Skip to content

La lucha viequense tiene rostro de mujer: “Tenemos esa capacidad de generar cambio”

Spread the love

La Alianza de Mujeres Viequenses y La Colmena Cimarrona, lideradas por mujeres, batallan desde sus respectivos frentes para resolver las múltiples necesidades que enfrentan los residentes en Vieques

Parte del liderato que conforman la Alianza de Mujeres Viequenses. De izquierda a derecha: Judith Conde, Myriam Sobá, Myrna Pagán, Neisha Ramos Benjamín, Alexandra Connelly, Jade Algarín e Hilda Bonilla. (Josian Bruno Gómez)

sábado, 11 de noviembre de 2023 – 11:40 p.m.

Por Génesis Ibarra Vázquez El Nuevo Día

Vieques – A más de dos décadas de su arresto en la lucha por la salida de la Marina de Estados Unidos de la Isla Nena, la activista Myrna Pagán aún recuerda lo que gritó un hombre –su esposo– mientras iba detenida: “¿Quién va a hacer el almuerzo?”.

Lo dijo en broma, pero en serio. Una pregunta que reducía a estereotipos patriarcales la lucha que empezaba a nacer en un grupo que, hasta ese momento, había sido limitado por el liderato masculino a hacer “sándwiches y café”. Acostumbradas, entonces, a oír la voz de un hombre por encima de las suyas.

Eso comenzó a cambiar con la muerte del guardia de seguridad David Sanes el 19 de abril de 1999, suceso que incitó la fundación de la Alianza de Mujeres Viequenses, que entonces peleó para que las voces de las mujeres se escucharan en la lucha por la paz de Vieques.

No solo en Vieques, sino todo Puerto Rico, la historiografía de este país, uno de los mayores silencios que tiene es, precisamente, sobre la participación de las mujeres. Muy puntualmente hablamos de Julia (de Burgos), Lolita (Lebrón), Luisa Capetillo, de Juana Colón, en Comerío, pero el asunto es que, en este momento histórico, para nosotras, es bien importante contar lo que pasó aquí y rescatar la aportación que han tenido las mujeres en esta lucha”, indicó Judith Conde Pacheco, cofundadora de la Alianza.

A 20 años de la salida de la Marina de Vieques, son múltiples las organizaciones que, al igual que la Alianza, son lideradas por mujeres. Una de ellas es La Colmena Cimarrona, la cual se formalizó luego de los estragos del huracán María, en septiembre de 2017, y que tiene como misión principal “germinar” la soberanía alimentaria en la isla municipio.

https://www.elnuevodia.com/videos/conocesusluchasqueeslaalianzademujeresviequenses-video-285308/

“Ha sido bien orgánico. Después de María, quienes respondimos fuimos mujeres, como en el resto del país. En El Panal, que fue el grupo inicial, nunca dijimos, ‘vamos a montar un grupo de mujeres’. Fue que quienes llegamos, quienes respondimos a un llamado por hacer algo por el país, fuimos todas mujeres, y así ha sido todo aquí”, indicó Ana Pérez Quintero, agricultora y directora ejecutiva de La Colmena.

Según datos del Negociado del Censo de Estados Unidos actualizados en 2022, la población de Vieques asciende a 8,043 residentes. De ese número, el 49.3% son mujeres.

“Las mujeres tenemos esa capacidad de generar cambio, de dar vida”, resaltó Conde Pacheco. “No solamente en Puerto Rico somos más, en el mundo entero, la mitad son hombres y la mitad son mujeres. No es posible que sigamos silenciando la mitad de las voces del mundo. ¿Por qué las seguimos silenciando?”, cuestionó.

La lucha viequense nunca ha podido tomar una pausa. Ahora, el problema no es el bombardeo indiscriminado, sino la falta de un hospital. Es también la ineficacia del sistema de transporte, las góndolas vacías en los colmados y la falta de vivienda, entre muchos otros.

En una encuesta reciente realizada por la Alianza, 100 mujeres viequenses identificaron cinco prioridades: salud digna, transporte, educación, seguridad alimentaria y vivienda. Al listado, añadieron empoderamiento “como parte del desarrollo sustentable y decir, ‘yo puedo’”, precisó Hilda Bonilla, parte de la organización.

De izquierda a derecha, parte del equipo de La Colmena Cimarrona: Hilda Bonilla, Adelmarí Lassús de Jesús, Ana Pérez Quintero, Elda Guadalupe y Eira Rodríguez. (Josian Bruno Gómez)

La pobreza también abruma a Vieques, donde el ingreso por persona asciende a poco más de $9,000 al año. Además, el 86% de la niñez viequense vive bajo condiciones de pobreza.

“No nacen viequenses”

La joven Alexandra Connelly, otra integrante de la Alianza, resaltó que urge un programa de planificación familiar, así como una sala de parto y un ginecólogo obstetra.

“Una mujer de Vieques tiene que salir al hospital más cercano, que, si no me equivoco, ahora es Carolina o Humacao, porque la sala de partos de Fajardo cerró. Así que estamos hablando de que tienes que tomar un día de trabajo completo para ir a gastar dinero en transportación, en comida, para recibir ese servicio que se supone que es un derecho humano, que aquí no lo tenemos”, compartió Connelly.

“En Vieques, ni siquiera tenemos el derecho de nacer cuando queramos porque, para hacerle más fácil la vida a la viequense, se agenda una cesárea o, por el estrés tan grande que tiene esa mujer, termina en cesárea”, agregó Connelly. “Es bien importante el hecho de que no nacen viequenses y no se les da el privilegio de nacer, y tampoco tenemos la esperanza de que vaya a pasar”.

El Nuevo Día visitó la Casa Alianza de Mujeres Viequenses, agrietada por el paso del tiempo, y adornada con fotos de integrantes pasadas y aquellas que no están en el plano terrenal. A pocos minutos de distancia, pasando de largo el portón en donde se concentraron parte de las protestas hace dos décadas, se ubica La Colmena Cimarrona, que enfrenta sus propios retos en la búsqueda de la soberanía alimentaria.

La Casa Alianza de Mujeres Viequenses, agrietada por el paso del tiempo, y adornada con fotos de integrantes pasadas y aquellas que no están en el plano terrenal. (Josian Bruno Gómez)

Pérez Quintero enumeró los desafíos: falta de acceso a tierra y agua, falta de apoyo del Estado a la agricultura y la agroecología, falta de acceso a capital inicial y la “macharranería, porque somos un grupo de mujeres en un mundo que se creó pa’ hombres”.

Desde 2019, La Colmena paga una renta de $750 mensuales a la Administración de Terrenos por un espacio que recibieron sin ningún tipo de infraestructura y que, al día de hoy, no tiene conexión a los servicios de agua y luz.

Entre sus proyectos, resalta el Colectivo Agrícola Bieké, una red de recursos entre agricultores que asiste a aquellos sin acceso formal a tierra. También tienen El Panal –que brinda servicios a las comunidades– y Sambumbia –para la venta de productos. Por último, está La Semillera, una finca agroecológica, en la que se trabaja la tierra sin el uso de productos químicos.

“Lo hacemos en un contexto de justicia social y justicia climática, porque sabemos que no es solo comer para sobrevivir, es comer en tu casa propia, en un espacio propio, sintiéndote parte de la comunidad”, destacó, a este diario, la maestra Elda Guadalupe, cogestora y cofundadora de La Colmena.

Pase generacional

Otro proyecto significativo para el conjunto es el de Abejas Reinas, dirigido a chicas de 12 a 16 años, con el cual desarrollan destrezas de liderazgo, soberanía alimentaria y agroecología, así como sexualidad y autoestima, dos temas cruciales en una isla conservadora.

La Semillera, una finca agroecológica, en la que se trabaja la tierra sin el uso de productos químicos. (Josian Bruno Gómez)

De la gestión de la Alianza y La Colmena, resalta la meta en común de pasar su conocimiento y espíritu de lucha a nuevas generaciones. La Alianza tiene las “duplas”, compuestas por una integrante original de la organización que enseña a una nueva. La Colmena hace lo propio a través de la educación a la juventud.

Hay entre 15 y 16 duplas, y entre ellas, está la compuesta por la activista Pagán, de 88 años, y su nieta Connelly, de 25, quien tenía 5 años cuando la Marina salió de Vieques.

“Todavía estoy aquí para reconocer dónde está mi corazón y por qué amo tanto a esta isla, por todo lo que permanece de espíritu de guerra, colaboración, entrega. Esta es una islita con un historial, con un core (núcleo) que inspira al mundo entero”, expresó Pagán. “Es la época en que lo femenino entra de nuevo. Por eso, vamos a triunfar, porque lo que traemos hace falta: compasión, verdad, dar luz a nuevas ideas, dar luz a un nuevo mundo. Es lo que está pasando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *