Skip to content

La “revolución mundial”: ¿una utopía?

Spread the love

Para atacar el trotskismo, los reformistas y los estalinistas (o ex-stalinistas) recurren con frecuencia al siguiente argumento: “¡una revolución mundial es una perspectiva utópica, poco realista, porque una revolución no puede estallar en todos los países al mismo tiempo!”

Rumbo Alterno

Para atacar el trotskismo, los reformistas y los estalinistas (o ex-stalinistas) recurren con frecuencia al siguiente argumento: “¡una revolución mundial es una perspectiva utópica, poco realista, porque una revolución no puede estallar en todos los países al mismo tiempo!”

Es fácil responder a esta objeción, porque en realidad ningún teórico marxista, y en todo caso ni Marx, ni Engels, ni Lenin, ni Trotsky, afirmó que la revolución debe, o incluso puede, estallar simultáneamente en todos los países. Por otro lado, subrayaron que el éxito definitivo de una revolución socialista es imposible dentro de los límites de las fronteras nacionales de un solo país. De hecho, el socialismo solo podrá prevalecer definitivamente a nivel internacional. Expliquemos por qué y qué significa, concretamente, la “revolución mundial”.

Capitalismo y socialismo

En la actualidad, el desarrollo de las fuerzas productivas, y por ende el progreso en general, se enfrentan a dos obstáculos fundamentales: 1) la propiedad privada de los principales medios de producción; 2) la división del planeta en Estados-naciones. El desarrollo del mercado mundial, tras la Segunda Guerra Mundial, eliminó solo parcialmente el segundo obstáculo. Además, desde la crisis de 2008-2009, ha habido un resurgimiento de las tendencias proteccionistas, que solo pueden agravar la recesión económica.

El socialismo significa la eliminación de los dos obstáculos: la expropiación de los grandes capitalistas la planificación democrática de la producción a escala internacional. Esto implica, por tanto, a largo plazo, la desaparición de los Estados-naciones y de las fronteras nacionales, en favor de una planificación global de los recursos productivos. Por cierto, la solución de la crisis ambiental solo será posible a esta escala, ya que las diversas formas de contaminación, incluidas las emisiones de gases de efecto invernadero, no respetan las fronteras.

Contra esta perspectiva internacionalista, la burocracia estalinista opuso, desde mediados de la década de 1920, su teoría nacionalista del “socialismo en un solo país”. Leon Trotsky, que lideraba la oposición de izquierda al estalinismo, subrayó que esta supuesta “teoría” reflejaba sobre todo el conservadurismo de una burocracia que aspiraba a disfrutar pacíficamente de sus crecientes privilegios y así normalizar sus relaciones con los gobiernos capitalistas. Por lo demás, Trotsky demostró que es imposible desarrollar armoniosamente una economía nacionalizada y planificada dentro de los límites de un solo estado-nación, por gigantesco que sea. Es imposible construir el socialismo en un entorno capitalista, es decir, en un entorno económica, política y militarmente hostil. El posterior destino de la Unión Soviética confirmó estos análisis.

Internacionalismo

Por lo tanto, el socialismo debe prevalecer a nivel mundial, eventualmente, o nunca ganar. ¿Pero puede? ¿Y cómo?

Marx subrayó que los trabajadores forman una misma clase internacional. Un trabajador francés tiene mucho más en común con un trabajador alemán, ruso o indonesio que con los grandes capitalistas franceses Bernard Arnault o Martin Bouygues. Es por eso que una revolución en un país siempre sirve de ejemplo e inspiración para los trabajadores de otros países. La historia está llena de ejemplos de este hecho. En 1848 como en 1917 y 1968, las movilizaciones revolucionarias cruzaron las fronteras y pusieron en movimiento a inmensas masas de trabajadores y campesinos pobres, a pesar de sus diferencias de idioma, costumbres o religión. Este fue nuevamente el caso, más recientemente, durante la “Primavera Árabe”: en 2011, la revolución tunecina ganó rápidamente todo el mundo árabe. También afectó a Israel, donde decenas de miles de personas se manifestaron contra la austeridad. En España, el movimiento de los indignados se inspiró en él, como el movimiento Occupy en Estados Unidos y las grandes huelgas en Wisconsin.

El derrocamiento del capitalismo en un país, sea cual sea, será una gran fuente de inspiración para los trabajadores de todo el mundo. En el movimiento obrero internacional, se planteará la pregunta concreta: “¿a favor o en contra de la revolución socialista?” Se estimulará poderosamente la radicalización y la actividad revolucionaria de las masas. Pero para que esto conduzca al derrocamiento del capitalismo en otros países, será necesario haber construido, de antemano, “el partido mundial de la revolución socialista”, según la fórmula de Lenin, es decir, una Internacional revolucionaria suficientemente arraigada en la juventud y el trabajo asalariado. Esto es precisamente lo que se esfuerza por construir la Corriente Marxista Internacional.

Fuente: Révolution

Traducción: Rumbo Alterno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *