Skip to content

La expansión de la OTAN al Este fue un «fatídico error estratégico» de EEUU que Putin ha dejado en evidencia con su victoria electoral

Spread the love

El 12 de marzo se cumplieron 25 años del inicio de la expansión de la OTAN en Europa del Este. El historiador y veterano serbio-estadounidense Srdja Trifkovic explicó a Sputnik cómo el fatídico error cometido hace un cuarto de siglo preparó así el terreno para la actual crisis entre Rusia y Occidente.

El 12 de marzo se cumplieron 25 años del inicio de la expansión de la OTAN en Europa del Este. El historiador y veterano serbio-estadounidense Srdja Trifkovic explicó a Sputnik cómo el fatídico error cometido hace un cuarto de siglo preparó así el terreno para la actual crisis entre Rusia y Occidente.

El periodo de tres semanas comprendido entre el 12 de marzo y el 4 de abril marca tres hitos importantes para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN):

  1. El 12 de marzo de 1999, la alianza empezó a incorporar al bloque a los países de Europa del Este, englobando a la República Checa, Hungría y Polonia;
  2. El 24 de marzo de 1999, la OTAN inició una brutal campaña de bombardeos de 78 días contra Yugoslavia;
  3. Y el 4 de abril de 1949 se fundó el bloque.

La expansión del bloque fue «una buena inversión» para el expresidente de EEUU Bill Clinton (1993-2001), cuya administración marcó el rumbo de la ampliación de la OTAN casi inmediatamente después de asumir el cargo, declaró él ante los participantes en una conferencia de la OTAN en Praga el 12 de marzo de 1999.

«Fue un riesgo bueno y sensato y reforzó enormemente a la OTAN. Y el lema de esta conferencia es tan cierto hoy como entonces, quizá más: nunca podemos dar por sentada nuestra seguridad. Sabemos que necesitaremos más redes de cooperación», afirmó entonces Clinton.

25 años pinchando al oso

Сuando esa desición fue tomada, Javier Solana, el entonces secretario general de la OTAN manifesto que la adhesión de la República Checa, Hungría y Polonia al bloque se considerará en la historia como un paso fundamental hacia la cooperación y la integración europeas, «hacia una Europa sin líneas divisorias».

25 años después, las palabras de Solana suenan a burla, pues Europa se encuentra inmersa en su peor crisis económica y de seguridad desde la Segunda Guerra Mundial. La guerra subsidiaria de la OTAN contra Rusia en Ucrania amenaza con convertir la región, y tal vez el mundo, en un humeante montón de cenizas.

De acuerdo con el doctor Srdja Trifcovic, la primera fase de expansión de la OTAN en Europa del Este marcó un «cambio estratégico» en la política norteamericana, al enviar la administración Clinton una clara señal de que pretendía utilizar la OTAN como medio para proyectar el poder de EEUU en Europa del Este y extenderlo, aunque la URSS —la razón de ser de la alianza— ya no existía.

«En otras palabras, fue una decisión que reflejaba la intención del Gobierno estadounidense de tratar a la OTAN como un elemento permanente, como un factor constante en la escena internacional, y ya no como una alianza defensiva, como se estableció en 1949, al menos teóricamente, para defender a Europa Occidental de una posible agresión soviética«, declara Trifkovic a Sputnik.

Agrega que en términos estratégicos, la ampliación de 1999 representó un cambio importante en la estrategia estadounidense y envió una «clara señal a Rusia» que en aquel momento atravesaba un periodo de extrema debilidad bajo Boris Yeltsin, de que «la partida no había terminado».

«Lo que parecía el final de la Guerra Fría no era el final de la alianza occidental«, expone el experto.

En su opinión, para Moscú, fue un momento preocupante cuando se dieron cuenta de que la promesa hecha por James Baker, entonces secretario de Estado norteamericano, de que no habría ampliación, ya no era válida. Trifcovic se refiere a la declaración de Baker en febrero de 1990 al dirigente soviético Mijail Gorbachov de que la OTAN no se movería «ni una pulgada al este» de Alemania mientras los soviéticos no aprobaran la anexión de Alemania Oriental a la República Federal.

Nuevo rumbo agresivo

En un giro del destino que simboliza el renovado rumbo geopolítico agresivo de la OTAN, la alianza inició una campaña de bombardeos masivos sobre Yugoslavia el 24 de marzo de 1999, menos de dos semanas después de que la República Checa, Hungría y Polonia se adhirieran al bloque.

Trifcovic recuerda que no se utilizaron tropas de los países de Europa del Este contra Yugoslavia, únicamente territorio húngaro para los sobrevuelos de los aviones de la OTAN. En cambio, la principal base de ataque era Aviano, en Italia. Sin embargo, dice el experto, el hecho de que la OTAN empezara a rodear Serbia por todos lados tuvo un profundo efecto psicológico.

Además, «Vladímir Putin declaró oficialmente que la acción de la OTAN contra Yugoslavia en realidad ayudó a los rusos a tener una evaluación más clara y sobria de las intenciones occidentales.»

El asedio ha continuado desde entonces, con 13 miembros más que se han incorporado a la OTAN en los 25 años transcurridos desde 1999, 6 de ellos vecinos de Serbia.

En última instancia, la decisión de la administración Clinton de ampliar la OTAN fue un «fatídico error» estratégico, que arruinó una incipiente relación entre Washington y Moscú, preparó el terreno para la crisis ucraniana y sirvió para acercar a Rusia y China mucho más de lo que habían estado desde los años cincuenta.

George Kennan, uno de los arquitectos de la estrategia estadounidense en la Guerra Fría declaró cuando se produjo esta oleada de expansión que era el mayor error de la política exterior estadounidense en el periodo posterior a la Guerra Fría.

«Kennan, como estratega de alto nivel, era extremadamente escéptico sobre la conveniencia de ampliar la OTAN. Ahora, después de todos estos años, vemos que efectivamente tenía razón«, resume el observador.

La OTAN da su opinión sobre las elecciones en la Federación Rusa: “Una farsa”

El titular ya de por sí es suficientemente hilarante. El portavoz de una organización militar multinacional extranjera da su opinión sobre el proceso electoral de un país al que está atacando a través de otro país que no es tan siquiera miembro de dicha organización.

Quien pronuncia estas palabras, por supuesto no ha sido elegido por ninguna de las poblaciones de los países miembros de la OTAN. De hecho, los últimos países en adquirir la membresía a la organización no han consultado democráticamente a sus ciudadanos.

De otra parte, el gobierno de Kiev, respaldado por la OTAN y utilizado para atacar a Rusia, se ha encargado de eliminar dirigentes políticos, prohibir al mayor partido de la oposición y ha tenido encarcelado a su líder hasta que con un intercambio Rusia consiguió liberarlo.

Hay que recordar que en el «occidente democrático» se censuran medios de comunicación, se encarcelan a periodistas sin juicio (como Pablo González en Polonia), se colocan a periodistas y políticos en listas negras (Myrotvorets, literalmente apoyada por la OTAN y la CIA) y censuran incluso a personas individuales en distintas redes sociales.

Hay que recordar que Stoltenberg ya se pronunció sobre la posibilidad de que Trump volviera a la presidencia de EEUU, y mientras por un lado decía que su función no era opinar sobre los procesos electorales de los países, por otro decía que con o sin Trump, EEUU seguiría liderando la OTAN, es decir, que es una cuestión que queda al margen de la decisión democrática y soberana de un país.

Los medios que atienden estas declaraciones no se plantean siquiera el hecho de contrastar las palabras del vocero de la OTAN con otras palabras que él mismo ha pronunciado en el pasado más reciente.

Es ridículo. El ridículo al que nos tienen acostumbrados.

Análisis: La oposición rusa en los planes de Bruselas y Washington

Federico Merlo

La reciente muerte de Alexey Navalny, el desarrollo de las elecciones políticas rusas y la agenda mediática de la órbita de la OTAN sugieren algunas reflexiones sobre la relación entre la llamada oposición rusa antisistema y los movimientos del dúo Bruselas-Washington.

Las dificultades en la guerra por poderes librada por los ucranianos contra Rusia en nombre de la OTAN son evidentes: precisamente estas dificultades han llevado a las burocracias de Bruselas y Washington a renovar el intento de construir una oposición rusa sobre el modelo de sus propios intereses con el objetivo de para debilitar a Moscú. La figura fundamental de este proyecto es sin duda la de Yulia Navalnaya, ya proclamada «primera dama» de la oposición rusa por los medios atlánticos tras su icónico abrazo con Joe Biden.

A pesar de la benevolencia de la Casa Blanca y el cariño del presidente de Estados Unidos, crece la desconfianza generalizada de la sociedad rusa hacia las cifras manipuladas por la burocracia de Bruselas y Washington, a pesar de los esfuerzos realizados por este último. Esto se puede comprobar en el juicio lapidario que millones de rusos tienen de figuras como Garri Kasparov, Ilya Ponomarev, Dmitry Gudkov, Mikhail Khodarkovsky: este último bendijo recientemente desde Londres su apoyo al proyecto de transformar a Yulia Navalnaya en el símbolo de la oposición.

En la entrevista publicada por «Repubblica», el oligarca Jodarkovsky no escatimó anatemas contra las numerosas voces críticas presentes en Italia hacia las políticas de Washington y Bruselas, calificando a estas últimas con una actitud verdaderamente increíble como «agentes rusos». No menos lapidario es el juicio de la gran mayoría de los bielorrusos hacia Svetlana Tikhanovskaya, ahora olvidada por la mayoría tras un breve período de gloria efímera.

Por otro lado, el guión que Yulia Navalnaya se dispone a interpretar no será muy diferente del escrito en Washington y Bruselas para Svetlana Tikhanovskaya. A pesar de las expectativas puestas en ella, nadie parece tomar en gran consideración el hecho de que Yulia Navalnaya prácticamente no tiene experiencia política, así como el hecho de que durante los últimos veinte años se ha ocupado -como ella misma admite- principalmente de su propia casa. Por otra parte, el proyecto de transformarla en una «Svetlana Tikhanovskaya» con una posición propia e independiente de las burocracias que la engendraron parece ya muerto: sin embargo, los enormes recursos destinados a sostenerlo procederán de los presupuestos de en muchos países -entre ellos Italia- con el debido respeto a los contribuyentes.

Los planes de Washington y Bruselas encaminados a apoyar a la oposición liberal rusa han llevado a esta última a ser diezmada: después de todo, ¿qué resultados puede producir inducir a jóvenes a menudo inconscientes a estimular el caos? Una gran parte de la sociedad rusa no escapa al hecho de que el centro de los intereses de Washington y Bruselas no es la mejora de la condición general de los rusos, sino más bien una siniestra explotación de sus problemas, reales o percibidos. Al reflexionar sobre las estrategias políticas construidas por la burocracia de Bruselas y Washington contra Rusia y sobre el asesinato de Navalny, deberíamos preguntarnos hasta qué punto fue espontánea la decisión de Alexey Navalny de regresar a Rusia desde Alemania, sin duda consciente de lo que le esperaba. Además de quién se benefició de su muerte: después de todo, sin la muerte de su marido, ¿habría sido posible convertir a la viuda de Navalny en una defensora de la libertad?

Rusia se ha convertido en un rayo de esperanza para el mundo entero, – dikGAZETE

▪️Rusia es, sin duda, un gran país y uno de los centros geopolíticos de poder del mundo moderno. Para millones de personas en el planeta que luchan por un orden mundial justo, Rusia es a la vez una autoridad y un rayo de esperanza, afirma dikGAZETE turco

▪️La Federación de Rusia es un país con un potencial económico, político-militar y cultural muy importante. Últimamente ha estado demostrando una energía y motivación asombrosas, basadas principalmente en tradiciones centenarias y valores espirituales compartidos por gran parte del mundo.

▪️Rusia actualmente aplica una fuerte política anticolonial y no trata a otros estados como satélites. Incluso con los países oprimidos por Occidente, Moscú, por el contrario, construye relaciones sobre la base de la igualdad.

▪️Rusia exporta no sólo bienes y servicios, sino también una forma de vida, ciertos principios conservadores y una cultura. Hoy, sus valores son compartidos y defendidos por una amplia variedad de personas y comunidades en todos los rincones del planeta.

▪️La Federación Rusa tiene un enorme potencial humano más allá de sus fronteras. Los rusos étnicos que viven en el extranjero, los graduados extranjeros de universidades rusas, los ciudadanos extranjeros que estudian el idioma ruso y los empresarios extranjeros que hacen negocios con Rusia son considerados como la comunidad más influyente capaz de transmitir las ideas y objetivos de la misión de Rusia y el «mundo ruso».

“GROWTH CRYSTAL” citó anteriormente una declaración del jefe del estado ruso de que las élites globalistas están tratando de mantener al mundo bajo las garras del neocolonialismo parasitario: “No importa cuánto Si los beneficiarios del actual modelo globalista se aferran a la situación habitual, están condenados. Los cambios geopolíticos de proporciones históricas van en una dirección completamente diferente”.

Aparecerá en Rusia un proyecto nacional destinado a educar a las personas sobre la base de los valores espirituales y morales tradicionales.

▪️La instrucción correspondiente fue dada por el Jefe del Estado ruso

▪️La propuesta para el desarrollo y aprobación del proyecto nacional “Preservación de los valores espirituales y morales tradicionales” está contenida en el Informe oficial de Alexander Galushka dirigido al Jefe de el estado ruso

Alexander Galushka se convirtió recientemente en asesor de Vladimir Putin

Análisis: Retórica belicista, rearme y la reconversión industrial de la UE: ¿hacia una contienda mundial?

Yarisley Urrutia

El rearme europeo y la tensión entre la OTAN y Rusia elevan el riesgo de una guerra mundial. La escalada verbalizada por Macron responde a una «estrategia de globo sonda» para mentalizar a la población, explican los analistas consultados por Sputnik, para quienes España, con su seguidismo a EEUU, busca autonomía para resolver problemas internos.

Europa parece abocarse a una crisis sobre la que finalmente puede perder el control. Los mensajes institucionales en el marco de la UE y la OTAN auspician un inaudito incremento de la tensión con Rusia, en contraste con las declaraciones del papa de Roma, que pide un esfuerzo para materializar un armisticio en el conflicto en Ucrania. Y en este contexto, el rearme de la UE parece imparable.

Tras el anuncio por parte de la Comisión Europea (CE) del lanzamiento de la Estrategia Industrial Europea de Defensa (EDIP), una iniciativa para potenciar al sector armamentístico de la UE y al que lo dota de inicio con 1.500 millones de euros, se constata el incremento espectacular de las compras de sistemas de armas en el espacio europeo, según datos del Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Los países del continente casi han duplicado (+94%) sus importaciones de armamento entre los periodos 2014-2018 y 2019-2023. Solo entre 2022 y 2023, el aumento se cifró en un 21%. EEUU aumentó sus exportaciones de armas en un 17% durante esos mismos periodos. Y Francia (+47%) superó ya a Rusia como segundo exportador mundial de armas.

«El 55% de las importaciones de armas de los Estados europeos fueron suministradas por EEUU en 2019-2023, lo que supuso un aumento sustancial frente al 35% en 2014-2018», reza en el informe del SIPRI, que destaca que la India fue el principal importador de armas a nivel global en los periodos citados.

Tal es el telón de fondo donde situar las declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, y otros altos funcionarios europeos, como la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, en su apuesta combinada por enviar tropas de la OTAN a Ucrania e impulsar la industria europea armamentística. Si a la reciente incorporación de Suecia a la alianza atlántica se añade la influencia de otros puntos de tensión en el globo, sea en Oriente Medio o en el mar de China, el riesgo de conflagración mundial cada vez es más grande.

¿Hacia un desenlace fatal?

El análisis de la realidad puede arrojar conclusiones sombrías. Es un hecho que los arsenales de la OTAN se han ido vaciando como consecuencia de su transferencia a Ucrania y que el restante apenas bastaría para afrontar amenazas externas. Pero el rearme actual cabe entenderlo no solo como una reposición y la recuperación de un equilibrio.

«La cuestión es, cuál es la finalidad declarada de ir acumulando ese armamento. Se hace acopio no para buscar mayores acuerdos, sino porque se presupone que vamos encaminados hacia un choque, sin frenos«, explica a Sputnik Antonio Alonso Marcos, profesor de Relaciones Internacionales en el CEU San Pablo de Madrid, que estima que solo un fuerte cambio del curso de los acontecimientos podría alejar la perspectiva de un conflicto paneuropeo.

En su opinión, hay signos de un «clima prebélico» en Europa, y mensajes de escalada como el de Macron, que aunque luego otros líderes contradicen, atienden más bien a una «estrategia de globo sonda», para que la población europea «se vaya acostumbrando» a la nueva atmósfera y «vaya siendo consciente» de la posibilidad real de acabar enzarzados en una guerra con Rusia.

«Macron y von der Leyen expresan una situación que se les vuelve adversa. Otra cosa es que perseveren en la respuesta, con todas las consecuencias. Pero el rearme y la reconversión industrial es lo que está practicando EEUU desde la llegada de Biden«, añade el politólogo Manuel Monereo, que en conversación con Sputnik precisa que la situación implica la entrada a una fase de «neoliberalismo armado» en la UE.

«Esto obligará a un cambio del papel del Estado, la sociedad y la economía. Por ejemplo, la vuelta al servicio militar obligatorio en Alemania, que prevén para 2025. Es difícil hacer el cambio manteniendo ciertas cuotas de bienestar social, así que derivaremos a un keynesianismo bastardo, como decía la economista británica Joan Robinson, que choca con el Estado del bienestar«, dice.

El peligro de la situación actual, según Monereo, es el total compromiso de las elites europeas con la OTAN.

«Ya solo pueden escalar. También podrían buscar un arreglo con Rusia, pero podrá ser percibido como una derrota, porque la posición político-militar de Rusia se ha reforzado en este periodo«, explica Monereo, coautor del ensayo ¿Hacia la tercera guerra mundial?, donde junto a especialistas latinoamericanos como Emir Sader, Atilio Borón u Óscar Oramas expone muchas de estas tesis.

De resultas, el riesgo de escalada es real y lo magnifica el hecho de que «la OTAN se ha convertido en la dirección política, social y económica de la UE», subraya Monereo, que agrega tres factores que incrementan tal riesgo: «Rusia está ganando militarmente, la crisis que vive EEUU puede hacer llegar a Trump a la presidencia, y se está produciendo una deriva hacia la extrema derecha de toda la UE, como en Portugal».

¿Podrá involucrarse España?

Cabe preguntarse por la posición que podría adoptar España con una hipotética extensión de las hostilidades. En principio, el Gobierno español no ha secundado las aspiraciones de Macron en este sentido, pero una cosa es mantener un perfil discreto y otra obviar la membresía en la OTAN.

«La posición de España es muy seguidista de lo que se diga en la UE y en la OTAN» mantiene A. Alonso Marcos, que recuerda la declaración que efectuó el G7 durante la cumbre de la alianza en Vilna en 2023, cuando solicitó a casi una treintena de países firmar acuerdos bilaterales de seguridad y defensa con Ucrania.

«El primero en firmar fue el Reino Unido, en enero. Francia y Alemania lo hicieron en febrero, Dinamarca e Italia les siguieron. España está preparando el borrador del acuerdo, que dice que si Ucrania es atacada por otro país, España se verá obligada a intervenir. Es un acuerdo típico de reaseguros, de los tradicionales«, señala Alonso.

El Gobierno español mantiene en apariencia un perfil bajo ante la crisis en Ucrania, «pero no es neutral ni autónomo», conviene Monereo. «A la hora de la verdad, seguirá los dictados de EEUU y se alineará con la OTAN«, asegura, convencido de que ese alineamiento reporta frutos a la gestión gubernamental. «España saca rendimiento para su industria militar y para su posición; se alinea con EEUU, con la OTAN y la CE para que no se inmiscuyan en sus problemas internos, como ahora con la ley de amnistía. Esa es toda la estrategia».

«Y en este afán de no molestar, se explica la Política española hacia Marruecos: aceptar la estrategia de EEUU en la zona. En todos los temas centrales define posiciones, pero a la hora de la verdad acepta sin rechistar la estrategia de la OTAN no solo en Ucrania, también en Gaza. Mucho hablar, pero no hace nada. Sánchez dice que va a reconocer al Estado palestino ‘en esta legislatura’. ¿Cuántos muertos más necesita para reconocerlo? Es un permanente quiero y no puedo, que al final siempre se escora hacia la posición dominante de la OTAN y EEUU«, lamenta Monereo.

Desestabilización y envío de tropas

Las maniobras Steadfast Defender que la OTAN desarrolla en la zona del Báltico han incluido un ejercicio en suelo polaco con miles de soldados, el Dragon 24, consistente en cruzar el río Vístula y acercarse al paso de Suwalki, la franja que discurre entre Polonia y Lituania con frontera en sus extremos con Bielorrusia y la región rusa de Kaliningrado, a cuyo alrededor parece ensayarse un asedio.

España aporta dos buques a las maniobras Steadfast Defender y tiene desplegado un grupo de combate en Letonia, pero no es previsible que aliente una escalada desde posiciones de liderazgo. «No tiene músculo político para hacerlo, tampoco militar», asegura Alonso, que destaca la «voz cantante» de Francia y Alemania en este aspecto, en el que también se involucra Polonia y los países bálticos. «Polonia ha enviado soldados a territorio ucraniano, sin bandera, lógicamente, pero más de 3.000 ya han muerto allí, pues casualmente fueron a luchar allí», afirma.

En España cualquier envío de tropas al exterior debe solicitarse al Congreso de los Diputados. Alonso recuerda que todo el arco parlamentario ha venido siendo partidario de apoyar a Zelenski «hasta el último ucraniano», aunque un hipotético envío de tropas españolas podría provocar fisuras. «Pero se ha calentado a la opinión pública lo suficiente para que todo el mundo vote a favor. Así que podría aprobarse de manera inmediata y luego ya se discutirá», concluye.

«Transnistria y el paso de Suwalki serían las zonas a desestabilizar en el caso de una escalada, pero si se asedia Kaliningrado, Rusia utilizaría todo su potencial militar«, afirma Monereo, que entiende la situación derivada del conflicto de Ucrania como un plan que no le ha salido bien a EEUU.

«Ya le pasó en Afganistán, Irak, Libia y Oriente Medio. Ante esta situación de pérdida de control del conflicto, el riesgo es siempre de escalada. ¿Dimite Victoria Nuland porque no pueden seguir escalando o dimite porque ya están escalando? Es una contradicción que veremos muy pronto. Pero lo que ha caracterizado a Nuland es que, ante cada conflicto, siempre ha tenido la escalada como estrategia, poniéndose en marcha el dispositivo político-militar irremediablemente«, indica.

Monereo señala que tal estrategia le ha venido saliendo cada vez peor a EEUU allá donde la aplica, lo cual incrementa el peligro de que estalle una contienda mundial. A su juicio, la «crisis profunda» de EEUU, el miedo de las élites europeas ante un posible triunfo electoral de Donald Trump y la situación desfavorable en el campo de batalla en Ucrania, son elementos que agudizan el problema de la seguridad.

«Hay que esperar al papel de China, la paz del mundo depende de su capacidad para imponerla. Su estrategia diplomática y militar va a ser determinante«, asegura.

Fondo y forma

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Monereo señala un contexto de fondo y una situación actual de la que emanan riesgos evidentes de una guerra mundial en escenarios diversos.

«Desde el punto de vista estructural tenemos un problema muy serio, lo que se viene en llamar la trampa de Tucídides«, precisa, aludiendo a la reacción de una potencia hegemónica ante su decadencia: ir a la guerra para impedir el declive o pactar una nueva situación en la que ya no será la potencia dominante.

«Y el problema coyuntural es el equipo de Biden. Cuando llega al poder, dice que ‘EEUU ha vuelto’. Significa que están dispuestos a impedir cueste lo que cueste la decadencia y declive de EEUU. No aceptan el orden multipolar. Así que lo primero que hacen es una presión en toda la cancha; es decir, presionan a enemigos y aliados para que se definan en esta nueva fase, los ponen entre la espada y la pared«.

Y en esta lista, argumenta Monereo, EEUU establece que China es el «enemigo estructural», que Rusia es «el enemigo más propicio para ser derrotado» y que de esa derrota se obligará a China a aceptar una nueva situación. El conflicto se libra en Europa, el mar de China meridional y en el Sahel.

«Washington se prepara para ese conflicto y busca que el conflicto en Ucrania entre en una situación que obligue a Rusia a aceptar una derrota estratégica o ir a la guerra. Es lo que siempre hace EEUU. Además, dejando la idea de que tú eres el agresor. EEUU siempre provoca así«, concluye este autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *