Skip to content

La primera convocatoria del Primero de Mayo en la nueva lucha

Spread the love

Pedro Grant preparó y convocó la primera celebración del Día Internacional de los Trabajadores en la «nueva lucha»

Por ángel m. agosto Director-Editor de Nueva Pensamiento Crítico

A fines de 1970 discutíamos en la Secretaría de Asuntos Obreros del Movimiento Pro Independencia (MPI) un informe presentado por este servidor sobre el plan de trabajo para el siguiente año. Con el visto bueno del cuerpo, el plan se sometería más adelante a la Misión Nacional (máximo cuerpo de dirección, de unos cincuenta miembros), para su aprobación.

Era una de las múltiples reuniones de la Secretaría de Asuntos Obreros después de la salida del anterior Secretario, César Andreu Iglesias. César había renunciado al MPI, junto a un grupo de otros dirigentes, por diferencias “irreconciliables” con Juan Mari Brás. Como resultado, yo resulté seleccionado para ocupar el cargo que antes ocupó Andreu Iglesias.

Ese primer plan de trabajo obrero que sometí se dividía en dos partes: trabajo organizativo en los centros y comunidades obreras y relaciones con el liderato sindical actual.

Enfatizaba el proyecto en el primer punto, ya que a través de los círculos de estudio en fábricas y comunidades y su eventual conversión en organismos de base a través de todo el país habríamos de encaminarnos hacia el cumplimiento de dos objetivos centrales: transformar internamente al MPI en su composición social (proletarizar el Movimiento) para convertirlo en un partido obrero revolucionario y transformar desde la base proletaria el liderato sindical.

Unos y otros integrantes de la secretaría sometieron enmiendas y el plan de trabajo se fue enriqueciendo. Pedro Grant, integrante de la Secretaría, apoyó el plan sometido y propuso que en marco del mismo convocáramos el siguiente primero de mayo a una marcha masiva de trabajadores. Y fue muy específico: partir de un punto al final de la Avenida Barbosa, marcharíamos a través de los barrios obreros de Villa Palmera y Barrio Obrero hasta desembocar con un mitin en la placita de éste. Añadió que la marcha debía partir a eso de las seis de la tarde “todos con jachos encendidos».

El jacho, una antorcha construida con elementos de la palma real y con fuego alimentado con aceite de la misma palma, fue el símbolo del antiguo Partido Socialista fundado en 1915. Durante esas primeras décadas de luchas proletarias se usó como parte de la artillería de los obreros cañeros: si el patrono se volvía intransigente, los obreros arrojaban los jachos encendidos al cañaveral. Sólo podrían salvar la sucrosa de la caña si ésta se cortaba durante los siguientes cuatro o cinco días. Esa premura obligó muchas veces a los dueños del capital a negociar con los sindicatos convenios adecuados.

De manera que la propuesta de Pedro Grant para la celebración masiva de ese primer primero de mayo en 1971 fue aceptada y sometida a la dirección del MPI. Allí fue acogida con entusiasmo y se llevó a cabo la primera marcha y concentración del Día Internacional de los Trabajadores por primera vez en Puerto Rico desde algunas celebraciones a principios del siglo veinte. Desde entonces, se institucionalizó y sería convocatoria obligada del movimiento obrero durante los siguientes 54 años.

Un comentario sobre «La primera convocatoria del Primero de Mayo en la nueva lucha»

  1. De la única manera de derrotar el neoliberalismo y sus abusivos procederá fascistas es a través de unión y fuerzas de los proletariados. A través del tiempo hemos ido ganado fuerzas y es gracias a esfuerzos como el ejemplo dado por Pedro Grant y el MPI en PR que se logra adelantar y reforzar las fuerzas y derechos de los obreros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *