Skip to content

La oscuridad que se avecina: hacia dónde se dirige la guerra en Ucrania

Spread the love

Este artículo muy reciente de John Mearsheimer reúne los argumentos clave de los discursos públicos recientes y próximos del gran erudito estadounidense. Es difícil sobreestimar su importancia. Acompañado de un extenso conjunto de notas y documentos, contiene los elementos esenciales de la situación en Ucrania y de su probable evolución futura. Como es habitual, Mearsheimer los expresa con la mayor sencillez y claridad, en un esfuerzo de objetividad y perspicacia que le honra.

John Mearsheimer Sin Permiso

Este artículo examina la probable trayectoria futura de la guerra en Ucrania[1]. Abordaré dos cuestiones principales.

En primer lugar, ¿es posible un acuerdo de paz significativo? Mi respuesta es no. Estamos en una guerra en la que ambos bandos -Ucrania y Occidente por un lado y Rusia por otro- se ven mutuamente como una amenaza existencial que debe ser derrotada. Dados los objetivos maximalistas de ambas partes, es casi imposible alcanzar un tratado de paz viable. Además, ambas partes tienen diferencias irreconciliables sobre el territorio y la relación de Ucrania con Occidente. El mejor resultado posible es un conflicto congelado que podría convertirse fácilmente en una guerra caliente. El peor resultado posible es una guerra nuclear, algo poco probable pero que no puede descartarse.

En segundo lugar, ¿qué bando tiene más probabilidades de ganar la guerra? Rusia acabará ganando la guerra, aunque no derrote decisivamente a Ucrania. En otras palabras, no conquistará toda Ucrania, lo que sería necesario para lograr tres de los objetivos de Moscú: derrocar el régimen, desmilitarizar el país y cortar los lazos de seguridad de Kiev con Occidente. Pero acabará anexionándose una gran parte del territorio ucraniano, convirtiendo a Ucrania en un muñón de Estado disfuncional. En otras palabras, Rusia obtendrá una fea victoria.

Antes de abordar directamente estas cuestiones, es necesario hacer tres consideraciones preliminares. En primer lugar, estoy tratando de predecir el futuro, lo que no es fácil de hacer ya que vivimos en un mundo incierto. Por lo tanto, no pretendo tener la verdad; de hecho, algunas de mis afirmaciones podrían ser refutadas. Además, no digo lo que me gustaría que ocurriera. No estoy a favor de un bando u otro. Simplemente digo lo que creo que ocurrirá a medida que avance la guerra. Por último, no estoy justificando el comportamiento de Rusia ni las acciones de ninguno de los Estados implicados en el conflicto. Me limito a explicar sus acciones.

Pasemos ahora a lo esencial.

Dónde estamos hoy

Para entender hacia dónde se dirige la guerra en Ucrania, primero es necesario evaluar la situación actual. Es importante saber cómo piensan los tres actores principales -Rusia, Ucrania y Occidente- sobre las amenazas que les rodean y cómo conciben sus objetivos. Sin embargo, cuando hablamos de Occidente nos referimos principalmente a Estados Unidos, ya que los aliados europeos reciben órdenes de Washington cuando se trata de Ucrania. También es esencial comprender la situación actual en el campo de batalla. Empecemos por las amenazas que rodean a Rusia y sus objetivos.

Amenazas según Rusia

Desde abril de 2008 está claro que los dirigentes rusos consideran una amenaza existencial los esfuerzos de Occidente por incorporar a Ucrania a la OTAN y convertirla en un bastión occidental en las fronteras de Rusia. De hecho, el presidente Putin y sus lugartenientes insistieron repetidamente en ello en los meses previos a la invasión rusa, cuando empezaba a estar claro que Ucrania era casi un miembro de facto de la OTAN[2]. Desde el comienzo de la guerra, el 24 de febrero de 2022, Occidente ha añadido otra capa a esta amenaza existencial al adoptar un nuevo conjunto de objetivos que los dirigentes rusos no pueden evitar considerar extremadamente amenazadores. Más adelante hablaré de los objetivos occidentales, pero baste decir que Occidente está decidido a derrotar a Rusia y expulsarla de las filas de las grandes potencias, si no a provocar un cambio de régimen o incluso a desencadenar una desintegración de Rusia similar a la de la Unión Soviética en 1991.

En un importante discurso pronunciado el pasado mes de febrero (2023), Putin subrayó que Occidente es una amenaza mortal para Rusia. «Durante los años que siguieron a la disolución de la Unión Soviética», dijo, «Occidente nunca ha dejado de intentar inflamar a los Estados postsoviéticos y, sobre todo, acabar con Rusia como la mayor porción superviviente de la extensión histórica de nuestro Estado. Han alentado a terroristas internacionales a atacarnos, han provocado conflictos regionales a lo largo del perímetro de nuestras fronteras, han ignorado nuestros intereses y han intentado contener y suprimir nuestra economía». A continuación, señaló que «la élite occidental no oculta su objetivo, que es, y cito textualmente, ‘la derrota estratégica de Rusia’. ¿Qué significa esto para nosotros? Significa que pretenden acabar con nosotros de una vez por todas». Putin añadió que: «esto supone una amenaza existencial para nuestro país»[3] Los dirigentes rusos también consideran que el régimen de Kiev es una amenaza para Rusia, no sólo porque está estrechamente aliado con Occidente, sino también porque lo ven como un hijo de las fuerzas fascistas ucranianas que lucharon junto a la Alemania nazi contra la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial[4].

Los objetivos de Rusia

Rusia debe ganar esta guerra porque cree que se enfrenta a una amenaza para su supervivencia. Pero, ¿cómo sería la victoria? El resultado ideal antes del inicio de la guerra en febrero de 2022 era convertir a Ucrania en un Estado neutral y resolver la guerra civil en el Donbass, que enfrentaba al gobierno ucraniano con rusos étnicos y rusoparlantes que querían una mayor autonomía, si no independencia, para su región. Parece que estos objetivos seguían siendo realistas durante el primer mes de la guerra y, de hecho, fueron la base de las negociaciones de Estambul entre Kiev y Moscú en marzo de 2022[5]. Si los rusos hubieran alcanzado estos objetivos en aquel momento, la guerra actual se habría evitado o habría terminado rápidamente.

Pero un acuerdo que cumpla los objetivos de Rusia ya no es posible. Ucrania y la OTAN están entrelazadas en un futuro previsible y ninguna de las dos está dispuesta a aceptar la neutralidad ucraniana. Además, el régimen de Kiev es un anatema para los dirigentes rusos, que quieren eliminarlo. Hablan no sólo de «desnazificar» Ucrania, sino también de «desmilitarizarla», dos objetivos que presumiblemente requerirían conquistar toda Ucrania, obligar a sus fuerzas militares a rendirse e instalar un régimen amigo en Kiev[6].

Una victoria tan decisiva no es probable por varias razones. El ejército ruso no es lo suficientemente grande para tal tarea, que probablemente requeriría al menos dos millones de hombres[7] De hecho, el actual ejército ruso tiene dificultades para conquistar todo el Donbass. Además, Occidente haría todo lo posible para impedir que Rusia conquistara toda Ucrania. Por último, los rusos acabarían ocupando enormes cantidades de territorio densamente poblado por ucranianos étnicos que detestan a los rusos y se opondrían ferozmente a la ocupación. Tratar de conquistar toda Ucrania y doblegarla a la voluntad de Moscú acabaría seguramente en desastre.

Aparte de la retórica sobre la desnazificación y desmilitarización de Ucrania, los objetivos concretos de Rusia incluyen la conquista y anexión de una gran parte del territorio ucraniano, al tiempo que transforman Ucrania en un muñón de Estado disfuncional. De este modo, la capacidad de Ucrania para librar una guerra contra Rusia quedaría muy reducida y es poco probable que pueda optar a ingresar en la UE o en la OTAN. Además, una Ucrania rota sería especialmente vulnerable a la injerencia rusa en su política interior. En resumen, Ucrania no sería un bastión occidental en la frontera con Rusia.

¿Qué aspecto tendría este Estado disfuncional? Moscú se anexionó oficialmente Crimea y otras cuatro provincias ucranianas -Donetsk, Jersón, Luhansk y Zaporozhe-, que en conjunto representaban alrededor del 23% del territorio total de Ucrania antes del estallido de la crisis en febrero de 2014. Los dirigentes rusos han insistido en que no tienen intención de ceder ese territorio, parte del cual aún no está controlado por Rusia. De hecho, hay motivos para creer que Rusia se anexionará más territorio ucraniano si tiene la capacidad militar para hacerlo a un coste razonable. Sin embargo, es difícil decir cuánto más territorio ucraniano intentará anexionarse Moscú, como deja claro el propio Putin[8].

Es probable que el pensamiento ruso se vea influido por tres cálculos. Moscú tiene un fuerte incentivo para conquistar y anexionarse permanentemente territorio ucraniano densamente poblado por rusos étnicos y rusoparlantes. Querrá protegerlos del gobierno ucraniano -que se ha vuelto hostil a todo lo ruso- y asegurarse de que no haya una guerra civil en Ucrania como la que tuvo lugar en el Donbass entre febrero de 2014 y febrero de 2022. Al mismo tiempo, Rusia querrá evitar controlar un territorio poblado en gran parte por ucranianos étnicos hostiles, lo que pone límites significativos a una mayor expansión rusa. Por último, transformar Ucrania en un Estado muñón disfuncional requerirá que Moscú se apropie de importantes cantidades de territorio ucraniano, de modo que esté bien posicionado para causar un daño significativo a su economía. El control de toda la costa ucraniana a lo largo del Mar Negro, por ejemplo, daría a Moscú una considerable influencia económica sobre Kiev.

Estos tres cálculos sugieren que es probable que Rusia intente anexionarse los cuatro oblasts -Dnipropetrovsk, Kharkiv, Mykolaiv y Odessa- que se encuentran inmediatamente al oeste de los cuatro oblasts que ya se ha anexionado -Donetsk, Kherson, Luhansk y Zaporozhe. Si esto ocurriera, Rusia controlaría alrededor del 43% del territorio ucraniano antes de 2014[9]. Dmitri Trenin, un destacado estratega ruso, cree que los líderes rusos intentarían conquistar aún más territorio ucraniano empujando hacia el oeste en el norte de Ucrania hasta el río Dniéper y tomando la parte de Kiev que se encuentra en la orilla oriental del río. Escribe que «un siguiente paso lógico», después de tomar toda Ucrania desde Kharkiv hasta Odessa, «sería expandir el control ruso a toda Ucrania al este del río Dniéper, incluyendo la parte de Kiev que se encuentra en la orilla oriental del río. Si esto ocurriera, el Estado ucraniano se reduciría hasta incluir sólo las regiones central y occidental del país»[10].

Amenazas según Occidente

Puede parecer difícil de creer hoy en día, pero antes del estallido de la crisis ucraniana en febrero de 2014, los líderes occidentales no veían a Rusia como una amenaza para la seguridad. Los líderes de la OTAN, por ejemplo, en la cumbre de la Alianza de 2010 en Lisboa, hablaron con el presidente ruso de «una nueva fase de cooperación hacia una verdadera asociación estratégica»[11] No es sorprendente que la expansión de la OTAN antes de 2014 no se justificara en términos de contener a una Rusia peligrosa. De hecho, fue la debilidad rusa la que permitió a Occidente imponer a Moscú los dos primeros tramos de expansión de la OTAN, en 1999 y 2004, y luego permitió a la administración de George W. Bush pensar, en 2008, que era posible obligar a Rusia a aceptar la entrada de Georgia y Ucrania en la alianza. Pero esta suposición resultó errónea, y cuando estalló la crisis ucraniana en 2014, Occidente empezó de repente a presentar a Rusia como un enemigo peligroso al que había que contener, si no debilitar[12].

Desde el comienzo de la guerra en febrero de 2022, la percepción que Occidente tiene de Rusia se ha ido agriando hasta el punto de que Moscú parece ser visto como una amenaza existencial. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están profundamente implicados en la guerra de Ucrania contra Rusia. De hecho, lo hacen prácticamente todo, excepto apretar el gatillo u ordenar el envío de misiles[13]. Además, han dejado claro su compromiso inequívoco de ganar la guerra y mantener la soberanía de Ucrania. Por tanto, perder la guerra tendría consecuencias enormemente negativas para Washington y la OTAN. La reputación de competencia y fiabilidad de Estados Unidos se vería gravemente dañada, lo que afectaría a la forma en que sus aliados y adversarios -en particular China- se relacionarían con Estados Unidos. Además, casi todos los países europeos miembros de la OTAN consideran que la alianza constituye un paraguas de seguridad insustituible. Por tanto, la posibilidad de que la OTAN resulte gravemente dañada -quizá incluso destruida- si Rusia vence en Ucrania es motivo de profunda preocupación entre sus miembros.

Además, los líderes occidentales suelen presentar la guerra de Ucrania como parte de una lucha global más amplia entre autocracia y democracia, en una perspectiva inherentemente maniquea. Además, se dice que el futuro del sacrosanto orden internacional basado en normas depende de la victoria contra Rusia. Como dijo el rey Carlos el pasado mes de marzo (2023), «la seguridad de Europa y nuestros valores democráticos están amenazados»[14] Del mismo modo, una resolución presentada en el Congreso estadounidense en abril declara: «Los intereses estadounidenses, la seguridad europea y la causa de la paz internacional dependen de… la victoria ucraniana»[15]. Un reciente artículo del Washington Post ilustra cómo Occidente trata a Rusia como una amenaza existencial: «Los líderes de los más de 50 países que apoyan a Ucrania han descrito su apoyo como parte de una batalla apocalíptica por el futuro de la democracia y el Estado de Derecho internacional contra la autocracia y la agresión, que Occidente no puede permitirse perder»[16].

Los objetivos de Occidente

Como debe quedar claro, Occidente está firmemente decidido a derrotar a Rusia. El presidente Biden ha declarado en repetidas ocasiones que Estados Unidos está en esta guerra para ganarla. «Ucrania nunca será una victoria para Rusia. Debe terminar en un «fracaso estratégico». Washington, subrayó, permanecerá en la lucha «todo el tiempo que haga falta»[17]. En concreto, el objetivo es derrotar al ejército ruso en Ucrania -anulando sus conquistas territoriales- y paralizar la economía rusa con sanciones letales. Si tiene éxito, Rusia sería expulsada de las filas de las grandes potencias, debilitándola hasta el punto de que ya no pueda amenazar con invadir Ucrania[18]. Los líderes occidentales tienen otros objetivos, entre ellos el cambio de régimen en Moscú, la destitución de Putin como criminal de guerra y el eventual desmembramiento de Rusia en Estados más pequeños.

Al mismo tiempo, Occidente sigue comprometido con la entrada de Ucrania en la OTAN, aunque existen discrepancias en el seno de la alianza sobre cuándo y cómo se producirá[20]. Jens Stoltenberg, secretario general de la alianza, declaró en una rueda de prensa en Kiev en abril (2023) que «la postura de la OTAN no ha cambiado» y que «Ucrania se convertirá en miembro de la alianza». Al mismo tiempo, subrayó que «el primer paso hacia el eventual ingreso de Ucrania en la OTAN es garantizar que Ucrania prevalezca, razón por la cual Estados Unidos y sus socios han proporcionado un apoyo sin precedentes a Ucrania»[21] Teniendo en cuenta estos objetivos, está claro por qué Rusia ve a Occidente como una amenaza existencial.

Amenazas y objetivos de Ucrania

No cabe duda de que Ucrania se enfrenta a una amenaza existencial, ya que Rusia pretende desmembrarla y asegurarse de que el nuevo Estado superviviente no sólo sea económicamente débil, sino que tampoco sea miembro de facto o de iure de la OTAN. Tampoco cabe duda de que Kiev comparte el objetivo de Occidente de derrotar y debilitar seriamente a Rusia para poder recuperar el territorio perdido y mantenerlo bajo control ucraniano para siempre. Como dijo recientemente el presidente Zelensky al presidente Xi Jinping, «no puede haber paz basada en compromisos territoriales»[22] Los dirigentes ucranianos siguen, como es natural, firmemente decididos a ingresar en la UE y en la OTAN y a convertir a Ucrania en parte integrante de Occidente[23].

En resumen, los tres actores principales de la guerra en Ucrania creen que se enfrentan a una amenaza existencial, lo que significa que cada uno de ellos piensa que debe ganar la guerra o sufrir terribles consecuencias.

El campo de batalla hoy

Volviendo a los acontecimientos en el campo de batalla, la guerra se ha convertido en una guerra de desgaste en la que cada bando está interesado principalmente en desangrar al otro, provocando su rendición. Por supuesto, a ambos bandos también les preocupa capturar territorio, pero este objetivo tiene una importancia secundaria en comparación con el desgaste del adversario.

El ejército ucraniano se impuso en la segunda mitad de 2022, lo que le permitió recuperar territorio de Rusia en las regiones de Kharkiv y Kherson. Pero Rusia respondió a estas derrotas movilizando 300.000 hombres más, reorganizando el ejército, acortando las líneas del frente y aprendiendo de sus errores[24] Los combates de 2023 tuvieron lugar en el este de Ucrania, principalmente en las regiones de Donetsk y Zaporozhe. Los rusos llevaban las de ganar este año, principalmente porque tienen una ventaja sustancial en artillería, que es el arma más importante en la guerra de desgaste.

La ventaja de Moscú fue evidente en la batalla por Bajmut, que terminó con la captura de la ciudad por los rusos a finales de mayo (2023). Aunque las fuerzas rusas tardaron diez meses en hacerse con el control de Bajmut, infligieron enormes pérdidas a las fuerzas ucranianas con su artillería[25] Poco después, el 4 de junio, Ucrania lanzó su esperada contraofensiva en varias localidades de las regiones de Donetsk y Zaporozhe. El objetivo es penetrar en las primeras líneas de defensa rusas, asestar un golpe devastador a las fuerzas rusas y retomar una parte sustancial del territorio ucraniano ahora bajo control ruso. En esencia, el objetivo es duplicar los éxitos de Ucrania en Kharkiv y Kherson en 2022.

Hasta ahora, el ejército ucraniano ha avanzado poco en la consecución de estos objetivos. Hasta ahora, el ejército ucraniano ha avanzado poco en la consecución de estos objetivos y, en su lugar, está sumido en mortíferas batallas de desgaste con las fuerzas rusas. En 2022, Ucrania tuvo éxito en las campañas de Kharkiv y Kherson porque su ejército luchaba contra fuerzas rusas superadas en número y con muy poca densidad de presencia. Este no es el caso hoy: Ucrania está atacando líneas defensivas rusas bien preparadas. Pero incluso si las fuerzas ucranianas lograran romper estas líneas defensivas, las tropas rusas estabilizarían rápidamente el frente y continuarían las batallas de desgaste[26] Los ucranianos están en desventaja en estas batallas porque los rusos tienen una ventaja significativa en potencia de fuego.

Hacia dónde nos dirigimos

Permítanme cambiar de marcha y alejarme del presente para hablar del futuro, empezando por cómo podrían desarrollarse los acontecimientos en el campo de batalla en el futuro. Como ya he dicho, creo que Rusia ganará la guerra, lo que significa que acabará conquistando y anexionándose un importante territorio ucraniano, dejando a Ucrania como un Estado disfuncional. Si estoy en lo cierto, será una gran derrota para Ucrania y Occidente.

Sin embargo, este resultado tiene un lado positivo: una victoria rusa reduce en gran medida la amenaza de una guerra nuclear, ya que es más probable que se produzca una escalada nuclear si las fuerzas ucranianas obtienen victorias en el campo de batalla y amenazan con retomar todo o la mayor parte del territorio que Kiev perdió a manos de Moscú. Es seguro que los dirigentes rusos considerarían seriamente la posibilidad de utilizar armas nucleares para salvar la situación. Por supuesto, si me equivoco sobre la dirección de la guerra y el ejército ucraniano se hace con el poder y empieza a empujar a las fuerzas rusas hacia el este, la probabilidad del uso nuclear aumentaría significativamente, lo que no quiere decir que fuera una certeza.

¿En qué se basa mi afirmación de que es probable que los rusos ganen la guerra?

La guerra en Ucrania, como ya he señalado, es una guerra de desgaste en la que capturar y mantener el territorio tiene una importancia secundaria. El objetivo de la guerra de desgaste es desgastar las fuerzas del otro bando hasta el punto de que abandone la batalla o quede tan debilitado que ya no pueda defender el territorio en disputa[27]. Quien gana una guerra de desgaste depende en gran medida de tres factores: la proporción de la determinación de los dos bandos, el equilibrio demográfico entre ellos y la correlación del número de bajas. Los rusos tienen una ventaja decisiva en el tamaño de la población y una clara ventaja en la correlación del número de bajas; los dos bandos están igualmente equilibrados en determinación.

Consideremos el equilibrio de determinación. Como ya se ha mencionado, tanto Rusia como Ucrania creen que se enfrentan a una amenaza existencial y, por supuesto, ambos bandos están plenamente decididos a ganar la guerra. Por lo tanto, es difícil ver una diferencia significativa en su determinación. En términos de tamaño de la población, Rusia tenía una ventaja de aproximadamente 3,5:1 antes del comienzo de la guerra en febrero de 2022. Desde entonces, la proporción ha cambiado significativamente a favor de Rusia. Alrededor de ocho millones de ucranianos han huido del país, restando población a Ucrania. Unos tres millones de estos emigrantes se han ido a Rusia, aumentando su población. Además, es probable que haya otros cuatro millones de ciudadanos ucranianos viviendo en los territorios ahora controlados por Rusia, lo que inclina aún más el desequilibrio demográfico a favor de Rusia. Sumando todas estas cifras, Rusia tiene una ventaja de aproximadamente 5:1 en términos de población[28].

Por último, está la correlación del número de bajas, una cuestión controvertida desde que comenzó la guerra en febrero de 2022. El sentido común en Ucrania y Occidente es que los niveles de bajas en ambos bandos son aproximadamente iguales o que los rusos sufrieron más bajas que los ucranianos. El jefe del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano, Oleksiy Danilov, llega a afirmar que los rusos perdieron 7,5 soldados por cada soldado ucraniano en la batalla por Bajmut[29] Estas afirmaciones son erróneas. Sin duda, las fuerzas ucranianas sufrieron muchas más bajas que sus oponentes rusos, por una razón: Rusia tenía mucha más artillería que Ucrania.

En la guerra de desgaste, la artillería es el arma más importante del campo de batalla. En el ejército estadounidense, la artillería es ampliamente conocida como la «reina de las batallas» porque es la principal responsable de matar y herir a los soldados en combate[30]. Por lo tanto, el ratio de artillería cuenta enormemente en una guerra de desgaste. Según casi todos los datos, los rusos tienen una ventaja de artillería de entre 5:1 y 10:1, lo que sitúa al ejército ucraniano en una desventaja significativa en el campo de batalla[31]. Coeteris paribus, cabría esperar que la correlación entre bajas fuera cercana a la correlación entre artillería. Por tanto, una correlación entre bajas del orden de 2:1 a favor de Rusia es una estimación conservadora[32].

Un posible desafío a mi análisis es argumentar que Rusia es el agresor en esta guerra, y que el agresor sufre invariablemente niveles de bajas mucho más altos que el defensor, especialmente si las fuerzas atacantes están implicadas en extensos asaltos frontales, lo que a menudo se dice que es el modus operandi de las fuerzas armadas rusas[33]. Después de todo, el agresor está al descubierto y en movimiento, mientras que el defensor lucha principalmente desde posiciones fijas que proporcionan una cobertura sustancial. Esta lógica subyace a la famosa regla empírica 3:1, según la cual una fuerza atacante necesita al menos tres veces más soldados que la defensora para ganar una batalla[34]. Pero esta línea de argumentación presenta problemas cuando se aplica a la guerra de Ucrania.

En primer lugar, no sólo los rusos han lanzado campañas ofensivas en el transcurso de la guerra[35]. De hecho, los ucranianos lanzaron dos grandes ofensivas el año pasado que condujeron a victorias ampliamente anunciadas: la ofensiva de Kharkiv en septiembre de 2022 y la ofensiva de Kherson entre agosto y noviembre de 2022. Aunque los ucranianos lograron importantes avances territoriales en ambas campañas, la artillería rusa infligió grandes pérdidas a las fuerzas atacantes. El 4 de junio, los ucranianos acaban de iniciar otra gran ofensiva contra fuerzas rusas más numerosas y mucho mejor preparadas que aquellas contra las que lucharon en Kharkiv y Kherson.

En segundo lugar, la distinción entre atacantes y defensores en una batalla importante no suele ser en blanco y negro. Cuando un ejército ataca a otro, el defensor lanza invariablemente contraataques. En otras palabras, el defensor pasa al ataque y el atacante a la defensa. En el transcurso de una batalla prolongada, es probable que cada bando acabe atacando y contraatacando y defendiendo posiciones fijas. Este vaivén explica por qué las proporciones de pérdidas en las batallas de la Guerra Civil estadounidense y la Primera Guerra Mundial suelen ser más o menos iguales, no a favor del ejército que empezó a la defensiva. De hecho, el ejército que asesta el primer golpe a veces sufre menos pérdidas que el ejército objetivo[36]. En resumen, la defensa suele implicar mucho ataque.

De los informes de los medios de comunicación ucranianos y occidentales se desprende claramente que las fuerzas ucranianas lanzan a menudo contraataques contra las fuerzas rusas. Consideremos este relato del Washington Post sobre los combates de principios de año en Bajmut: «Se está produciendo un movimiento fluido», dijo un teniente primero ucraniano… Los ataques rusos a lo largo del frente permiten a sus fuerzas avanzar unos cientos de metros antes de ser rechazadas horas más tarde. Es difícil distinguir exactamente dónde está la línea del frente porque se mueve como una gelatina», afirmó ‘[37]. Dada la enorme ventaja de Rusia en artillería, parece razonable suponer que la correlación de bajas en estos contraataques ucranianos favorece a los rusos, probablemente de forma asimétrica.

En tercer lugar, los rusos no están empleando -al menos no con frecuencia- asaltos frontales a gran escala cuyo objetivo sea avanzar rápidamente y capturar territorio, pero que expondrían a las fuerzas atacantes al fuego incesante de los defensores ucranianos. Como explicó el general Sergei Surovikin en octubre de 2022, cuando estaba al mando de las fuerzas rusas en Ucrania, «tenemos una estrategia diferente… Prescindimos de todos los soldados y seguimos aplastando al enemigo que avanza»[38]. De hecho, las tropas rusas han adoptado tácticas inteligentes que reducen el nivel de bajas[39]. Su táctica preferida no es lanzar ataques frontales a gran escala que pretendan conquistar territorio rápidamente, sino exponer a las fuerzas atacantes al fuego feroz de los defensores ucranianos. Su táctica preferida es lanzar ataques de sondeo contra posiciones ucranianas fijas con pequeñas unidades de infantería, que inducen a las fuerzas ucranianas a atacarlas con morteros y artillería[40]. Esta respuesta permite a los rusos determinar dónde se encuentran los defensores ucranianos y su artillería. Los rusos explotan entonces su gran ventaja artillera para golpear a sus oponentes. Más tarde, las unidades de infantería rusas vuelven a avanzar y, cuando encuentran una resistencia ucraniana seria, repiten el proceso. Estas tácticas explican por qué Rusia avanza lentamente en la conquista del territorio ucraniano.

Se podría pensar que Occidente podría hacer mucho para igualar la correlación de bajas, proporcionando a Ucrania muchos más tubos y proyectiles de artillería, eliminando así la importante ventaja de Rusia en esta arma crítica. Sin embargo, esto no va a ocurrir pronto, sencillamente porque ni EEUU ni sus aliados tienen la capacidad industrial para producir en masa tubos y proyectiles de artillería para Ucrania; ni pueden aumentar su capacidad industrial rápidamente[41]. Lo mejor que puede hacer Occidente -al menos durante el próximo año- es mantener el actual desequilibrio de artillería entre Rusia y Ucrania, pero incluso esto será una tarea difícil.

Ucrania puede hacer poco para remediar el problema porque su capacidad de producción de armas es limitada. Depende casi por completo de Occidente, no sólo para la artillería, sino para todo tipo de sistemas de armas importantes. Rusia, en cambio, dispone de una formidable capacidad de producción de armas durante la guerra, que se ha visto incrementada desde el comienzo de los combates. Putin declaró recientemente: «Nuestra industria de defensa gana impulso día a día. En el último año, hemos multiplicado por 2,7 la producción militar. Nuestra producción de las armas más críticas se ha multiplicado por diez y sigue aumentando. Las fábricas trabajan en dos o tres turnos y algunas están ocupadas las 24 horas del día»[42]. En resumen, dado el triste estado de la base industrial ucraniana, Ucrania es incapaz de llevar a cabo una guerra de desgaste por sí sola. Sólo puede hacerlo con el apoyo de Occidente. Pero incluso así, está abocada a perder.

Recientemente se ha producido un acontecimiento que aumenta aún más la ventaja de Rusia sobre Ucrania en cuanto a potencia de fuego. Durante el primer año de la guerra, el poder aéreo ruso tuvo poca influencia en lo que ocurría en la guerra terrestre, principalmente porque las defensas aéreas de Ucrania eran lo suficientemente eficaces como para mantener a los aviones rusos alejados de la mayoría de los campos de batalla. Pero los rusos han debilitado seriamente las defensas aéreas ucranianas, lo que permite ahora a las fuerzas aéreas rusas atacar a las fuerzas terrestres ucranianas en el frente, o directamente detrás de ellas[43]. Además, Rusia ha desarrollado la capacidad de equipar su enorme arsenal de bombas de 500 kg con kits de guiado que las hacen especialmente letales[44].

En resumen, la correlación entre bajas y heridos seguirá favoreciendo a los rusos en un futuro previsible, lo que es muy importante en una guerra de desgaste. Además, Rusia está en mejor posición para llevar a cabo una guerra de desgaste porque su población es mucho mayor que la de Ucrania. La única esperanza de Kiev de ganar la guerra es que la determinación de Moscú se derrumbe, pero esto es poco probable ya que los líderes rusos ven a Occidente como un peligro existencial.

Perspectivas de un acuerdo de paz negociado

Un creciente coro de voces en todo el mundo pide a todas las partes en la guerra de Ucrania que adopten la diplomacia y negocien un acuerdo de paz duradero. Sin embargo, esto no sucederá. Hay demasiados obstáculos formidables para poner fin a la guerra a corto plazo, por no hablar de encontrar un acuerdo que produzca una paz duradera. El mejor resultado posible es un conflicto congelado, en el que ambas partes sigan buscando oportunidades para debilitar a la otra y en el que el peligro de nuevos enfrentamientos esté siempre presente.

En un plano más general, la paz no es posible porque cada parte ve a la otra como una amenaza mortal que debe ser derrotada en el campo de batalla. En estas circunstancias, casi no hay lugar para el compromiso con el otro bando. También hay dos puntos específicos de desacuerdo entre las partes beligerantes que son irresolubles. Uno se refiere al territorio, el otro a la neutralidad ucraniana[45]. Casi todos los ucranianos están profundamente comprometidos con la recuperación de todo el territorio perdido, incluida Crimea[46]. ¿Quién puede culparles? Pero Rusia se ha anexionado oficialmente Crimea, Donetsk, Kherson, Luhansk y Zaporozhe y está firmemente decidida a conservar este territorio. De hecho, hay motivos para pensar que Moscú se anexionará más territorio ucraniano si tiene la oportunidad.

El otro nudo gordiano se refiere a las relaciones de Ucrania con Occidente. Por razones comprensibles, Ucrania quiere una garantía de seguridad una vez terminada la guerra, que sólo Occidente puede proporcionar. Esto significa la adhesión de facto o de iure a la OTAN, ya que ningún otro país puede proteger a Ucrania. Casi todos los líderes rusos, sin embargo, exigen una Ucrania neutral, lo que significa no tener lazos militares con Occidente y, por tanto, ningún paraguas de seguridad para Kiev. No hay forma de cuadrar el círculo.

Hay otros dos obstáculos para la paz: el nacionalismo, que ahora se ha convertido en hipernacionalismo, y la total falta de confianza por parte rusa.

El nacionalismo ha sido una fuerza poderosa en Ucrania durante más de un siglo y el antagonismo hacia Rusia ha sido durante mucho tiempo uno de sus elementos centrales. El estallido del actual conflicto el 22 de febrero de 2014 avivó esta hostilidad, llevando al Parlamento ucraniano a aprobar al día siguiente una ley que restringía el uso del ruso y otras lenguas minoritarias, una medida que contribuyó a precipitar la guerra civil en el Donbass[47]. La anexión de Crimea por parte de Rusia poco después empeoró una situación ya de por sí difícil. En contra del sentido común de Occidente, Putin entendía que Ucrania era una nación separada de Rusia y que el conflicto entre la población de etnia rusa y rusoparlante que vivía en el Donbass y el Gobierno ucraniano giraba en torno a la «cuestión nacional»[48]. La invasión rusa de Ucrania, que ayudó a precipitar la guerra civil en el Donbass, fue una acción que contribuyó a empeorar la situación.

La invasión rusa de Ucrania, que enfrentó directamente a los dos países en una guerra prolongada y sangrienta, convirtió el nacionalismo en hipernacionalismo en ambos bandos. El desprecio y el odio hacia el «otro» asfixian a las sociedades rusa y ucraniana, creando poderosos incentivos para eliminar esta amenaza, si es necesario mediante la violencia. Los ejemplos abundan. Un importante semanario de Kiev afirma que famosos autores rusos como Mijaíl Lermontov, Fiódor Dostoievski, León Tolstoi y Borís Pasternak son «asesinos, saqueadores, ignorantes»[49]. La cultura rusa, dice un destacado escritor ucraniano, representa «la barbarie, el asesinato y la destrucción»[50]. …Este es el destino de la cultura del enemigo»[50].

Como era de esperar, el gobierno ucraniano está llevando a cabo una «desrusificación» o «descolonización», que implica la retirada de libros de autores rusos de las bibliotecas, el cambio de nombre de las calles con nombres relacionados con Rusia, el derribo de estatuas de figuras como Catalina la Grande, la prohibición de la música rusa producida después de 1991, la ruptura de los lazos entre la Iglesia Ortodoxa Ucraniana y la Iglesia Ortodoxa Rusa, y la minimización del uso de la lengua rusa. Quizá la actitud de Ucrania hacia Rusia se resuma mejor en el comentario de Zelensky: «No perdonaremos. No olvidaremos»[51].

Pasando a la cara rusa de la moneda, Anatol Lieven informa de que «todos los días se pueden ver en la televisión rusa insultos étnicos odiosos dirigidos a los ucranianos»[52]. No es sorprendente que los rusos estén trabajando para rusificar y borrar la cultura ucraniana en las zonas que Moscú se ha anexionado. Estas medidas incluyen la emisión de pasaportes rusos, la modificación de los planes de estudio, la sustitución de la hryvnia ucraniana por el rublo ruso, la eliminación de bibliotecas y museos y el cambio de nombre de ciudades y pueblos[53]. Bajmut, por ejemplo, se ha convertido en Artemovsk y la lengua ucraniana ya no se enseña en las escuelas de la región de Donetsk[54]. Al parecer, los rusos tampoco perdonan ni olvidan.

El auge del hipernacionalismo es de esperar en tiempos de guerra, no sólo porque los gobiernos dependen en gran medida del nacionalismo para motivar a la población a apoyar a su país hasta el final, sino también porque la muerte y la destrucción que resultan de la guerra -especialmente de las guerras prolongadas- llevan a cada bando a deshumanizar y odiar al otro. En el caso de Ucrania, el enconado conflicto por la identidad nacional echa leña al fuego.

El hipernacionalismo dificulta naturalmente la cooperación entre las partes y da a Rusia una razón para apoderarse de un territorio lleno de rusos étnicos y rusoparlantes. Es de suponer que muchos de ellos preferirían vivir bajo control ruso, dada la hostilidad del gobierno ucraniano hacia todo lo ruso. En el proceso de anexión de estas tierras, es probable que los rusos expulsen a un gran número de ucranianos étnicos, principalmente por temor a que se rebelen contra el dominio ruso si se quedan. Estos acontecimientos alimentarán aún más el odio entre rusos y ucranianos, haciendo prácticamente imposible un compromiso sobre el territorio.

Hay una última razón por la que no es factible un acuerdo de paz duradero. Los dirigentes rusos no confían ni en Ucrania ni en Occidente para negociar de buena fe, lo que no significa que los dirigentes ucranianos y occidentales confíen en sus homólogos rusos. La falta de confianza es evidente en todas las partes, pero es especialmente aguda en el lado de Moscú debido a una serie de revelaciones recientes.

El origen del problema es lo sucedido durante las negociaciones del acuerdo Minsk II de 2015, marco para el cierre del conflicto en el Donbass. El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, desempeñaron un papel central en el establecimiento de ese marco, aunque consultaron ampliamente tanto con Putin como con el presidente ucraniano, Petro Poroshenko. Estas cuatro personas fueron también actores clave en las negociaciones posteriores. No cabe duda de que Putin se comprometió a hacer que Minsk funcionara. Pero Hollande, Merkel y Poroshenko -así como Zelensky- dejaron claro que no estaban interesados en la aplicación de Minsk, sino que lo veían como una oportunidad para ganar tiempo para que Ucrania reforzara sus fuerzas armadas y pudiera hacer frente a la insurgencia en el Donbass. Según declaró Merkel a Die Zeit, se trataba de «un intento de dar tiempo a Ucrania… para que se hiciera más fuerte»[55]. Del mismo modo, Poroshenko afirmó: «Nuestro objetivo era detener la amenaza, o al menos retrasar la guerra: asegurarnos ocho años para restablecer el crecimiento económico y crear unas fuerzas armadas poderosas»[56].

Poco después de la entrevista de Merkel con Die Zeit en diciembre de 2022, Putin declaró en rueda de prensa: «Pensaba que los demás participantes en este acuerdo eran al menos honestos, pero no, resultó que ellos también nos mentían y sólo querían suministrar armas a Ucrania y prepararla para un conflicto militar». Añadió que el engaño de Occidente le había hecho perder la oportunidad de resolver el problema ucraniano en circunstancias más favorables para Rusia: «Al parecer, nos orientamos demasiado tarde, para ser sinceros. Quizá deberíamos haber empezado antes [la operación militar], pero esperábamos poder resolverlo en el marco de los acuerdos de Minsk». A continuación, aclaró que la duplicidad de Occidente complicará las futuras negociaciones: «La confianza ya está casi a cero, pero después de estas declaraciones, ¿cómo podemos negociar? ¿Sobre qué? ¿Podemos hacer tratos con cualquiera y dónde están las garantías? «[57].

En resumen, casi no hay posibilidades de que la guerra en Ucrania termine con un acuerdo de paz significativo. Por el contrario, es probable que la guerra se prolongue al menos un año más y acabe convirtiéndose en un conflicto congelado que podría volver a convertirse en una guerra declarada.

Las consecuencias

La ausencia de un acuerdo de paz viable tendrá una serie de consecuencias nefastas. Por ejemplo, es probable que las relaciones entre Rusia y Occidente sigan siendo profundamente hostiles y peligrosas en el futuro inmediato. Cada parte seguirá demonizando a la otra y se esforzará por maximizar el dolor y los problemas causados al rival. Esto prevalecerá sin duda si la lucha continúa; pero incluso si la guerra se convierte en un conflicto congelado, es poco probable que el nivel de hostilidad entre ambas partes cambie mucho.

Moscú tratará de explotar las fisuras existentes entre los países europeos, al tiempo que trabaja para debilitar las relaciones transatlánticas y las instituciones europeas clave, como la UE y la OTAN. Dado el daño que la guerra ha causado y sigue causando a la economía europea, dado el creciente desencanto en Europa ante la perspectiva de una guerra interminable en Ucrania, y dadas las diferencias entre Europa y Estados Unidos sobre el comercio con China, se espera que los líderes rusos encuentren un terreno fértil para causar problemas en Occidente[58]. Esta intromisión reforzará naturalmente la rusofobia en Europa y Estados Unidos, empeorando una situación ya de por sí mala.

Occidente, por su parte, mantendrá las sanciones a Moscú y minimizará las relaciones económicas entre ambas partes, todo ello con el objetivo de dañar la economía rusa. Además, seguramente colaborará con Ucrania para ayudar a generar insurgencias en los territorios que Rusia ha arrebatado a Ucrania. Al mismo tiempo, Estados Unidos y sus aliados seguirán aplicando una política de línea dura de contención contra Rusia, que muchos creen que se verá reforzada por la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN y el despliegue de importantes fuerzas de la OTAN en Europa Oriental[59]. Por supuesto, Occidente seguirá esforzándose por incorporar a Georgia y Ucrania a la OTAN, aunque es poco probable que esto ocurra. Por último, las élites estadounidenses y europeas mantendrán sin duda su entusiasmo por promover un cambio de régimen en Moscú y perseguir después a Putin por las acciones de Rusia en Ucrania.

Las relaciones entre Rusia y Occidente no sólo seguirán envenenadas en el futuro, sino que también serán peligrosas, ya que existirá la posibilidad siempre presente de una escalada nuclear o de una guerra de grandes potencias entre Rusia y Estados Unidos[60].

La destrucción de Ucrania

Ucrania se encontraba en una grave situación económica y demográfica antes de que comenzara la guerra el año pasado[61]. La devastación infligida a Ucrania por la invasión rusa es espantosa. Analizando los acontecimientos del primer año de guerra, el Banco Mundial afirma que la invasión «se ha cobrado un peaje inimaginable en la población ucraniana y en la economía del país, con una asombrosa contracción de la actividad del 29,2% en 2022». No es de extrañar que Kiev necesite inyecciones masivas de ayuda exterior sólo para mantener el gobierno en funcionamiento, por no hablar de la guerra. Además, el Banco Mundial calcula que los daños superan los 135.000 millones de dólares y que se necesitarán unos 411.000 millones para reconstruir Ucrania. La pobreza, dice, «ha aumentado del 5,5% en 2021 al 24,1% en 2022, empujando a 7,1 millones de personas más a la pobreza y deshaciendo 15 años de progreso»[62]. Las ciudades han sido destruidas, unos 8 millones de ucranianos han huido del país y unos 7 millones son desplazados internos. La ONU ha confirmado la muerte de 8.490 civiles, aunque cree que la cifra real es «considerablemente mayor»[63]. Ciertamente, Ucrania ha sufrido más de 100.000 bajas en el campo de batalla.

El futuro de Ucrania parece extremadamente sombrío. La guerra no muestra signos de acabar pronto, lo que significa más destrucción de infraestructuras y viviendas, más destrucción de ciudades y pueblos, más muertes de civiles y militares, y más daños a la economía. Ucrania no sólo se arriesga a perder aún más territorio a manos de Rusia, sino que, según la Comisión Europea, «la guerra ha puesto a Ucrania en una senda de declive demográfico irreversible»[64]. Para empeorar las cosas, los rusos harán horas extras para mantener a la nueva Ucrania económicamente débil y políticamente inestable. El conflicto en curso también corre el riesgo de alimentar la corrupción, que desde hace tiempo es un problema agudo, y de fortalecer aún más a los grupos extremistas en Ucrania. Es difícil imaginar que Kiev llegue a cumplir los criterios necesarios para ingresar en la UE o la OTAN.

La política estadounidense hacia China

La guerra en Ucrania está obstaculizando el esfuerzo de EEUU por contener a China, lo que es de suma importancia para la seguridad estadounidense, ya que China es un competidor en igualdad de condiciones, mientras que Rusia no lo es[65]. De hecho, la lógica del equilibrio de poder dice que EEUU debería aliarse con Rusia contra China y dirigir toda su atención a Asia Oriental. En cambio, la guerra de Ucrania ha acercado a Pekín y Moscú, proporcionando a China un poderoso incentivo para asegurarse de que Rusia no sea derrotada y de que EEUU siga atascado en Europa, obstaculizando sus esfuerzos por redirigir su atención hacia Asia Oriental.

Conclusión

A estas alturas debería ser obvio que la guerra en Ucrania es un enorme desastre que es poco probable que termine pronto y que, cuando termine, el resultado no será una paz duradera. Es necesario decir unas palabras sobre cómo Occidente ha llegado a esta terrible situación.

El sentido común sobre los orígenes de la guerra es que Putin lanzó un ataque no provocado el 24 de febrero de 2022, motivado por su gran plan de crear una Gran Rusia. Ucrania, se dice, fue el primer país que pretendía conquistar y anexionar, pero no el último. Como he dicho en numerosas ocasiones, no hay pruebas que respalden esta línea argumental, es más, hay muchas pruebas que la contradicen directamente[66]. Aunque no hay duda de que Rusia invadió Ucrania, la causa última de la guerra fue la decisión de Occidente -y aquí hablamos principalmente de Estados Unidos- de convertir Ucrania en un bastión occidental en la frontera con Rusia. El elemento clave de esta estrategia fue la entrada de Ucrania en la OTAN, una medida que no sólo Putin, sino toda la clase dirigente de la política exterior rusa, consideraba una amenaza existencial que había que eliminar.

A menudo se olvida que numerosos políticos y estrategas estadounidenses y europeos se opusieron a la expansión de la OTAN desde el principio, porque comprendían que los rusos la verían como una amenaza y que esta política conduciría al desastre. La lista de opositores incluye a George Kennan, el Secretario de Defensa del Presidente Clinton, William Perry, y su Jefe de Estado Mayor, el General John Shalikashvili, Paul Nitze, Robert Gates, Robert McNamara, Richard Pipes y Jack Matlock, por nombrar sólo a algunos[67]. En la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest en abril de 2008, tanto el Presidente francés Nicolas Sarkozy como la Canciller alemana Angela Merkel se opusieron al plan del Presidente George W. Bush de incorporar a Ucrania a la alianza. Merkel declaró posteriormente que su oposición se basaba en la creencia de que Putin lo interpretaría como una «declaración de guerra»[68].

Por supuesto, los opositores a la expansión de la OTAN tenían razón, pero perdieron la batalla y la OTAN avanzó hacia el este, provocando finalmente una guerra preventiva por parte de los rusos. Si Estados Unidos y sus aliados no hubieran actuado para incorporar a Ucrania a la OTAN en abril de 2008, o si hubieran estado dispuestos a dar cabida a las preocupaciones de Moscú en materia de seguridad tras el estallido de la crisis ucraniana en febrero de 2014, probablemente hoy no habría guerra en Ucrania y sus fronteras tendrían el mismo aspecto que tenían cuando obtuvo la independencia en 1991. Occidente cometió un error colosal, por el que, junto con muchos otros, aún no ha terminado de pagar.

Notas:

[1] Este documento ha sido escrito como base para los discursos públicos que he hecho o que haré sobre el conflicto ucraniano. Véase, por ejemplo:: https://youtu.be/v-rHBRwdql8

[2] https://nationalinterest.org/feature/causes-and-consequences-ukraine-crisis-203182

https://jmss.org/article/view/76584
https://nationalinterest.org/feature/course-correcting-toward-diplomacy-ukraine-crisis-204171

[3] http://www.en.kremlin.ru/events/president/transcripts/70565

[4] http://en.kremlin.ru/events/president/news/71445

http://en.kremlin.ru/events/president/news/71391

[5] https://nationalinterest.org/feature/course-correcting-toward-diplomacy-ukraine-crisis-204171

https://tass.com/politics/1634479

[6] http://en.kremlin.ru/events/president/news/71391

Putin mencionó brevemente estos dos objetivos en su discurso del 24 de febrero de 2023 en el que anunció la invasión de Ucrania. Pero no eran objetivos realistas, ya que Rusia estaba lanzando una «operación militar especial» que no pretendía conquistar toda Ucrania. http://en.kremlin.ru/events/president/news/67843

Por ello, no es de extrañar que Putin abandonara estos dos objetivos durante las negociaciones de Estambul del pasado mes de marzo. 2022. https://www.ft.com/content/7f14efe8-2f4c-47a2-aa6b-9a755a39b626

[7] Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939 con aproximadamente 1,5 millones de soldados. El territorio polaco conquistado a efectos de anexión y administración tenía unos 188.000 kilómetros cuadrados y estaba poblado por unos 22,1 millones de polacos. Ucrania sin Crimea tenía aproximadamente 603.601 kilómetros cuadrados y una población de 41 millones de ucranianos cuando Rusia la invadió el 24 de febrero de 2022. En otras palabras, Ucrania era geográficamente más de tres veces mayor que la parte de Polonia conquistada por los alemanes en 1939 y su población era casi el doble. Para las cifras de Ucrania, véanse las notas 9 y 28. Para las cifras de Polonia, véase Robert M. Kennedy, The German Campaign in Poland (1939), (Washington, DC: Department of the Army, 1956), p. 77; Richard C. Lukas, Forgotten Holocaust: The Poles under German Occupation, 1939-1944 (Lexington, KY: University of Kentucky Press, 1986), p. 2; y http://rcin.org.pl/Content/15652/WA51_13607_r2011-nr12_Monografie.pdf

[8] http://en.kremlin.ru/events/president/news/71391

[9] [9] Ucrania antes de 2014 tenía 603.628 kilómetros cuadrados. Crimea (27.000), Donetsk (26.517), Kherson (28.461), Luhansk (26.684) y Zaporozhe (27.180) representan alrededor del 23% del territorio ucraniano. Si los rusos se anexionaran también Dnipropetrovsk (31.914), Kharkiv (31.415), Mykolaiv (24.598) y Odessa (33.310), controlarían alrededor del 43% de la Ucrania anterior a 2014.

[10] https://russiancouncil.ru/en/analytics-and-comments/comments/six-months-into-the-conflict-what-exactly-does-russia-hope-to-achieve-in-ukraine/

https://www.newstatesman.com/world/europe/ukraine/2023/02/russia-cannot-afford-lose-need-victory-sergey-karaganov-what-putin-wants

[11] https://www.nato.int/nato_static_fl2014/assets/pdf/2020/4/pdf/2003-NATO-Russia_en.pdf

[12] https://www.rand.org/pubs/research_briefs/RB10014.html

[13] https://www.cfr.org/article/how-much-aid-has-us-sent-ukraine-here-are-six-charts

https://www.washingtonpost.com/national-security/2023/04/18/russia-ukraine-war-us-involvement-leaked-documents/

[14] https://www.france24.com/en/europe/20230330-live-charles-iii-addresses-german-parliament-during-first-trip-abroad-as-king

[15] https://www.congress.gov/bill/118th-congress/house-resolution/322/text

[16] https://www.washingtonpost.com/national-security/2023/06/14/ukraine-counteroffensive-biden-support/

[17] https://www.washingtonpost.com/national-security/2023/04/18/russia-ukraine-war-us-involvement-leaked-documents/

[18] https://www.washingtonpost.com/national-security/2023/04/18/russia-ukraine-war-us-involvement-leaked-documents/

[19] https://foreignpolicy.com/2023/04/17/the-west-is-preparing-for-russias-disintegration/

[20] https://foreignpolicy.com/2023/05/15/ukraine-nato-membership-europe-russia-war/?tpcc=recirc_latest062921

https://www.stripes.com/theaters/europe/2023-06-16/ukraine-status-nato-military-aid-10457960.html?utm_campaign=dfn-ebb&utm_medium=email&utm_source=sailthru

[21] https://kyivindependent.com/stoltenberg-says-ukraine-will-join-nato-vows-continued-support-despite-russias-dangerous-and-reckless-nuclear-rhetoric/

[22] https://www.wsj.com/articles/chinas-xi-makes-first-call-to-zelensky-since-russian-invasion-b784bb7f?mod=world_lead_pos2

[23] https://kyivindependent.com/zelensky-ukraine-applies-for-fast-track-nato-accession/#:~:text=30%2C%20President%20Volodymyr%20Zelensky%20said,and%20we%20protect%20each%20other

[24] https://bigserge.substack.com/p/russo-ukrainian-war-schrodingers?utm_source=substack&utm_campaign=post_embed&utm_medium=web

[25] https://bigserge.substack.com/p/the-battle-of-bakhmut-postmortem?utm_source=substack&utm_campaign=post_embed&utm_medium=web

[26] https://www.militarytimes.com/news/your-military/2023/06/12/russias-improved-weaponry-and-tactics-challenge-ukraine-offensive/

[27] https://tass.com/defense/1524515

[28] Al inicio del conflicto, Rusia tenía unos 144 millones de habitantes, mientras que Ucrania contaba con 41 millones, cifra que incluye a los habitantes del Donbass pero no a los 2,4 millones de personas que viven en Crimea. La proporción es de 3,5:1 a favor de Rusia. Como ya se ha dicho, unos 8 millones de ucranianos han abandonado el país desde el comienzo de la guerra, de los cuales unos 3 millones se han ido a Rusia y los otros 5 millones a Occidente. Además, Rusia se anexionó territorios en Ucrania, no todos bajo su control. Antes del inicio de la guerra en febrero de 2022, había unos 8,8 millones de personas en los cuatro oblasts que Rusia se anexionó, algunas de las cuales se encontraban en territorio que Rusia aún no controla, y algunas de las cuales están incluidas en los 3 millones de ucranianos que se trasladaron a Rusia. Parece razonable suponer que 4 millones de los 8,8 millones que había en estos oblasts antes de la guerra están ahora bajo control ruso. Así pues, Rusia tiene ahora una población de 151 millones de habitantes (144 + 3 millones de refugiados + 4 millones de personas en las zonas del este de Ucrania que ahora controla). Ucrania, por su parte, tiene una población de 30 millones (41 millones – 8 millones de refugiados – 4 millones de personas en las zonas del este de Ucrania que controla Rusia). Estas cifras dan como resultado una ventaja rusa de 5:1. Por supuesto, estas cifras podrían cambiar si un gran número de refugiados ucranianos regresan a sus hogares o si Rusia conquista muchos más territorios ucranianos y se los anexiona. En cualquier caso, Ucrania seguirá siendo significativamente superada en número de habitantes..

https://publications.jrc.ec.europa.eu/repository/handle/JRC132458
https://www.economist.com/europe/2022/12/12/the-war-has-worsened-ukraines-demographic-woes
https://www.russiamatters.org/analysis/whats-ahead-war-ukraine
https://tass.com/society/1627949
https://www.rt.com/russia/577546-ukraine-population-shrink-half/

[29] https://kyivindependent.com/danilov-ukraine-lost-7-5-times-fewer-troops-than-russians-in-bakhmut/

https://www.bbc.com/news/world-europe-64955537

[30] Citando a un soldado de infantería ucraniano que luchaba en Bakhmut, «es una lástima que probablemente el 90% de nuestras pérdidas procedan de la artillería, o de los tanques y la aviación… Y muchas menos (pérdidas) en los conflictos de infantería».

https://kyivindependent.com/battle-of-bakhmut-ukrainian-soldiers-worry-russians-begin-to-taste-victory/
https://www.moonofalabama.org/2023/03/ukraine-is-lying-about-casualty-ratios-to-justify-holding-of-bakhmut.html

[31] https://english.elpais.com/international/2023-03-01/ukraine-outgunned-10-to-1-in-massive-artillery-battle-with-russia.html

https://www.nbcnews.com/politics/national-security/russia-ukraine-war-ammo-rcna56210
https://babel.ua/en/news/81312-forbes-russia-has-a-five-fold-advantage-in-artillery-but-western-weapons-can-change-the-situation
https://kyivindependent.com/why-ukraine-struggles-to-combat-russias-artillery-superiority/
https://www.washingtonpost.com/world/2023/04/20/bakhmut-ukraine-war-leaked-documents/
https://kyivindependent.com/battle-of-bakhmut-ukrainian-soldiers-worry-russians-begin-to-taste-victory/
https://kyivindependent.com/ukrainian-soldiers-in-bakhmut-our-troops-are-not-being-protected/
https://www.washingtonpost.com/world/2023/03/13/ukraine-casualties-pessimism-ammunition-shortage/

https://www.washingtonpost.com/world/2023/04/08/ukraine-ammunition-shortage-shells-ration/?utm_campaign=wp_post_most&utm_medium=email&utm_source=newsletter&wpisrc=nl_most&carta-url=https%3A%2F%2Fs2.washingtonpost.com%2Fcar-ln-tr%2F39a85b2%2F6431956453816d1ce09541f1%2F5972c5a9ae7e8a1cf4af1c87%2F31%2F72%2F6431956453816d1ce09541f1&wp_cu=45c484975590037f02458fe7cb0bc152%7CC0E249690CC33FB5E0430100007FF646

https://www.rt.com/russia/575278-ukraine-general-lament-state-army/?utm_source=Newsletter&utm_medium=Email&utm_campaign=Email

[32] [32] Es difícil determinar el número de bajas rusas y ucranianas, ya que ambos bandos proporcionan poca información sobre sus propias bajas e información cuestionable sobre las bajas del oponente. Sin embargo, merece la pena señalar que tanto los relatos proucranianos como los prooccidentales de los acontecimientos del campo de batalla hablan a menudo de los niveles notablemente altos de bajas sufridas por las fuerzas ucranianas, mientras que no hay un discurso equivalente en las descripciones prorrusas del campo de batalla. Ciertamente, se habla de las bajas rusas, pero apenas se aprecian pruebas de que las fuerzas rusas estén sufriendo niveles de bajas especialmente elevados como sus homólogas ucranianas. Varios gobiernos, instituciones y particulares ofrecen estimaciones de bajas, pero no explican cómo han llegado a esas cifras. Una rara excepción es el cuidadoso análisis de la larga batalla de Bajmut realizado por un bloguero prorruso, que estima que la correlación de bajas en esa batalla favoreció a los rusos en una proporción de aproximadamente 2:1. https://bigserge.substack.com/p/the-battle-of-bakhmut-postmortem?utm_source=substack&utm_campaign=post_embed&utm_medium=web

[33] https://samf.substack.com/p/time-for-ukraines-offensive?utm_source=substack&utm_campaign=post_embed&utm_medium=web

https://www.washingtonpost.com/world/2023/03/06/bakhmut-wagner-mercenaries-russia-ukraine/
https://www.wsj.com/articles/wagner-and-russian-army-cooperate-in-fresh-push-to-take-bakhmut-114fe886
https://www.economist.com/graphic-detail/2023/03/08/how-many-russians-have-been-killed-in-ukraine?utm_content=article-link-3&etear=nl_today_3&utm_campaign=r.the-economist-today&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=3/8/2023&utm_id=1517391

[34] https://www.jstor.org/stable/2538780

[35] https://www.russiamatters.org/analysis/whats-ahead-war-ukraine

[36] En cuanto a la Guerra Civil estadounidense, véanse las cifras sobre las pérdidas de los atacantes y defensores iniciales en las doce primeras batallas importantes de ese sangriento conflicto en Richard E. Beringer et al., Why the South Lost the Civil War (Athens, GA: University of Georgia Press, 1986), p. 460. En cuanto a la Primera Guerra Mundial, consideremos dos de las principales batallas que tuvieron lugar en 1916. En la batalla de Verdún, iniciada por Alemania contra Francia y en la que se dispararon 23 millones de proyectiles de artillería desde ambos bandos, hubo 350.000 bajas alemanas y 400.000 francesas. En la Batalla del Somme, en la que las fuerzas británicas y francesas iniciaron el ataque contra el ejército alemán y en la que se dispararon 1.700.000 proyectiles sólo el primer día, los Aliados sufrieron aproximadamente 620.000 bajas, mientras que los alemanes sufrieron 550.000. Martin Gilbert, Atlas of the First World War (Londres: Weidenfeld and Nicolson, 1970), pp. 53, 56; y https://www.historic-uk.com/HistoryUK/HistoryofBritain/Battle-of-the-Somme/https://www.britannica.com/event/Battle-of-Verdun

[37] https://www.washingtonpost.com/world/2023/04/20/bakhmut-ukraine-war-leaked-documents/

[38] https://tass.com/defense/1524515

[39] Como prueba de que las fuerzas terrestres rusas están en buena forma tras catorce meses de guerra y es probable que mejoren en el futuro, véase el reciente testimonio ante el Congreso del General Christopher Cavoli, Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa.

https://www.stripes.com/theaters/europe/2023-04-26/ukraine-russia-offensive-eucom-congress-9928802.html?utm_campaign=dfn-ebb&utm_medium=email&utm_source=sailthru&SToverlay=2002c2d9-c344-4bbb-8610-e5794efcfa7d
https://armedservices.house.gov/sites/republicans.armedservices.house.gov/files/04.26.23%20Cavoli%20Statement%20v2.pdf
https://www.economist.com/syrsky-interview
https://www.kyivpost.com/post/15227#:~:text=War%20in%20Ukraine-,%27They%20Should%20Not%20Be%20Underestimated%27%3A%20A%20Ukrainian%20Soldier%20Describes,says%20a%20serviceman%20in%20Kreminna.
https://rusi.org/explore-our-research/publications/special-resources/meatgrinder-russian-tactics-second-year-its-invasion-ukraine

[40] search/publications/special-resources/meatgrinder-russian-tactics-second-year-its-invasion-ukraine

https://kyivindependent.com/battle-of-bakhmut-ukrainian-soldiers-worry-russians-begin-to-taste-victory/
https://www.bbc.com/news/world-europe-64955537
https://www.kyivpost.com/post/15227
https://www.militarytimes.com/news/your-military/2023/06/12/russias-improved-weaponry-and-tactics-challenge-ukraine-offensive/
https://rusi.org/explore-our-research/publications/special-resources/meatgrinder-russian-tactics-second-year-its-invasion-ukraine
https://www.economist.com/europe/2023/05/21/russias-army-is-learning-on-the-battlefield?utm_medium=cpc.adword.pd&utm_source=google&ppccampaignID=17210591673&ppcadID=&utm_campaign=a.22brand_pmax&utm_content=conversion.direct-response.anonymous&gclid=Cj0KCQjwnMWkBhDLARIsAHBOftrBBcuuqhkoC_blsz3jrXFjUYLFreTmzrqvsoZOQhKLRO6oUOAOvEQaAl1iEALw_wcB&gclsrc=aw.ds

[41] https://www.ft.com/content/aee0e1a1-c464-4af9-a1c8-73fcbc46ed17

https://www.wsj.com/articles/eu-to-send-ukraine-a-million-artillery-shells-as-russia-gains-ground-5e25a064
https://www.rt.com/russia/573610-russia-ammo-production-putin/
https://bigserge.substack.com/p/russo-ukrainian-war-leak-biopsy?utm_source=substack&utm_campaign=post_embed&utm_medium=web
https://www.wsj.com/articles/u-s-reaches-deep-into-its-global-ammunition-stockpiles-to-help-ukraine-8224d985
https://www.reuters.com/world/europe/germany-only-has-20000-high-explosive-artillery-shells-left-report-2023-06-19/#:~:text=BERLIN%2C%20June%2019%20(Reuters),the%20need%20for%20urgent%20purchases.

[42] http://en.kremlin.ru/events/president/news/71445

http://en.kremlin.ru/events/president/news/71391

[43] https://www.wsj.com/articles/ukraine-runs-into-russian-air-superiority-82c621c

[44] https://kyivindependent.com/russias-smart-bombs-pose-increasingly-serious-threat-to-ukraine/

https://www.rt.com/russia/575978-ukraine-glide-bombs-offensive/

[45] https://www.rt.com/russia/576996-russia-conditions-ukraine-peace/

[46] Una encuesta realizada en febrero y marzo [de 2023] por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev reveló que el 87% de los ucranianos considera inaceptable cualquier concesión territorial para lograr la paz. Sólo el 9% dijo que aceptaría concesiones si eso significara una paz duradera».

https://www.ft.com/content/d68b4007-4ddf-4320-b29a-f2eee2662d6e

[47] https://www.atlanticcouncil.org/blogs/ukrainealert/the-truth-behind-ukraine-s-language-policy/

Este artículo pone de manifiesto la importancia de la lengua para alimentar los problemas en Ucrania..

[48] http://en.kremlin.ru/events/president/news/66181

[49] https://mondediplo.com/2023/01/04ukraine

[50] https://www.nybooks.com/online/2023/04/21/derussification-ukraine-libraries/?utm_medium=email&utm_campaign=NYR%2004-23-23%20Tallman%20Benfey%20Bell%20Rudick%20Debevec-McKenney%20Schaeffer&utm_content=NYR%2004-23-23%20Tallman%20Benfey%20Bell%20Rudick%20Debevec-McKenney%20Schaeffer+CID_b19f74f0617664032481c98beab30139&utm_source=Newsletter&utm_term=A%20Book%20is%20a%20Quiet%20Weapon

https://www.washingtonpost.com/world/interactive/2023/ukraine-russian-influence-destruction/?itid=hp-top-table-main_p001_f004

[51] https://goodfaithmedia.org/understanding-zelenskyys-we-will-not-forgive-we-will-not-forget

[52] https://www.thenation.com/article/world/ukraine-russia-nationalism-war/

[53] https://www.nytimes.com/2023/04/22/world/europe/zelensky-russian-ban-ukraine.html

https://www.wsj.com/articles/schools-in-occupied-ukraine-seek-to-turn-children-into-loyal-russians-d26cf4e?mod=hp_lead_pos6

[54] https://www.rt.com/russia/577407-donetsk-ukrainian-language-pushilin/

[55] https://consortiumnews.com/2022/12/13/patrick-lawrence-germany-the-lies-of-empire/

https://www.rt.com/russia/567873-zakharova-merkel-minsk-agreements/

[56] https://consortiumnews.com/2022/12/05/scott-ritter-merkel-reveals-wests-duplicity/

https://www.rt.com/russia/577553-poroshenko-minsk-accords-nato/

Sobre Zelensky, https://www.rt.com/russia/571243-zelensky-minsk-agreements-failure/

[57] https://www.rt.com/russia/567967-putin-thinks-shouldve-started-sooner/

http://www.en.kremlin.ru/events/president/transcripts/70565

http://en.kremlin.ru/events/president/news/71445

http://en.kremlin.ru/events/president/news/71391

https://www.rt.com/russia/578175-lavrov-ukraine-world-order/

[58] El Banco Mundial informa que: «La invasión de Ucrania por la Federación Rusa, la consiguiente interrupción de los suministros de energía, alimentos, metales y otros, y el endurecimiento de la política monetaria y las condiciones financieras han frenado drásticamente el crecimiento en Europa y Asia Central (ECA) en 2022. El crecimiento de la actividad regional se ha debilitado hasta el 1,2% en 2022 desde el 7,1% de 2021».https://openknowledge.worldbank.org/server/api/core/bitstreams/004535c2-fbcd-4e96-9439-bc4bc502c2b3/content

https://www.wsj.com/articles/world-bank-warns-of-lost-decade-for-global-economy-aba506a4
https://www.politico.eu/article/74-percent-of-europeans-agree-with-french-president-emmanuel-macron-on-china-us-defense-report-shows/

[59] https://www.nytimes.com/2023/04/17/world/europe/nato-russia-ukraine-war.html

https://armedservices.house.gov/sites/republicans.armedservices.house.gov/files/04.26.23%20Cavoli%20Statement%20v2.pdf

[60] https://www.foreignaffairs.com/ukraine/playing-fire-ukraine

Consideremos, por ejemplo, cómo la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN aumentará la sensación de peligro de Rusia. Moscú no sólo se enfrentará a una alianza occidental más importante, sino que Finlandia comparte una frontera de 830 millas con Rusia y, al parecer, Estados Unidos planea establecer una presencia militar en Finlandia. Además, el mar Báltico, de vital importancia estratégica para Rusia -especialmente para Kaliningrado-, estará ahora rodeado por países de la OTAN. Para empeorar las cosas, existe un serio potencial de problemas en el Ártico, donde Rusia es uno de los ocho Estados ribereños y donde es probable que surjan disputas debido al actual deshielo. Los otros siete Estados ribereños, sin embargo, son ahora todos miembros de la OTAN: Gran Bretaña, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Estados Unidos. En caso de crisis en el Ártico, una Rusia en inferioridad numérica y atemorizada -con la mayoría de sus fuerzas convencionales atrapadas en Ucrania- podría seguir una estrategia militar muy arriesgada para protegerse.

https://www.zerohedge.com/geopolitical/us-talks-establishing-military-bases-finland

[61] https://carnegieendowment.org/2012/03/09/underachiever-ukraine-s-economy-since-1991-pub-47451

https://www.britannica.com/place/Ukraine/Economic-difficulties

En cuanto a la población ucraniana, véanse las fuentes en la nota 28.

[62] https://reliefweb.int/report/ukraine/ukraine-rapid-damage-and-needs-assessment-february-2022-2023-enuk

https://openknowledge.worldbank.org/server/api/core/bitstreams/004535c2-fbcd-4e96-9439-bc4bc502c2b3/content

[63] https://www.ohchr.org/en/news/2023/04/ukraine-civilian-casualty-update-10-april-2023

[64] https://joint-research-centre.ec.europa.eu/jrc-news-and-updates/war-exacerbates-ukraines-population-decline-new-report-shows-2023-03-08_en

https://www.rt.com/russia/577546-ukraine-population-shrink-half/

[65] https://www.politico.com/news/magazine/2023/06/09/america-weapons-china-00100373

[66] https://www.foreignaffairs.com/articles/russia-fsu/2014-08-18/why-ukraine-crisis-west-s-fault

https://nationalinterest.org/feature/causes-and-consequences-ukraine-crisis-203182
https://www.economist.com/by-invitation/2022/03/11/john-mearsheimer-on-why-the-west-is-principally-responsible-for-the-ukrainian-crisis
https://www.newyorker.com/news/q-and-a/why-john-mearsheimer-blames-the-us-for-the-crisis-in-ukraine

[67] https://www.armscontrol.org/act/1997-06/arms-control-today/opposition-nato-expansion#:~:text=Dear%20Mr.,policy%20error%20of%20historic%20proportions.

[68] https://www.theguardian.com/world/2022/jun/07/no-regrets-over-handling-of-vladimir-putin-says-angela-merkel

John Mearsheimer 

es Catedrático R. Wendell Harrison de Ciencias Políticas en la Universidad de Chicago, donde enseña desde 1982. Se licenció en West Point en 1970 y sirvió cinco años como oficial en las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. En 1975 comenzó sus estudios de postgrado en Ciencias Políticas en la Universidad de Cornell. Se doctoró en 1980. Pasó el curso académico 1979-1980 como becario de investigación en la Brookings Institution, y fue becario posdoctoral en el Centro de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard de 1980 a 1982. Durante el curso académico 1998-1999, fue Whitney H. Shepardson Fellow en el Council on Foreign Relations de Nueva York.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *