Skip to content

La historia de los estadistas socialistas en Puerto Rico

Spread the love

Defendieron con firmeza su propuesta de una estadidad desde una perspectiva progresista y obrera, escribe Jorge Farinacci

Para muchas personas, el “Partido Socialista” se refiere a la organización fundada por Juan Mari Brás en 1971. Se trata del Partido Socialista Puertorriqueño (PSP), que se destacó por combinar la lucha por la independencia con las reivindicaciones de la clase trabajadora.

Sin embargo, en Puerto Rico existió “otro” Partido Socialista que, si bien luchó igualmente por las reivindicaciones de la clase trabajadora, tenía una característica muy peculiar: su liderato era abrumadoramente estadista, incluyendo figuras importantes como Santiago Iglesias Pantín, Bolívar Pagán, Lino Padrón Rivera y Antonio Reyes Delgado. Este Partido se fundó en 1915 y desapareció en 1954. Durante su existencia, logró elegir un sinnúmero de Senadores, Representantes y Alcaldes. También eligió en varias ocasiones al Comisionado Residente. Es decir, durante varias décadas, un sector significativo del movimiento estadista en Puerto Rico era dirigido por personas que se declaraban socialistas.

Pero nuestra historia nos recuerda que ese no siempre fue el caso y, por tanto, que el presente y el futuro no tienen por qué ser así. Ya sabemos que no hay que ser PNP para ser estadista y no hay que ser independentista para apoyar propuestas progresistas y de justicia social. Eso explica por qué hay independentistas que apoyan al Proyecto Dignidad mientras que cada vez hay más estadistas que se incorporan al MVC y que apoyan las candidaturas de la Alianza, escribe Jorge Farinacci

Manuel Natal inicia su campaña en San Juan

Durante las deliberaciones de la Convención Constituyente, los delegados del Partido Socialista defendieron con firmeza su propuesta de una estadidad desde una perspectiva progresista y obrera. Según el delegado Lino Padrón Rivera: “Yo soy primero socialista y después americano; americano en cuanto a las instituciones democráticas, pero no americano en cuanto a la exploración del sistema capitalista americano, pero no americano en cuanto a la corrupción política que se ejerce en todos los estados…”

Incluso, para los socialistas, era vital mejorar las condiciones de vida y trabajo en Puerto Rico como paso previo a la estadidad: “No es posible la unión permanente de un pueblo pequeño, víctima todavía de las combinaciones del sistema capitalista, víctima aún de la exploración inicua de los intereses creados”. Es decir, no se podía hablar de estadidad ni de independencia, si primero no se gobernaba a favor de los intereses de las mayorías asalariadas en el país.

La desaparición del Partido Socialista en 1954 dejó al Partido Estadista Republicano (PER) como la única colectividad política que luchaba por la anexión de Puerto Rico. Desde entonces, el movimiento estadista ha estado dirigido por sectores que se definen como de derecha, creando la falsa impresión de que, para ser estadista, hay que ser de derecha, o que para ser estadista hay que apoyar al PNP como sucesor histórico del PER.

Pero nuestra historia nos recuerda que ese no siempre fue el caso y, por tanto, que el presente y el futuro no tienen por qué ser así. Ya sabemos que no hay que ser PNP para ser estadista y no hay que ser independentista para apoyar propuestas progresistas y de justicia social. Eso explica por qué hay independentistas que apoyan al Proyecto Dignidad mientras que cada vez hay más estadistas que se incorporan al MVC y que apoyan las candidaturas de la Alianza. Tal y como demostró el Partido Socialista hace varias décadas, se puede ser estadista y de izquierda a la misma vez.

PARTIDOS POLÍTICOSELECCIONES 2024 PUERTO RICOESTADIDADPIPPROYECTO DIGNIDADMOVIMIENTO VICTORIA CIUDADANA

ACERCA DEL AUTOR

JORGE FARINACCI FERNÓS

Catedrático Asociado de Derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *