Skip to content

«La OTAN es una máquina de guerra y pertenece al basurero de la historia»

Spread the love

Entrevista a Kristine Karch

Por Pablo Ruiz | 18/04/2024 | Otro mundo es posible

En julio próximo se realizará en Washington DC, Estados Unidos, una nueva Cumbre de la OTAN que recientemente cumplió 75 años desde su fundación. Organizaciones de Paz, de diversos rincones del mundo, se reunirán también en la capital estadounidense para expresar su rechazo a esta alianza militar que ha estado involucrada en las guerras que han vivido la ex-Yugoslavia, Afganistán, Libia, Irak, y Ucrania.

A continuación, la entrevista con Kristine Karch, coordinadora de la Red Internacional No a la guerra – No a la OTAN.

– ¿Podría presentarse y decirnos cómo llegó a la Red Internacional No a la guerra, No a la OTAN?

Me llamo Kristine Karch, soy informática, activa en el movimiento pacifista desde los años 80, más tarde también en Solidaridad con Cuba y América Latina. En los 80 luchamos contra las nuevas armas nucleares (de EEUU) que se iban a desplegar en Alemania. Soy miembro fundadora (1996) de Ecomujer e.V. – Feministas y Medio Ambiente: un intercambio entre mujeres de Cuba, América Latina y Alemania; coautora del libro alemán «Vom Süden lernen – Lateinamerikas Alternativen zum Neoliberalismus», publicado en 2008 (Aprender del Sur – Alternativas de América Latina al neoliberalismo).

Cuando en el otoño de 2008 supimos que la OTAN estaba planeando su 60º aniversario con una doble cumbre a ambos lados del Rin en Estrasburgo/Francia y Kehl/Alemania, quedó claro que teníamos que organizar protestas a nivel europeo e internacional. Todas nuestras casi 400 organizaciones miembros, de 43 países, han firmado nuestra declaración fundacional “Llamamiento de Stuttgart”, que lamentablemente sigue siendo relevante. La OTAN es una máquina de guerra y pertenece al basurero de la historia.

Soy miembro fundador de la campaña “Stop Airbase Ramstein”, la base aérea estadounidense más grande fuera de EEUU, responsable de las guerras con aviones no tripulados de EEUU, que es sede de comandos de la OTAN y centro para el transporte de soldados, armas y municiones, no sólo para Ucrania sino también a Asia occidental. Desde 2015, realizamos en verano una Semana por la Paz con un Campamento por la Paz, Eventos Públicos, talleres, mítines y acciones de desobediencia civil. En julio de 2023, la campaña me otorgó el Premio de la Paz por mi compromiso.

– ¿Por qué la Red Internacional No Nato, No War se opone a la OTAN?

La OTAN es la alianza militar más grande que jamás haya existido. La historia de la OTAN está empapada de sangre. La alianza militar y varios de sus estados miembros han ayudado a iniciar golpes de estado y apoyado dictaduras. Libraron guerras en todo el mundo, desestabilizando países como Argelia, Vietnam, los Balcanes, Afganistán, Irak y Libia, lo que provocó millones de víctimas inocentes y los llamados “Estados fallidos”. En 1999, con la guerra contra Kosovo/ex Yugoslavia, la OTAN devolvió la guerra a Europa, por primera vez, después de 1945. Esto no tiene nada que ver con la democracia y la participación.

La OTAN es una alianza militar agresiva, crea a Rusia y China como imágenes enemigas y demoniza sobre todo a Rusia y China estigmatizándolas como “rivales sistémicos” con recomendaciones que conducirán a una confrontación creciente. Las soluciones no militares sin dominación y agresión son impensables para la OTAN. Esto incluye incluso desafíos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la protección del medio ambiente.

La Red No a la guerra – No a la OTAN se opone a la política de armamento nuclear de la OTAN en violación de los compromisos de desarme nuclear del TNP (Tratado de No Proliferación Nuclear) y condena la campaña de desinformación de la alianza contra el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW). Tres países de la OTAN (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) poseen armas nucleares y todos están trabajando para renovarlas. En el marco del intercambio nuclear (el TNP lo prohíbe), hay armas nucleares estadounidenses en cinco países europeos de la OTAN: Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia y Turquía y ahora también regresarán al Reino Unido.

Aunque sólo los miembros de la UE consideran que se apegan a una política de neutralidad y no son miembros de la OTAN, el informe sugiere profundizar los vínculos institucionales con la UE en asuntos militares. Las capacidades de defensa europeas independientes y complementarias y las acciones militares alineadas con los objetivos de la OTAN son bienvenidas como parte de una agenda de reparto de cargas que fortalece el poder militar de la OTAN. La OTAN y la UE comparten el objetivo de gastar el 2% del PIB en fines militares.

La Red No a la guerra-No a la OTAN rechaza el enfoque militarista de la seguridad expresado en la estrategia de la OTAN; lo que conducirá a una mayor escalada de las guerras actuales y aumentará la probabilidad de una confrontación militar directa entre la OTAN y Rusia.

Nuestra sociedad necesita desarme, diplomacia y cooperación, inversión en atención sanitaria, servicios sociales y medidas para evitar el cambio climático. Sólo una seguridad integral en la que se lleguen a acuerdos diplomáticos con Rusia y China sobre desarme, medidas de fomento de la confianza y cooperación económica y política, puede traer una paz justa y duradera. La UE no debe reducirse a una rama de la OTAN. Junto con sus Estados miembros, debería aplicar una política de seguridad autónoma, pacífica y desmilitarizada, basada en los principios del Acta Final de Helsinki.

La OTAN 2030 confirma a la OTAN como una alianza de guerra que sirve a los intereses del complejo industrial militar, no a los del pueblo. No traerá seguridad humana.

La Red Internacional No a la guerra – No a la OTAN pide que se derogue el estándar del 2% para el gasto militar y la obligación de armamento (20% de los presupuestos militares) –decididos de forma antidemocrática en la cumbre de la OTAN en Gales–. En cambio, los recursos deben utilizarse para combatir la pandemia de COVID-19 y mejorar la seguridad humana en general. La exigencia de la OTAN de aumentar el gasto militar impide que los países inviertan adecuadamente en atención médica, servicios sociales y acción climática. El desarme es el desafío central.

«Disolución de la OTAN y fortalecimiento de la ONU«

La Red No a la guerra – No a la OTAN seguirá presionando por la disolución de la OTAN. Trabajará para empoderar a las Naciones Unidas, así como a las instituciones civiles, regionalmente inclusivas, en la búsqueda de plataformas internacionales competentes para la resolución de conflictos, la seguridad común y el desarrollo sostenible.

Por lo tanto, la Red No a la guerra – No a la OTAN rechaza firmemente la OTAN 2030. Al desviar la atención y los recursos hacia el militarismo, la OTAN 2030 también hará imposible que la comunidad internacional alcance los objetivos climáticos urgentes del Acuerdo de París y el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Objetivos para 2030.

Necesitamos solidaridad global y cooperación internacional para resolver nuestros desafíos comunes: la pandemia, la emergencia climática y la desigualdad. Con la diplomacia, el desarme y el desarrollo sostenible a través del sistema de las Naciones Unidas, no hay necesidad de esta anacrónica alianza militar dominada por el hemisferio occidental. Seguimos pidiendo la disolución de la OTAN.

– ¿Existe la posibilidad de que los países de la OTAN se involucren mucho más en la guerra en Ucrania? ¿Es esto peligroso? ¿Cuáles son las consecuencias?

La guerra en Ucrania se vuelve cada día más peligrosa a medida que resulta cada vez más evidente que Ucrania no puede ganar la guerra. Estados Unidos se retira de la financiación y la UE quiere seguir suministrando, mientras que Alemania se ha convertido en el mayor financista y proveedor de armas. Zelenski se está quedando sin material y sin soldados

La semana pasada Ucrania atacó por segunda vez el aeropuerto de Saratov, pero «afortunadamente» no lo alcanzó, porque allí no sólo se encuentra la fuerza aérea con capacidad nuclear, sino también los misiles nucleares. Si hubieran sido atacados, ya no estaríamos aquí sentados.

Es muy posible que los estados de la OTAN tengan que involucrarse aún más en la guerra que antes. Macron habla de tropas terrestres y se sabe que se despliega personal militar de diversos rangos y cualificaciones de Francia, el Reino Unido y Alemania, principalmente como entrenadores. El tiempo corre y tenemos que enviar diplomáticos en lugar de armas.Existen planes de negociación y ésta es la única manera de llegar a una paz justa; de lo contrario, la OTAN producirá el próximo Estado fallido. El desarme para el desarrollo está a la orden del día. Necesitamos dinero para la reconstrucción y la protección social, ecológica y climática. No está claro cuánto tiempo el canciller Scholz mantendrá su negativa a suministrar (misiles) Taurus.

– Se descubrió que militares alemanes estaban «hablando» de atacar un puente en Crimea. ¿Está Alemania en guerra con Rusia? ¿Cuáles son las consecuencias de esto?

Esto es un escándalo, pero para mí es más el contenido de la filtración que la filtración en sí. Alemania no está en guerra con Rusia, pero los generales están orgullosos de sus armas y querían mostrar lo que pueden hacer para obtener el visto bueno para la misión, pero la participación de Alemania no debería ser visible. Me pregunto por qué no hay señales de acción disciplinaria. ¿Cuál es el verdadero escándalo que actualmente se sigue encubriendo?

– Algunos sostienen que Europa ha perdido su independencia de Estados Unidos, que impone su agenda e intereses. ¿Qué opinas?

Primero deberíamos aclarar si es la UE o Europa, Europa es más que la UE. Deberíamos hablar de la UE, porque estos son los países económica y militarmente más fuertes. Mientras tanto, el patio trasero de Estados Unidos cambió y la UE es el perro faldero de Estados Unidos, en detrimento de la UE y de Alemania en particular. La economía alemana está estancada, los precios, especialmente los de la energía, están aumentando y también la inflación. Las sanciones son un fastidio para Alemania, todavía consumimos gas ruso, pero ahora no directamente, llega a través de la India y cuesta mucho más. La economía rusa está creciendo.

– Sobre Ucrania, ¿por qué Occidente prefiere continuar la guerra en lugar de apoyar las negociaciones?

No lo sé, tal vez porque son unos enamorados de la guerra y vinculados a la industria armamentista. No conozco ninguna razón racional para la continuación.

– ¿Por qué Alemania apoya al gobierno israelí que está cometiendo un verdadero genocidio en Palestina?

Me resulta incomprensible por qué el gobierno alemán multiplicó por diez las exportaciones de armas a Israel después del 7 de octubre. Cierra los ojos ante todo lo que ocurre por el Holocausto. Y tampoco quiere reconocer su propio genocidio, el primer genocidio del siglo pasado contra los Hereros. Estados Unidos y Alemania podrían detener este genocidio si detuvieran la exportación de armas y la financiación. Uno de nuestros lemas en la marcha de Pascua de este año era: “Alemania financia – Israel masacra”.

Actividades contra la OTAN

La Red Internacional No a la guerra – No a la OTAN organiza, junto con Campaign for Nuclear Disarmament, CODEPINK, DSA International Committee, Global Network Against Weapons & Nuclear Power in Space, Global Women for Peace United Against NATO, International Peace Bureau, NC Peace Action, Nuclear Age Peace Foundation, RootsAction. org, United National Antiwar Coalition, Veterans For Peace, Vrede, Women’s International League for Peace and Freedom US, y World BEYOND War, un fin de semana de protesta (del 5 al 7 de julio) contra la cumbre de guerra de la OTAN que tendrá lugar en Washington DC del 9 al 11 de julio. Toda la información está disponible en el nuevo sitio web NoNATOYesPeace.org.

Ver PDF con actividades: Español_The international No to war

Pablo Ruiz Espinoza es parte  del Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas en Chile y editor de la Revista El Derecho.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *