Skip to content

La fuerza militar de Hamas sigue intacta después de ocho meses de guerra

Spread the love

A pesar de la ofensiva de casi ocho meses en Gaza, la fuerza militar de Hamas sigue intacta en gran medida, según una estimación de la inteligencia militar de Estados Unidos. La organización palestina sólo ha perdido a un tercio de sus combatientes.

Por Administrator

La mayor parte de la extensa red de túneles de la organización también permanece intacta.

“Aunque la potencia militar y de comunicaciones de Hamas se ha reducido, sólo entre el 30 y el 35 por ciento de sus combatientes -los que formaban parte de Hamas antes del ataque del 7 de octubre- han muerto y alrededor del 65 por ciento de sus túneles permanecen intactos”, informa Politico.

En Washington están cada vez más preocupados porque Hamas ha podido reclutar miles de personas en plena guerra, lo que le ha permitido resistir varios meses de ofensiva israelí.

Israel ha afirmado que unos 12.000 de los 30.000 combatientes de Hamas han muerto, una cifra que la organización palestina niega.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general C.Q. Brown, ha criticado a Israel por no impedir que Hamas volviera a ganar protagonismo en las zonas donde había operado el ejército de ocupación.

La semana pasada, el subsecretario de Estado, Kurt Campbell, dijo que una “victoria total” de Israel “no era ni probable ni realista” en esta guerra, y añadió que Tel Aviv está “cuestionando su doctrina de la victoria” en Gaza.

A principios de enero, Israel afirmó que todas las brigadas de Hamas habían sido desmanteladas en el norte de la Franja de Gaza, incluida la ciudad de Jabalia, donde las tropas israelíes están operando nuevamente y sufriendo grandes pérdidas en los combates con la resistencia palestina.

La resistencia sigue atrincherada en varias otras áreas de Gaza, particularmente en la ciudad de Rafah, en el extremo sur, que Israel había calificado como “el último bastión de Hamas” y donde las tropas también se han tenido que enfrentar a una fuerte resistencia desde que Tel-Aviv desafió meses de advertencias internacionales y lanzó una operación en el ciudad sitiada.

Los combatientes siguen saliendo de los túneles para tender emboscadas a los soldados utilizando lanzacohetes y artefactos explosivos. Recientemente han intensificado su táctica de colocar bombas en edificios y detonarlas después de que las tropas israelíes se instalen en ellas.

Al comienzo de la guerra, Israel declaró que su objetivo era “eliminar” a Hamás. Casi ocho meses después del inicio de los combates, la organización está lejos de ser erradicada. Tampoco ha conseguido la liberación de los prisioneros capturados por Hamas el 7 de octubre.

Fuente

El alto costo de la ofensiva israelí en Gaza: «¿Valió la pena esta debacle política?»

El sector de defensa de Israel ha ganado dinero a manos llenas con la producción de armas para sus soldados en la guerra de Gaza. Los beneficios y pedidos pendientes superan los 50.000 millones de dólares. Sin embargo, analistas de seguridad explican a Sputnik qué podría impedir a Tel Aviv mantener esta bonanza a largo plazo.

Los gigantes israelíes de la defensa han multiplicado sus beneficios en vísperas de que se cumplan ocho meses del inicio de la ofensiva militar del país hebreo en Gaza, con Israel Aerospace Industries (IAI), Rafael Advanced Defense Systems y Elbit Systems disfrutando de subidas récord en las cotizaciones bursátiles y los beneficios, casi 15.000 millones de dólares en ingresos combinados en 2023, y una cartera de pedidos por valor de la friolera de 52.400 millones de dólares.

Las empresas —que fabrican desde drones y vehículos blindados hasta misiles— esperan que los buenos tiempos continúen hasta 2024. De hecho, Elbit informó recientemente sobre beneficios en el primer trimestre por 1.550 millones de dólares, en una convocatoria de resultados esta semana, superando en términos trimestrales los 6.000 millones de dólares que la empresa ingresó el año pasado.

Israel se encuentra entre los 10 principales exportadores de armas del mundo, representando casi el 2,5% del mercado mundial de armas entre 2019 y 2023. Entre los principales clientes se encuentran Estados Unidos, Gran Bretaña, Europa continental, Azerbaiyán, la India y Vietnam, y los sofisticados drones y misiles israelíes constituyen uno de los artículos de exportación más solicitados.

El gasto militar de Israel —el segundo mayor de la región después de Arabia Saudita— creció un 24% hasta alcanzar los 27.500 millones de dólares en 2023, de acuerdo con el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo.

El costo político del aislamiento

Tel Aviv redujo sus exportaciones al extranjero a partir del cuarto trimestre de 2023, a medida que el sector de la defensa se reorientaba hacia las necesidades nacionales, impulsado por la ayuda militar estadounidense, que permite al Gobierno israelí gastar parte de sus multimillonarios paquetes de ayuda estadounidense en armas fabricadas en Israel, y apoya la investigación conjunta en defensa aérea y antimisiles (preferencias que Washington no extiende a ningún otro aliado importante).

Sin embargo, la guerra en Gaza es una bendición mixta para la industria armamentística de Israel, señalan analistas a Sputnik. Y es que mientras los gigantes israelíes de la defensa pueden beneficiarse a corto plazo del actual repunte de pedidos, la reputación diplomática de Tel Aviv al salir de la crisis puede disminuir drásticamente conforme avance el conflicto palestino-israelí.

«No creo que haya sido la feria de armamento militar más ilustre«, dijo a Sputnik el veterano observador de asuntos internacionales y militares y ex teniente coronel del Ejército estadounidense, Earl Rasmussen, cuando se le preguntó si la industria de defensa de Israel se ha beneficiado o se ha visto perjudicada por la guerra en Gaza. «Pensaría que parte de su demanda puede disminuir«, añadió.

«En el sentido político, Israel se ha aislado debido a lo que está ocurriendo en Gaza. Además, lo que debió haber sido una entrada y salida muy rápida se ha prolongado durante siete meses, y no sé si habrá un final a la vista hasta que arrasen toda la Franja de Gaza«, afirmó Rasmussen.

«Ucrania todavía puede comprometerse con ellos para las ventas militares… pero no me sorprendería si muchos otros entes extranjeros y países interesados en la muy buena tecnología de Israel pueden ser más incrédulos y mirar a otras oportunidades que ofrezca la competencia«, observó.

Mayor experiencia de combate, ¿pero a qué costo?

El doctor Marco Carnelos, exdiplomático italiano, coincidió con esta valoración, y añadió que, si bien militarmente su ofensiva contra Hamás permitió algunos beneficios al estamento militar israelí, políticamente ha sido suicida.

«Desde el punto de vista político, no veo ningún modo en el que Israel se haya beneficiado de librar una guerra en Gaza. Sus máximos dirigentes recibieron órdenes de detención de la Corte Penal Internacional y hay pendiente una sentencia por genocidio contra Israel en la Corte Internacional de Justicia«, recordó Carnelos.

Según el experto, desde el punto de vista militar, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) sí han adquirido más conocimientos y experiencia en combates urbanos, poniendo a prueba nuevas estrategias, técnicas y armas. Pero lo mismo ocurre con sus enemigos, Hamás, que siguen siendo capaces de luchar pese a toda la destrucción en el enclave palestino, dice.

«La verdadera pregunta sigue siendo: ¿valió la pena esta debacle política para obtener una mejor experiencia militar? Lo dudo mucho. El poder de disuasión de Israel está probablemente acabado y las consecuencias políticas y estratégicas podrían ser enormes«, advierte Carnelos.

Hamas

Fuerza militar

Gaza

Combatientes

Túneles

Ofensiva israelí

Resistencia palestina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *