se aceleró después de 1977, a expulsar a los palestinos, a hacer su vida tan difícil para los cristianos palestinos restantes, judíos palestinos, armenios y otras poblaciones minoritarias que no tengan más salida que irse. El estado de Israel, en otras palabras, es un estado nacional étnico y esto fue la política declarada del gobierno de Israel a lo largo de los años.

Por supuesto, los palestinos contraatacaron creando un grupo llamado Al Fatah y, finalmente, la Organización  de Liberación Palestina con las  que buscaron estrategias tanto civiles como la lucha armada. En esencia, los palestinos fueron defendidos desde 1948 hasta 1973 por los ejércitos árabes de Egipto, de Jordania, de Siria y, hasta cierto punto los del Líbano pero después de la derrota de éstos en 1973 la situación cambió y Egipto y Jordania acordaron la paz con los israelíes. Siria y el Líbano no continuaron con la lucha armada por lo que desde fines de la década de 1970, los palestinos quedaron solos.

En este contexto,  los palestinos del Líbano intentaron mantener la lucha armada y fue entonces cuando los israelíes en 1982 invadieron el Líbano llevando adelante una masacre en Sabra y Shatila empujando  a la Organización de Liberación Palestina y su líder Yasir Arafat que quedaron aislados de la base territorial palestina. En cierto sentido, este aislamiento y la caída de la Unión Soviética fue lo que llevó a los líderes palestinos que ahora luchan, a las mesas de negociaciones en Madrid, en Oslo y otros lugares pero, finalmente, en 1994 sin los soviéticos, sin un contacto directo con las personas y aislados, estalla la primera intifada de 1987. Ésta se desarrolla cuando la gente dentro del territorio palestino ocupado, particularmente en Cisjordania, se levantó bajo el liderazgo de la Organización de Liberación Palestina mientras otros aceptaron los acuerdos de Oslo. Esto es lo que Said llamó el momento en que los palestinos se dieron por vencidos acordando algo se llamó ‘la solución de los dos estados’ por el cual el estado de Palestina debía crearse en los lugares invadidos y ocupados por Israel en la guerra de 1967.

Los palestinos, prácticamente, tuvieron que renunciar al derecho a regresar consagrado en el derecho internacional. La resolución 194 de la Asamblea General de  las Naciones Unidas consagra el derecho de los palestinos que fueron  víctimas de la nakba, a regresar a casa.  Este pequeño territorio, el este de Jerusalén, Cisjordania y Gaza,  ya no iba a ser administrado completamente por los palestinos porque los israelíes tenían control sobre ciertas áreas al dividir el territorio ocupado en jurisdicciones diferentes.

Se suponía que el espacio de Cisjordania, Jersulén y Gaza era un paso seguro para los palestinos pero  como vimos el día después de que firmaron el Acuerdo de Oslo, los israelíes arrojaron a la basura la idea del paso seguro y comenzaron a construir el muro alrededor de Cisjordania que impide el paso a Jerusalén del Este y no permitieron el paso a Gaza que está separada de Jerusalén y Cisjordania. Así que desde el día siguiente del Acuerdo de Oslo, los palestinos fueron incapaces de establecer un estado por la división de las tres partes y la quita de paso seguro a lo que se suma que en todos esos espacios los israelíes han ido creando asentamientos ilegales.

Este fue un fenómeno muy interesante y vemos los mapas para observar el pequeño territorio que se suponía que era el estado de Palestina siendo devorada por los colonos, muchos de ellos inmigrantes judíos provenientes de Estados Unidos, de Canadá, de Europa, etc. Ni siquiera eran de las líneas de Israel de 1948 provenientes de Rusia después de la caída de la Unión Soviética y esto trajo ideas derechistas sobre el nacionalismo judío.

Durante todo este periodo se habló continuamente de la solución de dos estados, incluso hasta hoy, y parece que estructuralmente es imposible ya que los asentamientos invalidan la continuidad de la tierra, el control de los recursos y además porque los israelíes tomaron el control del agua, tomaron el control de las rutas, manteniéndose en esos asentamientos y negándose a salir de allí.

Israel estaba invadiendo Jerusalén del Este mientras se negaba a que la porción Oeste sea parte del estado de Palestina. Se habló de trasladar la capital de Tel Aviv a Jerusalén en su totalidad no sólo a la parte occidental y sacar a los armenios de sus barrios, expulsar a los antiguos residentes de la ciudad vieja, amenazar la histórica mezquita Al- Aqsa porque tiene continuidad  con las áreas de culto judío. Son cuestiones muy provocadoras que dan lugar a la segunda intifada cuando Ariel Shadon va al área del Monte del Templo en una demostración de fuerza. Las consecuencias de esta intifada fue que los palestinos de todas las facciones políticas fueron arrestados, particularmente los de izquierda. Casi todo el arco político y el Comité Central del Frente Popular para la Liberación de Palestina y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina estaban detenidos en prisiones israelíes, tomados como rehenes para invalidar la posibilidad de que naciera un estado palestino.

Asustados por el hecho de que la segunda intifada se intensifique porque daba señales de ser más intensa que la  primera, los israelíes decidieron que iban a celebrar elecciones para dar autoridad política a la gente pues esperaban ganar esas elecciones en las que participaban sectores gordos de la Organización de la Liberación de Palestina que se sentían cómodos con la idea de ser segundos socios de los israelíes. Con la mayor parte de la izquierda en prisión,  con grandes contiendas contra Hamás, que es el movimiento islámico de resistencia fundado en 1989 y es muy fuerte en Gaza, los resultados de las elecciones mostraron que Hamás ganaba en Gaza, momento en  el que los israelíes decidieron retirarse de  Gaza pero continuaron la ocupación a través de medidas de asfixia, castigando al pueblo de Gaza por elegir a Hamás y luego bombardearlos sin piedad en 2008, 2009, 2010, 2012, 2014 devastando su infraestructura.

Este problema comenzó a dar muestras de que la política palestina no iba a ningún lado debido a la asfixia y a los bombardeos periódicos por lo que la supervivencia se convirtió en el problema principal en Cisjordania.  El aumento de los asentamientos, el aumento del acoso por parte de las tropas israelíes, el arresto de activistas y así mucho más. La política palestina estaba en un punto  muy bajo donde  comenzó a parecer que la solución de dos estados no podía llegar  a ninguna parte en ese momento porque los activistas ya hablaban de uno solo. Se trata de la posibilidad de tener un estado único de supremacía judía que fuera un estado libre que junto a todos los demás ciudadanos de segunda clases crearía un  estado secular y democrático. Fue en ese momento cuando los observadores comenzaban a decir  que el proyecto israelí se estaba convirtiendo en el de crear un solo estado. Es decir, se estaba erigiendo un estado apático donde la solución de los dos estados fue invalidada por lo que los activistas comenzaron a decir que  habría que analizar la posibilidad de un estado único secular y democrático para todos.

Había dos soluciones sobre la mesa: una es la solución expulsando a todos los palestinos al Líbano, Jordania y Egipto y los que se queden en Israel pasaría a ser ciudadanos de segunda clase. La otra solución era simplemente decir que los palestinos pueden quedarse pero  tendrán que ser de segunda clase. Esta guerra en Gaza muestra que es la primera la que está bajo operación de los funcionarios israelíes.

Por eso hablo de una segunda nakba en la que sacarán 2.3 millones de palestinos de Gaza y afirmando que enviarán a esos  palestinos al desierto del Sianí. Este es el proyecto en este momento: efectuar  bombardeos terribles, incluyendo instalaciones médicas, pero aquí surge otro problema y  es que los palestinos no se están moviendo y la opinión mundial le está dando la espalda de Israel,  pasando al lado de los palestinos. Creo que la opinión pública  se inclinará hacia el único resultado lógico para los pueblos de esa región, que es aprender a construir un estado en común.

Sin embargo, un estado de los dos no puede darse sin un paso seguro entre  las tres partes de los territorios ocupados y esto no puede suceder a menos que se disuelvan todos los asentamientos y que los palestinos puedan tener el control sobre sus  recursos. Lo primero que debemos tener es un alto en el fuego en Gaza para poder reconstruir ese espacio porque la gente tiene derecho a regresar a sus casas pero, más que nada, tiene que haber un gran proyecto y mucha presión pública contra la idea de un estado etnonacionalista, racista y apático.

Fuente: https://youtu.be/5St7yz0QQHU?si=PUcUTmjmD_Rwojyo y https://www.facebook.com/share/v/nrQhUwacy4kCfwBB/

Libros relacionados:

El libro negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *